Ya les vencimos en el pasado. Volveremos a vencerles.

lunes, 31 de agosto de 2009

60 años de "El tercer hombre". Mi película favorita (1 de 3).

Bueno, algún día me tocaba hablar de esta Obra Maestra. Y que mejor momento que este año 2009 en el que se cumplen 60 años del estreno de "El tercer hombre", dirigida por el británico Carol Reed en 1949, perdón, Sir Carol Reed (1906-1976).
No soy el primero en otorgar un galardón prestigiosísimo a más no poder como el que hoy le damos a esta película, esto es, MEJOR PELÍCULA GUSANA DE LA HISTORIA DEL CINE. Hace 10 años fue elegida como la mejor aportación británica a la Historia del Cine. La aparición de Harry Lime (Orson Welles) está considerada como la mejor presentación de un personaje de todos los tiempos cinematográficos. Gran Premio del Festival de Cannes, Óscar a la mejor fotografía en b/n (Robert Krasker) y blablabla. Pero claro, es que cualquiera puede percibir que estamos a punto de ver algo realmente grandioso y excepcional cuando una película comienza así:



La banda sonora de la película, en la que se escucha un único instrumento muy típico del folklore austríaco , la cítara, fue compuesta por el músico, también vienés, Anton Karas (1906-1985), al que Sir Reed conoció en la entonces semidestruída Viena post-nazi, durante una fiesta de bienvenida en Octubre de 1948, mientras preparaba el rodaje de la película.
Anton Karas, que no era compositor sino músico ambulante y virtuoso de la cítara, aceptó a regañadientes la propuesta del fascinado director británico, motivado, sobre todo, por el interesante sueldo que le ofreció Reed. Karas trabajó durante 3 meses en el que se convirtió a la postre en uno de los mejores scores de todos los tiempos y que le dio fama mundial, llevándole incluso a ofrecer conciertos para las mísmisimas Familias Reales Británica, Sueca, Holandesa, el emperador Hirohito e incluso le tocó la cítara a Pío XII (todavía estamos hablando del instrumento folklórico).

Trece años después del estreno de la película, uno de sus productores, el mítico David O. Selznick escribía al director King Vidor: "Vas a alucinar cuando te diga que los beneficios por los royalties de la música de Karas ascienden, hasta el momento, a más de 100.000 US$".
La lista de versiones del celebérrimo "Tema de Harry Lime" es larguísma. Como curiosidad, voy a destacar una: El tema de "El tercer hombre" suena cuando el tren de la línea Yamanote de la Japan Rail llega a a la estación Ebisu, en Tokio. Por eso en Japón se le conoce como el "tema de Ebisu".
Con todos Uds. la escena de la aparición de Harry Lime:



Los pelos como escarpias tengo ya.

El guión es obra del gran escritor británico Graham Greene (1904-1991), el rey de los conflictos morales y espirituales, quien posteriormente publicaría una novela corta basada en la historia de la película donde, más literariamente, la ciudad dividida es más una metáfora del alma dividida de los protagonistas. Greene recibió el encargo expreso de crear un thriller ambientado en la Viena de postguerra, en 1947, y se fue para la capital austriaca en busca de inspiración. Así creó un excelente guión plagado de citas memorables, casi todas en boca del cínico, maquiavélico y manipulador personaje de Harry Lime. Aunque, como es bien sabido, la que es sin duda la más famosa de ellas:

"En Italia, en 30 años de dominación de los Borgia hubo guerras, terror, sangre y muerte, pero surgieron Miguel Angel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza hubo amor y fraternidad, 500 años de democracia y paz y ¿que tenemos?... El reloj de cuco."

no salió de la pluma de Greene sino de la cabezota de Orson Welles.

El encargo le llegó a Greene del otro productor de la cinta, el británico Alexander Korda. Greene, Korda y Reed ya habían colaborado anteriormente en "El ídolo caído" (1948). Dicen que la razón por la que Korda pidió a Greene que situara la acción en Viena fue algo más prosaica de lo que podríamos imaginar: La London Films tenía cierta cantidad de fondos en Austria para cuyo cambio monetario necesitaba la aprobación del Gobierno y Banco Central austriacos. Una película en Viena facilitaría la cosa. El primer párrafo que Greene entregó a Reed decía así:

“Había dado mi último adiós a Harry hacía una semana cuando depositaron su ataúd en la helada tierra de febrero, de manera que no me lo creí cuando le vi pasar por el Strand, sin un gesto de reconocimiento, entre una multitud de desconocidos”.

Era una peregrina idea del escritor que había cruzado su mente hacía un tiempo y que ahora retomaba con este nuevo encargo. A Carol Reed le encantó esta protohistoria de "vuelta del mundo de los muertos" y envió a Greene a Viena a documentarse. Nuestro amigo Graham quedó muy impresionado por el triste panorama que la antigua ciudad imperial, la ciudad de Mozart y de Strauss, ahora en ruinas le mostraba. Algún tiempo después se le unirían Korda y Reed de quien Greene comentó una vez: "Carol detesta irse a la cama antes de las 4 de la mañana". Tras numerosas reuniones y revisiones con los productores Selznick y Korda, finalmente el guión definitivo vio la luz en Agosto de 1948.

La historia que nos cuenta "El tercer hombre" es la siguiente:

Un escritor norteamericano de novelas baratas del Oeste, (o como les molaría a los modernos, de género "pulp"), Holly Martins (Joseph Cotten), recibe una oferta de trabajo de un amigo de la infancia, Harry Lime (Orson Welles), residente en la Viena de 1947 controlada por las fuerzas Aliadas que ocupan la ciudad tras la WWII. A su llegada a la capital austriaca, Holly Martins recibe la noticia de que su amigo Harry ha fallecido. Esa misma mañana acude atónito a su entierro. Allí se fija en una bella mujer, Anna (Alida Valli), pero no se da cuenta de que él mismo está siendo observado por el Mayor Calloway, oficial de la policía militar británica, (Trevor Howard) quien parece estar interesado en certificar personalmente la muerte de Harry Lime.
Calloway interroga a Lime y le cuenta que su amigo estaba involucrado en negocios poco claros relacionados con el mercado negro, recomendándole que se vuelva cuanto antes a su país.
Holly, pese a las advertencias de Calloway no puede creer las acusaciones que sobre su amigo está vertiendo la policía millitar británica, por lo que decide contactar con un amigo vienés de Harry, el barón Kurtz, para intentar saber la verdad. Kurtz le relata como él mismo y otro amigo común, Popescu, recogieron a Harry, ya muerto, tras ser atropellado por un vehiculo. Kurtz consuela a Harry diciéndole que en esos días, todos están en mayor o menor medida involucrados en el mercado negro vienés. Su amigo era un buen hombre y las acusaciones de la policía son injustas.
Holly vuelve al apartamento de Harry siguiendo con su desasogante investigación. Es allí donde el portero del edificio le corrobora el relato de Kurtz: Él mismo vio como el cuerpo de Harry era recogido por tres hombres.
Un momento. ¿Tres hombres?.., Kurtz, Popescu. ¿Quién es el tercer hombre?.

Con este planteamiento inicial, preludio de una intriga que transcurre a caballo entre el thriller y el cine negro, arranca la sensacional película "El tercer hombre", mi película favorita. Aunque todavía no la he visto 50 veces, como sí lo ha hecho Roger Ebert.

Continuará.

sábado, 29 de agosto de 2009

El salitre de las botas de Pockollock. Capítulo X.

Capítulo X. La historia de Randall W. Griffith (1a. parte).

Randall W. Griffith nació como Randall Woodpeckerwood Alcestes Griftensen. Hijo de inmigrantes cameruneses, -que habían huído de su país a causa de la hambruna que en la zona provocó durante varios decenios las consecuencias la matanza de Makowli de 1825-, quedó a los 3 años huérfano de padre y madre cuando ambos murieron trágicamente aplastados por 1.000 elefantes rojos abisinios movilizados por un importante empresario húngaro de grandes mamas y que, camino del Tirol, aplastaron, según algunas fuentes poco contrastadas, a entre 7.000 y 25.000 personas. Al joven Griftensen,- que mudó el apellido por el de Griffith en honor a uno de los 600 cameruneses que murieron aplastados junto a sus padres y cuyos huesos, al crujir, produjeron un sonido que al pequeño Randall le sonó como "Krrrrrrriiiiiiffffff kriiiiiz"-, no le quedó otro remedio que enrolarse con 4 años a bordo del buque mercante "Lulenbroj" en el que desempeñó el cargo de Adjunto de Barbotante, hasta que los marineros amotinados, le dejaron junto al capitán y tres oficiales más, en un pequeño bote, a la deriva en medio del Oceano Índico.

Randal W. Griffith.

El pequeño Randall era un niño de hermosa tez pero flaco cuerpo, por lo que los tres oficiales decidieron comerse primero al orondo capitán y dejar para más adelante el descuartizamiento del joven. El capitán Phillianson no opuso mayor resistencia antes de ser devorado y solamente pronunció la frase "Señores, ha sido un placer servir con..." antes de que el primer bocado del oficial más hambriento le destrozara la garganta.

Durante 50 jornadas vagaron a la deriva los 4 desafortunados marineros. Cuando la esperanza se esfumaba y la suerte del muchacho parecía estar echada, llegaron al famoso "desfiladero de Pockollock" que cruza el Indico desde los gloriosos días de la marcha del general luso. Fueron rescatados por una caravana de beduinos que, tras merendarse a los tres oficiales y después de 3 semanas de viaje, entregaron a Randall al horfanato de las Hermanas Advocadoras del Santisimo Sepulcro del Alto Monte. El jefe de la caravana, antes de despedirse del muchacho, le confió, a modo de regalo de despedida, un secreto que su pueblo guardaba celosamente desde hacía siglos y que en aquel entonces, se le antojó al pequeño Randall inútil y absurdo. El tiempo se encargaría de demostrarle cuan equivocado estaba.

Desfiladero de Pockollock.

Las Hermanas Advocadoras recibieron con cariño al pequeño y desnutrido Randall al que inmediatamente despojaron de sus harapos y enviaron, desnudo, a limpiar las letrinas. Así pasó Randall 5 años más, -desnudo y limpiando letrinas-, hasta que la suerte volvió a sonreírle en forma de cásting para un coro infantil silente que, según decían, formaría parte de uno de los más grandes espectáculos musicales jamás visto dentro de las fronteras del Imperio.

La belleza del niño y su propensión natural al silencio, (hace solamente 10 años se encontró el diario de la Hermana Superiora Cósima de Aquitania quien detallaba las 6 palabras que el joven Randall había pronunciado en 5 años de internado: "congénito", "superlativo", "colateral", "verbigracia", "índole" y "fotovoltaico"), consiguieron que, unánimemente fuera elegido no sólo para formar parte del coro de infantes, sino incluso que se convirtiera en su representante sindical, lo que le daba derecho a llevar ropa.

El joven Randall asistió mudo de emoción a los magníficos ensayos del primer "Il mio poleo" y se aplicó diligentemente en aprender su papel con una profesionalidad que muchos de los cantantes de los coros adultos pronto calificaron de "absurda e inútil". Aquel esperanzador panorama pronto se vería enturbiado por un giro inesperado del destino: Randall fue despojado, repentina y sorprendentemente tras una dura jornada de 12 horas de ensayos, de sus ropajes. Y fue asimismo encadenado, junto a sus 112 compañeros, a los bancos de un transporte de prisioneros camino del Obispado.

En ese momento Randall W. Griffith comenzó a cuestionarse si en relidad era tan afortunado como él se creía y rompió su casi ya mítico silencio para maldecir en voz alta uno de los latinajos más usados todavía en nuestros días: "Ego cogito Krucenkivus matris partum". ("Me cago en la madre que parió a Krucenku").

Próxima entrega: Capítulo XI. La historia de Randall W. Griffith (2a. parte).

viernes, 28 de agosto de 2009

jueves, 27 de agosto de 2009

Avance de cine, pero no, no es AVATAR.

Hola amiguitos, hoy venimos con otro avance del cine que viene. ¿Avatar?, ("otro blog con lo mismo!?!?", pensaréis muchos), pues no. Los gusanos disfrutamos de lo clásico. ¿Y que hay más clásico que los monstruos de la Universal?. Pocas cosas la verdad.

Estamos un poco hartos de tanto marciano, tanto superhéroe y tanta milonga. Donde esté una buena peli de monstruos… Hace tiempo intentaron resucitar a todos nuestros amiguitos, como Drácula o el Monstruo de Frankstein. Pues nada, ahora toca el Hombre lobo ("The Wolfman").
Y tiene muy buena pinta. Mirad, mirad.


Aunque me dice Mr.Lombreeze que mejor pinta tiene "She Wolf"...


Auuuuuuuuu.
Un saludo gusano.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Qué mala es la envidia. Los concursos de belleza.



Uno de los peores males que asolan a la aburrida y aburguesada sociedad occidental es el gusto por el eufemismo mal entendido. Porque una cosa es decirle a un amigo que no está gordo sino que es de constitución fuerte para no ofenderle y otra muy distinta es sustituír "portero" de toda la vida por "empleado de finca urbana" y encima quitarle la propina al hombre por sacar la basura.

Igualmente desagradable es el hincapié que se hace en nuestros días por intentar disimular, casi siempre de manera ridícula, asuntos que han pasado de ser fashion a ser oldfashion sin comerlo ni beberlo. Uno de los más inocentes ejemplos es el de los concursos de las misses.

El término "concurso de belleza" se compone de dos vocablos: "concurso = competición entre varios candidatos para conseguir un premio" + "belleza = propiedad de las cosas notables por su hermosura". Y ya está. Más claro, agua.

Entonces, ¿de dónde viene ahora el acoso intelectual al que pretenden someter a las candidatas a misses?. ¿Por qué pasan cosas como éstas?.

¿Por qué narices se le han de dar más mérito a las virtudes intelectuales que a las físicas cuando en ambos casos la genética tiene casi todo el mérito?. ¿Es que creen que están dignificando el asunto del concurso preguntando sobre Confucio?.

Lo que la chavala tenía que haberle dicho al listillo ése al que se le ocurrió preguntar sobre Confucio para reírse de ella, es algo así como: "Sí, sé quién es Confucio, un patán que dijo que la ley natural decía que la mujer tiene que estar sometida al marido debido a nuestra estupidez que nos impide confíar en nosotras mismas."

o

"Me importa un carajo, yo he venido aquí a hablar de mis muslos que, dicho sea de paso, son bastantes más tersos que los tuyos.".

Ahora que ya sabemos que el feminismo no era eso de que la mujer es igual que el hombre, sino que en realidad es eso otro de que la mujer y el hombre son igual de seres humanos, o sea, que una chavala puede pedir igualdad y llevar minifalda, ya podemos dejar atrás el repelús que daban los concursos de misses porque nos recordaban la explotación sexual femenina de los tiempos de Confucio. Y la que quiera enseñar cacho pues que lo enseñe si con eso consigue o cumplir una ilusión o, todavía mejor, un buen curro en la tele.

Y es que a los concursos de belleza interior se les ha llamado de toda la vida exámenes.

martes, 25 de agosto de 2009

Más jugar leñe: Starcraft 2

El mundo gusano tiene sus pelis favoritas, sus cómics favoritos, sus series favoritas, sus chavalas favoritas ...

En fin, un mundo entero a vuestra disposición. Siempre que aparece algo interesante, gusanamente hablando, aquí nos tenéis para informaros os interese o no, que también puede ser que alguno le de un poco igual lo que contamos...
Pero estoy seguro de que muchos os acordaréis de los buenos ratos que nos hizo pasar cierto juego de estrategia en tiempo real. Con marines y alienígenas… ¿Quién puede decir que no le gustan estas cosas?. Lo recuerdo como una pasada en su tiempo. (El tiempo del gusano cebolleta que llevo dentro).

Así que como sé que a alguno le pasará lo mismo que a mí, aquí tenéis un avance de lo que parece ser que en breve tendremos disponible para su disfrute.
Con todos ustedes, Starcraft II.

lunes, 24 de agosto de 2009

El enemigo público n.1. W.S. van Dyke, 1934.

Cuando John Dillinger salía de un cine de Chicago acompañado de dos bellas damas una noche de hace ahora 75 años, le esperaban en la calle unos cuantos agentes del FBI que acabaron con su vida a balazos. En fin, al menos terminó su delictiva existencia de gángster viendo una película bastante decente: "El enemigo público n.1" o "Manhattan Melodrama" del director californianio Woody S. van Dyke.
Aunque el título en español es más impactante, su título original, "Melodrama en Manhattan", es el que mejor describe el argumento de la película que no es realmente una historia pura de gángsters ni de cine negro. Recordábamos el otro día que aparece en esta película por primera vez una canción que se haría muy popular, "Blue Moon"y que en la película se titulaba "The Bad in Every Man".



Porque qué es sino un melodrama lo que nos cuenta su argumento: Dos amigos de la infancia Blackie Gallagher (Clark Gable) y Jim Wade (Willam Powell) quedan huérfanos tras un trágico accidente y son adoptados por un comerciante judío que los cría como si fueran hermanos. Mientras que el pequeño Blackie, (un jovencísimo Mickey Roonie), pasa su juventud rodeado de rufianes y de dados, Jim pasa horas y horas estudiando y aplicándose para ser un hombre de provecho.

Ya de adultos, Blackie es un conocido gángster que regenta un próspero negocio de juego ilegal, mientras que Jim es nombrado fiscal del distrito de NY, puesto que le sirve de plataforma para intentar convertirse, nada más y nada menos, en Gobernador del Estado de Nueva York. Eleanor (Myrna Loy) es la novia de Blackie al que ama profundamente, pero tras varios intentos para que cambie de vida, termina por abandonarlo consciente del mal camino por el que se está conduciendo. Casualmente conocerá a Jim Wade con quien meses más tardes contraerá matrimonio. Pero nada de todo esto puede afectar a la sincera amistad que une a Blackie y Jim quienes se profesan un mutuo y profundo amor fraternal. Nothing but the Law...


Cuando todo parace indicar que Jim será el nuevo gobernador, el todavía fiscal del distrito es chantajeado por un exempleado suyo, Snow, que le amenaza con airear su amistad con el conocido gángster. Eleanor, preocupada por el futuro de Jim, le cuenta el problema a Blackie. Poco después Snow aparece muerto. La policía detiene al principal sospechoso: Blackie Gallagher, al que deberá acusar el fiscal del distrito James Wade...

"El enemigo público n.1" es pues como veis un melodrama que nos propone un dilema moral muy del estilo de Graham Greene aunque el guión original es del escritor de origen rumano Arthur Caesar quien ganaría un Oscar por este trabajo.

Una película que ha envejecido fenomenal. Solamente los toques de moralina de algunos diálogos, la presencia de un sacerdote amigo de los dos protagonistas masculinos, la un poco machacona labor de pepitogrillo de Myrna Loy y algunos desfasados gags cómicos protagonizados por un secuaz de Blackie, delatan que argumentalmente estamos viendo una película de hace 75 años. Pero tiene a su favor unas excelentes interpretaciones, especialmente la de Clark Gable que da vida a un simpático gágnster con el que rápidamente empatizamos. Un tipo consciente de lo que él en realidad es, un tío duro con los de su calaña pero fiel hasta el final a la amistad y amor que le une al personaje de Jim Wade que es, como bien sabe Blackie, un hombre de principios inquebrantables que asume las consecuencias de sus actos. Myrna Loy tiene el papel más cargante de los tres, pues en sus manos recae la labor de recordar constantemente a los protagonistas masculinos qué está bien y qué está mal, se esté del lado de la Ley en el que se esté.

***SPOILER*** Es conmovedor ver en el corredor de la muerte a Blackie y Jim juntos pocos minutos antes de que Blackie sea conducido a la silla eléctrica. Jim se derrumba tras saber que Blackie asesinó a Snow para salvar su carrera, y en su calidad de Gobernador ofrecerá a Blackie la posibilidad de conmutar la pena capital. Esta escena de despedida de los dos amigos contiene momentos de gran emotividad. Es fantástica.


***FIN DEL SPOILER***

Una bonita película en la que Clark Gable vuelve a mostrar, una vez más, por qué encandilaba al público de entonces (y al de ahora) con su sonrisa inmortal de pícaro. No se la pierdan.

Pero tengan cuidado a la salida del cine...

sábado, 22 de agosto de 2009

El salitre de las botas de Pockollock. Capítulo IX.

Capítulo IX. Las dos "K".

El accidental encuentro entre Konsultas y Kolenko resultaría a la postre crucial para la materialización del antiguo sueño de Krucenku: ver representada en un teatro de la ópera la magna obra de Vinelli, un deseo cuyo testigo habían tomado, casi al unísono, nuestros dos protagonistas.

Durante una visita del Primer Ministro Konsultas a los cerdos de las porquerizas Duvidier, -actuales herederos de los bienes de la familia de Marguerite D.-, y con motivo de la ceremonia del esparcimiento de las cenizas de la desdichada encargada de guardarropa entre el lodo de los puercos, el tenor Vladimir Kolenko, invitado de honor de Konsultas a este evento, emocionado por la escena, recordó, casi instintivamente, un pasaje de "Il mio poleo" de Vinelli. Se trataba, más concretamente, de un coro perteneciente al Acto III, en el que los holotantes de Androstos despiden a uno de sus camaradas más valientes quien había sido trágicamente fulminado, muerto y calcinado por un rayo que le acertó en su casco emplumado de acero de Turquía, en mitad del campo de batalla, durante una refriega contra los rebeldes corsos.
Píspides, que así se llamaba el capitán, quedó reducido a cenizas al instante y, según la tradición holotante, fue incinerado sobre una pila de madera de haya de 523 metros de altura. Sus soldados le cantan el célebre "Dove sei tu bermeglia calza fumatto" ("A dónde irá el humo de tus botas rojas").

"Entierro de la bella Margueritte". Escultura de Giacomo Buonafiore.

Konsultas, muchos años después, relataba a su secretario Billy Hicock Hannigan la escena que más tarde incluiría en sus memorias "Yo estuve despierto toda una noche con Konsultas": "La embajadora de Mauritania en la capital fue la encargada de portar las cenizas hasta la puerta de las porquerizas Duvidier y tras ser despedida por una banda de 300 tubas, yo mismo cogí la urna que contenía lo poco que quedaba de la desdichada Marguerite. Retiré cuidadosamente la tapa de alabastro rosa que cubría sus restos e incliné el recipiente sobre el repugnante lodo de los puercos que discutían, indiferentes ante nuestra ceremonia, sobre un tema de lindes con los vecinos de la familia Duvidier. De repente, mis temblorosas manos soltaron la urna que cayó burdamente sobre el infecto lodazal. No fue la pena por la muerte de Marguerite la que provocó tan inesperado efecto en mí, -a fin de cuentas la muchacha había merecido la muerte y no había sido nunca bien parecida-, sino el sonido de las notas de una melodía que yo conocía muy bien. Me giré bruscamente hacia Vladimir Kulenko y lo vi allí, erguido y emocionado, cantando a Sotto Voce, representante del Episcopado, los versos de Lanzattini que Vinelli había musicado en nuestra juventud: "Doooooove seiii...".

Konsultas en sus años mozos.

"Feligerio", el corcel de Konsultas, que había fallecido 25 años antes, entregó personalmente una nota de su amo a Kolenko citándole para esa misma tarde en el despacho del palacio presidencial. Pese a que la nota indicaba las 16.00 hrs como momento de la cita, Kolenko apareció en el despacho alrededor de las 17.45 hrs, tal era la familiaridad y grado de confianza que había alcanzado con Konsultas en los pocos meses que habían transcurrido desde que disfrutaba de su afecto y amistad.
Konsultas no se anduvo con rodeos y directamente abordó a Kulenko espetándole: "Vladimir, ¿dónde aprendiste la canción que cantabas esta mañana en el funeral de Marguerite D.?. Necesito saberlo."
Kulenko le narró al Primer Ministro la historia del fallido intento de Krucenku de estrenar "Il mio poleo" de Vinelli. Por su parte, Konsultas le contó sus años de amistad con el compositor a bordo de la "Portington" y cómo, él mismo en persona, había sido testigo de la creación de tan magna obra.

La torpeza de Marguerite Duvidier resultó pues ser la chispa que prendió la yesca de los ánimos de dos voluntades decididas a estrenar, por fin, la obra de Vinelli. Esa misma tarde Konstantin Konsultas promulgó un decreto por el que ponía al servicio de Vladimir Kolenko los recursos del Imperio que fueran necesarios para el montaje de la obra, llamada a conventirse en un símbolo para todos los ciudadanos del Imperio y en la gran herencia cultural que a la Historia dejarían "Los 1.500 días de Konsultas".
Actuaron como testigos firmando también el documento, Sir Joseph Bolton, Chamberlain Mayor de la Corona y el joven diplomático de fulgurante carrera Randall W. Griffith, que ocupaba entonces el cargo de Adjunto Primero a la Cancillería General de la Reina y del que las malas lenguas decían que habíase críado en un horfanato del cual nunca habría salido de no haber sido seleccionado a los 10 años para formar parte de un coro infantil silente...


Próxima entrega: Capítulo X. La historia de Randall W. Griffith (1a. parte).

viernes, 21 de agosto de 2009

Tarantino vs. MrLombreeze.

Duelo en la cumbre, sin duda. Bueno. Ya solamente queda un mes para que podamos ver (y a lo mejor disfrutar) en las salas de nuestro país el nuevo trabajo de Mr.Tarantino que ansioso espero: "Malditos bastardos", film en el que en uno de sus pósters promocionales hemos podido observar que el personaje de Brad Pitt usa unas botas que para sí las quisiera MrLombreeze.

Total, que aprovechando la promoción de su película, Quentin T. ha concedido una entrevista a la publicación "Skymovies" en la que relaciona en una lista las 20 películas que más le han gustado de los últimos 17 años, esto es, los años que lleva el hombre dirigiendo películas. Sabemos que "Rio Bravo" le gusta mucho, como a nosotros, pero es que esta gran obra maestra de H. Hawks tiene ya unos añitos.

Aquí va la lista de Tarantino con unas breves anotaciones de MrLombreeze y unas cuantas alternativas más sensatas a los delirios de este director culpable, en gran parte, de la invasión de cine asiático en todas las filmotecas occidentales.

20- El protegido (M. Night Shyamalan, 2000). Una de las grandes obras creadas para el cine de la última década y también una de las mejores películas de súperhéroes que se han rodado jamás. Sensacional. Peliculón con una ost de James Newton Howard fantástica. I AGREE y puede que sea la mejor película del año 2000.

19- Team America: La policía del mundo (Trey Parker, 2004). Qué boutade, madre mía. Divertida, aunque no para tanto. Supongo que si eres yanki o europeo anti-yanki hace más gracia. I DISAGREE, y del año 2004 me quedo por ejemplo con
"Million Dollar Baby".

18- Speed (Jan de Bont, 1994). Hay que reconocer que tiene un ritmo trepidante, pero su pareja protagonista me da repelús. Y el malo un poco también. I DISAGREE, y de ese año elijo precisamente "Pulp Fiction". Como no.

17- Zombies Party (Edgar Wright, 2004). Muy divertida y con un buen final. Muy maja. Aunque "El Aviador" le da unas 1.500 vueltas, por citar una de ese mismo año.

16- Supercop (con Jackie Chan, 1993). No la han videado mis ojos ni creo que lo hagan jamás. En 1993 vimos "La lista de Schindler" y para qué voy a contar nada más.

15- Memories of Murder (Bong Joon-ho, 2003). Una gran película que ya hemos comentado de pasada en este blog no recuerdo bien cuándo. Totalmente recomendable como ya
nos contó our friend redrum. I AGREE.

14- The Matrix (Larry y Andy Wachowski, 1999). Nunca me emocionó del todo. Ya hablé algo de ella
aquí. Ni fú ni fa, pero a mí en 1999 me impresionó "Cómo ser John Malkovich".

13- Lost in Translation (Sofia Coppola, 2002). Me parece un tostón de los de antología. No le encuentro el encanto por ninguna parte. I FULLY DISAGREE. En 2002 me puso bastante más "La última noche".

12- Joint Security Area (Park Chan-wook, 2000). Hace meses que duerme en mi disco duro. A ver si me animo a verla ahora hombre. Es que en el año 2000 estuve muy ocupado partiéndome de risa con
"Los padres de ella".

11- El dilema (Michael Mann, 1999). También comenté algo sobre ella de refilón
aquí. Sigo sin encontrarle la maestría por ningún lado. También me gustó mucho en 1999 "Tres Reyes", una película que me recordaba un poco a "Grupo Salvaje" (salvando las obvias distancias).

Ésta me gusta, me la como yo.

10- The Host (otra vez Bong Joon-ho, 2006). Tiene esta película un espectacular arranque tras el que la historia va perdiendo intensidad e interés a medida que el componente asiático, -tan exótico para mí-, va ganando más y más peso con interpretaciones, diálogos y orientales bromas incomprensibles para un occidental cazurro como yo. I DISAGREE "Apocalypto" fue mi favorita en 2006.

9 - Friday (1995). ¿Cuálo?. "Babe, el cerdito valiente" sigue siendo hoy día una de mis películas
favoritas.

8 - El club de la lucha (David Fincher, 1999). No soy fan de David Fincher. No sé cuánto me gustaría esta historia si no la hubieran protagonizado quienes lo hicieron, pero el hecho es que ahí están Pitt y Norton. Me gusta bastante esta película. Aunque el final es de revolucionario barato, tan barato como los muebles de Ikea.

7 - Dogville (Lars von Trier, 2003). Je, je. Si von Trier no sale en una lista de lo mejor de los últimos años parece como que le falta empaque a la cosa. Al menos hay un representante del cine europeo-continetal. Perdón por repetirme pero el cine de este director danés no me pone. Ya lo dije aquí. Venga fans que ya falta poco para la llegada del Anticristo, (o por qué hay que cerrar las ventanas antes de ponerse a fo**ar).

6 - Jóvenes desorientados (Richard Linklater, 1993). Tan desorientados como yo que no sé qué película es ésta. Ese año recuerdo que vi una obra maestra titulada "Atrapado por su pasado".

5 - Boogie Nights (Paul Thomas Anderson, 1997). Yo amaré siempre a P.T. Anderson por haber creado "Pozos de ambición" aunque casi me durmiera viendo "Magnolia". Y dicho esto poco más tengo que añadir pues nunca vi "Boogie Nights" my friends.
"Solo Leblanc".., qué maravilla "La cena de los idiotas".Volvía ese año la comedia clásica, esta vez de Francia. Y también resucitó gloriosamente el cine negro con la magistral "L.A. Confidential".

4 - Blade (Stephen Norington, 1998). Pues oye, que sí, que esta película está muy bien. A mí me parece muy entretenida y una gran adaptación de cómic. Pero claro es que en 1998 mandaron a unos cuantos privates a "Salvar al soldado Ryan".

Cállate un ratico maño.

3 - Audition (Takashi Miike, 2000). Je, je, cómo le gusta a este señor el cine del lejano Oriente. Mira, voy a dedicarle un mini ciclo al cine asiático y empezaré por "Audition". Aunque ya adelanto que a MrLombreeze no le gusta ni ésta ni casi nada de lo que ha visto del majara de Miike, sin embargo pueden echar 1000 veces en la tele "Sntach, cerdos y diamantes" que siempre la volveré a ver.

2 - Todo lo demás (Woody Allen, 2003). Sorprendente segundo puesto para una de las películas a priori "menores" del Allen de los últimos años. Pero Allen es Allen y a mí me gusta todo lo que hace. Ésta también, a más a más porque sale el propio Woody con unas cuantas frases memorables. Jason Biggs está fantástico y Christina Ricci enseña unas piernacas que parecen de halterofilista. También vimos bastantes pienas en shorts corriendo favela arriba - favela abajo en "Ciudad de Dios".

1 - Battle Royale (Kinji Fukasaku, 2001). Madre mía, qué número 1 más bizarro. Una película con un planteamiento delirante y pueril en la que menos mal que suena algo de música clásica. Con una violencia supuestamene provocativa, a mí me entró el sopor mientras la veía, aunque conseguí acabarla y encontré la idea de los collares explosivos muy graciosa. Pero yo soy más de Casino Royale y todavía más de Flan Royal.
2001 puede que sea el último año decente de cine que yo recuerde. Se estrenaron un buen puñado de buena pelis. Qué bien me lo pasé con "Enemigo a las puertas". Qué guapo estaba Jude Law.


Toma Lizipaina si eso.

¿Qué tal mes amis?, ¿qué os ha parecido la selección de Q.T.?. A mí como muy de friki-teen, pero oye, sobre gustos no hay nada escrito, ¿verdad?. Recordemos que hace 17 años Clint Eastwood estrenó "Sin perdón" y este mismo año hemos disfrutado con su "Gran Torino". El maestro ha estado regalándonos entre tanto un rosario de grandísimas historias que por lo que se ve no le tocan la fibra a Q.T. Y Spielberg otro tanto. Debe ser que yo soy muy convencional y muy poco guay.

jueves, 20 de agosto de 2009

Adios, verano adios. Hola Fringe.

Hola amiguitos, se acaba el verano. Sí, es cierto, los coletazos de calor son todavía importantes pero todos sabemos que no durará.
Pocos son ya, los que aún siguen de vacaciones. Pronto volveréis a levantaros legañosos y sin ganas de nada, para volver al tedio del trabajo. En fin, que esto se acaba ya señores.
Pero todo no va a ser malo. O, al menos, no tan malo. Volveremos a disfrutar de cosas como un tiempo más llevadero, más salir de casa, etc.
Y por supuesto, vuelve la normalidad a la televisión. Que aunque sigue siendo un churro total, siempre hay pequeñas cosas que se salvan.

Por cierto, el mes que viene vuelve una de nuestras series gusanas. Esta vez con la segunda temporada, que nos hicieron un cliffhanger tremendo. No es otra que Fringe, de la que ya hablamos aquí.
Pues nada, a disfrutarla que ya queda poco. Podéis ver el avance. Qué buena pinta… Venga, venga que ya tengo ganas.

Un saludo gusano.


miércoles, 19 de agosto de 2009

Made in Spain: a la cabeza de macizorras con neuronas.



Al menos con las suficientes como para conducir un informativo, que no es moco de pavo. No lo digo yo, lo dice la prestigiosísima revista para hombres FHM en su versión americana. La ganadora de este curioso pero necesario ránking ha sido la española Sara Carbonero, otra de la "chicas de la Sexta" que acaban de fichar recientemente los de Telecinco. Y eso que Holanda jugaba fuerte.

Digo lo de que era necesario porque estamos asistiendo desde hace unos años al imparable ascenso y toma de control de nuestros telediarios televisivos y programas similares,- tan tradicionalmente de corbata y traje gris marengo-, por parte de macizorras y jamonas que, además de hacerlo bastante bien, se ponen cada día más monas para contarnos el tiempo, los terremotos y las bombas, y nos hablan de tifones enseñándonos la canaleta, posiblemente aplicando el dicho ése de que las penas con pan son menos penas. Ha resultado que ésta ha sido la auténtica revolución informativa audiovisual porque Lorenzo Milá intentó enseñar canaleta quitándose la corbata pero su proyecto estético fracasó y acabó con corbata, como dios manda.
Y claro, con tanta diversidad de buenorras sueltas por la amplia y aburridísima oferta televisiva, la clasificación acaba haciéndose necesaria para que la realidad se nos haga comprensible, como pasa con todos los aspectos de la Naturaleza.

No estoy seguro de si las pioneras fueron las súper presentadoras del Tiempo meteorológico de las cadenas mexicanas y de la Florida en los USA, pero el caso es que la moda de poner a tías buenas contándonos lo que está pasando más allás de nuestra aldea para que se nos airee la boina, ha corrido como la pólvora y se ha instalado en nuestro país donde ya digo que la Sexta fue la cadena que más valientemente apostó por esta tendencia. Y tan bien se nos ha dado el asunto que ya tenemos hasta una número 1 patria. Toma ya. Made in Spain forever.

Si piensan que exagero, echen un vistazo a la siguiente selección de Babes con carrera universitaria:

Marta Fernández. Telecinco.


Cristina Granados. Canal Sur.


Marta Landin. Telemadrid.


Mónica Carrillo. Antena 3.


Teresa Viejo. Antena 3.


Cristina Saavedra. La Sexta.

Ana Cristina Ramírez. Canal Sur.

Mara Torres. La 2.


Y por supuesto, Carolina Alcázar calentando motores en Tele5. No entiendo como no está entre las finalistas...

¿Sigo?.

lunes, 17 de agosto de 2009

Mis canciones del verano: Just like heaven.

Aprovechando que la recomendación de Monseñor Gusano para ver "Fringe" está refrendada, no ya por mí mismo (sabio entre los sabios), sino incluso por la gatita marguis, vamos a recordar hoy una de mis canciones veraniegas favoritas que aunque hiper - requete - ultra conocida, no deja de ser por ello atractivísima.
Se trata del "Just like Heaven" de "The Cure" que en uno de los capítulos de "Fringe" suena en la estupenda versión de Katie Melua que incluyó esta cantante en su álbum "Piece by Piece" del año 2005.

"Just like heaven" es una canción de amor, de amor en la playa, junto al mar. Por eso es veraniega. Se la escribió un chico a su chica: los auténticos Señor y Señora Smith, (o Robert Smith and Sra.), y fue uno de los tracks del disco de 1987 de esta banda inglesa titulado "Kiss me, Kiss me, Kiss me".

Como es una canción de amor, mis amigos góticos ochenteros me decían que solamente nos gustaba a los pijos. Porque yo, con tupé, patillas, y botas con espuelas, era, a sus ojos (pintados de color negro), un pijo. A mí me caían bien estos góticos "light" seguidores de "The Cure" porque eran una curiosa combinación de inocencia infantil naif pero con lado oscuro, también un poco naif, la verdad. Se pintaban las uñas de negro, pero se las limaban, con lo que no era habitual que hicieran aquelarres ni maldades similares, que siempre estropean mucho las uñas.
Una vez le dejé a uno de ellos dinero para comprarse un bote de laca y al poco me regaló un tubo de gomina. Porque el cardado es de laca y el tupé de gomina. A lo mejor resulta que la diferencia fundamental entre los góticos y los rockeros era un asunto de peluquería de barrio.

En fin, ya dijimos aquí que la nostalgia es cosa de treintañeros, y una de las frases más nostálgicas y treintañeras de todas es ésa de "cuando yo era joven se hacía mejor música".

Pero es que.., cuando YO era joven se hacía mejor música.

Katie Melua y su cover de "Just like heaven", casi 20 años después de aquellos veranos míos de botas y espuelas.

sábado, 15 de agosto de 2009

El salitre de las botas de Pockollock. Capítulo VIII.

Capítulo VIII. Perimoncellotes: Los bombones de "la Papa".

Existe en el centro de Eslovaquia una zona rica en minas de cacao que ha convertido a la región en la más famosa productora de derivados de este mineral de toda Europa. Se trata de la comarca del Perimoncello eslovaco, en la que sus más de 523.000 familias siguen viviendo de la elaboración de productos derivados de tan codiciado manjar. Fue en la capital del Perimoncello, Prustus, donde nació Olga Papalodopoudus, la menor de 22 hermanos, todos ellos trabajadores en las minas y empresas manufactureras de cacao.

La grandeza del Perimoncello eslovaco no se ha conseguido solamente gracias a sus recursos naturales, sino también a una peculiaridad genética que comparten casi todos los habitantes de la zona: una exagerada membrana interdigital que los convierte casi en palmípedos. Esta característica física los hace especialmente habilidosos a la hora de manipular los granos de cacao.

Día del Orgullo Palmípedo en Perimoncello, Eslovaquia.

Peculiaridad que no fue heredara por Olga debido, según el médico de la familia, a la excesiva afición de su madre, la poetisa Vulguda Vaillovich, a la cerveza de rúcula. Mas lo que en otras zonas de Europa sería perfectamente normal, en Prustus se consideraba una aberración y Olga pronto tuvo que emigrar a la capital del Imperio donde acabaría convirtiéndose en la prima donna que todas las cortes europeas ansiaban escuchar. El mito de "La Papa" había nacido.


Krucenku, especialista en el mundo de la tramoya pero desconocedor de las técnicas musicales más avanzadas, había centrado sus esfuerzos en salvar los problemas que bajo su criterio eran los auténticos retos del montaje: las 26 campanas de Iglesia y los 52 coros mixtos. El enviado del Obispo le había comunicado en varias ocasiones la satisfacción del prelado con los niños del coro infantil, con lo que el apoyo de la Iglesia estaba garantizado, y el tenor argelino Bolondras McCormick le había dado ya el sí para interpretar al legendario Vastos Androstos. Todo parecía ir sobre ruedas.

El agente de la Papa, el duque de Grandespés, le había concertado una cita con la diva, quien parecía más que dispuesta a aceptar el papel. El mítico encuentro tuvo lugar una lluviosa tarde de Abril en la residencia de invierno de la Papa, "Prustuslond", una finca en el Tirol que además de servir de retiro espiritual para la artista era también uno de los centros productores de crisantemos más importantes de Europa.

La velada transcurrió entre cordiales reconocimientos artísticos mutuos y apasionadas alabanzas de la obra de Vinelli. Incluso se produjo una improvisada interpretación de un pasaje de la ópera con el propio Grandespés al piano. Pero no hay diva que se precie que no exija en su contrato una condición extravagante. Y esto fue lo que "la Papa" pidió a Krucenku: 1.000 elefantes rojos abisinos, animales cuya conocida aversión al agua les hacía idóneos para el cultivo del crisantemo.
Krucenku tras escuchar el requirimiento de la diva se levantó, estiró su levita y arregló su corbata. Se dirigió a la ventana y pareció quedarse pensativo durante unos minutos, transcurridos los cuales contestó a la cantante: "Madame Papalodopoudus, ¿haríame ud. el favor de asomarse a la ventana un momento?".

Olga no podía creer lo que veían sus ojos: 1.000 elefantes rojos abisinios cultivaban crisantemos en las terrazas artificiales de las colinas de "Prustuslond", mientras cantaban "Il laboro dello paquidermi", el primer aria que Olga había cantado sobre un escenario, (de la ópera "Los cazadores de Monte Parniatto" del compositor R. H. Chopterston). El maestro Telliot había advertido al empresario sobre los gustos de la Papa...

Krucenku, sonriente, sacó el contrato, lo dejó sobre la mesa de la sala, firmó con su pluma que dejó también sobre la mesa mientras, satisfecho, buscaba en sus bolsillos sus deliciosos caramelos "Celian pleasures". Olpa Papalodopoudus se acercó a él y sonriente, tras comprobar como Grandespés cortésmente asentía, dijo: "Ah, señor Krucenku, qué bien sabéis satisfacer a las mujeres.". A lo que Krucenku, homosexual declarado, respondió con una medio sonrisa a la vez que sacaba uno de sus caramelos. Este hecho no pasó desapercibido para la Papa, gran amante de los dulces, como atestiguaban sus 123 kgs de peso y, emocionada, ofreció al empresario una caja de bombones del Perimoncello, (los "perimoncellottes"). Niccola declinó la oferta y tras examinar furtivamente las manos de la diva, respondió con una ocurrente broma muy de moda en esos días y que él consideró la guinda final de una jornada perfecta: "No madame, muchas gracias, pero de los patos solamente me como el muslo".

Antes de abandonar a trompicones "Prustuslond" empujado por el servicio de la Papa, Niccola Krucenku observó, desconsolado, un gigantesco lienzo que adornaba una de las salas de la mansión que llevaba el nombre eslovaco de "Möhl Ventigunt Vratronest", ("Mis veintiún hermanos", de J. van des Broott, actualmente en el museo de Leningrado), y entonces supo que la Papa nunca trabajaría con él por muchos elefantes que le pudiera conseguir.

"Möhl Ventigunt Vratronest", Museo Provincial de Leningrado.

El primer montaje de "Il mio poleo" había pues, definitivamente, fracasado.

Próxima entrega: Capítulo IX. Las dos "K".

miércoles, 12 de agosto de 2009

The Bad in Every Mann... Dos películas de 1934, el año que murió Dillinger.

Bueno. Todo el mundo ama a Michael Mann. Pero yo no tanto. Parece que este director estadounidense es la gran esperanza blanca del cada vez más penoso cine hollywoodiano. Aunque el hombre ya está muy mayor para ser esperanza de nada. Supuestamente ha rodado un puñado de grandes películas, -etiquetadas algunas de ellas incluso de obras maestras-, que yo he visto pero que me no me han dado ni frío ni calor. Las voy a relacionar muy brevemente ahora, a ver de lo que me acuerdo, porque ya digo que este tío no deja huella en mi cerebelo con su siempre correcto trabajo:

El último mohicano. De la que es olvidable casi todo excepto su gran bso.
Heat. Una supuesta obra maestra de un profesional del bien contra uno del mal que cuanto más veo menos me gusta y más hortera encuentro.
El Dilema. Otra supuesta obra maestra que conseguí terminar a duras penas tal era el poco interés que despertó en mí.
Ali. Biopic del gran boxeador - bailarín de nombre mutante en el que se demostraba cómo el gym te puede poner como un toro.
Collateral. Salía un taxista negro y un asesino albino, pero no recuerdo casi nada más. A mi hermano le gustó mucho.
Miami Vice. Un bodrio del tamaño de Hungría. Pero una mala tarde la tiene cualquiera.

Ahora vuelve Mann con una de gángsters que es uno de los géneros más gloriosos e idiosincráticos del cine made in USA, ergo es uno de nuestros géneros favoritos. Sale Johnny Deep haciendo del asaltabancos John Dillinger en este biopic de este personaje tan malo al que sin embargo le cogimos simpatía cuando nos enteramos de que se fugó una vez de una prisión con una pistola de jabón, como Woody Allen. Le persigue Christian Bale dando vida al poli Melvin Purvis.
Pronto todos los blogs se llenarán de reseñas sobre este último trabajo de Mann. Estaremos atentos a ver qué nos cuentan.

Pero yo es que con esto de "Enemigos Públicos" me he acordado de una canción: "Blue Moon" aka. "The Bad in Every Man" que sirvió para promocionar la película de 1934 "Manhattan Melodrama" retitulada en nuestro país "El enemigo público número 1", (Clark Gable).
La dirigió el californiano W.S. van Dyke que está en el cielo por ser el responsable de "Tarzán de los monos" y que repitió ese mismo año con otros dos de los protagonistas de "El enemigo público número 1", William Powell y Myrna Loy, en "The thin man" / "La cena de los acusados", estupenda comedia detectivesca de un matrimonio resuelve-misterios mil veces copiada durante décadas y décadas posteriores.

Hasta que yo vea la peli de Michael Mann y pueda decir algo al respecto de ella, permítanme recomendarles "El enemigo público n.1", (que ya verán cómo tiene mucho que ver con Dillinger) y "La cena de los acusados", ambas de 1934, -el año que murió Dillinger-, e invitarles a escuchar la bella melodía de "Blue Moon" o "El Mal en cada hombre" compuesta por el maestro Richard Rodgers, acompañado esta vez a la letra no por Hammerstein, sino por Lorenz Hart.

martes, 11 de agosto de 2009

No-no, pequeño robot

Hola amiguitos, tal y como están las cosas en el mundo, tanto paro, tanta crisis, posible fin del mundo en el 2012, etc, me parecan especialmente curiosas alguna noticias que me encuentro por ahí. Se están haciendo eco de que los círculos científicos están planeando ciertas cosas interesantísimas. Echad un vistazo a esto.


Toma castaña, ya lo profetizó Asimov, cual Julio Verne. Dentro de nada veremos las 3 leyes aplicadas al software de los robotijos. ¿Podrás denunciar si te cortas con un Robot de cocina?. Supongo que todo es posible. Pero vamos, que será la lucha de la subida salarial de los robots la noticia más destacada. Ya lo veréis.

Estos serán grandes estrellas.

Mientras tanto, los humanos iremos perdiendo los pocos derechos adquiridos después de tantos años, ya que un robot por una miserable recarga de batería hará lo mismo y mejor.
En fin, todos teníamos la utópica idea de un mundo feliz, donde nosotros mandamos a los robots y los humanos vivimos felices sin pegar un palo al agua...
Pues iros olvidando.

Que majo, lo bién que me caia....

Ya me diréis lo que os parece tanto mirar los derechos de los robots, mientras los nuestros son pisoteados continuamente.
Un saludo gusano.

lunes, 10 de agosto de 2009

Minutos musicales: El Intermezzo de Manuel María Ponce

"Considero un deber de todo compositor mexicano ennoblecer la música de su patria dándole forma artística, revistiéndola con el ropaje de la polifonía y conservando amorosamente las músicas populares que son expresión del alma nacional."

Otro ejemplo de lo que es el Nacionalismo bien entendido. En fin. En el centro geográfico de México está situado el estado de Zacatecas, (acogotante nombre). Y en el centro del estado de Zacatecas encontramos la ciudad de Fresnillo, fundada por el explorador español Francisco de Ibarra, natural de Éibar, Guipuzcoa, País Vasco, España. Por aquel entonces Ibarra llamaba a esa región Nueva Vizcaya. Pero ésa es otra historia.

Fresnillo es famosa por su mina de plata, la mina de Proaño, la más importante productora de este metal en todo el mundo. Pero ésa es también historia de otro día.

En Fresnillo nació en 1882 el famoso pintor mexicano Franciso Goitia, interesante artista discípulo del prerrafaelista Francisco de Asís Galí. Tampoco voy a hablar hoy de Goitia.

Y es que hoy no es día de hablar, es día de escuchar. De escuchar la hermosa música del compositor mexicano Manuel María Ponce (1882-1948), natural de Fresnillo, Zacatecas, México. Músico que estudió en Europa y volvió a su país muy impresionado por los impresionistas (tremendo juego de palabras acabo de hacer...).
Ya en su México natal, comenzó a interesarse por el folklore mexicano del que se convirtió en reputado experto, y como resultado de estas dos influencias, el maestro Ponce alumbró hermosas obras musicales mezcla del romanticismo tardío e impresionismo europeos y la música popular mexicana (probablemente una de las más hermosas del mundo).

Un ejemplo de su buen hacer es este maravilloso Intermezzo para piano compuesto en 1930.
Disfruten de esta preciosidad.

sábado, 8 de agosto de 2009

El Salitre de las botas de Pockollock. Capítulo VII.

Capítulo VII. El primer intento de representar "Il mio poleo" de Vinelli.

La historia de Massimo emocionó profundamente a Krucenku, quien también padecía una evidente ginecomastia desde hacía solamente 36 años. Y rápidamente contactó con el conde de Lanzattini a quien visitó en su castillo de las montañas de Rutterford. Niccola Krucenku expuso al conde su intención de adaptar al teatro su relato "Massimo e la buonna gente", pero enseguida fue interrumpido por una sorpredente propuesta que Lanzattini le lanzó: el estreno mundial de "Il mio poleo" del fallecido Vinelli. El conde entregó una copia de la ópera al atribulado Krucencku, se despidió cortesmente y se retiró a sus aposentos.

El conde de Lanzatini.

Sin reponerse del todo de la reacción de Lanzattini, Krucenku leyó, durante el camino de regreso, toda la obra de Vinelli, pero aunque la historia de amor entre el cretense Androstos y la reina de los Malakeos le subyugó desde el principio, la novedosa música de Vinelli, (recordemos que con esta obra prácticamente inventó el "neomusicalismo europeo"), le desconcertó. Sus nociones básicas de la técnica vocal y musical no le permitían discernir con claridad si se encontraba ante la obra maestra de un visionario o el fruto de los desvaríos de un loco. Lo que no nos extraña en absoluto si contextualizamos la composición. Y es que había que ser muy valiente para componer, a principios del XIX, un aria para soprano en Mi bemol menor dominante como "Ma dove sei tu, mia soppera" en la que Prifrigia acusa falsamente a su criada Pomplona de robar enseres de palacio.

Krucenku consultó con su amigo John S. Telliot al que impactó de tal manera el trabajo de Vinelli que respondió con una frase que es, todavía hoy día, más conocida que el propio maestro Telliot: "Niccola, querido, nunca un pollo estuvo tan cerca de la Gloria". Solamente 6 meses más tarde Krucenku, Lanzattini y Telliot comenzaban los primeros ensayos de "Il mio poelo" de Giulio Vinelli. Uno de los primeros seleccionados para formar parte de uno de los 52 coros mixtos que la obra requería, fue el entonces desconocido y más tarde primera figura del bel canto Vladimir Kolenko.

John S. Telliot.

El trabajo que esperaba a todo el equipo de trabajadores y artistas del montanje pronto se demostró ser casi suprahumano. Superado el obstáculo principal de la obtención de 26 campanas de Iglesia donadas por el Obispo de Vichi sur l´aprês a cambio del coro infantil de la obra, ( las notas del propio Vinelli dejaban como opcional la inclusión de este coro, que era silente), que, según contrato firmado entre la compañía de Krucenku y el obispado, "no fa de componere de infantes velludos ni mal parecidos y nunca maglioris di 12 anni, prestando servicios personales a su Santidad el Obispo debiendo yacer con él e dormire al estilo "lammo di penne" si fuera menester.", el siguiente reto fue conseguir una soprano capaz de interpretar el papel de Prifrigia. Krucenku, Telliot y Lanzattini sabían que solamente había en todo el mundo una artista capaz de llegar a los tonos tan altos que la obra exigía: la soprano eslovaca Olga Papalodopoudus.

El Obispo pedófilo de Vichy sur l´aprês.

Visto hoy resulta sorprendente como un hombre que fue capaz de conseguir 26 campanas de Iglesia, 1.300 cantantes para los 52 coros mixtos, el gran Krucenku, un artista que tenía un prestigio como ningún otro colega en el mundo del Teatro y de la Ópera, que poseía las más grandes mamas que jamás ningún otro director escénico había tenido ni tendría, finalmente resultó derrotado, -cual Androstos ante Prifrigia-, ante el divismo de la mejor prima donna de todos los tiempos. El motivo del fatal desencuentro sigue siendo, hoy día, una de las anécdotas más célebres de la Historia del s. XIX: "Los bombones de la Papa".

Próxima entrega: Capítulo VIII. Perimoncellotes: Los bombones de "la Papa".

viernes, 7 de agosto de 2009

miércoles, 5 de agosto de 2009

El mundo Gusano contra la piratería (cojones ya).

Que sí hombre, que ya está bien. Tanto pirata y tanta hostia que están hundiendo a la Economía Mundial con sus teje-manejes. La ministra nos ha convencido: El mundo Gusano se adhiere a la campaña contra la piratería activamente. Vamos a denunciar públicamente a los malditos bastardos que osen saltarse la Ley y que se metan con la Ministra y con la SGAE. Panda de macarras desvergonzados. A la cárcel os llevaba yo a todos y os hundía a multas.

Mr.Lombreeze tiene la prueba documental para que la Justicia actúe contra los dos primeros botarates que he conseguido desenmascarar. Se trata de dos rufianes que con su cámara digital copiaban ilegalmente la premiere mundial de la segunda parte de una de las joyas del cine patrio contemporáneo: Mentiras y gordas. Las tetas bien gordas.

Lo siento chavales, ya sois mayorcitos para apechugar con las consecuencias de vuestros delictivos actos. "Dura lex, sed lex".

De esta guisa aprecen Tarantino y Pitt en la revista para geeks "Wired". El albino del primer plano no sabemos quién es.

martes, 4 de agosto de 2009

San Diego Comic Con.

Desde 1970, en la ciudad de San Diego, se viene celebrando lo que inicialmente fue una de las más importantes ferias de cómic de estados unidos. ¿Importante? La verdad es que desconozco por qué narices se ha hecho tan grande y tan famosa, podría ser por las fechas, ya que el verano puede parecer un excelente momento para presentar todo tipo de avances en cuestiones de cómic.

Estos son muy dignos.

Este año ha sido del 23 al 26 de Julio. Miradlo aquí.
Pero es que la verdad, la Cómic Con de San Diego se ha ido convirtiendo cada año, en un verdadero escaparate de novedades, no solo en la industria del cómic.
Ya casi todas las industrias del entretenimiento se esperan a esta Convención para arrojar sobre los frikis avalanchas de noticias y avances de películas, series de televisión, juegos en todo tipo de plataformas, juguetes, etc.

Estos dan un poco de vergüenza ajena.

Llegan las más rutilantes de las estrellas de estas películas, algunas incluso tienen que ver de refilón con los cómics. Los autores más Hot en esto del cómic. Se forman una serie de rumores y alcagüeterios, que para qué os voy a contar.

Estos bichos dan penica.

Y esto viene a cuento, que quizás la industria del entretenimiento, se dio cuenta que donde mejor podrías encontrar a miles de frikis, ansiosos de absorber tus productos cuasi-basura, sería en una convención de cómic. Pues claro, en San Diego, jajajajajaja.
Supongo que será una pasada estar ahí. Eso está claro. Pero bueno, es mejor enterarnos de todo lo que se cuece o se prepara para el más inmediato de los futuros en estas cuestiones.










Un saludo gusano.

lunes, 3 de agosto de 2009

Maurice Jarré (1924-2009). El creador del tema de Lara.




Solamente por eso ya tiene acceso a la zona vip del Cielo de los Compositores y puede tomarse copazos con Dmitri Tiomkin, Victor Young, Max Steiner, Miklos Rozsa, Bernard Hermann, Alfred Newman etc, etc.
Pero es que además, como es bien sabido, compuso la banda sonora de "Lawrence de Arabia" que según su propio testimonio, fue su mejor trabajo para el cine. Puede que incluso esto le permita ver a lo lejos a Beethoven, Mozart, Wagner y hasta a su admirado Liszt, cuya Rapsdia Húngara n.2 dicen que despertó en él la vocación musical. Qué suerte.

Siguiendo con el leit motiv de este año en el Mundo Gusano, la WWII, traigo hoy al blog una banda sonora muy chula que compuso el maestro Jarré para la película de 1962 "El día más largo" dirigida por Kennin Annakin (parte británica), Andrew Marton (parte yanki) y Bernhard Wicki (parte boche).

"El día más largo" es una peli de 3 horas que recomiendo principalmente a los incondicionales del género bélico y que narra el desembarco de las tropa aliadas en Normandía el 6 de junio de 1944. Cuenta con un reparto multiestelar e internacional. Actúan Robert Mitchum y John Wayne. Y con eso a mí me vale.

Hasta sale Paul Anka que a mí siempre me recuerda al apadrinado de Corleone, ése al que no querían darle el papel de su vida en una peli de guerra, pero que acaba consiguiendo con la ayuda de un caballo.

El caso es que Maurice Jarré compuso una banda sonora que a mí me encanta y que incluye una marcha que se haría muy popular en los 60 y que mi padre cantaba con una letra en castellano que decía "Ya se vaaaaaaaaaan, a las montañaaaaaas" donde el original rezaba "Many meeeeeen, the mighty thousaaaaaaands". No sé si hubo un cover patrio o es obra de la fecunda imaginación de mi progenitor.




D.E.P. Maestro.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails