viernes, 27 de junio de 2014

Afflicted (2014, Derek Lee, Cliff Prowse). Another good found footage horror movie.

Ahora que se cumplen 15 años del estreno de El Proyecto de la Bruja de Blair, no es mal momento para recomendar another good found footage horror movie, o sea, otra película del género de terror rodada al estilo del “metraje encontrado”, recurso narrativo que, sin duda, fue todo un hallazgo a la hora de potenciar el realismo, ergo incrementar notablemente la sensación de terror. Ya saben: no hay nada más terrorífico que la vida misma registrada por las cámaras esparcidas a lo largo y ancho de nuestra civilización.

Los padres de este subgénero fueron los italianos perpetradores de Holocausto Caníbal (1980), una película que, junto a Mondo Cane (Italia, 1962), conforma, pese a quien le pese, uno de los dúos cinematográficos más revolucionarios de la Historia del Séptimo Arte-pop. Si le sumas el spaguetti-western prácticamente tienes las influencias fundamentales de todo el cinema-pop del último tramo del siglo XX.

El caso es que estos tres últimos lustros, el recurso found footage ha experimentado un boom que, como todos, ha parido cosas, buenas, malas y regulares. Mi cinefilia personal se puso a tope, por ejemplo, con REC (2007), Monstruoso (2008), Chronicle (2012) y alguna que otra más de cuyo nombre no puedo acordarme.

Pues bien, añado a la lista la película que les recomendamos hoy: Afflicted.

Afflicted es una very good found footage horror movie de vampiros que viene a demostrar que los géneros y los recursos narrativos no se agotan per se, ni caducan, sino que lo que se suelen agotar son las neuronas de algunos agotados y descerebrados cerebros de guionistas y realizadores.

Afortunadamente, no es el caso de Derek Lee y Cliff Prowse, directores, guionistas y (estupendos) actores principales de una película (su ópera prima) que rebosa talento y virtuosismo al combinar, acertadamente, thriller y terror a partes iguales con dosis justas y justificadas de sustos, gore y FX (premiados en Sitges 2013) siempre al servicio de la narración.

Una narración, por cierto, del siglo XXI, es decir, heredera, para bien o para mal, de videojuegos y ciberespacio.

Traducido al lenguaje cinematográfico:


No se pierdan Afflicted; incluye dos escenas memorables.

lunes, 23 de junio de 2014

Obras Maestras del Cine Contemporáneo. PVC-1 (2007, Spiros Stathoulopoulos). Un plano secuencia de 85 minutos.

“Filmé la película de principio a fin cuatro veces y escogí la cuarta. La primera no pude escogerla porque duró 77 minutos, la segunda porque llovió, la tercera porque hubo viento y la cuarta la escogí porque no hubo ni viento ni lluvia ni falta de tiempo".


Palabra de Spiros Stathoulopoulos, director colombiano de origen griego y responsable de uno de los más brillantes tour de force cinematográficos de todos los tiempos, o sea, la película que hoy les recomendamos: PVC-1, un plano secuencia de 85 minutos rodado a lo largo y ancho de la selva colombiana y operado por el propio director quien, por cierto, tuvo que ponerse en forma en el gimnasio para afrontar el reto físico que suponía el proyecto.

La historia real en la que se basa el guión es tremenda. Una madrugada de mayo de 2000, tres individuos, miembros de las FARC, irrumpieron en la vivienda de Elvia Cortés  y le colocaron un collar bomba… Sí, han leído bien, un collar bomba de PVC relleno de dinamita. Si Elvia no pagaba la suma de 15M de pesos en un plazo establecido, el collar junto con su carga serían detonados por control remoto. Elvia se negó a pagar y confió su vida a las expertas manos de Jairo López, técnico de la brigada de antiexplosivos de la policía de Chiquinquirá.


El maestro Zinnemann nos enseñó, en su magistral Solo ante el Peligro (1952), cómo aumentar la tensión de una trama contrarreloj filmando una historia en tiempo real. Spiros S. va más allá y da una vuelta de tuerca al utilizar un solo plano secuencia, ergo sin cortes, que, además, comienza (lo mismo que hizo otro maestro en otro inolvidable plano secuencia clásico) con un primer plano de la bomba. El resultado de la coreografía realizada es, según mi modesta opinión, impresionante. La naturalidad de las interpretaciones junto con el hecho de estar rodada en espacios naturales confieren a PVC-1 un realismo cercano al documental que, estoy convencido, les va a dejar con la boca abierta.

No se pierdan PVC-1.
Es mucho más que un ejercicio de estilo.
Es una película de un virtuosismo asombroso.
Un clásico de culto instantáneo.
Una obra maestra del Cine Contemporáneo.


PS. Y resulta que Spiros Stathoulopoulos ha parido una segunda obra maestra: Metéora (2012). ¿Ha nacido un maestro?.

miércoles, 18 de junio de 2014

La Historia y sus historias. El primer cántico futbolero de la Historia de la Humanidad.

Mundiales de 1950.

A Brasil se le escapa, en el último momento, Su Mundial frente a la selección uruguaya. El escenario es digno de tragedia griega: los brasileños pierden el partido (el empate les valía para proclamarse campeones) en el recién estrenado estadio de Maracaná, un colosal coliseo del siglo XX con capacidad para 200.000 espectadores. Tras la derrota.., suicidios, luto de dos años en los que la selección brasileña no jugó ningún partido internacional y destierro, de por vida, para la camiseta blanca con la que hasta entonces se había jugado siendo sustituida por la todavía vigente camiseta amarilla.

Dramón.

España no lo hizo mal y quedó cuarta por detrás de la campeona Uruguay, la abatida Brasil y de los suecos que se pusieron hasta las trancas de beber y/o de fo**ar como hicieron casi todos los futbolistas del resto de selecciones participantes en el campeonato (dicen las malas lenguas que los italoamericanos del equipo estadounidense arrasaron Copacabana; y yo que me alegro).

El caso es que pese a nuestra selección terminó el Mundial con nota, la cosa no fue muy bien el día en el que la selección brasileña le endosó a la española un 6-1 que entiendo sería tan doloroso como la manita naranja del pasado 13J. 

Y es ahora cuando viene la anécdota que más me interesa.

Según los estudiosos del tema, fue durante ese partido Brasil 6 – España 1 cuando se produjo un hito del fútbol mundial. El público carioca comenzó a corear una canción de 1939 de Carmen Miranda. El título lo decía todo: “Toureadas em Madri” o “Corridas de toros en Madrid” cuya primera estrofa dice, más o menos, así:

Fui a una corrida de toros en Madrid
Y creo que nunca volveré allí
Para ver el dolor…

Y no, pese a lo que pueda parecer, no es un alegato antitaurino sino que el dolor viene de un mal de amores que le causa al protagonista de la canción “una española natural de Cataluña” (recordemos que en 1950 Cataluña era, según el NODO, española). 

Disfruten del tema que tiene el honor de ser 
el Primer Cántico Futbolero de la Historia de la Humanidad

Casi nada.

Dedicado a miquel zueras, un catalán que no me causa dolor.

lunes, 16 de junio de 2014

Penny Dreadful (2014, TV - Showtime). Otra parada de monstruos.

Érase una vez un Londres victoriano en el que coincidieron 
Drácula, Frankenstein, El Hombre Lobo, Dorian Grey


Pues eso es Penny Dreadful, la serie que hoy recomendamos aunque no estemos muy seguros de si homenajea a la narrativa gótico-pulp del XIX como su título parece dar a entender (Penny Dreadful se traduciría, más o menos, como Horrores a 1 Penique) o, más bien, lo que hace es actualizar y estilizar los fundamentos y posteriores crossovers que parieron las mentes pensantes de la inmortal productora Hammer, heredera cinematográfica del Teatro del Grand Guignol. O las dos cosas.

En cualquier caso, es un producto televisivo para adultos (gore y sexo) con una estupenda producción, protagonizada por un grupo de actores bien conocidos por todos los cinéfilos. Además, los dos primeros capítulos los ha dirigido nuestro compatriota Juan Antonio Bayona.

Por si todo esto fuera poco, suena Wagner.

Si ustedes creen que ya lo han visto todo en TV, tengo que decirles que al son de los compases de la música de Tristán e Isolda, el Hombre Lobo y Dorian Grey... Tendrán que verlo.

Preludio de Tristán e Isolda, una ópera de cuatro horas y media de Richard Wagner que fue estrenada en 1865 y que significó la puntilla musical al romanticismo y al tonalismo.

Disfruten de la versión sinfónica. Ya saben que la música de las óperas de Wagner es tan sublime que su interpretación en versiones sinfónicas es más que habitual (lo saben, ¿no?).

viernes, 13 de junio de 2014

La Mejor Alineación de la Historia de Brasil.

Guitarra de siete cuerdas 

Guitarra       Mandolina       Flauta

y en punta

Cavaquinho y Pandeiro.

Aquí la tienen, son los componenes del equipo del Choro brasileño.


Una de las formaciones folclóricas más coloridas del mundo
Si quieren saber más no se pierdan este documental.

Y ahora, hágase la música.
Qué hermosura, por dios bendito y por la madre que lo parió.

domingo, 8 de junio de 2014

El Impero Católico Contraataca. Monjas Guays y Johann Strauss II.

Me cuenta mi esposa que una monja ha ganado un talent show italiano de ésos en los que se premian las cualidades vocales. Se llama Sor Cristina Scuccia, tiene 25 años, parece que tiene 45 (cosas de monjas) y, al recibir el premio, dijo algo así como "Mi sueño es rezar un Padre Nuestro. Quiero que Jesús entre aquí dentro" (cosas de monjas II) que es una de esas sentencias católicas que se prestan a tergiversaciones semánticas que terminan por parir engendros como el nunsploitation (si es que van provocando).


El caso es que la Iglesia Católica es como el Imperio: siempre contraataca. Y va probando entre ir de guay o ir de guardiana de la fe.


Los que fuimos niños en los 70 y estudiamos en colegios católicos recordamos bien a esos curas con pinta de jipis guerrilleros que vendían cristos proletarios que se asemejaban al Mesías judío, o sea, de los que querían hacer justicia aquí, en la Tierra. Luego vino Juan Pablo II y dinamitó la teología de la liberación y la Iglesia volvió a ir de ortodoxa por la vida terrenal que, como ya saben, es la que más les importa.


Ahora tenemos a Francisco y a monjas cantarinas que se llenan la boca con medidas populistas pero que, como siempre, no le echan bemoles a la hora de atajar ningún problema serio de raíz, lo mismo que le pasó a Pío XII durante la WWII y la matanza de judíos, gitanos, comunistas, ateos y gente de mal vivir. Con lo fácil que hubiera sido decir algo así como "todo católico alemán que colabore en el asesinato de inocentes quedará excomulgado y se irá al infierno de cabeza a sufrir 4ever and ever". Pero no.

El caso es que la moda actual es el populismo que nos vende mini revoluciones express como ésa de que los políticos tienen que viajar en turista cuando la Revolución (con mayúsculas), al menos en ese área, llegará el día en que todos los turistas viajemos en business. Yo es que soy más ambicioso.

Pero bueno, si la cosa va de monjas... Sea.

Les traigo hoy el Coro de Monjas y Aria de Laura de la opereta Casanova de Johann Strauss II (el de los valses). Una escena muy curiosa en la que se yuxtaponen las plegarías monacales de las monjitas con las peticiones de la novicia Laura a la Santa Madre para que la libere de esa prisión terrenal en la que está enclaustrada con el fin de poder entregarse a la pasión en brazos de su seductor, el veneciano Giacomo Casanova, el ligón, según un amigo mío, más sobrevalorado de la Historia. Las razones: pescaba en barriles (monjas, casadas y demás presas fáciles).

En fin, cada uno reza y pide por lo que le apetece.

El tema de las monjitas es muy solemne mientras que el de Laura, el libidinoso, es, cómo no, un vals vienés.

No se lo pierdan. Es delicioso y muy cortito.

jueves, 5 de junio de 2014

70 Años de... El Desembarco de Normandía. De Verlaine a Paul Anka pasando por medio millón de muertos.

«Les sanglots longs des violons de l’automne
blessentmoncoeur d’une langueur monotone»

«Los largos sollozos de los violines del otoño 
hieren mi corazón con una monótona languidez».

Con estos hermosísimos versos del gran Paul Verlaine, anunciaba el mando aliado a la Francia ocupada que el día de la liberación había, por fin, llegado.

Cómo no conmemorar, en el día de hoy, una de las más grandes batallas que ha conocido este planeta. Los datos son apabullantes. Y todo comenzó con un desembarco.

El Desembarco por excelencia:


El asunto era fácil... Los soldados aliados (los buenos, no se líen) se enfrentaban a millones de minas, nosécuántos miles de fotogénicos erizos checos, alambradas, multitud de búnkeres, nidos de ametralladoras y un montón de soldados nazis (los malos) que les esperaban entre cabreados porque se les acababa el chollo del expolio europeo y acojonados por lo que se les avecinaba.

El jaleo se programó para el día 5 de Junio pero se pospuso, a causa del mal tiempo, al día 6 tras una aparente mejoría.

Y ahora, la anécdotaRommel, máximo responsable de las fuerzas de defensa del norte de Francia, se encontraba en Alemania celebrando el cumpleaños de su esposa Lucia (los alemanes siempre han sido muy adelantados en eso de la conciliación de la vida laboral y familiar) pues estaba convencido, pese a sus sospechas iniciales, de que el desembarco se produciría el 20 de junio en Calais.

Se equivocó y, lo que es peor, también lo hizo a la hora de elegir el número de los zapatos que compró a su mujer en una zapatería parisina. Dos errores fatales.

La peor parte del desembarco se la llevaron los estadounidenses debido, en buena medida, a que sus barcos no se acercaron suficientemente a la costa dejando a los tanques anfibios demasiado lejos. Muchos se hundieron. Además, su artillería no alcanzó la costa, lo que se tradujo en que, tras el bombardeo, las defensas alemanas quedaron casi intactas.

Los yankis habían valorado que los tanques británicos, adaptados a labores de limpieza de granadas y alambradas, eran una frivolidad, así que no implementaron la idea sufriendo, en consecuencia, una verdadera carnicería entre sus filas. Especialmente si se la compara con el éxito en las playas asignadas a los británicos y canadienses (no olviden NUNCA que los canadienses parecen simplones pero los tienen cuadrados y se han metido y se meten en todos los fregados importantes y que en este desembarco les tocó Juno, la playa mejor defendida de todas).


3.000 bajas sufrieron los norteamericanos en Omaha tras 8 horas infernales. Nos lo contó muy bien tito Spielberg como habrán podido comprobar los que hayan visto el primer vídeo.

La Batalla de Normandía se prolongó, tras el día del desembarco, durante casi tres meses. Resultado: casi medio millón de muertos entre soldados aliados, soldados alemanes y... ¡¡¡70.000 civiles franceses!!!.

¿Sigo?. No, no sigo que esto está quedando muy largo.

Moraleja. El Desembarco y la posterior Batalla de Normandía: Hitos y Mitos de la WWII por excelencia.

Y es que los soviéticos murieron muchísimas veces más... pero los yankis se han vendido mucho mejor gracias al omnipresente dios Hollywood.


Hablando de Hollywood.
Traemos hoy al blog una marcha militar muy resultona de la película El día más largo dirigida en 1962 por Kennin Annakin (parte británica), Andrew Marton (parte yanki) y Bernhard Wicki (parte boche; Wicki es el director de la magistral El Puente, película que recomendábamos aquí).

El día más largo, cuyo título hace referencia a una frase profética de Rommel («Será en las playas donde se decidirá el curso del desembarco. Será el día más largo»), es una película de tres horas que recomiendo principalmente a los incondicionales del género épico - bélico y que narra, como ya se pueden imaginar, el capítulo del desembarco de las tropas aliadas en Normandía el 6 de junio de 1944. Cuenta con un reparto multiestelar e internacional (¡43 estrellas internacionales! según rezaba la publicidad de la época). Actúan Robert Mitchum y John Wayne. A mí me vale.

Bueno, también sale la guapa actriz francesa Irina Demick usando las pechugas como arma de despiste y/o seducción contra la soldadesca alemana en uno de esos alardes de frivolidad comercial made in Hollywood que tanto nos gustan.


Y, coñe, ¡sale Paul Anka haciendo un cameo!, un tipo que siempre me recuerda al cantante apadrinado de Corleone. Ése al que no querían darle el papel de su vida en una película de guerra pero que, finalmente, acaba consiguiendo con la ayuda de un caballo... Ahí lo dejo.

El caso es que el leit motiv de la película es una marcha militar que se hizo muy popular (en voz del mismo Paul Anka) en los años 60 y que mi padre me cantaba con una letra en castellano que decía "Ya se vaaaaaaaaaan, a las montañaaaaaas" donde el original reza "Many meeeeeen, the mighty thousaaaaaaands". No sé si hubo un cover patrio o los spanish lyrics son obra de la fecunda imaginación de mi progenitor.

Disfrútenla como ustedes y el aniversario se merecen: con el volumen a tope.
Dedicado a Nacho.

domingo, 1 de junio de 2014

La Lapidación de Soraya M (2008, Cyrus Nowrasteh). Machismo Sagrado.

"I will tell the truth."


Uno de los muchos aspectos que hacen recelar a una mente racional (aún en estado embrionarioinfantil) de la verosimilitud de las propuestas que plantean las religiones mayoritarias más populares, es su evidente machismo militante. Tras un espectacular arranque bíblico con manzanas y serpientes, la ausencia de personajes femeninos de relevancia en las historietas y aventuras de libros sagrados y similares fantasías es evidente. Como buen artificio humano y varonil que son, las sagradas escrituras monoteístas suelen relegar el papel de la mujer bien al de aparato reproductor bien al de ramera. Y esos vientos traen las tempestades. Tempestades que terminan en quema de brujas y lapidaciones de adúlteras, una bonita tradición ancestral.

En 1986, siete años después de la revolución de los ayatolás que derrocó al Sha de Persia, el periodista irano - francés Freidoune Sahebjam se encontraba de viaje por la nueva República Islámica de Irán. Su coche tuvo un problema en mitad del desierto iraní y fue remolcado hasta el pueblo más cercano: Kapuyeh. Allí escuchó, de labios de Zarah, una historia que en nada se parecía a aquellas que contaba la bella Scherezade.

La joven Soraya M. había muerto lapidada el día anterior. Sus restos, devorados casi en su totalidad por los perros, yacían ahora esparcidos y diseminados a orillas del río pues la ley del Islam prohibía enterrarlos. El delito por el que fue condenada: adulterio.

Su auténtico delito: ser una mujer que no se doblegó a los libidinosos deseos de su marido, -que aspiraba a casarse con otra joven de 14 años-, a quien no concedió el divorcio (sí, las religiones son muy modernas para lo que quieren) para no morir de hambre ella misma y sus dos hijas pequeñas  cuyo destino, tras el divorcio, era el desamparo absoluto.

El libro que publicó Sahebjam en 1994 relatando estos abominables hechos, se convirtió rápidamente en un best seller y, en 2008, el director norteamericano descendiente de iraníes Nowrasteh Cyrus, lo adaptó al Cine creando la película que hoy recomendamos:


Una adaptación que contiene lo que es, para muchos, un mérito añadido: carga las tintas contra el fundamentalismo religioso y no contra el Islam, lo que viene a mostrar una sensibilidad y respeto por la religión organizada como necesidad comunal/espiritual que no comparto pero que son dignos de ser destacados.

La historia, rodada en farsi, está correctamente narrada y los actores se desenvuelven con solvencia. Pese a que el epílogo es algo anticlimático, innecesario y peliculero, la tensión de la narración es constante y el interés de la trágica historia de Soraya es incuestionable. Una de esas historias que tienen que ser contadas.

El clímax del film reside en la brutal secuencia de la lapidación que advierto que dura 20 minutos y que es dura de narices. A ustedes les toca decidir si es gratuitamente morbosa o necesariamente realista.

No sé qué me produjo más náuseas, si las crueles pedradas que recibe una mujer atada y enterrada hasta la cintura o que el que tuviera el honor de comenzar esa barbarie fuera el propio padre de la víctima.

La interpretación da la guapa Shohreh Aghdashloo como Zarah, la tía de Soraya, es conmovedora.

Algunos cristianos se han alegrado mucho de ver esta película que, bajo su distorsionada mirada excluyente, demuestra lo malos que son los musulmanes. Pero La lapidación de Soraya M. es, ante todo, un alegato en contra del maltrato a la mujer. Una demostración de que una mente perversa no crea sino maldades pero unos testículos perversos son todavía peores.

La banda sonora de John Debney es muy resultona. Dedicamos estas bellas notas a todos los hombres y mujeres de buena voluntad con la esperanza de que alguna enfermedad cruel, incurable y dolorosa se lleve por delante a todos los hijosdeputa que, tristísimamente, vuelven a poner en el candelero un tema tan horripilante.


Ya saben.., ante la duda y según la interpretación más interesadamente machista de la Sharia o la Biblia, la culpa es casi siempre de las mujeres, que se visten y se desvisten como putas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails