Bienvenidos a De Gusanos y Lombrices. Somos Hospitalarios.

domingo, 22 de marzo de 2015

Tres súper producciones hollywoodienses. Tres Epopeyas.

Venga que voy con las tres películas que me he tragado este finde. De peor a mejor:

Exodus: Dioses y Reyes (Ridley Scott). La idea de ver a John Turturro interpretando a un faraón y a Christian Bale personificando a Moisés se me antojaba irresistible. El resultado es un engendro cinematográfico estrafalario, grotesco y muerto. De verdad que les aconsejo que se mantengan lo más alejados posible de esta cosa.

Y, tras esta dolorosa experiencia, vamos ahora a hablar de Cine.


Invencible (Unbroken, Angelina Jolie). Tengo que reconocer aquí y ahora que la última película de Angelina Jolie me parece formalmente impecable, es más, las escenas de los combates aéreos son magistrales. La fotografía de Roger Deakins (habitual de los Coen, coguionistas de Unbroken) es, como siempre, sobresaliente. No me emocionó la parte de la moraleja jipi con la que entiendo que nos quieren aleccionar o inspirar pero la realidad es que el camino del perdón es el que escogió el protagonista de una increíble pero cierta biografía: la de Louis Zamperini. El problema de Unbroken es que funciona mucho mejor como recreación histórica que como drama debido, yo creo, a que sufre de un mal congénito: la realidad supera a la ficción por eso hay que tener mucho cuidado con cómo se ficciona para que la propia realidad no se vea reflejada a sí misma en una pantalla como caricatura, propaganda u otras peligrosas deformaciones. El protagonista, Jack O´Connell, lo hace muy bien (si quieren ver a este actor en una gran película de este año, no se pierdan ´71). En fin, Unbroken es una buena película, muy old fashioned style en el mejor de los sentidos (lo que para algunos supondrá un desacierto), que se ha quedado muy cerca de ser una gran película. De todas formas, tengan por probable el que se la revisen cada vez que la repitan por las televisiones.


Interstellar (Christopher Nolan). No me gusta el cine de Nolan. Y eso que le reconozco sus buenas intenciones al intentar conciliar en sus guiones el entretenimiento con la trascendencia. Hoy vengo a decirles que Interstellar me parece su mejor película porque es en la que, a mi juicio, sale más exitoso de su sempiterno intento de querer entretenernos y darnos qué pensar. Donde Origen daba dolor de cabeza, Interstellar despierta ganas de leer el Muy Interesante. Y, en este caso, compro la moraleja de Interstellar, que suena a naíf pero que es, indudablemente, hermosa: el motor de la Humanidad y del Progreso puede que sea menos hobbesiano de lo que muchos tristes proclaman y resulte ser el Amor. Interstellar es una gran película de sci-fi más materialista que su hermana mayor, a cuya sombra se cobija desde la originalidad y el respeto (creo yo), y ése es su gran acierto: consigue interpretar la inmensidad del Universo a escala humana, que es la única escala válida para medir todo lo que nos rodea.

viernes, 20 de marzo de 2015

La Primavera comienza... ¡Ahora!

Retransmitimos, en riguroso directo, la llegada de la Primavera:


Maravilloso. 

Vamos a ponerle un poco más de música, bueno mejor dicho, de Música Clásica.

No por célebre deja de ser hermosa esta Canción de Primavera, la número 6 de las incluidas en su ciclo de Canciones sin Palabras del compositor alemán Felix Mendelssohn (1809-1847).

Que la disfruten.

 

jueves, 19 de marzo de 2015

Feliz Día del Padre. Los Hombres como mi Padre no pueden morir.

Hoy, Día del Padre, es un buen día para volver a ver Qué verde era mi valle, una de las mejores películas del gran John Ford, ergo una de las mejores películas de todos los tiempos. Como carezco del don necesario para plasmar en palabras todos los maravillosos sentimientos que despierta en mí esta inmortal película, termino aquí la reseña. Disculpen las molestias.

Solamente quiero añadir que a mí también me gusta más que Ciudadano Kane; es por eso que no me extraña que le arrebatara el Oscar a la Mejor Película de 1941.


Sentimientos sin sentimentalismo para este post que hoy quiero dedicar a todos los buenos padres (especialmente a mi hermano y a Monseñor, dos buenos padres garantizados) recordando las últimas palabras que la voz en off del pequeño de los Morgan nos dice al final de la historia:

"Men like my father cannot die. They are with me still - real in memory as they were in flesh, loving and beloved forever. How green was my Valley then."

”Los hombres como mi padre no pueden morir, todos ellos están aún conmigo, tan reales en el recuerdo como lo fueron en su vida, amantes y amados para siempre. Qué verde era entonces mi Valle” .

Os deseo que vuestros valles sean siempre tan verdes como lo fueron durante vuestra niñez. 

Como nota musical, dedicado a mi padre, el Garry Owen de Custer. ¿Por qué?.

Once upon a time mi padre (súper fan del western) se disponía a salir de casa para lidiar con un asunto bancario de ésos de números rojos y cortes de suministro. Mi madre, preocupada, le preguntó qué narices le iba a contar al director de la sucursal para conseguir un aplazamiento. Y mi padre, aparentemente tranquilo, respondió: "No te preocupes... No voy solo. Voy con el 7º de Michigan". De casta le viene al galgo. Ya saben: siempre con las botas puestas.


miércoles, 4 de marzo de 2015

Música Clásica de Cine. El Despertar de Brunilda y La Teoría del Todo.

La gala de los Oscar nos ofreció este año su cuota habitual de cine elegante británico. Y por duplicado: The Imitation Game (Descifrando Enigma) y La Teoría del Todo.

Son dos películas muy similares en muchos aspectos, o sea, son dos telefilmes que se pueden subtitular como “Episodio de la Vida de un Artista” (we love Berlioz) hechos a mayor gloria de un par de ilustrísimos hijos de la Gran Bretaña (que los tiene a montones) con sendas biografías que tienen en común una cruel ironía: unas mentes brillantísima encerrada en unos cuerpos “enfermos” personificados por dos actores en estado de gracia que, exitosamente, contuvieron en sus interpretaciones los peligrosos tics a los que esto tipo de papeles son tan propensos.

Como son películas muy elegantes, no nos dicen ni si Alan Touring fue o no asesinado ni si a Stephen Hawking le maltrataba su segunda esposa (y enfermera).

También comparten bandas sonoras muy tontorronas.

En fin, dos películas bienintencionadas sin, para mí, mucho interés cinematográfico (es que me pone un poco nervioso tanto plano medio).

El caso es que hay un momento clave en la biografía de Stephen Hawking que se muestra en La Teoría del Todo y que acontece durante una representación de Sigfrido (1876), tercera de las cuatro óperas pertenecientes a la magistral tetralogía El Anillo del Nibelungo con música y letra del inigualable genio (y furibundo antisemita; aun así: ¡todos en pie!) Richard Wagner (1813-1883).

Contemplen un fragmento de esta obra maestra que contiene la mejor interpretación de Brunilda:


Y ahora, disfruten de esta otra belleza sonora:
El Despertar de Brunilda,
de la ópera Sigfrido de Richard Wagner.
Son dos minutos… no tengo palabras…
¿asombrosos?.



Y para usuarios avanzados: la escena completa (9 maravillosos minutos):

domingo, 1 de marzo de 2015

Música Poética. La Canción de Solveig (Edvard Grieg).

Puede pasar el invierno y desaparecer la primavera,
el verano también se irá y después el año entero
Pero lo que sé seguro es que volverás de nuevo
volverás otra vez
y que como prometí entonces me encontrarás esperándote

Que Dios te ayude cuando deambules por tu camino a solas
Que Dios te garantice su fuerza mientras te arrodilllas ante su trono
si estas ahora en el cielo esperándome
podremos encontrarnos de nuevo y no separarnos jamás

No separarnos jamás

Peer Gynt (1876)
Letra: Henrik Ibsen
Música: Edvard Grieg

lunes, 23 de febrero de 2015

Mini Reseñas: Magical Girl (2014, Carlos Vermut). Un thriller vermutiano.

Recordemos que Carlos Vermut, el realizador y guionista de Magical Girl, es el responsable de una obra deslumbrante: Diamond Flash


Dicho esto, añadimos que Magical Girl es una película sobresaliente y uno de los mejores ejemplos cinematográficos que se me ocurren para ilustrar ese eufemismo que alguien en algún momento inmortalizó como “el lado oscuro” del individuo y que no es otra cosa que hacer el mal a sabiendas de que lo que se está haciendo está mal. El lado oscuro es el origen de la violencia y la violencia se emplea, principalmente, para robar a otro algo que él tiene y nosotros no. Hay tres protagonistas en Magical Girl y cada uno de ellos le roba algo al otro. Ésta es la mejor sinopsis que se me ocurre para la película. 

Magical Girl es un thriller vermutiano y necesita este adjetivo porque estamos hablando de cine de autor, o sea, de un universo propio del creador que puede ser o no paralelo al del espectador, lo mismo que sucede con los universos cinematográficos de Haneke, Bergman, Buñuel o Almodóvar por citar a algunos de los súper héroes favoritos de Carlos Vermut (están avisados). Sus influencias son reconocidas pero, como sucede en los buenos cócteles, el resultado de la combinación de los ingredientes sabe a otra cosa diferente y nueva.

Magical Girl es una película de bajo presupuesto, de personajes (que aparecen y desaparecen), con un poco de trama (la justa) y muy sobria en lo que a puesta en escena, número de planos, diálogos y movimientos de cámara se refiere. Es enigmática, intrigante. Deja mucho a la imaginación de cada espectador y revierte los códigos del género: el villano es un padre de familia en paro con una hija enferma de leucemia mientras que los héroes son un pedófilo y una chiflada masoquista... 

Pues eso, Magical Girl: no se la pierdan.

Por cierto, suena un poquito de Erik Satie:

jueves, 12 de febrero de 2015

Fobias Gusanas. Diez Cosas que no soporto (Capítulo nosécuántos).

1.- Los pantalones de montañero. O como quiera que se llame esta cosa que lucen casi todos los tipos que llevan barba desde antes de que estuviera de moda llevar barba: presentadores de bricomanía, senderistas y, por alguna extraña razón, toda la fauna que orbita alrededor del universo antisistema (¿será un homenaje a los maquis?). La pregunta que me atormenta es: ¿por qué llevan parches?.

2.- Las guindas de los pasteles. No saben a nada y parecen hechas de plástico. Es lo primero que retiramos del roscón. Una guinda es a una cereza lo que una muñeca de plástico a una mujer.

3.- Las galletas rancias que te ponen con el café en muchas cafeterías. Es el equivalente cafetero a eso de “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio…”. Tiene narices que fastidien un buen café con una galletita que sabe y huele como la vecina octogenaria del tercero. Y yo, que soy medio tonto, siempre pico. A lo peor lo que pasa es que soy muy glotón.

4.- Snoop Dogg. Así: en general. Qué asco de tío. Su música es incluso peor.

 5.- Mourinho, Luis Enrique, Van Gaal y todo este tipo de... es que no sé cómo definirlos en pocas palabras… Tampoco hace mucha falta que me estruje la cabeza, ellos solitos se retratan cada vez que abren esa bocaza tan grande que tienen. Por contra, tipos como Guardiola, Del Bosque o Ancelotti.., joder, qué señores tan elegantes.

6.- El 86,7% de los tuits que he tenido la desgracia de leer en mi vida. Son ora greguerías de saldo ora exponente de cobardías varias ora propaganda ora promociones publicitarias ora notas de sociedad express. En fin, recordemos a Gómez de la Serna, el bisabuelo de los tuits: “Los que matan a una mujer y después se suicidan debían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después.”.

7.- Los BMW (fobia mega-súper irracional).  Mi cerebro reptil me dice que todos los tontos con dinero tienen uno. Fíjense y me cuentan.

8.- El pop aflamencado patrio. Estopa, Orozco, Melendi, Andy&Lucas, Alejandro Sanz, Manu Carrasco

9.- La Literatura erótica. No la soporto. Me enerva (y no precisamente los nervios de las partes que los malpensados suponen). Dicen que es cosa de mujeres y cuando lo dicen, suena a despectivo. Para mí, lo insoportable del erotismo escrito es que no conoce puntos medios, que es donde residen las virtudes. Escribimos “polla”, “coño”, “follar” etc y suena fatal. Pero si se cambia por “pene”, “miembro”, “entregarse a la pasión”, etc todavía suena peor. Es un viaje del eufemismo al chabacanismo sin paradas intermedias. Además, todos los clásicos del género apestan a machismo y sometimiento de la mujer (joven e inexperta) bajo el yugo del varón (viejo y experto): “Lo que su amante quería de ella era muy simple: que estuviera accesible de un modo constante e inmediato.” (Historia de O, 1954). Anda y vete un poco a la mierda.

10.- Los líderes de Podemos.

 

Se lo decía esta mañana a mi amigo David: soy anti Podemos lo mismo que soy anti PP porque soy socialdemócrata convencido (por favor, entiéndase y permítaseme el coloquialismo “ser anti algo”, no me sean tiquismiquis). Yo no soy quién para afearles ni su pasado comunista (soy anti comunista) del que ahora reniegan (están en su derecho de cambiar), ni el que hayan aprovechado la crisis para fundar su partido (ha pasado muchas veces a lo largo de la Historia y no siempre con malos resultados), ni el que sean políticos que se promocionen vía redes sociales o televisiones (estamos en el siglo XXI y los mítines huelen a rancio), ni el que aspiren a otras alianzas internacionales que las que actualmente tiene nuestro  país (ya saben que yo creo en la lucha del Imperfecto Imperio del Bien contra el Imperio del Mal de Putines&Cia), ni el que vivan en la utopía (son profesores de Ciencias Políticas, dónde van a vivir si no), ni su populismo (que emplean en mayor o menor medida casi todos los partidos democráticos del Mundo), ni el que su idea de Democracia asamblearia me parezca una fantasía solamente aplicable a cantones suizos y aldeas perdidas, ni etc, etc. Todo lo anterior me lleva a concluir que prefiero no votarles. Pero lo que no soporto es su look (soy así de superficial), su mesianismo, su pontificado y su indisimulado revanchismo. Como también le dije hace un tiempo a David: Podemos cree que la revolución consiste en conseguir que los ricos viajen en turista y yo creo que la verdadera revolución llegará cuando se consiga que todos viajemos en business.


En las antípodas de lo anteriormente relacionado, viven, mejor dicho, bailan los B-Boys y sus alucinantes powermoves, sus tricks, sus combos y toda esa jerga con la que no estoy demasiado familiarizado pero que me encanta. Puedo pegarme ratos muertos viéndoles en youtube:

domingo, 8 de febrero de 2015

7 Años de... De Gusanos y Lombrices. El Nacimiento de la Nación Gusana.

Cuenta leyenda que el séptimo hijo de un séptimo hijo es el elegido para derrotar al Mal... Toma ya.

Pero la realidad es que lo único que ha demostrado ser eficaz para derrotar al Mal a lo largo de los siglos ha sido, básicamente, la lectura. Eso sí, hay que acertar en lo que se lee y para eso fundamos este blog hace justo ahora Siete Añazos, un periodo que, según los místicos, es un ciclo vital clarísimo (repasen sus hitos biográficos a los 7, 14, 21, 28, 35, 42, etc años).

El caso es que De Gusanos y Lombrices lleva ya siete años intentando combatir el tedio que es sinónimo del mal para los aburguesados del Primer Mundo.

Mr. Lombreeze combatiendo a Mr. Tedio.

Así que si a lo largo de alguna de nuestras 1400 entradas hemos colaborado a entretenerles un poquito… ¡misión cumplida!.

Nuestro blog (que es el suyo) no es mejor ahora que hace siete años. Y lo que todavía es más trágico: no tiene pinta de tampoco que vaya a serlo dentro de otros siete... Pero si eso no ha sido un problema para las 240 personas que han decidido hacerse seguidores de DG&L… para qué vamos a mejorar.

Parece claro que si nos dedicáramos menos a la música clásica y más a los tuits, a las tendencias y a los culos de las celebrities, seríamos más populares. Mas, como este blog no ha tenido ni tiene ni tendrá ánimo de lucro, la popularidad per se no nos atrae demasiado y seguimos empeñados en ser la reserva espiritual de la blogosfera, que es una cosa demodé.

Así que… ¡sí!, efectivamente, para celebrar nuestro Séptimo Aniversario, ¡un poquito más de música clásica! con la que queremos reiterar nuestra gratitud a todos aquellos que nos leen. Eso sí, el vídeo de hoy es un poquito especial.

Con todos ustedes Le Batteur du Bólero, o sea, algo así como El Tamborilero del Bolero, más concretamente del Bolero de Ravel. Se trata de un cortometraje de 8 minutos de duración (una versión reducida de la obra musical que, por cierto, dura el doble), dirigido por Patrice Leconte en 1992 y protagonizado por Jacques Villeret, que viene a poner en imágenes... bueno, descúbranlo ustedes. Y me cuentan si alguna vez se han sentido como el tamborilero del Bolero de Ravel...

Play y que dios les bendiga, mes amis.

domingo, 1 de febrero de 2015

Música Poética: 30 Años de... How Soon Is Now?

Soy el hijo
y el heredero
de una timidez que es criminalmente vulgar
Soy el hijo y heredero
de nada de particular

Cállate
¿Cómo puedes decir
que me lo tomo a la tremenda?
Soy humano y necesito ser amado
como todo el mundo

"Hay un club, 
si quisieras ir
podrías conocer a alguien que realmente te quiera"
Así que vas...

Y estás solo
Y te vas solo
Y te vas a casa
Y lloras
Y te quieres morir.

Cuando dices que va a pasar ahora..,
¿a cuándo te refieres exactamente?
Mira, ya he esperado demasiado
y he perdido toda la esperanza...

How Soon is Now?, publicada por The Smiths hace ahora 30 años, es, indudablemente, una de mis 10 canciones favoritas del pop-rock del siglo XX. Incluye uno de los efectos guitarreros más estupendos de todos los tiempos, un vibrato que es obra y gracia del guitarrista Johnny MarrUna obra maestra.

Como bien dice la canción, ligar nunca fue fácil y nadie lo cantó tan bien como Morrisey en la canción que hoy queremos recordar: How Soon is Now?. Disfruten de la mejor versión: la de siete minutos (the longer, the better).

Toma portada mítica:

domingo, 25 de enero de 2015

150 Años de.. El Nacimiento de Jean Sibelius.

«No presten atención a lo que los críticos dicen. Nunca se ha levantado ninguna estatua de un crítico». 
Año Sibelius en el Mundo Gusano.







Los más viejos de este lugar quizás recuerden que Jean Sibelius (1865 - 1957) es el autor del Himno Gusano. Se cumple este año el 150 aniversario del nacimiento de este genio de la composición que, afortunadamente, fue admirado en vida y reconocido como uno de los más grandes músicos de todos los tiempos. En EEUU lo adoraban (y lo siguen adorando, en Filadelfia es un semidios).

Mas el paso del tiempo y, sobre todo, la tiranía de las modas son crueles con los artistas. La longevidad de Sibelius (92 años) le pasó factura y de los últimos 30 años de su vida desapareció la Música que en otro tiempo le había encumbrado a la fama mundial. La irrupción de las vanguardias musicales desfiguró a Sibelius y lo hizo aparecer como un músico demodé, conservador, tradicionalista e incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos.

Agridulce final para uno de los músicos más interpretados en los programas de conciertos de todos los auditorios del mundo.

Hablaremos mucho de Sibelius este año y escucharemos parte de su obra comenzando hoy por su composición más popular, el poema sinfónico que lleva el título de su patria: Finlandia, un país que no fue tal hasta 1917, año en el que se independizó de los rusos.

Pero 17 años antes, Jean Sibelius compuso esta maravilla que presenta dos partes bien diferenciadas. Durante la primera (andante) descubrirán una bellísima melodía que ha terminado por convertirse en el himno oficioso de Finlandia (amén de un himno cristiano muy popular: Be Still, My Soul). Y durante la segunda (allegro)... que Dios les pille confesados ante la arrolladora intensidad nacionalista que la orquestación de Sibelius les tiene preparada.

No se lo pierdan, es puro sentimiento de amor por la patria (que tampoco tiene nada de malo). Atentos al contundente comienzo y al apoteósico final. Les pongo la versión con coros, que es muy bonita:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails