martes, 31 de julio de 2012

Las Películas que no veremos en nuestros cines. Róza (2011, Wojciech Smarzowski). 2ª Parte.


Tadeusz es un soldado del ejército polaco. Tras sobrevivir al Alzamiento de Varsovia y al indescriptible dolor de contemplar, con desoladora impotencia, la violación y ejecución de su esposa a manos de los soldados alemanes de la Wehrmacht en su retirada ante el avance del Ejército Rojo, Tadeusz huye hacia la región de Masuria (actualmente perteneciente a Polonia) donde, ocultando su condición de soldado (por los motivos que explicábamos ayer) encuentra refugio en la granja de Róza. Róza es una joven viuda que carga sobre sus genitales con el peso de innumerables violaciones soviéticas y sobre sus hombros con la amenaza de la deportación a Alemania.

Tadeusz, Róza y la granja están en el peor sitio posible en el peor momento posible: 1945 en Masuria, una región sita en el limbo en algún lugar entre las ruinas de las civilizaciones de Alemania, Polonia y la URSS. Una región en la que ninguna de las leyes de los hombres parecen tener vigencia, con lo que no queda otro remedio que apelar a la ética y a la moral de las personas, si es que queda algo de esto tras 6 años de guerra.

Las amenazas de las bestias soviéticas y polacas son innumerables para unos habitantes, los masurianos, que ahora son, a la fuerza, polacos pero que, pocos años antes, habían decidido, mediante plebiscito, ser más alemanes que los alemanes, siendo luteranizados y germanizados por el régimen nazi a marchas forzadas. Mal asunto ahora que vienen los "Ivanes". Así queTadeusz se queda a cuidar de la granja (y de Róza) y lo que comienza como un arreglo de conveniencia termina en un amor en tiempos de guerra.


Existen libros y libros y libros y más libros y películas y películas y más películas y documentales y documentales y más documentales que os contarán las innumerables, crueles e injustas atrocidades que se cometieron durante la Segunda Guerra Mundial. Y es cierto que así sucedieron, lamentablemente, en muchísimas ocasiones. Pero frente a esta lista negra, en la que no falta ninguno de los más viles comportamientos que el espíritu humano puede cometer o siquiera imaginar, se alza otra lista, igual de larga, de las también innumerables muestras de comportamientos éticos, actos valor y altas cotas de nobleza hasta las que puede elevarse ese mismo espíritu cuando está encerrado en cuerpos de hombres y mujeres de verdad. 

Hombres como Tadeusz quien, pese a haber sufrido terribilísimas experiencias personales durante la guerra, nunca pierde su humanidad. Y esa humanidad es la que le permite sentirse profundamente conmovido al conocer la tragedia personal de Róza. Con lo que Tadeusz, en lugar de limitarse a sobrevivir a cualquier precio, intentará hacerlo conservando toda la dignidad que las circunstancias le permitan. Siempre en eterna e incansable lucha contra el Mal, sea cual sea la bandera que enarbole en cada momento. Y es que gracias a muchas personas como Tadeusz (que las hubo a cientos de miles) Europa es ahora un sitio maravilloso donde vivir. 


Tadeusz = Héroe Gusano.


El director Wojciech Smarzowski saca a la luz, en solamente 90 minutos y valiéndose de la tragedia personal de Tadeusz y Róza, un montón de miserias no ya solamente de las perpetradas por nazis o soviéticos sino, lo que es más valiente, también las de sus compatriotas polacos, desmitificando el dogma histórico de la justa compensación que supuso la anexión de los territorios prusianos a la "gloriosa" Polonia.

Y, ya de paso, utilizando una fotografía de color mortecino y una banda sonora reducida a la mínima expresión, Wojciech Smarzowski nos muestra cómo un amor puede brotar de entre las más desoladas ruinas de la más castigada región del más convulso período histórico que pueda uno imaginarse: el tiempo de amar, tiempo de morir. Hermosísimo.

Coincido con mi hermano cuando espetó, tras ver esta película: "Que le den por el culo a Love Story".

2 comentarios:

Mara Miniver dijo...

Qué buena pinta, esta va a caer en breve. Y a mí, de entrada, no me gusta Love Story, así que no me extraña que repita esa frase gusana...

Un saludo

Mr. Lombreeze dijo...

@Mara Miniver, con motivar a uno solo de los lectores a ver esta película doy mi labor evangélica por satisfecha, jejejeje.

alguien más?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails