viernes, 11 de abril de 2014

El increíble caso de "Concrete and Clay". El camino que va del amor al liguero.

Concrete and Clay es una sensacional canción que llevó a los semidesconocidos (para mí) Unit 4+2 al número 1 de las listas UK en 1965.

Pese a ser una canción básicamente britpopera, posee un atractivo ritmo de bossa nova y unos arreglos de guitarra española que le dan, en mi opinión, un encanto especial.

La letra nos habla del amor indestructible de una parejita de británicos (supongo) y dice cosas tan bonitas como:

"Eres para mí tan dulce como las rosas en la mañana y tan suave como la lluvia de verano al amanecer...", o "Todo lo que veo a mi alrededor son los morados reflejos del atardecer sobre el suelo y, otra vez, estás tiernamente en mis brazos..." o "antes se derrumbarán las montañas a que nos digamos adios", etc, etc.

Me encanta esta canción. Vamos a escucharla. Fijaos muy bien en el pelo y en la ropa del cantante porque así es como le gustaría a mi madre que yo me peinara y vistiera.


La popularidad de esta canción ha hecho que haya sido versionada en numerosas ocasiones.

En 1986 el grupo alemán Hong Kong Syndikat (?) realizó un cover que alcanzó una notable repercusión. Estos chavales decidieron, a la hora de realizar su videoclip, alejarse de la formalidad y austeridad de los primeros 60 y se dejaron arrastrar a tope por el horripilante look ochentero que tanto detestamos. El videoclip es un despropósito delirante y la versión bastante moñas. Pero lo que no comprendo es qué pintan en la historia dos monjas enseñando sus medias y ligueros.

Vamos a ver este engendro.


Madre mía, qué pena. 

Pero todo es empeorable.

En 1999, a las puertas del siglo XXI, Kevin Rowland, ex-líder y cantante de los Dexys Midnight Runners, pensó que lo de que las monjas enseñaran los ligueros era poca cosa y, ni corto ni perezoso, decidió enseñar sus propias medias y su tanga. Su versión no está mal y hay que reconocer que conserva bastante bien la voz que nos gustaba tanto cuando, vestido con peto vaquero, le cantaba en 1982 cosas bonitas con aire celta a una tal Eileen, pariendo, de paso, un himno musical.

Lo de este video que viene a continuación es solamente apto para estómagos preparados. A lo peor es que no he traducido bien la letra y la cosa va de fetichismo barato.


¿Qué opinais chavales?. ¿Con qué versión nos quedamos?. Supongo que en el próximo cover de este tema ya podremos ver algo de bondage y hardcore.

Voy a llamar a Marily Manson para ver si le viene bien revisitarlo.

5 comentarios:

David dijo...

Lo primero: ¡Qué buen gusto tiene tu madre para la ropa y los pelos! (aunque lo del peinado lo va a tener dificil, todavía le puedes dar una alegría con la indumentaria).
Lo segundo: Yo esta canción (la versión sesentera) ya la conocía. No está mal, pero no me apasiona.
Y la segunda versión me suena, pero no sé si es porque conocía la primera o porque sonó.
Y el tercer vídeo también lo conocía. De hecho, esta entrada me "suena" (pero no me suena de haberla visto aquí; así que alguien tuvo la idea de comparar antes que tú las tres versiones; pero el tercer vídeo duraba más que los 29 segundos que tú has puesto). Bueno, pasa buen fin de semana y eso... Voy a ver tu anterior entrada, que se me pasó...

Mister Lombreeze dijo...

ya te he puesto más duración en el tercer vídeo!. Siempre a tu servicio. Un abrazo!
Y sí, la viste aquí hace unos 5 años o más...

David dijo...

Gracias :-)

21st Century Schizoid Man dijo...

Deberías escuchar su segundo disco porque es la hostia. La verdad es que gracias a discografías como Decca, tenemos cosas muy molonas. Un abrazo, caballero.

dvd dijo...

¿Por qué se empeñan en hacernos creer que hay monjas así? No hay monjas así...
Mi tocayo tiene razón, esas pintas se llevan muchísimo ahora, lo puso de moda Joaquín Reyes...
Kevin Rowland ha debido tener una vida jodidísima... me da un poco de penica...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails