lunes, 15 de abril de 2019

Hoy es mi cumpleaños.

Tengo que decirles una cosa:

¡No alcanza el humano entendimiento
a comprender la alegría que me colma;
apenas si puedo creer en mis sentidos:
dime que es cierto, tesoro mío.
¡Abrázame, y siempre juntos,
siempre unidos en una misma esperanza,
la tierra donde vivamos
será nuestro cielo de amor!

 

viernes, 8 de marzo de 2019

Un post de mujeres. Las Brujas de la Noche y los cojones de Lily Litvak y sus camaradas.

“En 1990 celebramos una reunión muy especial. Pilotos norteamericanas, que también habían actuado durante la guerra, nos visitaron. A ellas no les permitieron entrar en combate. Todas eran muy delgadas y vestían elegantemente, mientras que nosotras éramos bajitas y gordas”. 

Tamara Voronina, combatiente soviética durante la WWII.

Die Nachthexen (Las Brujas de la noche), así bautizaron los nazis a las 23 mujeres piloto del regimiento n. 588 de bombardeo nocturno de precisión. Uno de los tres regimientos formado exclusivamente por mujeres perteneciente al único ejército que empleó al "sexo débil" como pilotos militares de combate durante la Segunda Guerra Mundial: El Ejército Rojo de la URSS. El "milagro" de convencer a Stalin para aceptar mujeres en la aviación soviética de combate fue obrado por la mítica piloto Marina Raskova, Mayor del Ejército del Aire, que contaba con apenas 30 años cuando los nazis invadieron la URSS.


Las jóvenes voluntarias eran casi unas adolescentes cuando comenzaron a enfrentarse con los Messerchmidts nazis, pero cuentan que el arrojo y, especialmente, la astucia que demostraron en combate (cambiando constantemente sus tácticas de ataque) hizo que los pilotos alemanes acabaran por temerlas tanto como a los hombres.

Raisa Surnachevskaya: combatió embarazada de 4 meses

De entre todas las mujeres piloto de combate soviéticas destacó Lily Litvak, "la Rosa Blanca de Stalingrado", una joven rubia de ojos azules que contaba que el trago más amargo de la guerra había sido el momento en el que la habían obligado a cortarse su larga cabellera. Lily Litvak, al mando de su caza Lavochkin La-5, derribó a doce Messerchmidts (se consideraba un as de la aviación a un piloto a partir de su quinto derribo) y su fama llegó hasta el punto de que los militares nazis priorizaron su derribo a toda costa. Para esa misión se enviaron ocho cazas que la emboscaron y abatieron durante la trancendental Batalla de Kursk. No llegó a cumplir los 22 años. Sus restos no fueron encontrados hasta 1979.


Con estos episodios de la Gran Guerra Patria, además de alimentar mi y su WWII-filia, quiero unirme al Día de la Mujer Trabajadora.

La introducción histórica me sirve también para hacerles una recomendación de cinéfilo bien temperadoAlas, dirigida en 1966 por la realizadora soviética Larisa Shepitko (1938-1979).

Alas cuenta la historia de una piloto de combate veterana de la WWII que difícilmente se acostumbra a su aburrida nueva vida de profesora de un colegio de provincias. Una vida civil a la que fueron obligadas a reincorporarse casi todas las mujeres piloto integrantes de los tres regimientos femeninos. Tenían que cumplir así su misión definitiva: ser las perfectas madres y amas de casa del perfecto Estado Comunista Soviético.

Alas es una película muy bonita, contenida pero emotiva, desencantada y nada glorificadora del estado soviético. Una película que todo buen cinéfilo guarda en su recámara de recomendaciones originales.

Hoy cargo mi fusil cazanazis modelo Mossin-Nagant y les disparo esta sugerencia: 

martes, 12 de febrero de 2019

11 Años de... De Gusanos y Lombrices.

Feliz Navidad
Feliz Año Nuevo
Feliz 2019, año que, como todos ustedes ya saben, es el año de mi consagración cinematográfica: 


Decía Borges que la diferencia entre el amor y la amistad es que la segunda no necesita ni de confidencias ni de frecuencias. Es decir, que ustedes y yo somos amigos para siempre aunque yo lleve tres meses sin contarles intimidades.

Celebremos pues estos 11 años de De Gusanos y Lombrices como hacen los buenos amigos: berreando a coro alguna de nuestras canciones favoritas.

Gracias por estar ahí.

Y ahora, a cantar:

 

viernes, 30 de noviembre de 2018

Mis Canciones Favoritas. God Save the Jungle (Benjamin Clementine, 2017).


A veces, algunas veces, a uno le duelen los huesos, de puro viejos.
Es entonces cuando despotricamos, de puro viejos.
Y nos sorprendemos empleando "despotricamos" en un post de un blog olvidado, de puro viejo.
Y sorprendemos a los demás cuando nos oyen despotricar a nosotros, que somos más tolerantes que nadie, de puro viejos.
Pero es que, de puro viejos, acabamos hasta la polla de OTs, Traps, Reggaettones, rosalías y las madres que los parió a todos. 

"Es mejor derrotarlos y volver a casa..."

God Save the Jungle (2017) 
by el gran Benjamin Glementine

 

martes, 20 de noviembre de 2018

Tradiciones Gusanas: Recordar el 20N.

"La Guerra la ganaron los que no tuvieron piedad". Antony Beevor.

Genocida: Aquel o aquella que perpetra actos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal; estos actos comprenden la matanza de miembros del grupo, lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo, sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial, medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo, traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Leemos en La Guerra Civil Española (2005) del historiador británico Antony Beevor

"La naturaleza de la represión nacional no tuvo nada que ver con la de la violencia en zona republicana. En primer lugar hay que tener presente que la idea de hacer «limpieza» formaba parte de los planes golpistas. Ya Mola, en la instrucción del 30 de junio relativa a Marruecos, ordenaba «eliminar los elementos izquierdistas: comunistas, anarquistas, sindicalistas, masones, etc.». Pero Queipo de Llano, que calificó a su «movimiento» de «depurador del pueblo español», ya no hablaba de anarquistas o comunistas, sino de cualquiera que simpatizara «con corrientes sociales avanzadas o simples movimientos de opinión democrática y liberal». Los nacionales, en efecto, tenían que llevar a cabo una represión dura e intensa para arrancar de cuajo la experiencia democratizadora de la Segunda República e impedir que volviera a intentarse. Lo expresó muy bien uno de los jefes de prensa de Franco, el capitán Gonzalo de Aguilera, en la entrevista que le hizo el periodista norteamericano John Whitaker: hay que «matar, matar y matar» a todos los rojos, «exterminar un tercio de la población masculina y limpiar el país de proletarios». Es decir, que la represión que llevaron a cabo los nacionales no fue tanto consecuencia de los enfrentamientos como uno de los requisitos del golpe de estado. Entre julio de 1936 y comienzos de 1937 los nacionales permitieron la matanza «a discreción», bajo el bando de guerra, pero luego la represión se planificó, dirigió y se realizó metódicamente, alentada por las máximas autoridades militares y civiles y bendecida por la Iglesia católica."

sábado, 17 de noviembre de 2018

Ya lo dijo Thomas Hardy en 1874.

«Es difícil para una mujer definir sus sentimientos en un lenguaje creado principalmente por el hombre para expresar los suyos». (Lejos del mundanal ruido).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails