lunes, 17 de diciembre de 2012

Amor (2012, Michael Haneke).

"Os quiero mucho.., pero juntando el amor que siento por todos vosotros, no llega ni a la mitad del que siento por vuestro padre". Mamá Lombriz en el discurso anual navideño a sus seis hijos. 


Haneke, von Trier, Cronenberg y Lynch forman la tetralogía de directores que poseen la extraordinaria cualidad de ser admirados tanto por la cinefilia intelectual como por una parte del público que, si bien no es el Gran Público (tampoco vamos a exagerar), puede considerarse un público significativamente amplio, o sea, un público no compuesto exclusivamente por gente que lee revistas o blogs de cine. La razón de este éxito es simple: estos cuatros señores tienen talento. Pero claro, también tienen mucha personalidad y una tendencia al autorismo y al rupturismo innecesario que hace que muchas de sus propuestas no sintonicen con la sensibilidad general y mundana de muchos espectadores entre los que me incluyo.

Cuando estos cuatro señores dejan de lado sus memeces de historias de adolescentes disfrazadas de trascendencia, crean obras o momentos maravillosos como los de El Hombre Elefante, La Pianista, Una Historia Verdadera, Melancolia, Funny Games, Una Historia de Violencia, Caché, etc.

En mi clasificación personal, el más talentoso de los cuatro es Haneke y el más torpe es Cronenberg. Ambos directores han estrenado este año dos películas que, cómo no, están entre lo mejorcito de 2012 según los cahieristas, quienes acaban siendo más previsibles que los del Fotogramas. Pero mientras Cronenberg ha creado una chorrada titulada Cosmopolis, Haneke ha... (ojo, con lo que voy a decir ahora).., EMOCIONADO a propios y extraños con la película que hoy recomendamos: Amor, un título algo ambicioso para una obra, no obstante, sobresaliente.


Amor es la historia de una despedida larga, dolorosa pero inevitable. Cuando recomendamos la magistral Killer of Sheep, decíamos aquello de que era una película en la que no cabía el drama, ni el melodrama porque estaba llena de Vida y la Vida es como el Universo: hay miles de millones de estrellas pero hay, sobre todo, muchísimo vacío. Así que la vida es como los álbumes de fotos que hojea la anciana protagonista de Amor: muchos momentos felices rodeados de muchísimos momentos en los que no pasa nada. Pero un álbum sin fotos y un universo sin estrellas son unos lugares tristísimos.

No hay nada misterioso en las enfermedades degenerativas ("Nada de esto merece ser mostrado"), solamente hay crueldad. Por eso Haneke ha tenido que vaciar las cananas de sus inseparables pistolas de Chéjov de fogueo para contar la historia de un matrimonio octogenario que debe enfrentarse a la enfermedad incurable de la esposa. El director austriaco sí que ha seguido utilizando su habitual catálogo de recursos narrativos: largos planos fijos, ausencia de banda sonora, estudiados, simples pero admirables encuadres, unas gotitas (esta vez muy pocas) de perversa tensión y, sobre todo, una confianza plena en las asombrosas capacidades actorales de los veteranos y curtidos en mil míticas batallas cinematográficas Jean-Louis Trintignant (82 años) y Emmanuelle Riva (85 años).

Algunos amantes exigen promesas de amor del estilo "prométeme que siempre me amarás" y cosas así, sentencias etéreas sobre las que se cimienta el cine romántico. Otros, los de largo recorrido, exigen promesas de amor como ésta: "prométeme que no me enviarás a un hospital (a dejarme morir)", que es una promesa de amor mayúsculo porque conlleva la responsabilidad de los cuidados infinitos. Unas tareas en las que nadie puede sustituir a un esposo. Ni la hija, ni el portero, ni la enfermera. El personaje de Tintignant lo sabe y, desde el mismo momento en que lo asume, lo desdramatiza.

No se pierdan Amor, de Haneke. Les deseo todo lo contrario de lo que Trintignant le desea a una incompetente cuidadora: Ojalá algún día alguien les trate tan bien como este esposo trata a esta indefensa esposa.

19 comentarios:

fiona dijo...

No me gustan las promesas de amor eterno porque pocas veces se pueden cumplir (a ver, no me gustan...me gustan pero no son realistas), prefiero las promesas más inmediatas, renovadas día a día, tipo "Prometo que hoy te voy a querer infinito" (Toma noñada, jajaja).

Dicho esto, por mucho que se desdramatice, tiene pinta de que me voy a pegar una llantera.

1besico!

pd. Lo de tu madre sí que es toda una declaración...qué grande.

dvd dijo...

De esta me va a costar encontrarle el punto medio para comentarla; ya esta semana no va a ser porque te has adelantado, pero más o menos pienso lo mismo. COSMOPOLIS es muy aburrida y muy sosa, una gran decepción... En fin, espero que no se acabe el mundo el Viernes, porque si no...

redrum dijo...

¿Una peli de Haneke aplaudida unánimemente por todos? Es decir, una basura...

Celebro que le emocionara, pero a mí me pareció tan obvio, tan burdo, que poco más que odiar a Haneke pude hacer. Bueno, sonreir con las escenas de la paloma.

Un saludo!

MrMierdas dijo...

Vaya 4 macho... Mezclar las palabras de nuestra madre con estos cuatro bastardos... Ya te vale!

El amor, oh! El amor
Cuanto calor y dolor
Por qué tan resquemor
Oh el amor! El amor
Cuanto temor y rubor
Oh el amor...
Vete a la mierda... Por favor!

David Amorós dijo...

Una familia de carácter la tuya. Es innegable.
Como sabes soy muy fan de los cuatro tipos que has colocado como ejemplo de directores a medio camino entre el cine más intelectual y el cine comercial. Lo bueno es que me gustan casi todas, las que pones como ejemplo de buen cine por su parte y las otras. ¿De verdad Caché te parece más convencional de lo habitual en Haneke?
Respecto a Amour, no la veré hasta que se estrene en cine. Manías o fidelidades o rarezas que uno tiene para con los directores que más le gustan. De todas maneras siendo fan de Haneke y costándome en parte aguantar las semanas que le quedan para estrenarse, reconozco que cada vez me cuesta más ver películas tan duras (antes hasta me gustaba). No sé bien el porqué pero bueno. Y estas de enfermedades es que me afectan mucho. Pero bueno, allí estaremos cuando llegue el momento. Por cierto, Cosmopolis me parece casi una obra maestra, ja,ja. El año pasado estuvimos bastante de acuerdo con la lista que hice de mejores del año, pero hoy a raíz de tu comentario de Cosmopolis, pensando un poco en la de este año, lo vamos a flipar tu y yo, ja,ja.
Un abrazo.

Mr. Lombreeze dijo...

@fiona, "hasta el infinito y más allá". No sé yo si derramarás alguna lagrimica viendo esta peli, ten en cuenta que es Haneke, el rey de lo perverso, y eso siempre se nota. Mi madre es muy grande, en todos los sentidos.

Mr. Lombreeze dijo...

@dvd, para puntos medios y timoratos ya estoy yo. Espero de usted algo más original. De hecho, todo el ciberespacio lo espera.
¿El Viernes?, ya te digo yo lo que va a pasar el Viernes: a las 07.00 hrs. despertador, café-coche y curro que es la trilogía del proletario que responde al café-copa y puro del empresario. Que yo entiendo que es algo que a los Mayas no interesara mucho y les molara más lo del fin del mundo.., pero es que la puta realidad es la que manda, sobre los mayas y sobre la puta madre que los parió.

Mr. Lombreeze dijo...

@redrum, jajaja, pues claro, es que el cine de Haneke siempre ha sido obvio. Burdo.., pfff, ya me parece un calificativo demasiado descalificativo para esta peli. Quizás se lo podría haber ganado si la pareja de abuelos protagonistas hubiera sido otra. Tú le hubieras dado el premio a Reygadas, ¿verdad?. ¡¡¡Te conozco como si te hubiera parido!!!, outsider, más que outsider. Pero nunca serás tan rebelde como yo: llevarle la contraria a Haneke, no está mal, pero aborrecer la trilogía de TDK... solamente está al alcance de unos pocos elegidos (como yo). Cagondiez, la próxima entrada te la voy a co-dedicar.

Mr. Lombreeze dijo...

@MrMierdas, había que dignificar un poco esta entrada con algo. Por cierto, tú solamente aportas un 2,3% de amor de madre.
Yo creo que a ti te gustaría "Amor", fíjate bien lo que te estoy diciendo...
Jajaja, esa magnífica poesía tuya me recuerda a otro gran poema de LQSA, ése de "lola, lola" que el pelocho hace rimar con "mola" o "gayola". Eres el Zhivago de Leganés, no hay duda. Aunque no podrás superar a esa broma de parvulitos que decía: "Amor, a morcilla hueles...".

El Bueno de Cuttlas dijo...

Haneke es un director que se me atraganta desde hace tiempo, pero dado que la película no trata de maniacos, sádicos o gente retorcida es muy posible que la vea.

De Cronenberg me parecen excelentes "Promesas del Este" y "Una Historia de Violencia" (sobre todo ésta). El resto de su filmografía anterior me parece de auténtico tarado mental.

Von Trier está como una cabra pero hace buenas películas cuando no le entra el baile de san vito a su cámara (Melancolía es un peliculón).

De Lynch qué voy a decir, es un universo en sí mismo que me fascina.

Saludos gusanos

Alforte dijo...

Haneke siempre he creido que es capaz de lo mejor (La pianista) y lo peor (Funny games), eso sí cuando acierta y me conmueve es demoledor.
Despues de leer tu crítica que ganas tengo de verla.
Saludos.

Mr. Lombreeze dijo...

@David Amorós, pero si es que Haneke hace casi siempre lo mismo: thrillers perversamente tensionados sin resolución. Y ya está. Es un fabricante de nudos gordianos. Que no digo que no sea interesante, pero que acaba siendo una convención dentro de su propio universo cinematográfico. Menos convencional me parece, por ejemplo, El Tiempo del Lobo, una película donde yo creo que se puede encontrar lo mejor y lo peor de este director. Sus trabajos anteriores al Funny Games del 97 no los he visto. Me parece bien tu fidelidad a la sala de cine para con Haneke, yo también me la guardo para mis favoritos. Este año no estoy teniendo suerte, he visto muy pocas películas que me hayan gustado y una de ellas es "La Cabaña en el Bosque". Estoy perfilando el Top 10 y yo creo que te van a gustar casi todas. Deberías preocuparte. jajaja, eso sí, por ahora no hay chinos entre mis "elegidos".

@Cuttlas, Es Haneke, un señor que no puede vivir sin el lado oscuro del ser humano, así que... algo hay. Pero no te cuento más. Es una película muy contenida y yo creo que muy francesa. La calificación de "tarado mental" al cine de gore y muñecos de látex de Cronenberg me parece acertadísima. La primera parte de Melancolia es una hermosura. La segunda un poco menos. Von Trier es un señor que para mí no tiene películas redonas aunque sí algunos momentos muy redondos. Es que a mí el universo Lynch me resulta infantiloide. No me disgusta, pero me aburre. Creo que soy un tontorrón y me entra la risa con algunas escenas suyas supuestamente míticas.

@Alforte, "La Pianista" me gusta mucho, me parece una de las películas más perversas del cine reciente. "Funny Games" me gusta muchísimo quizás porque, en el fondo, es su película más convencional. O era, porque el título ahora lo ostenta "Amour". Que usted la disfrute y gracias por su visita.

miquel zueras dijo...

Me apunto esa película para borrarme el mal sabor de "Cosmopolis". Cronemberg no deja de decepcionarme desde que abandonó el género fantástico. "Promesas del Este" la encuentro sobrevalorada pero es una obra maestra comparada con "Cosmopolis". Sigo intentando ver "La cabaña en el bosque" que aún no aparece por mis video clubs. Saludos. Borgo.

Mara Miniver dijo...

La escena de la cuidadora es estupenda y cruel. Lo que has dicho, nadie va a cuidar a su mujer como lo haría él.

Me ha impresionado el discurso de Mamá Lombriz. Yo es que estoy acostumbrada a Mamá Miniver que es más de decirle a mi padre: "mis hijos son mis hijos y a ti te encontré en la calle"...

Un abrazo

Angel dijo...

Aún no he visto la película, pero seré fiel a mi cita con Haneke...
Solo quiero aportar dos cosas:
1. Definitivamente hemos perdido a Redrum para siempre...
2. la frase de tu madre es demoledora...ojalá un día mi mujer dijera algo así

Mr. Lombreeze dijo...

@miquel, a mí Cronenberg no me decepcionó con el fantástico porque nunca despertó en mi espectativa alguna. Coincido contigo en que sus películas "normales", las del Vigo M. están sobrevaloradas. Cosmopolis es una patochada. Si quieres ver "La Cabaña en el Bosque" por otros medios. Ya sabes:
mejorenvo.com

@Mara, la templanza con la que el marido le suelta la frase a la cuidadora (que seguramente no es mala pero no tan buena como el esposo espera) es de una dignidad admirable. Esa escena es muy buena, lo mismo que la de los esposos cantando juntos canciones infantiles.
Es que lo de mis padres no es ni medio normal, te lo juro. Tampoco es que los hijos hayamos hecho muchos méritos para derrocar la figura paterna, jajajaja. Mi padre piensa parecido y comparte una de las posibles moralejas de "Amor", la de que la complicidad de un matrimonio no tiene rival.

Mr. Lombreeze dijo...

@Angel, Jajajaja, yo no doy por perdido a redrum porque jamás deposité esperanza alguna en él.
Espero que te guste la película y que, parafraseando inversamente al prota y plagiando a mi madre, alguna vez alguien que te quiera te trate tan bien como te mereces.

manipulador de alimentos dijo...

Haneke vuelve a cambiar de registro. Con 'Amour' vuelca su mirada a la vejez y el derecho de morir en paz. Los actores, fantásticos. Un saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

@manipulador de alimentos. Sí, pero con el toque perverso marca de la casa. Porque no todos los ancianos terminarían la historia como el protagonista. Solamente los ancianos made in Haneke.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails