Bienvenidos a De Gusanos y Lombrices. Hombre = Ciencia + Poesía. El resto son chorradas.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Llorando a los Niños Muertos. Falling Leaves (1912, Alice Guy Blaché).

"Puesto que el orden del mundo está regido por la muerte, acaso sea mejor para Dios que no crea uno en él y que luche con todas sus fuerzas contra la muerte". La peste, Albert Camus.

La Guerra Civil Siria lleva cerca de 250.000 muertos. Pero Siria está TanCercaTanLejos que tiene que venir a morir un niño sirio de 3 años a las playas turcas para que a los occidentales se nos atragante la cena de las 21.00hrs. La foto, que está dando la vuelta al mundo, es tan descarnada como la propia Naturaleza (que ya es decir) y, como ya nos contaba Camus en La Peste, se convierte una prueba más de que Dios no existe o, lo que es peor, si existe es un hijodelagranputa insolidario, como muchos de nosotros.

El caso es que ante tanta desidia divina, al Hombre no le queda otra que combatir a la Naturaleza y a los traficantes de Humanos. Así que hoy, en recuerdo a todos los niños muertos o, lo que es lo mismo, el crimen más horrendo que las enfermedades y la maldad puede cometer, quiero traerles al blog una pequeña joya del Cine Mudo que cuenta, además, con el aliciente extra de estar dirigida por una pionera del Séptimo Arte: la gran realizadora francesa Alice Guy Blanché, a la que los nuevos historiados de Cine consideran la primera persona que realizó una película tal y como la entendemos. O sea, el primer director de todos los tiempos. Así de contundente.

Falling Leaves (1912) es una película de 12 minutos que incluye, en mi opinión, el intertítulo más conmovedor de todos. Es éste:


Podríamos traducirlo como  

“Estoy atando estas hojas 
para que mi hermana no muera”. 

Y es la respuesta de una niña pequeña cuándo le preguntan qué pretende al atar las hojas caídas a los árboles (la escena en cuestión, a partir del minuto 06:10). La pequeña e inocente Trixie está luchando contra la Naturaleza. Su hermanita está enferma y el médico ha pronosticado, muy poéticamente, que “morirá cuando la última hoja caiga”, es decir, cuando termine el otoño. ¿Y cómo evitar que eso ocurra?, volviendo a atar las hojas a los árboles... Tremendo.

Si después de esto no se les arrasan los ojos, son ustedes un@s tiarron@s de cuidado.

Disfruten de Falling Leaves
mini obra maestra de una gran desconocida y pionera del Cine: 
Alice Guy Blanché (1873-1968).


Para todos los niñitos muertos, que no pueden entrar en el Cielo (porque no existe) 
ni en Europa (porque las olas los arrastran a Turquía). 

Y recuerden, siempre Camus, no me sean pesimistas porque, pese a todo,  "yo quiero testimoniar a favor de los apestados, para dejar por lo menos un recuerdo de la injusticia y la violencia que les ha sido hecha y para decir simplemente algo que se aprende en medio de las plagas: que hay en los hombres más cosas dignas de admiración que de desprecio".

martes, 1 de septiembre de 2015

Clásicos Imprescindibles. Sólo el Cielo lo sabe (1955, Douglas Sirk).

Si introducen en el Google “películas 1955” y le dan al Enter les saldrán resultados como éstos: Marty, Al Este del Edén, Rififí, Conspiración de Silencio, La Noche del Cazador, Rebelde sin causa, Las Diabólicas, Muerte de un Ciclista, Pather Panchali… un buen número de buenísimas películas. Ah, y también Ordet y Lola Montes, que de todo tuvo que haber en la viña del Señor durante aquella década en la que la televisión se comenzaba a comer con patatas al Séptimo Arte. 60 años después podemos constatar el triunfo casi absoluto de la TV, ahora en HD, en lo que a espectadores se refiere (algunos valientes dicen que también en lo que a calidad artística).

Pero hoy la cosa va de otra obra maestra de 1955: Sólo el Cielo lo sabe.


Cada vez que revisiono Sólo el Cielo lo sabe, concluyo que esta película tiene la mejor fotografía en (Techni) color de la década de los 50. Su responsable fue el director de fotografía Russell Metty (Oscar por Espartaco) que aplicó toda su maestría adquirida del blanco y negro (Sed de Mal) para crear unas elaboradas composiciones de color (¡y sombras!) que les van a dejar temblando de emoción.

No se la pierdan, podrán disfrutar, además, de otro maravilloso y feminista melodrama de Douglas Sirk, el director germano - yanki que mora en el exclusivísimo club de realizadores que gustan a cahieristas y a carcas. Tiene muchísimo mérito.

Y es que a Sólo el Cielo lo sabe le pasa lo mismo que ya comentábamos a propósito de otro gran melodrama de los 50s, Vidas Borrascosas (1957), es una película tan formalmente perfecta que da miedo.

La impecable banda sonora de Frank Skinner cuenta con dos aliados Clásicos que vamos a escuchar hoy. Pero antes, contemplen esta imagen mítica:


El primero de los leit motivs musicales de Sólo el Cielo lo sabe es la maravillosa Consolación n. 3 (1850) del revolucionario compositor húngaro Franz List. En la película le dan varias vueltas en forma de elegantes variaciones a esta sublime melodía:


Tremendo.

El segundo leit motiv es obra de Brahms (todos en pie). Se trata de un tema del 4º movimiento de su Sinfonía n. 1 (1862). Es el tema alpino que entona una trompa y fue inspirado por el sonido de las trompas alpinas que escuchó Brahms durante unas vacaciones en Suiza.

Es delicioso. Suena así para los que sepan solfeo...

Figura 8 ... y así para los que no: 


Sólo para valientes: el 4º movimiento completo. A disfrutar. 

miércoles, 26 de agosto de 2015

Música Poética. La Romanza de la Estrella de Tannhäuser (1845, Richard Wagner).

El crepúsculo esta cubriendo 
la tierra y el valle con su negro manto,
como presagio de muerte.
El alma, al contemplarlo,
se empapa de todo su horror.

Pero, en medio de la negra noche,
estas tú, la hermosa estrella de la luz,
para enviarnos desde la distancia 
haces de inmensa dulzura,
que se filtran a través de la noche
y señalan un camino en el valle.

¡Ah! ¡Hermosa estrella de la noche...!
¡Yo siempre te he adorado!
De parte de mi corazón, 
que nunca ha traicionado su fe,
saluda a Elisabeth cuando 
pase junto a ti, cuando 
abandone este valle de mortales
y se convierta en ángel del cielo.

viernes, 21 de agosto de 2015

30 Años de... De un País en llamas (1985, Radio Futura).

Según cuenta la leyenda De un País en Llamas es un disco de transición desde el estilo rock punk funk de La Ley a los ritmos latinos de La Canción de Juan Perro. Y es el disco al que los productores londinenses (Jo Dworniak) metieron mano más descaradamente para compensar las incertidumbres musicales del cambio de rumbo que Radio Futura quería imponer a su estilo musical. La cosa pasaba por sincopar un poquito más todo el ritmo de sus canciones y utilizar samplers. Así que dicen que De un País en Llamas es el disco menos Radio Futura de Radio Futura. Esto para el que le interese la Historia de la Música Pop.

Ahora voy a decir yo lo que sentí cuando escuché por primera vez sus 10 canciones: fue la primera vez que escuchaba (sombríos) poemas en castellano con una música que, por fin, dejaba de sonar provinciana. Yo es que siempre he sido un poco barroco, la verdad.

El caso es que hoy rendimos un merecido homenaje en forma de recuerdo a uno de los mejores discos que ha parido nuestra patria: De un País en Llamas, 10 joyas musicales.

Escuharlo enterito, de cabo a rabo, es una experiencia inolvidable.

martes, 18 de agosto de 2015

El Cinéfilo bien temperado. Qué difícil es ser un dios (2013, Aleksei German).

Los hermanos Strugatski fueron unos escritores rusos de ciencia ficción que a mí me sonaban por ser los autores de Picnic extraterrestre (1977), novela que no he leído en la que se basó el cineasta filósofo enemigo del entretenimiento D. Andrés Tarkovski para realizar su hermosa pero soporífera Stalker (1979). Recientemente me he enfrentado a otra película rusa basada en otra novela de los Strugatski Bros: Qué difícil es ser un dios (1964; tampoco la he leído). 

La película, de casi 3 horas de duración rodada en glorioso blanco y negro, se titula... efectivamente...

Qué difícil es ser un dios.


La novela va de lo siguiente. Resulta que los terrestres descubrimos (año 2153) vida inteligente en un planeta llamado Arkanar. ¿Inteligente?, bueno, todo lo inteligente que puede ser la vida de unos seres que se nos parecen muchísimo pero que viven sumidos en el equivalente arkanaro a la etapa más oscura de nuestra Historia terrestre: la Edad Media. Es decir, los habitantes de Arkanar viajan perpetuamente al corazón de las tinieblas de la Razón, un lugar donde los sabios son pasados a cuchillo (y cosas mucho peores). A Arkanar llega el historiador Anton Konstantinovich Malyshe quien, bajo la identidad de Don Rumata y con la apariencia de oficial de Guardia Real de la Casa Estor, convive como observador terrestre soportando, con impotencia, el mandato de no intervenir ni interferir en el curso de la bárbara y brutal historia arkanara mientras se pregunta cuándo llegará el liberador Renacimiento arkanaro...

O sea, resumiendo: 

Qué difícil es ser un dios
es el reverso tenebroso de
Un astronauta en la corte del Rey Arturo.

Y ahora la película.


Para que entiendan la experiencia que supone ver Qué difícil es ser un dios, permítanme una licencia comparativa.

Imagínense que están ustedes tan ricamente disfrutando en Madrid de su Museo del Prado contemplando esa maravillosa pesadilla pictórica que es El Jardín de las Delicias de El Bosco. Y, ensimismados, acercan sus hocicos a la tabla en cuestión para horripilarse ante ese grupo de figuras que desfilan por la parte infernal del tríptico. De repente, alguien les propina un buen puntapié en su trasero y sus mortales cuerpos pasan a vivir en ésa (o en cualquier otra) obra del pintor neerlandés. Y encima en blanco y negro.

Pues eso es Qué difícil es ser un dios.

No se pierdan la que es, posiblemente, la película más churretosa de la Historia del Cine. Es el homenaje que se merece su director, Aleksei German, quien se tiró media vida intentando sacar el proyecto adelante, más de una década de rodaje y todo para morir poco antes de finalizar su montaje, es decir, que este buen señor no pudo verla finalizada ni estrenada. Descanse en Paz. Desde aquí le agradecemos su esfuerzo y calificamos el resultado de sobresaliente. Imprescindible.

martes, 11 de agosto de 2015

Momentos Mágicos del Cine. El funeral de Soy Cuba (1964, Mijaíl Kalatozov).

Soy Cuba 
es un maravilloso panfleto comunista cubano-soviético coproducido 
a mayor gloria de la Revolución cubana (1959).


Es un panfleto, sí, pero es maravilloso, también, porque está dirigido por el maestro Mijaíl Kalatozov, responsable de una de las películas más bellas de todos los tiempos: Cuando pasan las Cigueñas (1957).

Gracias al buen hacer de Kalatozov, si ustedes deciden ver Soy Cuba es muy posible que ni siquiera noten su guión maniqueo ni sus personajes estereotipados. Soy Cuba es lo que es pero no da ni la milésima parte del asco que puede dar ver hoy día, por ejemplo, esa obscenidad titulada El Triunfo de la Voluntad. En Soy Cuba todo queda eclipsado por la asombrosa y prodigiosa realización que pone a su disposición un catálogo de larguísimos y elaboradísimos planos secuencia que les van a dejar con la boca abierta.

La película se divide en cuatro historias. La tercera incluye la escena que les recomiendo que vean ahora mismo. Se trata del funeral de un joven asesinado por la dictadura de Batista durante las manifestaciones de estudiantes de la Universidad de La Habana.

Pulsen Play y ya me dirán qué les parece esta maravilla rodada hace medio siglo: 

jueves, 30 de julio de 2015

La biodiversidad no siempre es nuestra amiga.

Amén hermano.

Disfruten de la nueva entrega gusana de la campaña antifanática - anticientífica.

 

lunes, 29 de junio de 2015

Estrellando Películas. Mad Max, Maggie, White God, It Follows (Te Sigue).

Mad Max: Furia en la Carretera ** (Australia, 2015). Yo siempre amaré a George Miller por haber ayudado a parir una obra maestra: Babe, el Cerdito Valiente. Dicho esto y adelantándoles que sus Mad Max ochenteros siempre me han dado risa, vengo hoy a decirles que su remake (o lo que sea) de 2015 me parece un dislate, un batiburrillo y una ridiculez. No la vi acabar porque tenía ganas de ver el último episodio de Cocina2. Dicen que la actuación de Charlize Theron es antológica pero para mí que debe ser de alguna antología de la copla o algo así. Incluso Tom Hardy hace la risa en esta indigesta amalgama a la que hay reconocerle, sin embargo, sus virtuosos FX y montaje de escenas en algunos (no todos) de sus momentos de acción. Excelente fotografía para un mundo en el que todo está bien jodido y lo importante es salvar a cuatro modelos pijas.

En fin, es como un capítulo lisérgico de Los Autos Locos
Qué coñazo de película (al menos sus primeros 70 minutos).


Maggie *** (USA, 2015). Mejores intenciones que resultado. Pertenece al súbgenero zombie-revisionista que contempla a estos bichos como víctimas de una enfermedad más que como descerebrados asesinos. O sea, que la sangre tira: a los zombies les da hambre y a los parientes de los zombies les rompe el corazón. Chuache da vida (muy contenido él) a un padrazo que tiene una hija enferma de zombinitis. Es un padre coraje como esos de los pobrecitos niños con enfermedades raras. La película tiene un tono lírico acertado y va bien de gore, lo cual siempre es una virtud. 

Aquí tienen a Chuache en plan Terrence Malick.


 Aprovecho para recomendar la excepcional serie de tv In the Flesh.

White God***(*) (Dios blanco. Hungría, 2014). Interesante fábula, muy resultona pese a que el desenlace es decepcionante (por tontorrón aunque suene Liszt) y el drama familiar que transcurre paralelo al perruno (que es el bueno, el del espartaquismo canino) creo que está metido con calzador o, al menos para mí, no aporta demasiado a la intriga y desorienta de las intenciones de la narración. No le pillé la moraleja, todo hay que decirlo, pero esta mezcla entre La Dama y el Vagabundo y Los Pájaros tiene un encanto incuestionable. 

La cuarta estrella adicional es, en realidad, para el tráiler:


It Follows ***** (Te sigue. USA, 2014). Esto sí. Estupendísima película de terror homenaje - revival al cine ochentero de VHS (y ya van unas cuantas). Planteamiento sencillo y efectista. Es el reverso tenebroso del tú-la-llevas. Los adolescentes protagonistas de la película no son gilipollas (thank you very much Mr Director). Bien desarrollada, bien resuelta y estupendamente cinematografiada. Como buena serie B, seguro que tiene moraleja (¿miedo al sexo?) pero la verdad es que no me interesa en absoluto. Yo disfruté de ella a palo seco. Porque sí. Porque ella lo vale.

Una joya. Lo mejor de mi 2015 (hasta el momento).

Frases No de Cine. EL CALOR.

"Porque hacía mucho calor".

Respuesta de Meursault en la Corte donde se le juzga por el asesinato de un árabe a la pregunta "¿Por qué mató a ese hombre?". 

De El Extranjero (1942) una novela (en la que la palabra "calor" aparece un montón de veces) escrita por el gran, gran, gran escritor gabacho Albert Camus (Héroe Gusano).

A The Cure le inspiró esta canción: Killing an Arab.

viernes, 26 de junio de 2015

Frases de Cine. Los Caballeros de la Mesa Cuadrada (1974).

- ¡Yo soy Rey!

- ¿Y cómo lo consiguió? ¡Explotando a los trabajadores! ¡Aferrándose a un dogmatismo imperialista que perpetúa las diferencias económicas y sociales de nuestra sociedad!

- ¡Silencio! ¡Te ordeno que te calles!

- ¿Ordena eh? ¿Pero quién se creerá que es?

- ¡Soy vuestro rey!

- ¿Ah, sí? ¡Pues yo no le voté!

- ¡A los reyes no se les vota!

- ¿Entonces cómo llegó a ser rey?

- La dama del lago, con el brazo enfundado en brillante seda, sacó una espada del fondo de las aguas significando así la divina providencia que yo, Arturo, debía portar la espada. ¡Por eso soy vuestro rey!

- ¡Oiga! ¡Que a una mujer le dé por repartir espadas mojadas no es base para un sistema de gobierno!¡El supremo poder ejecutivo deriva de la voluntad de las masas, no de una absurda ceremonia acuática!

- ¡Silencio!

- No pretenderá ostentar el supremo poder ejecutivo porque una furcia natatoria le tiró una espada... Lo mismo podía ir yo por ahí diciendo que soy Emperador porque una tía me lanzó una cimitarra... ¡Me llevarían al manicomio!

- ¡¿¿Pero bueno, te quieres callar??!

- ¡Ah! ¡Ya está!. ¡La violencia inherente al sistema! ¡Socorro! ¡Socorro! ¡Me están reprimiendo!

 

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails