miércoles, 21 de mayo de 2008

Más allá del bien y del mal.

«De todo árbol del huerto podrás comer; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comas, ciertamente morirás». ( del libro del Génesis, de Dios, 6000 AC)

Nos cuenta la Biblia que Satanás convenció a Eva para que convenciera a Adán a comer el fruto del árbol del bien y del mal, y conocer así la diferencia entre estos dos conceptos. Pero también nos cuenta el Libro Gordo de Dios, que lo que básicamente aprendieron nuestros tatatatatatatatatatatarabuelos fue la diferencia entre estar vestido y desnudo, identificando el bien con estar desnudo sin saberlo, y el mal con estar desnudo sabiéndolo. Estar vestido se quedó en regular y soso. El experimento salió mal y nos trajo el parto con dolor que tanto gusta a los hippies, los callos en las manos, que tanto gustan a mi padre y a los jefes, y 2000 años de puteo a las mujeres, injustas herederas de la culpa del acto de la ficticia Eva.
Pero vaya, que la intención del demonio no parece tan mala: dar a los humanitos la sabiduría necesaria para distinguir estos dos grandes principios. O sea, que Satanás fue el primer filósofo de la Historia. Y cómo dijo Nietzsche en su obra "Más allá del bien y del mal" (1886):

"Qué malignos pueden ser los filósofos! Yo no conozco nada más venenoso que el chiste que Epicuro se permitió contra Platón y los platónicos: los llamo dionysiokolakes. Esta palabra según su sentido literal, y en primer término significa "aduladores de Dionisio", es decir agentes del tirano y gentes serviles; pero además, quiere decir "todos ellos son comediantes, en ellos no hay nada autentico", (pues dionysokolax era una designación popular del comediante) Y en esto último consiste propiamente la malicia que Epicuro lanzó contra Platón; a él le molestaban los modales grandiosos, el ponerse uno a sí mismo en escena, cosa de que tanto entendían Platón y todos sus discípulos, - ¡y de la que no entendía Epicuro!, él, el viejo maestro de escuela de Samos que permaneció escondido en su jardincillo de Atenas y escribió trescientos libros, ¿quién sabe?, ¿acaso por rabia y por ambición contra Platón? - Fueron necesarios cien años para que Grecia se diese cuenta de quién había sido aquel dios del jardín, Epicuro. -¿Se dio cuenta?".

Como bien sabe "lunes", -uno de nuestros más fieles lectores-, yo soy un gran dionysokolax, (aunque muy poco platónico, que soy más de Nietzsche y amo la tierra más que lo etéreo).
Otro gran dionysokolax y lector de este blog, es el "capitán velarde", personaje famoso por su amor al Génesis y su odio a Phil Collins. Velarde lleva muchos años ya proclamando a los cuatro vientos que ir siempre en bolas es la respuesta a todas las preguntas que atormentan al ser humano desde aquel inocente mordisquito frutal.
Pero ya que la Biblia es mitología, Nietzsche acabó majara y Velarde lleva el mismo camino, Mr. Lombreeze os va a ayudar, -one more time-, a distinguir entre el bien y el mal.
Tengo que confesar que en este terreno soy bastante k-paxiano. Recordemos esto: " ¿Quién no sabe lo que está bien y lo que esta mal? En K-Pax todos lo saben". (del film "K-Pax", de Iain Softley, 2001).
Aquí en la Tierra, pasa un poco parecido, solamente que luego hacemos lo que nos da la gana. ¿Que no lo tenéis tan claro como yo?. En fin, aunque no me cansaré nunca de reprocharos lo audiovisuales que sois, os lo voy a poner más fácil, para lo que me valdré de la ayuda del compositor alemán, -que bien se les da a los boches filosofar, componer e invadir continentes, hay que reconocerlo-, Christoph W. Gluck,(1714-1787), al que muchos conocereis de vista, pues su retrato ilustra las etiquetas de las botellas del Rioja "Faustino V", (no tengo ni idea del porqué).
Gluck compuso en 1762 su ópera "Orfeo y Euridice", donde nos cuenta las andanzas del personaje mitológico Orfeo, -otro dionysokolax-, quien murió despedazado por las ménades, precisamente por abandonar el culto a Dionisio en favor de Apolo, (ya estais advertidos). Esta historieta también encantaba a Nietzsche.
Gluck nos canta en esta ópera, como Orfeo baja a los infiernos en busca de su difunta amada Euridice y, como buena tragedia griega, de final feliz nada: Euridice es liberada del infierno, a cuyos demonios conmueve el amor y arte de Orfeo, y se le permite a la fémina seguir al protagonista hasta nuestro mundo, con la condición de que Orfeo no vuelva a mirarla hasta que los rayos del sol cubran a su amada. Orfeo aguantará todo el duro viaje de vuelta del averno como un campeón. Incluso en momentos en los que su amada corre peligro, no se volverá hacia ella. Pero cuando por fin salen ambos de las profundidades y el amante Orfeo se gira a mirarla, Euridice se evapora... Uno de sus pies seguía en el inframundo y su cuerpo no estaba completamente bañado por el sol. Moraleja: dioses = traicioneros.
¿Cómo nos va a ayudar la música de Gluck?. Muy sencillo: Si al enfrentaros a alguien, a algo, o a alguna situación, escuchais la "Danza de los Espíritus Benditos", estais ante el BIEN. Si por el contrario, lo que os llega a los oídos o a vuestra cabezota es la "Danza de las Furias", estais ante el MAL. Chupado.

Danza de las Furias



Danza de los Espíritus Benditos.

13 comentarios:

lunes dijo...

Es usted la leche Mr.lombreeze. Desde que Zaratustra se meó en las chanclas de Apolo, Dionysos y similares, nadie había explicado ésto tan sencillamente. Ah¡ Y supongo que si alguien no comparte la proclamación del aclamado Capitán Velarde... fijo que oye la danza de las furias ¿no?

Mr. Lombreeze dijo...

pero fijo, fijo...
En cuanto pueda cuelgo el video de Velarde bailando desnudo la danza de los espíritus benditos y desnudos.

Jorge dijo...

Magistraaaallllllllllll, cuenten ustedes con esa danza queridos Sr Lunes y Mr Lombreeze!!!

Serpico el Mañico dijo...

Muy bueno Sr. lombreeze.

Una pregunta: Cuando me levanto por las mañanas y me miro en el espejo escucho la danza de las furias, ¿Esto es malo?, ¿soy la reencarnación del mal, del mismisimo belcebú? ¿Existe una solución?
Gracias por tu respuesta de antemano.

Mr. Lombreeze dijo...

Serpico, tú por las mañanas escuchas Kiss FM y tus hambrientas tripas. Esa combinación se confunde, en ocasiones, con la danza de las furias de Gluck. Pero no es tu caso, porque tú eres un ser puro que cuando se va de marcha bebe margarias con pajita. ERES EL BIEN.

Serpico dijo...

Lo de las margaritas con paja es verdad, pero con kiss FM no has atinado, yo escucho Rock and Gol (Lo unico bueno de la Cope).
Te digo sinceramente que vuestro Blog esta de miedo, el articulo de 2001 Odisea del Espacio es Acojonante...
De algunos articulos de musica, se agradecen las explicaciones...
Acabas de ganar un nuevo deboto de tu templo del conocimiento.

Mr. Lombreeze dijo...

Gracias serpico, es para mí un gran placer escuchar tan gratas palabras de alguien tan apreciado por mi persona. Bienvenido al Mundo Gusano. Tu nick es, sencillamente, acojonante.

Anónimo dijo...

Para su información la ópera Orfeo y Eurídice tiene un final feliz y esa analogía con la danza de los espíritus benditos y las furias es estúpida

Mr. Lombreeze dijo...

Efectivamente, la ópera tiene un final feliz, pero el mito no. Lo mismo que el Romeo y Julieta de Prokofiev y tantos otros ejemplos.

¿analogía?,
lo de escuchar la música de Gluck ante el Bien y el Mal es una broma. No se lo crea, que no va a pasar.

Anónimo dijo...

Lamento la acusación, Gluck es mi compositor favorito y me encanta la Danza de las Furias por su sonido intenso, realmente no creo que represente maldad

Mr. Lombreeze dijo...

"Las Furias eran Tisifone, Alecto y Megera y tenían cabeza de perro, alas de vampiro y, en vez de cabellos, serpientes. Para cumplir su misión llevaban consigo látigos de cuero y temibles anillos de bronce...".
Sí que es verdad que eran más justicieras que malvadas, pero algo de mal rollo también daban, no? ;-)

El Orfeo de Gluck es el inicio de la ópera moderna y una preciosidad de obra.

Anónimo dijo...

Sí creo que las furias daban algo de mal rollo;-), pero lo que percibo al escuchar la danza es la desesperación de Orfeo, y también con Don Juan a quien se llevan las furias al inframundo por sus acciones. Por cierto, Don Juan es un muy buen ballet le recomiendo que lo escuche si es que no lo ha hecho. Mi obertura favorita de Gluck es la de Alceste, ya que representa los suplicios de los personajes a lo largo de la obra, debería escucharla igualmente. Su tercera ópera de reforma(Paride ed Elena) no fue ni es muy famosa por su libretto de trama estática, es conocida por su aria O del mio dolce ardor que esta la antología de arias entiguas italianas. Toda la música de esa ópera también es perciosa.

Mr. Lombreeze dijo...

Ladies and gentlemen, nuestro amigo Anónimo está hablando de esta maravilla:
http://es.youtube.com/watch?v=GmVnVfAJQWM&feature=related

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails