Bienvenidos a De Gusanos y Lombrices. We love The Asphalt Jungle.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Música Clásica de Cine. El Despertar de Brunilda y La Teoría del Todo.

La gala de los Oscar nos ofreció este año su cuota habitual de cine elegante británico. Y por duplicado: The Imitation Game (Descifrando Enigma) y La Teoría del Todo.

Son dos películas muy similares en muchos aspectos, o sea, son dos telefilmes que se pueden subtitular como “Episodio de la Vida de un Artista” (we love Berlioz) hechos a mayor gloria de un par de ilustrísimos hijos de la Gran Bretaña (que los tiene a montones) con sendas biografías que tienen en común una cruel ironía: unas mentes brillantísima encerrada en unos cuerpos “enfermos” personificados por dos actores en estado de gracia que, exitosamente, contuvieron en sus interpretaciones los peligrosos tics a los que esto tipo de papeles son tan propensos.

Como son películas muy elegantes, no nos dicen ni si Alan Touring fue o no asesinado ni si a Stephen Hawking le maltrataba su segunda esposa (y enfermera).

También comparten bandas sonoras muy tontorronas.

En fin, dos películas bienintencionadas sin, para mí, mucho interés cinematográfico (es que me pone un poco nervioso tanto plano medio).

El caso es que hay un momento clave en la biografía de Stephen Hawking que se muestra en La Teoría del Todo y que acontece durante una representación de Sigfrido (1876), tercera de las cuatro óperas pertenecientes a la magistral tetralogía El Anillo del Nibelungo con música y letra del inigualable genio (y furibundo antisemita; aun así: ¡todos en pie!) Richard Wagner (1813-1883).

Contemplen un fragmento de esta obra maestra que contiene la mejor interpretación de Brunilda:


Y ahora, disfruten de esta otra belleza sonora:
El Despertar de Brunilda,
de la ópera Sigfrido de Richard Wagner.
Son dos minutos… no tengo palabras…
¿asombrosos?.



Y para usuarios avanzados: la escena completa (9 maravillosos minutos):

domingo, 1 de marzo de 2015

Música Poética. La Canción de Solveig (Edvard Grieg).

Puede pasar el invierno y desaparecer la primavera,
el verano también se irá y después el año entero
Pero lo que sé seguro es que volverás de nuevo
volverás otra vez
y que como prometí entonces me encontrarás esperándote

Que Dios te ayude cuando deambules por tu camino a solas
Que Dios te garantice su fuerza mientras te arrodilllas ante su trono
si estas ahora en el cielo esperándome
podremos encontrarnos de nuevo y no separarnos jamás

No separarnos jamás

Peer Gynt (1876)
Letra: Henrik Ibsen
Música: Edvard Grieg

lunes, 23 de febrero de 2015

Mini Reseñas: Magical Girl (2014, Carlos Vermut). Un thriller vermutiano.

Recordemos que Carlos Vermut, el realizador y guionista de Magical Girl, es el responsable de una obra deslumbrante: Diamond Flash


Dicho esto, añadimos que Magical Girl es una película sobresaliente y uno de los mejores ejemplos cinematográficos que se me ocurren para ilustrar ese eufemismo que alguien en algún momento inmortalizó como “el lado oscuro” del individuo y que no es otra cosa que hacer el mal a sabiendas de que lo que se está haciendo está mal. El lado oscuro es el origen de la violencia y la violencia se emplea, principalmente, para robar a otro algo que él tiene y nosotros no. Hay tres protagonistas en Magical Girl y cada uno de ellos le roba algo al otro. Ésta es la mejor sinopsis que se me ocurre para la película. 

Magical Girl es un thriller vermutiano y necesita este adjetivo porque estamos hablando de cine de autor, o sea, de un universo propio del creador que puede ser o no paralelo al del espectador, lo mismo que sucede con los universos cinematográficos de Haneke, Bergman, Buñuel o Almodóvar por citar a algunos de los súper héroes favoritos de Carlos Vermut (están avisados). Sus influencias son reconocidas pero, como sucede en los buenos cócteles, el resultado de la combinación de los ingredientes sabe a otra cosa diferente y nueva.

Magical Girl es una película de bajo presupuesto, de personajes (que aparecen y desaparecen), con un poco de trama (la justa) y muy sobria en lo que a puesta en escena, número de planos, diálogos y movimientos de cámara se refiere. Es enigmática, intrigante. Deja mucho a la imaginación de cada espectador y revierte los códigos del género: el villano es un padre de familia en paro con una hija enferma de leucemia mientras que los héroes son un pedófilo y una chiflada masoquista... 

Pues eso, Magical Girl: no se la pierdan.

Por cierto, suena un poquito de Erik Satie:

jueves, 12 de febrero de 2015

Fobias Gusanas. Diez Cosas que no soporto (Capítulo nosécuántos).

1.- Los pantalones de montañero. O como quiera que se llame esta cosa que lucen casi todos los tipos que llevan barba desde antes de que estuviera de moda llevar barba: presentadores de bricomanía, senderistas y, por alguna extraña razón, toda la fauna que orbita alrededor del universo antisistema (¿será un homenaje a los maquis?). La pregunta que me atormenta es: ¿por qué llevan parches?.

2.- Las guindas de los pasteles. No saben a nada y parecen hechas de plástico. Es lo primero que retiramos del roscón. Una guinda es a una cereza lo que una muñeca de plástico a una mujer.

3.- Las galletas rancias que te ponen con el café en muchas cafeterías. Es el equivalente cafetero a eso de “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio…”. Tiene narices que fastidien un buen café con una galletita que sabe y huele como la vecina octogenaria del tercero. Y yo, que soy medio tonto, siempre pico. A lo peor lo que pasa es que soy muy glotón.

4.- Snoop Dogg. Así: en general. Qué asco de tío. Su música es incluso peor.

 5.- Mourinho, Luis Enrique, Van Gaal y todo este tipo de... es que no sé cómo definirlos en pocas palabras… Tampoco hace mucha falta que me estruje la cabeza, ellos solitos se retratan cada vez que abren esa bocaza tan grande que tienen. Por contra, tipos como Guardiola, Del Bosque o Ancelotti.., joder, qué señores tan elegantes.

6.- El 86,7% de los tuits que he tenido la desgracia de leer en mi vida. Son ora greguerías de saldo ora exponente de cobardías varias ora propaganda ora promociones publicitarias ora notas de sociedad express. En fin, recordemos a Gómez de la Serna, el bisabuelo de los tuits: “Los que matan a una mujer y después se suicidan debían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después.”.

7.- Los BMW (fobia mega-súper irracional).  Mi cerebro reptil me dice que todos los tontos con dinero tienen uno. Fíjense y me cuentan.

8.- El pop aflamencado patrio. Estopa, Orozco, Melendi, Andy&Lucas, Alejandro Sanz, Manu Carrasco

9.- La Literatura erótica. No la soporto. Me enerva (y no precisamente los nervios de las partes que los malpensados suponen). Dicen que es cosa de mujeres y cuando lo dicen, suena a despectivo. Para mí, lo insoportable del erotismo escrito es que no conoce puntos medios, que es donde residen las virtudes. Escribimos “polla”, “coño”, “follar” etc y suena fatal. Pero si se cambia por “pene”, “miembro”, “entregarse a la pasión”, etc todavía suena peor. Es un viaje del eufemismo al chabacanismo sin paradas intermedias. Además, todos los clásicos del género apestan a machismo y sometimiento de la mujer (joven e inexperta) bajo el yugo del varón (viejo y experto): “Lo que su amante quería de ella era muy simple: que estuviera accesible de un modo constante e inmediato.” (Historia de O, 1954). Anda y vete un poco a la mierda.

10.- Los líderes de Podemos.

 

Se lo decía esta mañana a mi amigo David: soy anti Podemos lo mismo que soy anti PP porque soy socialdemócrata convencido (por favor, entiéndase y permítaseme el coloquialismo “ser anti algo”, no me sean tiquismiquis). Yo no soy quién para afearles ni su pasado comunista (soy anti comunista) del que ahora reniegan (están en su derecho de cambiar), ni el que hayan aprovechado la crisis para fundar su partido (ha pasado muchas veces a lo largo de la Historia y no siempre con malos resultados), ni el que sean políticos que se promocionen vía redes sociales o televisiones (estamos en el siglo XXI y los mítines huelen a rancio), ni el que aspiren a otras alianzas internacionales que las que actualmente tiene nuestro  país (ya saben que yo creo en la lucha del Imperfecto Imperio del Bien contra el Imperio del Mal de Putines&Cia), ni el que vivan en la utopía (son profesores de Ciencias Políticas, dónde van a vivir si no), ni su populismo (que emplean en mayor o menor medida casi todos los partidos democráticos del Mundo), ni el que su idea de Democracia asamblearia me parezca una fantasía solamente aplicable a cantones suizos y aldeas perdidas, ni etc, etc. Todo lo anterior me lleva a concluir que prefiero no votarles. Pero lo que no soporto es su look (soy así de superficial), su mesianismo, su pontificado y su indisimulado revanchismo. Como también le dije hace un tiempo a David: Podemos cree que la revolución consiste en conseguir que los ricos viajen en turista y yo creo que la verdadera revolución llegará cuando se consiga que todos viajemos en business.


En las antípodas de lo anteriormente relacionado, viven, mejor dicho, bailan los B-Boys y sus alucinantes powermoves, sus tricks, sus combos y toda esa jerga con la que no estoy demasiado familiarizado pero que me encanta. Puedo pegarme ratos muertos viéndoles en youtube:

domingo, 8 de febrero de 2015

7 Años de... De Gusanos y Lombrices. El Nacimiento de la Nación Gusana.

Cuenta leyenda que el séptimo hijo de un séptimo hijo es el elegido para derrotar al Mal... Toma ya.

Pero la realidad es que lo único que ha demostrado ser eficaz para derrotar al Mal a lo largo de los siglos ha sido, básicamente, la lectura. Eso sí, hay que acertar en lo que se lee y para eso fundamos este blog hace justo ahora Siete Añazos, un periodo que, según los místicos, es un ciclo vital clarísimo (repasen sus hitos biográficos a los 7, 14, 21, 28, 35, 42, etc años).

El caso es que De Gusanos y Lombrices lleva ya siete años intentando combatir el tedio que es sinónimo del mal para los aburguesados del Primer Mundo.

Mr. Lombreeze combatiendo a Mr. Tedio.

Así que si a lo largo de alguna de nuestras 1400 entradas hemos colaborado a entretenerles un poquito… ¡misión cumplida!.

Nuestro blog (que es el suyo) no es mejor ahora que hace siete años. Y lo que todavía es más trágico: no tiene pinta de tampoco que vaya a serlo dentro de otros siete... Pero si eso no ha sido un problema para las 240 personas que han decidido hacerse seguidores de DG&L… para qué vamos a mejorar.

Parece claro que si nos dedicáramos menos a la música clásica y más a los tuits, a las tendencias y a los culos de las celebrities, seríamos más populares. Mas, como este blog no ha tenido ni tiene ni tendrá ánimo de lucro, la popularidad per se no nos atrae demasiado y seguimos empeñados en ser la reserva espiritual de la blogosfera, que es una cosa demodé.

Así que… ¡sí!, efectivamente, para celebrar nuestro Séptimo Aniversario, ¡un poquito más de música clásica! con la que queremos reiterar nuestra gratitud a todos aquellos que nos leen. Eso sí, el vídeo de hoy es un poquito especial.

Con todos ustedes Le Batteur du Bólero, o sea, algo así como El Tamborilero del Bolero, más concretamente del Bolero de Ravel. Se trata de un cortometraje de 8 minutos de duración (una versión reducida de la obra musical que, por cierto, dura el doble), dirigido por Patrice Leconte en 1992 y protagonizado por Jacques Villeret, que viene a poner en imágenes... bueno, descúbranlo ustedes. Y me cuentan si alguna vez se han sentido como el tamborilero del Bolero de Ravel...

Play y que dios les bendiga, mes amis.

domingo, 1 de febrero de 2015

Música Poética: 30 Años de... How Soon Is Now?

Soy el hijo
y el heredero
de una timidez que es criminalmente vulgar
Soy el hijo y heredero
de nada de particular

Cállate
¿Cómo puedes decir
que me lo tomo a la tremenda?
Soy humano y necesito ser amado
como todo el mundo

"Hay un club, 
si quisieras ir
podrías conocer a alguien que realmente te quiera"
Así que vas...

Y estás solo
Y te vas solo
Y te vas a casa
Y lloras
Y te quieres morir.

Cuando dices que va a pasar ahora..,
¿a cuándo te refieres exactamente?
Mira, ya he esperado demasiado
y he perdido toda la esperanza...

How Soon is Now?, publicada por The Smiths hace ahora 30 años, es, indudablemente, una de mis 10 canciones favoritas del pop-rock del siglo XX. Incluye uno de los efectos guitarreros más estupendos de todos los tiempos, un vibrato que es obra y gracia del guitarrista Johnny MarrUna obra maestra.

Como bien dice la canción, ligar nunca fue fácil y nadie lo cantó tan bien como Morrisey en la canción que hoy queremos recordar: How Soon is Now?. Disfruten de la mejor versión: la de siete minutos (the longer, the better).

Toma portada mítica:

domingo, 25 de enero de 2015

150 Años de.. El Nacimiento de Jean Sibelius.

«No presten atención a lo que los críticos dicen. Nunca se ha levantado ninguna estatua de un crítico». 
Año Sibelius en el Mundo Gusano.







Los más viejos de este lugar quizás recuerden que Jean Sibelius (1865 - 1957) es el autor del Himno Gusano. Se cumple este año el 150 aniversario del nacimiento de este genio de la composición que, afortunadamente, fue admirado en vida y reconocido como uno de los más grandes músicos de todos los tiempos. En EEUU lo adoraban (y lo siguen adorando, en Filadelfia es un semidios).

Mas el paso del tiempo y, sobre todo, la tiranía de las modas son crueles con los artistas. La longevidad de Sibelius (92 años) le pasó factura y de los últimos 30 años de su vida desapareció la Música que en otro tiempo le había encumbrado a la fama mundial. La irrupción de las vanguardias musicales desfiguró a Sibelius y lo hizo aparecer como un músico demodé, conservador, tradicionalista e incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos.

Agridulce final para uno de los músicos más interpretados en los programas de conciertos de todos los auditorios del mundo.

Hablaremos mucho de Sibelius este año y escucharemos parte de su obra comenzando hoy por su composición más popular, el poema sinfónico que lleva el título de su patria: Finlandia, un país que no fue tal hasta 1917, año en el que se independizó de los rusos.

Pero 17 años antes, Jean Sibelius compuso esta maravilla que presenta dos partes bien diferenciadas. Durante la primera (andante) descubrirán una bellísima melodía que ha terminado por convertirse en el himno oficioso de Finlandia (amén de un himno cristiano muy popular: Be Still, My Soul). Y durante la segunda (allegro)... que Dios les pille confesados ante la arrolladora intensidad nacionalista que la orquestación de Sibelius les tiene preparada.

No se lo pierdan, es puro sentimiento de amor por la patria (que tampoco tiene nada de malo). Atentos al contundente comienzo y al apoteósico final. Les pongo la versión con coros, que es muy bonita:

miércoles, 21 de enero de 2015

Parecidos Razonables: Monestrelnikov.

Este año se cumple el 50 Aniversario de una obra maestra titulada Doctor Zhivago. Ya les adelanto que en nuestro blog va a ser el Año Zhivago. Y qué mejor comienzo que un guiño humorístico a nuestra actualidad patria. Con todos ustedes: Monestrelnikov.

Una pista para los más despistados que no pillen la gracia:

lunes, 19 de enero de 2015

100 Años de El Nacimiento de una Nación = El Nacimiento del Cine.

Sí, ya lo sé.., revisar El Nacimiento de una Nación se convierte en todo un reto para nuestras convicciones abiertamente anti racistas. Pero... ¡qué quieren que les diga!... No conocer esta obra maestra del Séptimo Arte es un pecado (quizás) demasiado gordo.

David Llewelyn Wark "D. W." Griffith (1875 - 1948) inventó el Cine, como les está contando nuestro amigo dvd en su insuperable blog.

Y todo comenzó hace ahora 100 años con esta maravillosa película que hoy les recomendamos:

El Nacimiento de una Nación: El Nacimiento del Cine.
180 minutos IMPRESCINDIBLES.

jueves, 15 de enero de 2015

Las Películas que Gustan a todo el mundo menos a mí. Birdman (2014, A. González Iñárritu).

¿Hay algo más insoportable que el Teatro?
Pues sí, las películas que hablan del Teatro.


Es verdad que Birdman habla de otras muchas cosas... pero son todas tan aburridas y tan carcas como el Teatro. A lo peor fue por eso que el director de Birdman tuvo que darle duro a la hora de crear la chapa y la pintura que construyen la forma de la película (está filmada en único plano secuencia, aunque con truco) porque el fondo es más antiguo que el... ¿Teatro?.

Como ven, no me ha interesado la nueva y aclamada película de Alejandro González Iñárritu; es una película engreída y encontré su ejecución innecesariamente virtuosa (aprovecho para recordarles, por enésima vez, que deben ver PVC-1 para disfrutar de una película filmada con un único plano secuencia real, sin trucos).

Los actores de Birdman se gustan demasiado siguiendo ese estilo de actuación que les puedo resumir, en plan burdo, con esta frase: “somos actores de Hollywood pero ¿a qué molamos cuando le damos caña al método, al autorismo y todo eso?”. La nefasta consecuencia que responde a la pregunta es una cháchara banal y torpemente surrealista.

Buena fotografía del maestro Lubezki, eso sí.

Ah, otra cosa, lo del virtuoso batería mexicano Antonio Sánchez y su bso es para colgarse de un fresno. Supongo que entusiasmará a los amantes de los tambores. El recurso de un único instrumento le salió muy bien a Anton Karas (El Tercer Hombre) pero tanto ritmo de batería de jazz a palo seco a mí me satura.

El caso es que su banda sonora no va a los Oscar porque la película incluye (gracias a Dios) más de 30 minutos de Música Clásica y los criterios de la Academia la clasifican como no apta para optar al premio. Lo siento por Antonio Sánchez (si es que le hacía ilusión la cosa).

Y es, en este punto, donde vamos a centrar nuestro interés, en la Música Clásica que suena en Birdman: Mahler, Chaikovski, Ravel, Rachmaninov y el insoportable minimalista norteamericano John Adams, sobre el que vamos a correr un tupido velo (el que quiera que haga click en el enlace).


Al enlace al que sí deberían clickear es a éste de Mahler para que alucinen con una de sus Canciones de RückertIch bin der Welt abhanden gekommen. La letra dice así siendo, además, uno de los leitmotivs de Birdman :

He abandonado el mundo
en el que malgasté mucho tiempo,
hace tanto que no se habla de mí
¡que muy bien pueden creer que he muerto!

Pero lo que hoy vamos a escuchar es un poquito de Ravel

Suena en un par de ocasiones en Birdman. Una de ellas es la de este impresionante Pasacalle y la otra es la de su celebérrima y magistral Pavana para una Infanta Difunta (1899) que es una obra que no tiene nada de tétrico (no se asusten por lo de "difunta") porque su tono es nostálgico en el sentido de homenaje a las danzas cortesanas del siglo XVII.

Disfruten de esta perla. 
Y si les ha gustado Birdman, pues yo que me alegro.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails