domingo, 4 de agosto de 2013

Johannes Brahms (1833-1897). Un pianista romántico en el burdel.

Antes que nada: ¡Feliz 180 aniversario, Maestro!.


Pues sí, tal y como dice el título del post, uno de los más grandes compositores alemanes y mundiales de todos los tiempos trabajó durante una temporada como pianista en un variado tipo de antros, incluyendo burdeles. En fin. La anécdota era solamente por llamar un poco la atención.

El caso es que Brahms es una de las cimas del Romanticismo musical alemán del s. XIX. Este hombre y su música nacieron ya clásicos incluso para sus contemporáneos entre los que, afortunadamente, Brahms tuvo desde casi el comienzo de su carrera como compositor, una merecidísima reputación y notoriedad.

En 1872 completó la composición de sus famosas Danzas Húngaras, un conjunto de 21 danzas de breve duración, inspiradas en el folclore húngaro, compuestas para ser ejecutadas en piano a cuatro manos (y dos personas).

La más popular es la n. 5 (basada en la canción "Bártfai emlék" de Kéler Béla aunque Brahms creyera que era una melodía popular) y por esa razón y porque este año se cumplen 180 años del nacimiento de Brahms, vamos a escuchar hoy, precisamente, la n. 11 que es una de las tres danzas del ciclo 100% brahmsianas, es decir, no inspiradas en ninguna melodía de la bella Hungría. Además, es casi la única que se sale del alegre tono general que destilan el resto de sus 20 compañeras danzantes.

Yo no sé si el propósito de Brahms era hacernos bailar o hacernos estremecer con su música húngara pero en el caso de la Danza Húngara n. 11 os aseguro que es imposible no emocionarse ante la belleza sin igual de sus melancólicas  notas.

La belleza y la riqueza melódica de las Danzas Húngaras de Brahms dieron lugar a que varios músicos las orquestaran posteriormente (Brahms solamente orquestó las números 1, 3 y 10). Entre ellos destaca otro genio del romanticismo europeo y músico contemporáneo de Brahms, el compositor checo Antonín Dvorák (pronunciesé "vorsak").

Disfruten ahora de la Danza húngara n. 11 (Poco Andante) en la hermosa versión instrumental del compositor alemán Albert Parlow (aquí la versión para piano). 

4 comentarios:

redrum dijo...

La tercera B entre los grande!!! Bravo!

Mr. Lombreeze dijo...

Oiga, pero a usted la primera B no le mola mucho, no?.
Podemos cambiar Bach por Bizet, que era el compositor favorito de Nietzsche.

David dijo...

¿Quién tiene deseos de venganza escuchando esto?
Siempre he envidiado tus entradas de música clásica (tengan pocos o muchos comentarios, suelen ser buenísimas)...
Un saludito.

Mr. Lombreeze dijo...

La Música Clásica anula el cerebro reptiliano y el límbico. ;))))
Gracias amigo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails