Bienvenidos a De Gusanos y Lombrices. La Familia es lo primero...

jueves, 29 de septiembre de 2011

500 Años de... El nacimiento de Miguel Servet (1511-1553). Y un poquito de Béla Bártok.

"Te condenamos, Miguel Servet del Reino de Aragón, a que te aten y lleven al lugar de Champel, que allí te sujeten a una estaca y te quemen vivo, junto a tu libro manuscrito e impreso, hasta que tu cuerpo quede reducido a cenizas, y así termines tus días para que quedes como ejemplo para otros que quieran cometer lo mismo." Ginebra, Suiza, 1553.

"Matar a un hombre no será nunca defender una doctrina, será siempre matar a un hombre.". Sebastian Castellio (1515-1563)

"Es necesario recordar una y otra vez al mundo, un mundo que sólo ve los monumentos de los vencedores, que quienes construyen sus dominios sobre las tumbas y las existencias destrozadas de millones de seres no son los verdaderos héroes, sino aquellos otros que sin recurrir a la fuerza sucumbieron frente al poder". "Castellio contra Calvino", Stefan Zweig, 1936.

Cuando yo era chiquitín me enseñaron que un paisano mío llamado Miguel Servet había sido el descubridor de lo que mis libros denominaban la circulación menor de la sangre (circulación pulmonar), mientras que el mérito de la circulación mayor recaía sobre el inglés William Harvey, lo que producía una bizarra desazón en mi estado de ánimo al considerar yo, en mi infantil clasificación de las cosas importantes de la vida, que la circulación mayor era más importante que la menor. Otra demencia infantil relacionada con Servet era aquella conclusión a la que llegamos, erróneamente, todos mis compañeros de clase y yo mismo: Servet había muerto quemado en la hoguera y Servet había descubierto la circulación menor de la sangre, ergo Servet había sido quemado por descubrir la circulación pulmonar, lo que nos resultaba muy, muy, muy extraño. Delirios de la infancia, ya digo.

Luego me hice mayor y me dijeron que la circulación pulmonar la había descubierto, antes que Servet, un árabe o un chino, no me acuerdo. Y tras ello, una cascada de descubrimientos árabes y chinos desmantelaron un montón de estanterías cerebrales en las que yo archivaba otro montón de logros de paisanos aragoneses, españoles y europeos.

Pero la gran sorpresa llegó cuando en mi adolescencia me enteré de que la causa real del ajusticiamiento del polifacético Servet era todavía más absurda que la causa infantil del asunto de la sangre pulmonar. Miguel Servet fue condenado a morir en la hoguera por ser un hereje ante los fanáticos ojos del teólogo francés Juan Calvino. Dicho en otras palabras, Servet era contrario al Trinitarismo (lo de Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo) y al bautizo de los niños (abogaba por que el bautizo, al igual que hizo Cristo, se recibiera en la edad adulta). Por estas dos creencias fue quemado vivo. Para un ateo como yo este tipo de discusiones se sitúan dos niveles por encima de lo absurdo. Así que imagínense dónde sitúa mi ética el que maten a un señor por defender estas cosas.

En fin. Tremendo.

Vamos a recordar hoy a Miguel Servet con la música del compositor húngaro Béla Bartók quien pasó de católico a ateo para acabar siendo unitarista, lo mimo que Servet. Qué cacao mental, cuántas dudas, pobrecico.

Danzas Rumanas, 1915. Pffffffffffffff

miércoles, 28 de septiembre de 2011

70 Años de... La Bestia caminó por el barranco de Babi Yar.

Y en torno a Babi Yar suena la hierba
que ha crecido salvaje desde entonces.
Los árboles nos juzgan. Todo grita
pero el grito está hecho de silencio.
Al descubrirme observo mi cabello.
También ha encanecido. También grito
por los miles de muertos inocentes
masacrados aquí. En cada anciano
y en cada niño al que mataron muero
.

Fragmento de Baby Yar, poema de Yevgueni Yevtushenko de 1961.


***28 de Septiembre de 1941, Kiev, Ukrania***

"Todos los judíos que viven en la ciudad de Kiev y en su vecindad deben presentarse a las 8 de la mañana del día 29 de septiembre de 1941, en la esquina de las calles de Melnikovsky y de Dokhturov (cerca del cementerio). Deben tomar con ellos sus documentos, dinero, objetos de valor, así como ropas, ropa interior, etc. Cualquier judío que no acate esta instrucción será ejecutado."

Mas de 30.000 judíos acataron la instrucción. Fueron ejecutados y enterrados en el barranco de Babi Yar, a las afueras de la ciudad de Kiev.

***8 de Junio de 1951, Nuremberg, Alemania***

Paul Blobel, responsable de la matanza de Babi Yar, es condenado a muerte y muere ahorcado en la prisión de Landsberg. La Bestia debía morir y murió (y yo que me alegro).

***18 de Diciembre de 1962, Moscú, URSS***

Estreno mundial de la Sinfonía n. 13 "Babi Yar" de Dmitri Shostakovich. 5 poemas de Yevtushenko = 5 movimientos sinfónicos. Parental Advisory: Sólo apto para muy melómanos.

domingo, 25 de septiembre de 2011

100 Años de... Nino Rota

Aunque oficialmente no celebraremos el centenario de su nacimiento hasta el día 03 de diciembre, son tantas y tantas las magníficas composiciones (dentro y fuera del mundo del cine) del maestro milanés Nino Rota, que vamos a empezar, desde hoy, a celebrar el aniversario y a dedicarle (si nos acordamos) una entradita al mes.

Música para Amarcord (Federico Fellini, 1973). En fin, sin palabras.

viernes, 23 de septiembre de 2011

El Árbol de la Vida (Terrence Malick, 2011). No es aburrida ni magistral.

Lo único que la da sentido a la Vida es la Muerte que es, precisamente, el contrasentido de la Vida. Como decía Clint el mundo se divide en dos tipos de personas: los que creen que la Vida es un punto y aparte, y los que creemos que es un punto y final (luego están los indecisos que son los de los puntos suspensivos). Albert Camus ya nos contó en su magistral novela La Peste (1947) que el motivo más "poderoso" para no creer en el "Todopoderoso" es la visión de la agonía de un niño. El niño de Camus tenía una muerte larga y dolorosa. Se hinchaba como un globo y fallecía entre terribles sufrimientos ante las impotentes miradas de médicos, enfermeras y demás desafortunados testigos. El sacerdote de la novela quedaba tan impresionado ante el sufrimiento de ese inocente que, carente de argumentos que justificaran semejante crueldad, perdía, irremediablemente, la razón y terminaba tirando por la calle de enmedio. Pobrecito, perdió su inocencia muy adulto, mejor le hubiera ido si la hubiera perdido cuando tocaba, de jovencito.

Los griegos decían que los dioses jugaban con los desdichados humanos. Einstein decía que Dios no jugaba a los dados. Bohr le replicó a Einstein que él no era quién para decirle a Dios a qué tenía que jugar. Hawking les replicó a ambos que Dios, a veces, echaba los dados allí donde no pueden ser vistos. Un cura "muy moderno" que yo conocí me preguntó si yo estaba completamente seguro de si el meteorito que acabó con los dinosaurios no fue, en realidad, un gigantesco dado lanzado por Dios... Y, finalmente, Homer Simpson puso a todos en su sitio cuando afirmó que Dios era su personaje de ficción favorito.

Y tras esta introducción, nada gratuita, Let´s talk about The Tree of Life...

Ya he visto El Árbol de la Vida y, para el que esto escribe, no es una película complicada, incomprensbile o críptica, aunque es evidente que está más abierta a múltiples interpretaciones que la mayoría de las películas que vemos habitualmente. Con todos sus defectos, que los tiene, sigue siendo una película hermosa, evocadora, sincera, accesible, rebosante de sensibilidad (y de música clásica) y, sobre todo, made by and for estetas.
¿Demasiado contemplativa?, puede ser... ¿Demasiado ambiciosa?. Sin duda.

Por otra parte tampoco me ha parecido que sea una película magistral o intensísima, que se aleje tan drásticamente, como algunos dicen, de la narrativa tradicional a la que estamos acostumbrados o que sea cinematográficamente revolucionaria.

Lo que sí me pregunto es: ¿Qué tiene de complicado El Árbol de la Vida?. Vale, a lo mejor con un poco de ayuda y algo de formación se entiende mejor pero vaya, que tampoco es para tanto. Esta película es básicamente una concatenación de recuerdos autobiográficos de Terrence Malick. "El Árbol de la Vida" es, según el Génesis, el árbol de la inmortalidad del Jardín del Edén. A Terrence Malick se le murió un hermanito a los 19 años de edad. Ahora se acuerda de él y hace una película para compartir con nosotros esas experiencias infantiles que revive hoy con ojos de adulto. ¿Cómo no preguntarse por el sentido de la vida ante la muerte "prematura" de un ser querido?, ¿y cómo no tener en cuenta todo lo que ahora sabemos sobre el origen del universo o sobre el origen y el impepinable fin de nuestro planeta para respondernos a esa pregunta?.

Cierto es que los talibanes, los ultraortodoxos judíos o los fanáticos cristianos no necesitan estos conocimientos porque tienen su fe pero ¡nosotros somos seres racionales! (y supuestamente algo ilustrados). Lo tenemos más difícil que ellos y que nuestros antepasados porque no podemos obviar esos hechos demostrados si queremos atacar la cuestión. La pregunta es "¿queremos?", porque hay mucha gente que ni lo quiere ni necesita la respuesta para encontrarle sentido al arte de vivir. Muchos de los decepcionados con este último trabajo de Malick pertenecerán, seguramente, al materialismo militante. Entiendo su decepción. Yo estuve cerca de sentir lo mismo.

La película también ha decepcionado a aquellos que iban a ver "la última de Brad Pitt", pero de esto han tenido la culpa, como casi siempre, los publicistas del estudio con sus tráilers manipulados y sus sinopsis que no significan nada ("Un padre autoritario blablabla..."). Muchos espectadores no sabían dónde se metían y yo no puedo reprocharles el que se hayan cabreado por recibir un producto que no querían comprar.

Aunque confieso que no llego a entender cómo alguien puede aburrirse con los 30 primeros minutos de esta película, pero... ¡si es como un documental de la 2!. Si esos minutos son una preciosidad aunque no sepas nada de cómo se formó el Universo y nuestro planeta o de cómo comenzó la vida en él.
Y tras estos polémicos minutos, ¿qué tenemos?, pues algo no muy alejado de una trama clásica, aunque narrada, eso sí, de una manera no lineal. Pero miradas y narraciones similares ya las hemos visto antes en múltiples ocasiones (me permito recomendarles, p.e. El Largo Día Acaba de la que hablábamos aquí y Killer of Sheep que reseñaremos próximamente en nuestro blog cuando dediquemos una semana al cine gafapasta).

Yo soy ateo, muy ateo, por eso intento disfrutar y sacar el máximo jugo posible a la Vida (todo el jugo que mi sueldo me permite), pero si mañana se muere mi hermano (todo el mundo a tocar madera) es muy posible que me pase los próximos cuarenta años soñando con reecontrarme con él en "otro lugar". ¿Y qué tendría eso de malo?.
Una cosa más. En mi sueños siempre suena música clásica y mi madre puede volar y hacer otras muchas maravillas que nunca hizo ni hará. Me compadezco de aquellos humanos que, pasados sus treinta añazos, no vayan encontrando por la vida madalenas de Proust por todas partes, algo que le sucede al personaje de Sean Penn al encontrarse con ese árbol en mitad de su particular jungla de asfalto.

Moraleja: me ha gustado El Árbol de la Vida. Ahora bien, me encantaría preguntarle a su director, Terrence Malick, de dónde le viene esa obsesión suya por filmar siempre las nucas de los personajes de sus películas...

En fin. ¿La Vida es un milagro o una puta casualidad?. Lo primero es más poético. Si lo retorcemos nos encontramos con el misticismo y la trascendencia (yo creo que Malick no lo ha retorcido demasiado). Lo segundo es más realista. Quédense con, como dijo el maestro Allen, whatever it works para ustedes.

Mi profesor de 2º Curso de E.G.B. nos recomendó que fuéramos al cine a ver 2001, Una Odisea del Espacio. Toma ya. Yo le hice caso y pedí a mi hermana Eva que me llevara a verla. Por supuesto no entendimos absolutamente nada, pero curiosamente ambos salimos con la impresión de que la película era hermosa. Se ha comparado a la película de Malick con la de Kubrick. Yo no les encuentro demasiados paralelismos y opino que Mr. Kubrick le da 100 vueltas a Malick en este particular combate. Quizás sea esa sensación de haber visto algo hermoso que no has terminado de comprender lo que más acerque ambos trabajos. Bueno, eso y Douglas Trumbull, claro está, quien vuelve a demostrarnos para qué sirven los FX en el cine.
Pero Kubrick nos preguntó qué pintamos nosotros en el Universo y Malick nos ha preguntado qué pinta su universo entre nosotros.

En cuanto a lo de emplear tanta música clásica... ¡Es que los melómanos somos muy cansinos!. Mi mujer reconoció muchos de los cortes clásicos de la película de Malick y experimentó una madalena de Proust en primera persona cuando, durante una determinada escena de El Árbol de la Vida exclamó: "¡¡¡Tú me ponías esa música para dormir cuando éramos novios!!!". Se refería a esta música que, curiosamente, aparece muy brevemente en la película, pero parece ser que lo hace durante un tiempo suficiente como para permitir la evocación de bellos recuerdos que parecían enterrados para siempre:

Epílogo. Una vez, cuando yo era chiquitín, mi padre me soltó una hostia de tal magnitud que me dejó bailando una semana. Yo le odié por ello durante un tiempo. Es el único bofetón suyo que recuerdo haber recibido. El motivo: el pequeño misterlombreeze le había dado una patada a la puerta del baño. No sé qué cabreo tonto pillé y le hice una agujero bastante hermoso que todavía hoy, casi 30 años después, puede contemplarse en un modesto piso del barrio de las Delicias de Zaragoza. Siempre que veo ese agujero recuerdo lo injusto que fui con mi padre. Porque yo me merecía, no ya la hostia que me dio, sino 17 más como ésa. Cuando voy a visitar a mis padres, meto, a veces, mi mano en ese agujero y claro..., me entran ganas de llorar porque ahora caigo en la cuenta de que seguramente mi padre, que no ha jugado nunca a los dados, sabía cuánto le iba a costar reunir la pasta necesaria para arreglar o cambiar la puta puerta. Casi 30 años... Por eso no seré tan cretino como para recordar a mi padre por la hostia que me dio y siempre lo recordaré por las canciones que me cantó.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Llega el otoño, la estación del compositor Gerald Finzi.


Gerald Finzi (1901-1956) fue el arquetipo del inglés de temperamento melancólico y lastimero y de semblante eternamente triste (y eso que era hijo de italianos). Como compositor fue heredero musical de Elgar y Vaughan Williams y amigo personal de Bernard Herrmann quien consideraba a Finzi como uno de los más grandes músicos contemporáneos. Compositor tonal y carca que acomodó su trasero en las antípodas de la modernidad musical. No recomiendo su música si se está de bajonazo.

Sin embargo, si durante una tarde dominical y lluviosa de otoño estás escuchando la música de Finzi mientras miras por la ventana cómo van cayendo las hojas de los árboles y, de repente, tu pareja o tu hij@ o tu padre o tu madre te atacan traicioneramente por la espalda y te dan un súper abrazo de ésos que utilizan para decirte, mucho mejor que con palabras, cuánto te quieren y cuánto quieren que tú les quieras...

Bueno, lo prueban y me cuentan el numero de lagrimillas que se les escapan, tí@s dur@s.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Premios blogueros. ¡Nos han dado un premio!.

Pues sí. Y nos lo ha dado, nada más y nada menos, D. David Amorós del blog Lost Highway Blog. El premio es éste:

Vale, el diseño es algo escalofriante. Es como la imagen de la Ofelia shakespeariana protagonizando El Silencio de los Corderos. Pero la belleza del premio se encuentra en su interior, panda de superficiales.

Recojo el premio, agradecido, emocionado y desnudo, como tiene que ser.


Y también con sumo placer paso a cumplir con las obligaciones que tal galardón acarrea y que son las siguientes:

-Anunciarlo en una entrada de tu blog. Hecho.

-Poner un enlace al blog que te ha concedido el premio. Arriba lo tenéis. ¿Que de qué va el blog Lost Highway Blog?. No sé, es que tampoco lo leo mucho... (nótese la ironía). Pero creo que va de cine raro; de Lynch, Cronenberg, von Trier y todo eso. Yo me lo curro para que David A. vuelva al camino recto.

-Compartir una frase y explicar por qué te gusta. Mi frase favorita fue, durante muchos años: "¿Quieres subir a mi casa a tomarte la última copa?", cada vez que la escuchaba, algo en mi interior se henchía de gozo (y cuando digo interior me estoy refiriendo a la entrepierna). Pero desde que me casé he tenido que cambiar preferencias por una serie de motivos que no vienen al caso. Así que ahora mi frase favorita es una que escribió Marcel Proust: "Lo que hay de terrible en la Tierra es la indiferencia de los otros ante los sufrimientos que provocan".
Si les parece muy melodramática, tengo otra (como decía G. Marx), y es una cita cinéfila muy bonita. La pongo en inglés, tal como viene en el imdb, y así filtro a los lectores paletos: "There's no living with a killing. There's no goin' back from one. Right or wrong, it's a brand... a brand sticks. There's no goin' back. Now you run on home to your mother and tell her... tell her everything's alright. And there aren't any more guns in the valley."

-Premiar a otros 10 blogs amigos y avisarles.
¿Sólo 10?. Yo le voy a dar un premio a todos mis colegas, salgan 10, 20 ó 100, que pare eso este blog es mio. Los premios se los voy a dar, ya digo, pero lo de avisarles ya me parece excesivo y voy a plantearlo igualico que lo ha hecho David Amoros: aquel premiado que lea mi blog y lea este post se enterará y el que no.., pues oye, qué le vamos a hacer... Se queda sin Ofelia.

Mis premiados son (David Amorós, entiendo que entiendes que lo de devolverte el premio queda como demasiado pastelón. Además, ¡¡¡tú ya tienes 5!!!. El orden no significa nada):

Dvd por Opciones Avanzadas y El Indéfilo Cinesnable. Dvd no me lee casi nunca y me comenta de Pascuas a Ramos, qué cabronazo. De todas formas escribe bien y ve tanto cine que.., ahora que lo pienso, me empieza a preocupar. Es sevillista, pero bueno. Su película favorita es Harry Brown.

MrMierdas por Mondo Mierda. Y decía David que yo era políticamente poco correcto. Mondo Mierda.., no apto para modistillas. MrMierdas es culé pero tengo que perdonárselo porque somos hermanos de padre y madre.

Miquel Zueras por Borgo. Posts breves, siempre curiosos y siempre didácticos. ¿Qué más se puede pedir a un blog?. Miquel, además, sabe cocinar. Un as que me guardo en la manga para utilizarlo en mi próxima visita a Barna. Se parece a Kyle Maclachlan.

Ex aequo para mis dos poetas favoritos.
Marcos Callau por El Sueño Eterno, mañico (como yo) y poeta (como el Dr. Zhivago).
Y para El Chus por La Luna Zanahoria. Lo de El Chus es para experimentarlo. El Chus es calvo, como yo, y eso une mucho.

Redrum por La Calle Morgue y Cineuá. Mi más viejo amigo de la blogosfera. Él sí hace críticas de cine. Entre sus méritos destaca el haber estado sin hacer de vientre durante 6 días en el pasado Festival de Venecia. Es merengue, como dios manda.

Isabel por PELICUARIO. Fuente de sabiduría cinéfila. Y, lo que es mejor, fuente de enlaces para descargarte las películas y facilitarte la vida. ¡¡¡Acthung!!!: Es rubia. Los de la SGAE han puesto precio a su cabeza (50.000 rupias).

PEPE CAHIERS por La Guarida del Eremita. Pa un roto y pa un descosío. Siempre interesante. Es que es un blog que me recuerda al mío. Habla de todo cuando le viene en gana. En fin, que responde a mi filosofía blogera.

Luis Cífer de Críticas de Cine (y más cosas). Yo creo que Luis no hace críticas de cine, pero bueno. Ve películas y luego te cuenta si le han gustado o no, que es lo que a mí me va. Es mañico, como yo, por eso tengo que leer sus posts: para saber qué ir a ver al cine en Zaragoza.

Santiago Bullard por Café de Desencuentro. Le gusta Pasolini y Pink Floyd (pffff), pero yo no se lo tengo en cuenta. Literatura, cine y opinión de envidiable prosa. Es peruano (tampoco se lo tengo en cuenta). Se pasa todo el día bebiendo Jack Daniels y fumando cigarrillos. Llegará lejos.

Otro premio ex aequo para

Fiona de Se me tiene que antojar y Charlotte de Tecleando sin razón. Son mi conexión con mi lado femenino. Sendos blogs tienden al formato de "diario personal". Su inmediatez es su mejor baza. Actualizaciones diarias. Creo que también son las dos del barsa. En fin...

Insanus de Homo Insanus. Acaba de despertar de un letargo de dos meses durante los cuales se ha dedicado, principalmente, a matar marcianos y bichos de videojuegos para frikies. Pero no se engañen, tiene un blog cojonudo. Es muy heterosexual, como yo.

Ferre de Retroklang. A mí lo de melómano me viene grande pero a Ferre le sienta como un guante. Y sabe de cine casi tanto como yo. Me gusta mucho su blog aunque Ferre es algo perezoso, o está muy ocupado, no sé.., ¡a lo mejor haciendo cosas útiles de verdad! (y no blogs). Publica poco pero siempre merece la pena pasarse por su customizado blog de look soviético.

Kinezoe de No Todo es Kippel. ¿Saben cuál es su crooner favorito?. Dean Martin. No necesita más presentación.

Lughnasad de Zentolos. Gallego y revindicativo. Tiene una curiosa teoría del caos musical en el universo del Spotify. Otro blog miscelánico, como el nuestro.

Charlie Furilo de Tengan mucho cuidado ahí fuera!!. Otro pirado de la WWII, como yo. Me fríe a encuestas. Es mañico y del Real Zaragoza. Le gusta sufrir.

Moebius de La Cinta de Moebius. Moebius está convencido de que Elvis sigue vivo!!!. Buen cine y buena música en este blog, ladies and gentlemen.

Seguimos a la espera de que David despierte de su Safari Nocturno.

¿Y Los Patos?... Siguen en cuarentena.

Los enlaces a todos estos insignes blogs los tienen en mi blogroll (es que copiarlos es un peñazo).

The End.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Hunger (Steve McQueen, 2008). Morir por la Causa.

Vi Hunger hace un año, y lo hice solamente motivado porque en la web de la que la descargué le daban una puntuación de 8/10. Así soy yo. Ahora que su director Steve McQueen y su protagonista Michael Fassbender vuelven a estar en el candelero porque dicen que su último trabajo, Shame, ha gustado mucho en Venecia, vengo yo a hablar de Hunger, la ópera prima de McQueen. Una película para la que Fassbender tuvo que adelgazar casi tanto como el pirado de Christian Bale para El Maquinista.


Se podría decir que Hunger ("Hambre") recrea los siguientes hechos que acontecieron en la prisón de Maze (Irlanda del Norte) en 1981: El terrorista del IRA Bobby Sands comenzó una huelga de hambre que terminó con su vida, con la de otros 8 compañeros suyos de prisión y militancia, e, indirectamente, con la de 16 guardias de la prisión de Maze que fueron ejecutados por los terroristas de la Irlanda Republicana. Las protestas de los prisioneros tenían como objetivo el que se les concediera el estatus de presos políticos (sus famosas "Five Demands") y no el de criminales comunes, tal y como los consideraba la Thatcher y su Gobierno. Bobby Sands se dio cuenta de que el alias de "Dama de Hierro" se lo tenía bien ganado y concluyó que todas las acciones de protesta con las que habían presionado hasta entonces no daban ningún resultado (atentos al catálogo de actividades que incluía, por ejemplo lo que ellos denominaban "dirty protest": iban desnudos pues no aceptaban el uniforme de preso común, no se lavaban, no se afeitaban, no se cortaban el pelo, adornaban el sueldo con sus vómitos y con toda la basura que generaban y que no entregaban para su recogida, estucaban las paredes de sus celdas con sus excrementos, vertían la orina por debajo de la puerta de sus celdas para inundar el corredor central, etc, etc). Pero la máquina de propaganda del IRA necesitaba una acción más radical que desbloqueara la situación en la que se hallaban.


Se podría decir que Hunger cuenta eso, pero no sería del todo cierto. Eso lo cuenta la wikipedia. Y eso lo habría contado alguna película hollywoodiense si algún productor de allí se hubiera atrevido con el guión. Pero Hunger la realizó Steve McQueen que es negro, británico, artista y tiene alma de poeta. Así que Hunger no nos cuenta eso, sino que simplemente lo mira, evitándonos, de paso, el indigesto trance de tragarnos las habituales versiones románticas de noble luchador del IRA que, irremediablemente, hemos tenido que sufrir muchos espectadores españoles. Y digo sufrir porque en España tenemos terroristas y nos repatea doblemente la idea de glorificarlos y flirtear con la apología de sus actos. No es el caso de Hunger.


Steve McQueen cogió su cámara y decidió observar y mostrar algunos de estos hechos con un gusto por los detalles de estilo afrancesado. Y comenzó la película con el desayuno de uno de los carceleros de Maze que tiene que aliviar en agua fría el dolor de sus nudillos despellejados. Toda una declaración de intenciones. McQueen rodó una historia de hora y media de duración que se divide en dos actos separados por un intermezzo pero de tal forma que Hunger es como el reverso tenebroso de una ópera clásica: los dos actos son prácticamente mudos y el intermedio nos ofrece una conversación entre Sands y el sacerdote Dominic Moran que dura 15 minutos y que está rodada en un plano fijo y contínuo. Las imágenes aparecen casi desnudas sin apenas música que las adorne. En el Acto II seremos testigos de la degradación física del pobrecito cuerpo de Sands en un trabajo actoral de Michael Fassbender de los que cortan la respiración.

Yo les recomiendo que experimenten Hunger pese a que la película posee un par de escenas innecesarias, muy de ejercicio de estilo y todo eso, (supongo que es uno de los inevitables tics de los directores noveles) y a que, en mi opinión, la escena de la conversación es un tour de force excesivo y también innecesario. Pero son solamente un par de renglones torcidos dentro de los versos de este poema visual que es Hunger.

Y ahora, concurso. Premio para el que adivine de qué está hecha esta espiral.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Las drogas y sus efectos secundarios.

Yo no tomo drogas porque son ilegales. Esto puede parecer una postura algo timorata pero es lo que hay. Lo que me sucede con las drogas es que no puedo evitar pensar que si me meto una raya de coca para alegrarme alguna mañana de las que vienen cargadas de curro o alguna noche de interminable fiesta de ésas tan cool o tan deprimentes (lo mismo da), estoy también contribuyendo a que sucedan barbaridades como éstas:


Yo soy partidario de legalizar las drogas, lo mismo que Isabel Allende, Vargas Llosa, Felipe González and many other celebrities con las que tengo poco o ningún feeling. Todas las drogas, o sea, el 8% del comercio mundial. Me lo dicta mi sentido común y mi predisposición genética a contravenir todo lo que dicten los católicos. Como dice mi padre (al que voy a citar textualmente) "yo vendería la cocaína en las farmacias a 10 euros el kilo (80% de lo recaudado para el Estado), y bien pura y bien buena. Y de regalo, un kilo de caracoles". El que quiera que reviente. Ahora bien, ni la SSSS te cubriría ningún tratamiento de desintoxicación, ni te pagaría la recuperación de la tetraplegia del hostiazo con el coche por ir zumbao. Eso te lo pagas de tu bolsillo con todo el dinero que te has ahorrado con el chollo de la cocaína estatal, cachondo. Ah, y lo de estar colocado sería un agravante a la hora de juzgar los delitos que cometieras.

El tráfico de drogas, junto con el de esclavos (sexuales o no), sigue siendo uno de los negocios neocolonialistas más prósperos y vergonzantes que afean nuestro hermoso planeta. Las drogas legales pueden ser tan malas como las ilegales, cierto, pero pagan impuestos y no generan mafias. Dos matices diferenciadores del tamaño de Colombia.

Si te repugna que los cárteles de las drogas mexicanos torturen, asesinen y cuelguen los cuerpos de dos chavales que denunciaron sus violentas actividades en Internet, deberías replantearte tu postura ante las drogas ilegales. Si no hay demanda las mafias se hunden. Es de perogrullo y no es incompatible con lo de seguir pidiendo a los Estados su legalización como tampoco lo sería con lo de que los Estados continuaran desaconsejando su consumo por motivos de salud (privada y pública). Pero claro, siempre mola más echar la culpa a otro, a los Estados, a la ONU y al sursum corda. Total, por una rayita.

Las drogas han conseguido que mi México lindo y querido, uno de los países con la más bella música folclórica del mundo, haya acabado siendo el puto vertedero de los USA.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

¿Somos más tontos que nuestros abuelos?. Haendel, Judas Macabeo y Mel Gibson.

Leo en Mondo Mierda que Mel Gibson está pensando en dirigir y protagonizar un biopic sobre Judas Macabeo, el héroe guerrero y líder militar judío que hace unos 2200 años consiguió librar a los israelitas de las amenazas de los sirios (a hostias claro). El asunto parece que ha indignado (supongo que por el efecto contagio de la primavera árabe) a muchos judíos porque como Gibson es un poco bocachanclas y dice las burradas que dice cuando se empipa pues.., de aquellas lluvias vienen estos lodos. Tampoco ha ayudado mucho la opinión que la comunidad judía tiene del aberrante discurso de "los judíos mataron al Cristo" que adornaba su, por otra parte, estupendísima película La Pasión del Cristo (2004).

Pero bueno, recordemos que los católicos y todos los demás cristianos son los hijos bastardos de los judíos, así que comparten con ellos tatarabuelos y tatarabuelas, lo mismo que Leandro y Juancar Bourbon and Bourbon. Y todo el mundo tiene derecho a contar las historias de cebolleta y las batallitas de sus abuelos. Así que mierda para los judíos que protesten en este caso. Son más tontos que sus antepasados. ¿Por qué digo esto?.

En 1746 el insigne y maravilloso músico alemán Georg Friedrich Haendel compuso el oratorio Judas Macabeo que incluye un coro que yo sé que les va a gustar mucho si tienen la paciencia de escucharlo enterito (solamente dura tres minutos y el último es apoteósico). Háganme caso porque merece mucho la pena. Es el célebre y entusiasta "See, the Conquering Hero Comes!" que cantan los israelitas cuando retorna victorioso el héroe.

See, the conquering hero comes!
Sound the trumpets, beat the drums.
Sports prepare, the laurel bring,
Songs of triumph to him sing.


Haendel era Cristiano Protestante y no era Judío, ¿cierto?. Cierto. Pues este coro terminó convirtiéndose, con la letra traducida al hebreo, en la que sigue siendo a día de hoy en una de las canciones más tradicionales de la festividad judía de Janucá que conmemora, precisamente, las victorias de Judas M. Un bonito ejemplo de cómo asimilar la belleza creativa de otras culturas para disfrute propio.

Así que, indignados judíos no me sean mala gente, perdónenle a Mel sus ofensas y denle una segunda oportunidad. Quién sabe si, en el futuro, el visionado de su Judas Macabeo acabe siendo obligatorio en todas las escuelas de Israel...

Así le cantaba Haendel al heróico Judas Macabeo:


Y para los curiosos, la versión de las festividades de Janucá: Hava Narima.

lunes, 12 de septiembre de 2011

The Whistleblower. (2010, Larysa Kondracki).

«Esta película es un acta de acusación dirigida contra el reino de las bandas existentes en América y contra la indiferencia total del Gobierno hacia esta amenaza que no deja de aumentar poniendo en peligro nuestra seguridad y nuestra libertad. Cada suceso de esta película representa algo que sucede todos los días, y su fin no es otro que preguntar al Gobierno: «¿Qué piensa hacer en relación con este tema? Este Gobierno es su gobierno. ¿Qué va a hacer usted en relación con este asunto?». Con este cartel comenzaba Scarface, el terror del hampa (Howard Hawks, 1932). Con uno muy parecido podría haber comenzado la película que vamos a recomendar hoy simplemente cambiando "en América" por "fuera de América".


Pfff... Leo esto y me pongo enfermo. En fin.

Las Guerras de los Balcanes fueron algo tremebundo. Vaya novedad, ¿no?. De entre todas ellas se llevó la palma, en lo que a barbaridades se refiere, la Guerra de Bosnia. En un marco como aquél, con semejante caos militar y multitud de complejos y viscerales conflictos religiosos, étnicos y políticos entre las diferentes etnias de los habitantes de Bosnia, puedo incluso llegar a entender por qué, en 1995, 400 cascos azules holandeses salieron por patas de Srebrenica (ciudad que supuestamente debían proteger) cuando llegaron los hijos de puta de la VRS (el ejército serbio de bosnia). El resultado del acojone holandés: 8.000 bosnio-musulmanes que habían acudido a Srebrenica, confiando en la ONU, fueron fusilados por los serbiobosnios (ortodoxos). Tremendo. El parlamento de Holanda fue un poco menos comprensivo que yo y cuando todo el asunto salió a la luz, el gobierno holandés fue obligado a dimitir.

Pero ya se sabe que es más difícil ganar la paz que ganar la guerra.

Los hechos reales en los que se basa la película: Cuando la oficial de policía norteamaricana Kathryn Bolkovac (de ascendencia croata) llegó a Bosnia en 1999 contratada por la DynCorp (empresa privada de seguridad contratista del gobierno de los USA) para ejercer su labor como instructora de la Policía Internacional de las Naciones Unidas, no podía imaginarse que 4 años después de finalizada la guerra, las barbaridades en territorio bosnio continuaban. Y de qué manera.
Este dato le resultó sorprendente: si la mitad de los varones bosnios había muerto durante de la guerra, ¿cómo explicar el florecimiento de prostíbulos y burdeles en Bosnia?, ¿por qué a nadie le parecía extraño?.

Kathryn Bolkovac comenzó trabajando como instructora de policías bosnios para combatir la violencia de género y acabó destapando un escandaloso y vergonzante (otro más) negocio de tráfico sexual de mujeres. Mujeres que eran secuestradas y obligadas a prostituírse para uso y disfrute de.., ¡¡¡los machotes de las fuerzas pacificadoras de la ONU!!!. Así que algunos de los tipos que, supuestamente, estaban en Bosnia para ayudar a las viejas víctimas, contribuyeron, en realidad, a fabricar nuevas. Pero, ¿a quién le interesan unas cuantas putas de guerra?, ¿quién se va a preocupar por los más parias de entre los parias?. Pues Kathryn Bolkovac, quien denunció esta situación de la que todos (autoridades locales, mafias de proxenetas y miembros de las fuerzas de la ONU) se beneficiaban, también, económicante. Indignante.

Tras la denuncia, Bolkovac fue primeramente ignorada por sus superiores y ante su insistencia, fue finalmente despedida por los jefazos hijosdeputa de DynCorp, empresa protagonista de escándalos en todos y cada uno de los conflictos en los que han intervenido.


Y ya me callo porque me estoy poniendo otra vez de mala hostia y porque no quiero desvelar más trama de la película que recomendamos hoy: The Whistleblower (que significa algo así como la Informante), dirigida por la debutante realizadora canadiense Larysa Kondracki quien ha llevado, en clave de thriller, la historia de Kathryn Bolkovac a la gran pantalla con un notable resultado.

La mayor virtud de la película es su clara intención edificante y propósito de denunciar una situación que debe ser conocida por la opinión pública. Pero, obviamente, esto siempre tiene que hacerse de una manera que resulte atractiva al espectador. Ése ha sido siempre el mayor reto de este tipo de cine: encontrar el equilibrio entre estos dos extremos. Y para eso está el thriller. En The Whistleblower el ritmo se mantiene durante todo el metraje, el suspense va in crescendo a medida que avanza la historia de esta heroína solitaria cruzada contra los poderosos y la narración de los hechos consigue mantenernos enganchados en todo momento. Misión cumplida.


The Whistleblower tiene un tufillo de telefilme de lujo (Rachel Weisz, Vanessa Redgrave, Monica Bellucci, David Strathairn), de ésos que tanto me gustan a mí cuando poseen la noble voluntad de sacar a la luz y exponer públicamente las vergüenzas de nuestras sociedades. Las mismas que, por contra, a muchos interesa enterrar para siempre. Rachel Weisz está estupenda en su papel de heroína, no de acción, sino de devoción, es decir, de la clase de héroes ordinarios que alcanzan dicha categoría por serguir el camino que les guía su sentido del deber, su fe en la justicia e impulsados por su tenaz persistencia.

Puede que The Whistleblower no te ayude a convertirte en un mejor cinéfilo, pero seguro que, tras verla, consigue revitalizar en cada uno de nosotros esa necesaria dosis de rabia e indignación que todos necesitamos para echarle narices a la vida y para pelearnos con la parte más fea de este puñetero mundo.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Música poética. Trash (Suede, "Coming Up" 1996).

Tal vez, tal vez sea la ropa que llevamos,
los brazaletes de mal gusto o el tinte en nuestro pelo,
tal vez sea nuestra locura.
O tal vez, tal vez sea nuestras ciudades en ninguna parte,
nuestros sitios de nada y nuestros sonidos de celofán,
tal vez sea nuestra soltura.

Porque somos basura, tú y yo
somos la basura sobre la brisa,
somos los amantes en las calles.
Solamente basura, yo y tú.
Está en todo que hacemos,
está en todo que hacemos.

Tal vez, tal vez sean las cosas que decimos,
las palabras que hemos oído y la música que tocamos,
tal vez sea nuestra bajeza.
O tal vez, tal vez sean los momentos que hemos tenido,
los días perezosos y las manías y las modas,
tal vez sea nuestra dulzura.

Porque somos basura, tú y yo,
...


Uno de mis himnos favoritos.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Clásicos Imprescindibles. Las Danzas Polovtsianas.

"Borodin tarareaba sus composiciones mientras estaba en el laboratorio, o interrumpía improvisadamente una dirección musical para correr a apagar el mechero Bunsen bajo un matraz que se estaba calentando demasiado.". Rimsky-Korsakov.


Alexander Borodin descubrió la reacción aldehídica en 1872. Y esta reacción es la base de la síntesis orgánica, base a su vez de la química orgánica o química del carbono gracias a la cual obtenemos los plásticos. Aunque también es el método que se emplea para conseguir, por ejemplo, el LSD. Descubrió otro método para transformar los ácidos orgánicos en bromuros, que son sedantes, así que Borodin está detrás de algunos de nuestros actuales subidones y bajones químicos. Fue el primer profesor de química en Rusia en dar clases a mujeres, colaborando en la fundación de una escuela médica femenina. Etc, etc. Menudo fenómeno.

Claro que estas cosas el hombre las hacía entre semana. Los fines de semana se dedicaba a tocar el cello y componer música clásica. Un día le dijo a Liszt que él era "un músico dominguero", a lo que el gran maestro del piano le respondió muy agudamente "el domingo es del día de las celebraciones".

Alexandr Porfirievich Borodin, químico y músico, está enterrado al lado de Mussorgsky en el cementerio del monasterio Alexander Nevsky de San Petesburgo. Lamentablemente, Borodin murió antes del estrenó en 1890 de su ópera El príncipe Igor donde adaptaba para la escena musical el Cantar de las huestes de Igor. Dejó esta obra incompleta y fueron Rimsky-Korsakov y Glazunov los encargados de finalizarla.

Igor Sviatoslavich fue un príncipe ruso que combatió contra los polovtsianos (aka. cumanos) en el siglo XII. El líder de los polovtsianos era el Kan Kontchak, ante el que las jóvenes esclavas cantan, durante el transcurso de una fiesta, la que es indiscutiblemente una de las más hermosas melodías creadas jamás por compositor alguno. Un canto a la libertad. Y solamente dura dos minutos y medio.

Vuela, canción, sobre las alas del viento
a la tierra donde nacimos.
Allí, donde nosotras cantábamos libremente,
donde nuestra vida fue dichosa.


Pero bueno.., ¿a mí por qué se me saltan las lágrimas cada vez que escucho esto?.

martes, 6 de septiembre de 2011

Música de Cine. Incendies (Dennis Villenueve, 2010), los Desastres de la Guerra.

La verdad es que Incendies es una película muy notable que representó dignamente a su país, Canadá (o Québec según los independentistas francófonos), en la gala de los Oscar de este año siendo derrotada por la danesa y, en mi opinion, inferior, aunque resultona y también recomendable, En Un Mundo Mejor.

Aunque reconozco que me gusta mucho más la primera parte de Incendies (ya que su sorprendente giro final se me atraganta un poco), la película posee muchos elementos de los que mi buen cine se alimenta: emoción, suspense, Historia, macguffins, crítica a la religión y una de esas escenas que recuerdas para siempre que contiene, a su vez, una de esas imágenes que se quedan grabadas en la cocorota también 4ever. Es ésta:


Una película, muy, muy recomendable y apta para todo tipo de cinéfilos, especialmente para los interesados en el caótico universo de los interminables y dramáticos conflictos del Oriente Próximo.
Bueno, no es apta para los ultra-racionales que no le perdonan al Séptimo Arte todo eso de las trampas de guión y los poéticos, alegóricos, increíbles y rocambolescos finales. Ellos se lo pierden. Pero recuerden que la vida real real suele tener más recovecos que la ficción.

No obstante, existe vida más allá del final de una película: son los créditos finales a los que, de vez en cuando, acompañan maravillosas músicas. Incendies es uno de los más estupendos ejemplos que puedo recordar ahora. Y eso que no suena mucha música a lo largo de esta película; un par de temas de los tristes de Radiohead (de su álbum "Amnesiac", 2001) y un par de maravillosos cortes incidentales que compuso para Incendies el gran músico francés Grégoire Hetzel.

El segundo de ellos, el que acompaña a los títulos del final de la película, roza el magisterio musico-cinematográfico. Y no exagero. Disfruten de esta maravillosa composición: "Incendies", que suena un poquito a Gorecki, o sea, suena hermosísima. Vaya cierre (el vídeo no contiene spoilers). Se necesita una música como ésta para dejar clavado en el asiento al espectador y darle la oportunidad de digerir lo que acaba de experimentar. Con esta música envío todo mi amor a todas las mujeres que cantan incluso en las circunstancias más adversas.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Los 36 Hombres Justos.

"En todo tiempo siempre hay 36 justos sobre la faz de la tierra, cuando ellos desaparezcan el mundo acabará. No se conocen entre ellos y cuando uno de los justos muere es inmediatamente sustituido por otro. Se los representa como extremadamente modestos humildes e ignorados por el resto de las personas...". Sanhedrín 97b, Sucá 45b.

Yo soy uno de los 36 Tzadikim Nistarim de nuestra generación, como se puede apreciar en esta foto en la que luzco mi nuevo y flamante cinturón negro de karateka...

... pero me faltan otros 35. ¿Los encontraré aquí?.

The Clash y su The Magnificent Seventh (1980). Qué temazo, madre mía.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Música de Cine. Cuando llegue Septiembre (Robert Mulligan, 1961).

Pobre Tarantino, siempre bajo la sospecha de plagio o, dicho más eufemísticamente, el "homenaje"...

Mis padres juran que aquella noche, tras ver esta película, ambos tuvieron sueños muy interesantes (espero que mi madre con Rock y mi padre con Gina). Así que no se me descojonen tanto con la escenita, que ya han llovido 50 años.

Robert Mulligan dirigiendo a Rock Hudson y Gina Lollobrigda. Solamente por eso ya merece la pena ver Cuando llegue Septiembre. Pero es que además de que su título viene a cuento estos días, la película comenzaba con un tema que todo buen cinéfilo debería conocer. Y para eso está Mr. Lombreeze, para que sean ustedes un poco menos cazurros.

Pueden ustedes montar guateques sin que suene Come September, pero yo no se lo recomiendo.

De nada.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails