lunes, 18 de agosto de 2014

Clásicos Imprescindibles. La Colina (1965, Sidney Lumet). Doblegando a Sísifo.

El irregular y prolífico director estadounidense Sidney Lumet realizó, tras deslumbrar a todos con su portentoso debut de Doce Hombres Sin Piedad, un claustrofóbico e intenso drama carcelario titulado La Colina, una película de claros tintes antimilitaristas que nos habla de una cárcel dentro de otra cárcel.

Y es que hay dos cárceles en La Colina de Lumet. La prisión militar que el Ejército Británico tiene en el norte de África está encerrada dentro de otra cárcel sin muros: la de las estrictas y, en ocasiones, absurdas normas que rigen la vida castrense.

En este marco incomparable es en el que los crueles dioses del destino y la fatalidad se sienten más cómodos y felices de atormentar a los humanos.


El sargento Williams (Ian Henry) es un arquetipo del sádico carcelero; un tipejo que, al vestirse con un uniforme, se transforma en una máquina sin sentimientos que intentará demostrar a su jefe, el veterano Sargento Mayor Wilson (Harry Andrews), que no le tiembla el pulso a la hora de doblegar con firmeza y contundencia la voluntad de los prisioneros más rebeldes. También quiere autoconvencerse de que no es un cretino cuya misión en la WWII es secundaria y casi irrelevante.

Al campo llega un nuevo prisionero, el degradado Sargento Paracaidista Joe Roberts (Sean Connery), un héroe de guerra que ha sido condenado por desobedecer unas órdenes que le exigían enviar a sus hombres a una inútil carnicería. Él es la antítesis de su carcelero. Es un tipo valiente que se ha jugado el pellejo durante 3 años pero para el que el sentido del deber no está por encima del sentido común.

El caldo de cultivo para el conflicto está servido y la situación estalla cuando la cadena se rompe por el eslabón más débil: uno de los prisioneros muere agotado por los crueles castigos del Sargento Williams.


Lo mismo que Sísifo, el héroe rebelde que odiaba a los dioses y a la muerte, fue condenado por éstos a sufrir eternamente una cruel y desesperanzadora condena que consistía en subir una pesada roca a lo alto de una colina desde la que siempre volvía a caer, los guardas de la prisión militar castigan a sus prisioneros a subir y bajar una colina de arena. El objetivo de estos mediocres mini dioses es el mismo: vencer y convencer a la voluntad y al alma del hombre, mediante el martirio de su cuerpo, de la inutilidad de resistirse al poder establecido contra el que nada puede hacerse por muy crueles, arbitrarias e injustas que sean sus decisiones.

Alrededor de estos tres roles principales desfilarán por La Colina unos cuantos personajes que cubren gran parte del amplio abanico de la condición humana y de los comportamientos y posiciones que pueden tomarse, desde ambos lados de la barrera, para combatir uno de los males más dolorosos para el alma (y el cuerpo) de cualquier hombre: la injusticia.

Parece ser que Sean Connery le puso mucho empeño a su interpretación para intentar quitarse de encima el tufo de agente 007. El resultado es notable aunque queda algo eclipsado por la excelente interpretación omnipresencial del gran Harry Andrews. Esta es una de esas películas a las que le va de perlas la etiqueta de "acertados retratos psicológicos de los personajes". El más noble de todos ellos es también el más maltratado, el soldado negro Jacko King (Ossie Davis) quien tiene que sufrir, además de los castigos físicos, las burlas racistas de los diosecillos carcelarios.

La Colina es visualmente una película muy jugosa y atractiva: planos secuencia como el que abre la película (toda una declaración de intenciones), contrapicados, movimientos circulares de cámara, primeros planos cuasi expresionistas y una hermosa fotografía en b/n harán la delicia de los cinéfilos más estetas que quieran hacerme caso y vean esta historia de la que no voy a desvelar si la roca queda finalmente fija en lo alto de la colina o vuelve a caer indefinida e irremediablemente cuesta abajo.

La curiosidad: no suena ni una sola nota musical durante sus dos horas de duración y no aparece ni un solo personaje femenino. Una película que no está exenta de algo de la teatralidad de la obra original en la que se basa pero que mantiene en todo momento la tensión y el suspense y que es absolutamente recomendable.

5 comentarios:

Alí Reyes dijo...

"El conflicto está servido" resume todo. Pero me encantó la frase "cuyo sentido del deber no estaba por encima de su sentido común"
-----
En otro orden, te invito a pasar por tigrero para que leas algo acerca de Woodstock que tengo la sospecha de que te gustará

El Bueno de Cuttlas dijo...

Muy buena película de Lumet, sí señor, y totalmente coherente con su filmografía. Básicamente pone a caldo a todos esos tipos que se creen que ponerse un uniforme legitima las mayores salvajadas.

Saludos gusanos

David dijo...

Jo! Qué cabecera... No sé por qué, pero no me convence esa imagen de Alex Ross (me recuerda a las portadas de las revistas de los Testigos de Jehova)

David dijo...

Ah! La peli ya la vi (por esta misma recomendación). Me gustó.

Mister Lombreeze dijo...

Esa cabecera es la monda precisamente por tono "testigodejehova" que le imprimió Alex Ross a mi avatar, jajajaja

Peliculón. Muy interesante en el fondo y en la forma, sin duda.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails