viernes, 31 de julio de 2009

Mis combatientes favoritos: Antoine de Saint Exupéry.

Hace hoy 65 años partía del aeropuerto italiano de Bastia a bordo de un Lightning P38 y en misión de reconocimiento de la costa francesa, Antoine Jean-Baptiste Marie Roger de Saint-Exupéry, aviador y escritor francés que desaparecería misteriosamente a la edad de 44 años pocas horas después de despegar de la isla de Córcega rumbo a Francia.

Nosotros solamente hemos leído dos de sus libros (tampoco es cuestión de dárnoslas ahora de Exuperyexpertos): "Vuelo nocturno" y, por supuesto "El principito" . Ese breve cuentecito que nos hacían leer de niños y nos gustaba mucho. Más tarde lo leíamos de quinceañeros y nos gustaba más. En nuestra década de los 20 todavía más. Y ahora, en la de los 30, es uno de nuestros libros favoritos hasta el punto de que estamos ahorrando para comprarnos un apartamento en el asteroide B612, entre volcán y volcán, con vistas a la rosa.
Un libro del que aprendimos y aprendemos cada día más. Una alegoría gigante llena de sabios consejos, como ése tan genial que nos recuerda la wikipedia: "La geografía, en efecto, me ha servido de mucho; al primer vistazo podía distinguir perfectamente la China de Arizona. Esto es muy útil, sobre todo si se pierde uno durante la noche".

A lo peor hay alguien por ahí, perdido y sin rumbo en la vida, que todavía no ha leído "El Principito". Puede remediarlo aquí.

Saint Exupéry murió combatiendo contra los nazis. Hace solamente 1 año un tal Horst Ripper de 88 años, ex piloto de la Luftwaffe, confesó a propósito del misterio de la desaparición del escritor francés: «Pueden dejar de buscar. Fui yo quien abatió a Saint-Exupéry. Fue después cuando supe que se trataba del escritor. Yo esperaba que no fuera él, porque en nuestra juventud todos habíamos leído sus libros y los adorábamos. Había leído y admirado sus libros. Nadie como él había escrito del heroísmo del aviador. De haber sabido que él pilotaba aquel Lightning P-38 no hubiese disparado. Ese recuerdo me ha perseguido toda la vida…”
Esto le salva de nos vayamos un día de viaje a escupir sobre su tumba. Aunque claro, la guerra es la guerra, sobre todo cuando se tiene 25 años: “Yo cumplía una misión a unos 2.000 metros de altura, no lejos de Toulon. Y descubrí un Lightning que volaba muy bajo. Los Lightning solían volar a unos 10.000 metros de altura. Y yo lo tenía a mi alcance, 8.000 metros más bajo. Volaba de extraña manera. Para mi se trataba de un blanco fácil. Y el piloto del Lightning no parecía enterarse. Y yo me dije: “Tío, si no te enteras te caes, ya”. Y me tiré sobre él, sin contemplaciones. Disparé sobre las alas. No ví saltar al piloto cuando el avión se precipitó en el mar. Misión cumplida. Un rival menos”.

Y es que en la guerra, como le decía el zorro al Principito: "no eres todavía más que en muchachito semejante a 100.000 muchachitos. Y no te necesito, y tu tampoco me necesitas, no soy para ti más que un zorro semejante a 100.000 zorros".

Y el pobre Horst Ripper, al enterarse de que había matado a uno de los escritores que mejor habían sabido plasmar en papel las experiencias de un aviador, debío recordar el siguiente párrafo que dice: "... pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro, serás para mí único en el mundo, seré para ti único en el mundo. Si me domesticas, mi vida se llenará de sol, conoceré un ruido de pasos que será diferente a todos los otros...tus ruidos me llamarán fuera de la madriguera, como una música. ".

Y lo que pasó el 31 de Julio de 1944 no fue que un rival cayó y se hundió en el Mediterráneo sino que Antoine Saint Exupéry, escritor y aviador, murió asesinado, como mueren todos los soldados de todos los conflictos en todas las guerras del mundo.

Y así desapareció Antoine de Saint Exupéry, como su protagonista. Esperemos que él también volviera a su planeta y se curara del mal de amores no correspondidos que parece ser que le acechaba por aquellos días en los que, amargamente, le escribía desencantado a una jovencita de 25 años: "No hay más Principito, hoy día ni jamás. El Principito está muerto o se volvió totalmente escéptico. Un Principito escéptico no es más un Principito. Estoy resentido con usted por estropearlo. No habrá más cartas, teléfono ni señal. No fui prudente ni pensé que arriesgara pena, pero me lastimé en el rosal cogiendo una rosa. El rosal preguntará: ¿Qué importancia tenía para usted? Ninguna, rosal, ninguna. Nada importa en la vida. No hay más vida. Adiós rosal.".

Adiós Antonio y gracias por todo. Vive la France mes amis. Mantenganse uds. siempre alejados del escepticismo. Siempre Principitos. Siempre aviadores.

"Icarus", de la bso de "The Aviator", (obra maestra), con música compuesta por Howard Shore. Uno de los mejores soundtracks de la última década.

video

5 comentarios:

elbosquefantasma dijo...

a los buenos días tengan ustedes gusanos.
Hoy se ha superado Mr.Lombreeze, una entrada fantástica. Qué le voy a contar de Mr. Antoine, El principito en cualquier versión tiene una fuerza de pequeño asteroide a velocidad de caída en un planeta.
Howard Shore se supera por momentos.

Heli dijo...

Que hallazgo más inesperadamente estupendo su blog. Llevo desde ayer por la noche escarbando en los posts. Una pregunta ¿El cartelito de "this is sparta" es de los autores del blog? y si es así ¿me permitirían utilizarlo en mi blog? :)

Mr. Lombreeze dijo...

Gracias por sus amables comentarios

Heli, bienvenid@. El cartelito de Esparta lo encontré por ahí, en el google, tómelo y haga con él y con todo lo que encuentre en este blog, lo que le plazca.

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Hay mucho que hablar sobre la muerte de Saint-Exúpery. No está demostrado que lo derribara ese piloto alemán:la Lutwaffe no tiene registrados derribos en las aguas de Marsellas esos días. Simplemente te diré que nuestro escritor tenía mala fama de piloto entre los americanos (que le dejaban sus P-38 de la base de Córcega), y de hecho, antes de su caída definitiva dio al traste con otro avión. Sucede que a la resistencia francesa la animaba saber que el famoso escritor luchaba con ellos desde el aire: y le dejaron otro P-38, para labores de reconocimiento. Cosas de la historia. Bonita entrada: me ha alegrado el día.
Saludos.

Mr. Lombreeze dijo...

Bueno José Ángel, ya veo que como buen aviador que eres conoces bien la historia ;-). Gracias por tu aportación. Y sobre todo por el piropo.
Y yo que tenía la romántica idea de que era un buen piloto...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails