viernes, 27 de julio de 2012

El concierto para violín n.2 de Sergei Prokofiev (1935).

Seguimos nuestro recorrido por el ciclo de entradas que estamos dedicando a disfrutar de los más hermosos movimientos lentos de los mejores conciertos para violín y orquesta que regalaron a la Humanidad los genios creadores de la Música Clásica occidental.

Comenzábamos el ciclo con el de Korngold, seguíamos con el de Sibelius y le toca hoy el turno al 2º Movimiento del Concierto para violín n. 2 de Sergei Prokofiev, obra de engargo de un grupo de admiradores del violinista francés Robert Soetens, solista encargado de ejecutarlo en la premiere mundial.



Si bien el Concierto n.1 (1915) es el más celebrado del maestro Prokofiev, es en el Concierto n. 2, y sobre todo en su segundo movimiento, donde encontramos la parte más cantabile de los seis movimientos que conforman los dos conciertos prokofievianos. Y a nosotros (y a todos los melómanos de buena fe) nos gusta mucho tararear nuestras composiciones favoritas (aunque yo soy más de silbar).

El segundo movimiendo de su concierto n.2 -Andante assai, en forma de sonata- comienza con una breve introducción pizzicato que sirve de prólogo al tema principal que directamente pasa a exponer el violín solista. Es una hermosa y sencilla melodía absolutamente inolvidable que le da al movimiento un lirismo perfectamente compensado por los pasajes disonantes que incorpora Prokofiev en un repetido juego de tensión - relax a lo largo de todo el movimiento.

La anécdota chovinista la pone el hecho de que este concierto fue estrenado en Diciembre de 1935 por la Orquesta Sinfónica de Madrid consiguiendo un éxito espectacular hasta el punto de que una delegación de músicos españoles viajaron para agredecer en persona al maestro, que había estado de gira por España, el que les hubiera permitido estrenar la obra. Y es que existe un aire español que impregna la composición y que se hace notable cuando se escuchan las castañuelas en el transcurso tercer movimiento (Prokofiev estaba casado con una hija de español y rusa y era un gran admirador de la música de Falla).

La mejor versión que yo he escuchado ever es la del violinista Isaac Stern con la Filarmónica de NY dirigida por Zubin Mehta. No la he podido encontrar en youtube. De lo que hay disponible por la red he elegido la versión de la virtuosísima y maravillosa violinista georgiana Lisa Batiashvili, que creo que es magnífica.

Difruten de esta joya como se merece: con el volumen a tope (atentos al clímax; minuto 3:05, son 45 segundos inolvidables). Tienen todo el fin de semana por delante...

6 comentarios:

fiona dijo...

Esto lo pones para amansar a las fieras que despertaste con el anterior post, eh??

Conmigo lo consigue.

1besico!

Mr. Lombreeze dijo...

Jejeje, sí fiona, más o menos. Me alegro de que te guste.

El Bueno de Cuttlas dijo...

Gran entrada y estupenda labor pedagógica musical, los que oímos Radio Clásica frecuentemente lo agradecemos.

¡Un saludo desde la Galaxia Gutenberg!

David dijo...

Pasa buen fin de semana.

redrum dijo...

No me acaba a mí de entrar Prokofiev, oiga... no sé... Pero siempre atento a sus enseñanzas, claro!!!

Mr. Lombreeze dijo...

@redrum, mmm, me sorprende, pero oye, cada uno somos de nuestro padre y nuestra madre. Pues que sepas que Prokofiev es uno de los músicos más plagiados por los compositores de bandas sonoras. Coño, si incluso Sting incluía música de Prokofiev en una de sus canciones. Cuando comenzó a ponerse moderno, a los soviets tampocó les hizo gracia. Su pobrecita esposa acabó en un gulag.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails