viernes, 25 de noviembre de 2011

100 Años de Goyescas y el día que los alemanes nos mataron a Enrique Granados.

24 de marzo de 1916. Estamos en plena Primera Guerra Mundial. Un submarino de guerra alemán torpedea el SS Sussex, un barco a vapor de pasajeros que navega por el Canal de la Mancha. Las autoridades alemanas juran que tal atrocidad no ha sido sino un lamentable y trágico error militar. Dicen los boches que han confundido al Sussex con un barco minador. Ya se sabe: los desastres de la guerra... Ochenta civiles murieron. Entre ellos, nuestro compatriota y genial compositor catalán Enrique Granados (1867-1916).

El maestro Granados volvía de Nueva York tras el estreno en el Metropolitan Opera House de su exitosa ópera Goyescas. No pudo embarcar en el buque trasatlántico que le llevaba directo a España al ser invitado por el presidente de los USA para tocar en la Casa Blanca. Cumplido el compromiso cogió el primer barco que le llevaba a Europa. Su destino: Gran Bretaña y desde ahí, un corto trayecto desde Londres hacia la Barcelona de sus amores...

El vapor Sussex, tras el torpedazo alemán, se partió en dos. Una mitad se hundió inmediatamente permaneciendo la otra a flote. Un bote salvavidas rescató a Granados. Podemos intentar imaginarnos el alivio de una persona que, como él, sufría fobia al agua y no sabía nadar. Fue entonces cuando vio cómo su esposa Amparo caía al agua. Enrique Granados se zambulló en el mar para rescatarla y ni él ni su esposa regresaron jamás al mundo de los vivos. Murieron ahogados. Esto sucedió de verdad y no la tontada del Titanic de Cameron. That´s true love, my friends.
Existe otra versión de los hechos que asegura que Enrique Granados, presa del pánico, se arrojó al mar y que fue su mujer Amparo, experta nadadora y conocedora del miedo al agua de su marido, la que se lanzó a rescatarlo. Anyway, still true love.

La ópera Goyescas está basada en la obra homónima para piano que había publicado Granados en 1911. ¡Feliz 100 Aniversario!. Cuando comenzaban los preparativos para su estreno mundial en Nueva York, el empresario del Metropolitan comentó a Granados que, en su opinión, a la ópera le faltaba un intermedio instrumental. Granados compuso las que, a la postre, iban a ser sus últimas páginas musicales: el Intermedio de la ópera Goyescas que, para el que no lo sepa, es, ni más ni mejos, una jota de mi tierra, una jota aragonesa. "¿Acaso no era Goya aragonés?", contestó Pau Casals a Enrique Granados cuando el compositor le confesó las dudas que albergaba. No estaba seguro de haber acertado con la elección de una música tan popular, tan.., ¿vulgar?. Casals sí acertó con su predicción.

El Intermedio de Goyescas es bellísimo. Si no me creen, júzguenlo por ustedes mismos. Romanticismo español con aroma catalano-aragonés:

5 comentarios:

fiona dijo...

Conclusión 1. Nunca vayas a tocar a la Casa Blanca.

Conclusión 2. Joder Lombri...qué historia más triste y bonita a la vez...true love del bueno...yo lloré con Titanic, pero no con el final precisamente, siempre pensé que la perra de la Winslet le podía haber hecho hueco a Leo en el tablón.

Conclusión 3. La música es preciosa.

1besico!

MrMierdas dijo...

Qué preciosidad!

Bigmouth dijo...

Exacto, una preciosidad y un regalazo por parte de Mr. Lombreeze.
Gràcies mestre¡¡¡

La Navaja de Occam dijo...

Cierto, es bellisimo. Al igual que la historia pintada del agridulce aroma del amor en tiempos de guerra.

Precioso Post Mr.

Pulgares arriba!

David dijo...

El tema estupendo.
Y tienes razón, pasara cualquiera de las dos cosas. Amor verdadero.
Un saludo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails