viernes, 24 de marzo de 2017

5 Mitos del siglo XX que no me gustan.

Y todos ellos han calado fortísimo en la cultura popular.  
Mi personalidad merece doble reconocimiento por ello.

1. Glenn Gould. Escuchar tocar a Glenn Gould es como escuchar el sonido de una máquina de escribir afinada. Sus Variaciones Goldberg bachianas de 1955 son la cima del pop-esnobismo de la música clásica subcategoría resurgimiento del barroco y difusión made in USA vía Hollywood; los cinéfilos recordarán que es el pianista favorito del despreciable Hannibal Lecter. Ver a Glenn  Gould tocando en youtube es algo más entretenido porque los excéntricos (se sentaba siempre en la misma silla, muy bajita, lo que le hacía adoptar una postura frente al piano muy pintoresca, como de chalado) siempre nos divierten aunque, en su caso, resulte un poco insoportable escuchar sus murmullos tarareando las frases musicales que ejecuta al piano a velocidad casi siempre exagerada. Dicen que padecía el síndrome de Asperger, pero a mí eso me da igual. De casi todo lo que he escuchado suyo existe una versión mucho mejor interpretada por otro pianista menos pirado que él (en el caso de las Goldberg, Barenboim). Como muestra de las cosas que no me gustan de este señor, este sacrilegio pianístico de La Valse (1920, Maurice Ravel).


 2. Sonic Youth (o Joy Division, me da igual). Sonic Youth es el amateurismo musical ruidoso perpetuo, por eso es el grupo de cabecera de tantísimas bandas que comienzan a aporrear bajos, guitarras y baterías. Para muchos es su gran virtud. También lo fue para mí hace un porrón de años pero, escuchados ahora, sus monótonas limitaciones musicales me aburren. De actitud y pose van sobradísimos y la influencia de sus disonancias, marca de la casa, en muchos grupos posteriores son incuestionables. La voz de Kim Gordon es insoportable. Creo que están tan sobrevalorados como Glenn Gould. Cosas de la capital mundial  (NY).


 3. Pablo Picasso. A finales del siglo XIX los pintores ya reproducían la realidad de maravilla. La puntilla la puso la fotografía. Y entonces se puso el marcador a cero volviendo al primitivismo exótico, las figuras africanas, los ornamentos orientales, los dibujos nipones, etc. Algo había que hacer hasta que llegara el hiperrealismo y las imágenes generadas por ordenador. El caso es que Picasso pintó hace 110 años a Las Señoritas de Avignon como las hubiera pintado un chamán bidimensional del áfrica negra e inventó el cubismo. El cuadro está, por supuesto, en NY. A mí es que siempre me ha parecido horroroso y hace muchos años que dejé de esforzarme en entenderlo más allá de lo que diga la Historia de la Pintura. Picasso se reinventó constantemente. Todos sus reinventos los encuentro igual de poco atractivos que éste:


4. Sigmund Freud. Los científicos serios, o sea, los del método científico, les dirán que el psicoanálisis es una pseudociencia así que, como tal, es dañina. Freud inventó algo dañino. El psicoanálisis nació con el siglo (La interpretación de los sueños, 1900). Siempre fue una pseudociencia machista (envidia del pene) y ninguno de sus mitos ha sido seriamente respaldado por ningún científico. No existen las personalidades oral y anal. No existe la sexualidad infantil. No existen las neurosis consecuencia de frustraciones sexuales. No existen los complejos de Edipo/Electra. Freud fue un curandero. Y a mí me caen fatal los curanderos.

5. Santa Teresa de Calcuta. Odiar a esta señora es muy fácil si lees a Hitchens que la llamaba “Ángel del Infierno”. No es una cuestión de cinismo esto de desmitificar a una Santa, es una cuestión de Justicia para con los pobres enfermos con los que ella tanto disfrutaba confortándoles el alma pero sin curarles el cuerpo. Citando a Hitchens “Cuando ella cayó enferma, voló en primera clase a una clínica privada de California”. Son conmovedoras las palabras de Teresa cuando dijo “creo que es muy bonito para los pobres que estos acepten su suerte, para compartirla con la pasión de Cristo. Creo que se está ayudando mucho al mundo mediante el sufrimiento de los pobres”. Detesto a esta fanática populista ultracatólica.

Despidamos este estupendísimo post con el documental Ángel del Infierno
de Christopher Hitchens:

domingo, 19 de marzo de 2017

Feliz Día de Mi Padre.

A ver. Yo estoy seguro de que los padres de ustedes son unas personas maravillosas. Seguro que sí. Pero es que mi padre, además de ser maravilloso, es graciosísimo. Y el humor, como todos ustedes ya deberían saber, es uno de los pilares de la inteligencia de los superhéroes.

Mi padre tiene 80 tacos, 6 hijos y 650 euros de pensión y, sin embargo, sigue convencido de que los principios y las cosas bellas que me enseñó cuando yo era chiquitín siguen siendo hoy tan válidos como hace un montón de décadas, o sea, que son eternos.

Así que hoy sigue hablando de poner la otra mejilla, de no ser codicioso, de no pisar una iglesia, de ser honesto, de los derechos de los trabajadores, de las virtudes de los buenos patronos, de la belleza de la Primavera, de Antonio Machado, de Joaquín Costa, del Doctor Zhivago, del final de El tercer Hombre, de las hojas muertas, de lo guapa que es (no "era", "es") mi madre/su esposa, de las virtudes de Vilas del Turbón, del Pirineo, de la mili en Regulares, de su padre (que no pudo ir al entierro de su madre para no perder el jornal de pastor), de lo guapo que era el tío que se fue a la División Azul y está enterrado en París, de la merluza de pincho, del tomate rosa de Huesca, del barrio de El Gancho, de las gachis (sic), de sus admirados pueblos de Euskadi, del bonito en escabeche Zallo, y de, por supuesto..,

la Cima Universal de la Creación Artística:

¡va por ti, papá!



lunes, 13 de marzo de 2017

Música de Cine. Jackie (2016) de Mica Levi.

Estamos en 2017.
Hace 100 años Arnold Schönberg tenía 43 años.
No sé si entienden qué quiero decir.

Me parece que no me estoy explicando bien.

Lo que quiero decir es que hacer cine hoy día y encargar bandas sonoras como ésta…


… es una vergüenza.

Afortunadamente, de vez en cuando, Hollywood es visitado por un músico del siglo XXI que dignifica algunas de sus producciones. Es el caso de la banda sonora de Jackie.

La estupenda película del chileno Pablo Larraín -que ya demostró ser un gran realizador con No y El Club (no he visto Neruda)-, ha conseguido que renovemos nuestra confianza cinéfila en su persona porque resulta que Jackie no es un EstrenosTV sino que  es como un sueño o, mejor dicho, como una pesadilla hagiográfica postraumática del penúltimo capítulo de la vida, obra y milagros de Jacqueline Lee Bouvier quien rebautizada como Jackie Kennedy se esfuerza, a lo largo de los 90 minutos del metraje, en corporeizar para la eternidad el efímero y fantasmagórico mito de su marido, JFK: la eterna gran esperanza blanca cuyo "mausoleo" flamea eternamente en el Cementerio de Arlington gracias a... Jackie  Kennedy.


El capítulo al que me refiero, por si hay algún iletrado en la sala, es el del magnicidio más popero y conspiranoico del siglo XX (y mira que hubo magnicidios ese siglo): el del fotograma nosécuántos de la cabeza reventada de JFK. Yo confieso que a mí el asunto Kennedy me tiene hasta los co**nes, por lo que no tenía ningún interés en ver esta película. Pero vino dvd a llamar a mi puerta y, aunque nueve de cada diez dentistas recomiendan no hacer caso a dvd, esta vez le di una oportunidad que, afortunadamente, no he desaprovechado. Vean Jackie para disfrutar del Séptimo Arte versión 2017.

Volviendo al tema que nos ocupa hoy. La banda sonora de Jackie está compuesta por la compositora inglesa Mica Levi (aka Micachu) que es, como deberían ser ustedes, una persona del siglo XXI. Compruébenlo en su merecidamente nominado soundtrack. Todos los cortes son buenos (y postraumáticos).

sábado, 11 de marzo de 2017

La Cancioncita del finde. Other People (LP)

Other People, 
de la neoyorkina Laura Pergolizzi (aka LP).

Todo el mundo a comprar su nuevo álbum, 
Lost on You
que está calentito (diciembre 2016).

miércoles, 8 de marzo de 2017

Conócelos por su nombre: Jafar Panahi. Feliz Día de la Mujer.

Cinéfilos y feministas?. Ustedes también?. Entonces espero que conozcan la trayectoria del gran director iraní Jafar Panahi (1960), un señor con una biografía que lo hace merecedor, indudablemente, de ser proclamado Héroe Gusano.

Si no han disfrutado de ninguna de las obras de este maestro, les recomiendo que comiencen por Offside (2006), una película que viene muy a cuento en el Día de la Mujer.

martes, 28 de febrero de 2017

Ya no me siento a gusto en este mundo. Traed a los caballos que bailan!. Las niñas tienen vulva!.

Tranquilos, que no se me ha ido la pinza ni tengo una crisis existencial (ya la pasé a los 13 años y, desde entonces, no he vuelto a actualizar mi espíritu, sigo en la versión MrLombreeze 1.4).

A ver. 

A todos nos pasa eso de que llegamos a la deprimente conclusión de que el (Primer) Mundo está lleno de gilipollas...


... Y es entonces cuando te agobias porque te ves sin escapatoria: el espacio sideral no es una opción habitable (porque es frío y está muerto), el Tercer Mundo está hambriento y el Segundo Mundo nadie sabe lo que es. Como consecuencia de todo este embrollo, la psique humana puede desarrollar una serie de mecanismos de defensa entre los que figuran el existencialismo, el hedonismo, el pasotismo, la delincuencia, el twitter, los blogs, la melancolía, los talleres de teatro, los clubes de lectura, las mascotas exóticas, la homeopatía y un sinfín más de inventos del demonio coronados por la reina de todos: la ira.


Pues esto es lo que le pasa a Ruth, la protagonista de Ya no me siento a gusto en este Mundo quien, en compañía de otro inadaptado, se pone ese mundo en el que ya no se siente a gusto por montera y comienza a tirar del hilo para encontrar a los ladrones que han tenido la descortesía de robarle la cubertería de plata herencia de su querida abuela. Comienza así el infalible recurso noir del ordinary guy metiéndose en terrenos peligrosos. Aquí se materializa con una mezcla de géneros de comedia y thriller que le valieron a Macon Blair (el director de la película) el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cine de Sundance 2017. Netflix strikes again con esta estupenda película que ha conseguido que yo esté pendiente, a partir de ahora, de los próximos proyectos como realizador de Mr. Blair porque ha demostrado que tiene un estilo interesantísimo.

Siempre me han gustado los títulos largos. Por eso me gustan tanto The Smiths. Y otros que también eran muy de alargar las cosas (empezando por su propio nombre) eran los Echo & The Bunnymen quienes, en 1985, incluyeron en un recopilatorio un bonus track que es la canción que vamos a escuchar ahora y que suena en Ya no me siento a gusto en este Mundo: 

Bring on the Dancing Horses 
(yo la tocaba al bajo de chiquitín, 
buena línea de bajo para practicar, por cierto). 

Disfruten de la película y de la canción.
Y no se rindan. Al final ganarán los buenos.

 

lunes, 20 de febrero de 2017

20F Día Internacional del Gato. Kata, I love you!!!.

Todos los asesinos psicópatas tienen algo en común: fueron maltratadores de animales. Y en las antípodas del Mal absoluto del psicópata estamos los humanos con mascota recogida de la calle o del refugio. Somos lo más parecido a los ángeles que existe en el Universo.

Hoy (20F) es el Día Internacional del Gato.

Uno de los pequeños grandes momentos que llenan de felicidad mi día a día es ése en el que mi gata sube a mi cama para dormir conmigo (y con MrsLombreeze). Esto es así.

Kata, muchos de los lectores pensarán, después de leer este post, que estoy loco pero, de todas formas, hoy vengo a decir lo siguiente: Kata, I Love You!. Yo soy tu padre aunque a ti te encontré en la calle.

martes, 14 de febrero de 2017

Momentos Mágicos del Cine. El Séptimo Cielo (1927). Feliz Día de los Enamorados.

El Séptimo Cielo (1927), El Ángel de la Calle (1928) y Tormenta Mortal (1940).

Ahí les dejo tres perlas cinematográficas seleccionadas por un servidor de entre las decenas de películas dirigidas por el gran (y semi desconocido por la cinefilia actual) director norteamericano Frank Borzage (1893-1962).

Para este Dia de los Enamorados les traigo una hermosísima escena de las tantas que incluye la magistral El Séptimo Cielo, película que ha protagonizado nuestra cabecera estas últimas semanas. En esta escena muda se describe perfectamente lo que es el amor de verdad, no el de La La Land, el de verdad: el del olor y el remiendo (cuando vean el vídeo lo entenderán).

Va dedicado este post a mi bella esposa. Somos una pareja tan romántica que hicimos la mudanza para vivir juntos por primera vez en nuestro primer piso un día de San Valentín. Hay algo más romántico que una mudanza?. Pues eso: pan y cebolla. 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails