lunes, 30 de julio de 2012

Las Películas que no veremos en nuestros cines. Róza (2011, Wojciech Smarzowski). 1ª Parte.

Lo que sufrió Polonia durante la WWII (1939-1945) fue terrible, donde terrible = 5.000.000 de muertos que, puestos en fila llegarían desde Varsovia a Nueva York.

A continuación, cinco esquemáticos apuntes históricos que les vendrán muy bien para enmarcar los hechos que acontecen en Róza, la película polaca dirigida por el realizador Wojciech Smarzowski que hoy recomendamos pero de la que hablaremos mañana.

Introducción: Polonia estaba (y está) geográficamente situada entre Alemania y la antigua URSS, o sea, la peor ubicación posible que un país podía desear tener durante la WWII.

1.- Adolf Hitler y Iosif Stalin, la Alemania nazi y la URSS comunista, fueron aliados durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial (1939 - 1940, algo que ya contamos aquí provocando la ira del único seguidor loco-comunista que tenía este blog). Esta alianza de los dos más grandes hijosdeputa que padeció Europa durante el siglo XX, significó, entre otras muchísimas calamidades, el reparto de Polonia entre estos dos imperios del mal. La URSS de Stalin comenzó la sovietización de su mitad polaca asesinando, en 1940, a 20.000 militares e intelectuales polacos. Así se las gastaba "el Tío Joe" (apodo que los americanos le pusieron a Stalin) que les dijo a los aliados que lo de la matanza de Katyn había sido obra de los nazis.

2.- Adolf Hitler traicionó al ingenuo de Stalin y, pasándose el pacto nazi-soviético por el arco de triunfo, invadió la URSS en 1941 y, de paso, toda la mitad polaco - sovietizada. Medio millón de polacos muertos dieron fe de ello.

3.- Tras unos tres años de guerra, unos muchos millones de muertos soviéticos y unos muchísimos actos bárbaros de la Wehrmacht alemana en suelo ruso, el Ejército Rojo contraatacó, reconquistó Polonia y comenzó la invasión de Alemania por la zona de lo que entonces se llamaba la Prusia Oriental. El deseo de venganza de los soldados del Ejército Rojo (recordemos que murieron 20 millones de soviéticos) se tradujo en brutales actos de violencia indiscriminada contra la población civil alemana. A los hombres los asesinaban. A las mujeres (con edades comprendidas entre los 12 y los 82 años) primero las violaban una docena de veces y luego las asesinaban. Pero la cosa se fue de madre porque también violaron y asesinaron a mujeres polacas a las que supuestamente estaban liberando de los nazis (si quieren saber más: Berlin: La Caída, 1945, de Antony Beevor).

4.- En un intento de liberar su propio país de las garras de los nazis antes de que cayera definitivamente en las garras de los comunistas, el ejército de resistencia polaco, el mítico Armia Krajova, planeó y ejecutó, a finales de 1944, el Alzamiento de Varsovia con la esperanza de hacerse con la capital polaca antes de la llegada del Ejército Rojo. El resultado: 30.000 soldados muertos (entre alemanes y polacos) y 250.000 civiles polacos ejecutados por la Wehrmacht, como represalia, antes de abandonar la ciudad. El ejército alemán destruyó el 95% de Varsovia y sus ruinas fueron "reconquistadas", pocos meses después, por las tropas de la Unión Soviética. Los soviéticos ejecutaron o deportaron a Siberia a la mayoría de los soldados nacionalistas supervivientes del ejército polaco para asegurarse, con ello, el control total del país.



5.- Finalizada la guerra (1945), Polonia, controlada por la URSS, se anexionó parte de Prusia Oriental y comenzó la "polonización" de la zona (población: 85% alemanes, 15% polacos). Todo aquel que no hablara polaco sería deportado a Alemania. Resultado: 2,5M de alemanes fueron expulsados a lo largo de la siguiente década.

¿Entendido?. Pues mañana, la película.

3 comentarios:

El Bueno de Cuttlas dijo...

La verdad es que las fronteras europeas en la zona de Polonia han sido bastante chapuceras. Cuando después de la Gran Guerra a Alemania la partieron en dos dejando Prusia Oriental aislada por el corredor de Danzig muchos alemanes se cabrearon bastante. No es casualidad que Hitler tuviera su Guarida del Lobo en este territorio y efectivamente los polacos se encontraban entre dos de los mayores sinvergüenzas de la Humanidad. Creo que todos los que leemos este blog iríamos directos a Siberia por subersivos.

Un saludo

Mara Miniver dijo...

En "Katyn", película de Wajda, se puede ver perfectamente lo crudo que lo tuvieron por entonces los polacos, territorio aplastado cual jamón york en un sandwich mixto, que se llevó lo peor de ambas partes. Eso sí, la pesadilla comunista les aplastó más tiempo. A ver si a partir de ahora levantan cabeza. Espero su siguiente entrada señor Lombreeze, no he visto esa película.

Un saludo

Mr. Lombreeze dijo...

@Cutlas, desde luego, ¡¡¡somos carne de gulag!!!. Polonia acabó pagando cara su anhelada salida al mar Báltico.
La verdad es que confieso sentir un fetichismo insano por visitar lo que queda de la Wolfsschanze...

@Mara, lo de Katyn fue tremendo porque fue una masacre ejecutada a sangre fría. La realidad es que Stalin es el peor bicho y el más grande genocida que ha conocido el siglo XX aunque sea Hitler el que mejor haya publicitado sus maldades.
A la peli de Wajda le falta un poquito de intensidad en toda la parte en la que no se recrea la matanza (en ésa.., le sobra pero no a la peli, a la Historia), pero es una película, para mí, notable, y con banda sonora de Krysztof Penderecki, compositor polaco y uno de los genios vivos de la música clásica contemporánea (Scorsesse utilizó muy bien su música en Shutter Island)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails