jueves, 30 de junio de 2011

Clasicazos del Western: Colorado Jim. Anthonny Mann, 1953.

Siempre es duro caminar cargando con tu propio pasado a las espaldas, pero mucho más cuando se carga, además, con el peso extra de un desengaño de ésos que te hacen añicos el corazón y rematan su infame crueldad vaciándote los bolsillos. Howard Kemp (James Stewart), alias "Colorado Jim", se arrastra por el agreste terreno rocoso del Estado de Colorado en busca de su futuro que es, en realidad, una vuelta a su pasado. Un futuro que pasa por conseguir los 5.000 dólares de recompensa que ofrecen por el forajido Ben Vandergroat (Robert Ryan) al que lleva semanas persiguiendo desde Kansas, donde se reclama su cabeza por el asesinato del sheriff de Abilene.

Colorado Jim, el granjero, el veterano de la Guerra de Secesión Americana, es ahora un cazarrecompensas. ¿Es este viaje posible?, ¿puede un hombre bueno convertirse en un despiadado animal sediento de sangre y de dinero?.


Colorado Jim encuentra en su camino al viejo buscador de oro Jesse Tate que le pone sobre la pista del fugitivo a cambio de unas monedas. A esta extraña pareja se les unirá, por casualidad, Roy Anderson, un veterano soldado del ejército yanki licenciado con deshonor. Menudo equipo... Juntos irán a la caza del hombre. Pero ese hombre resultará ser un tipo muy inteligente y un hábil manipulador: Ben Vandergroat jugará sus cartas para ganar la partida de la superviviencia sembrando la desconfianza entre sus perseguidores, intuyendo que solamente los une un frágil compromiso basado en un puro interés pecuniario.

Colorado Jim es un peliculón que mete al espectador en situación, magistralmente, desde la primera escena en los cinco primeros minutos, sin preámbulos ni adornos. Algo que sabían hacer muy bien los maestros de los géneros clásicos del Hollywood de las majors. Ésos que, todavía hoy, son másters en lo que a presentación de personajes se refiere.

Y uno de esos grandes maestros fue, sin duda, Anthony Mann, un director que supo imprimir a esta gran película un ritmo que crea una tensión constante desde ese arranque de primerísimo plano de la espuela de la bota de James Stewart hasta el final de la historia. Una película que cuenta con el aliciente extra de haber sido rodada 100% en exteriores. En bellos pero inhóspitos espacios naturales, sin un solo set, sin un solo decorado.


Tercera (de cinco) colaboración en el western de James Stewart y Anthony Mann, con uno de los mejores resultados. El duelo actoral de James Stewart y Robert Ryan es de aúpa. André Bazin dijo de ella que era "el más auténtico y bello western de los últimos años". Un anticipo del Ethan Edwards fordiano y de los antihéroes de los westerns spaguetti y peckinpahianos.

Como buen cine clásico de género sigue unos códigos que a algún espectador poco acostumbrado pueden chirriarle: hay un personaje femenino, ergo hay historia de amor, y hay un precipitado final que, una vez más, consiste en ir en busca del mar. Pero es que.., ¡¡¡es tan hermoso ver de vez en cuando este tipo de cine!!!.

No se la pierdan.
Es lo más cerca que van a ver a Jimmy Stewart haciendo de malo.


Un Western que huele a cine negro, que es una maravilla, y que es uno de las grandes culpables de mi cinefilia.

Ah, por cierto, el score de Bronislau Kaper es sensacional.

10 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Creo que esta es la película en la que Carlos Pumares decía que James Stewart hacía de malo pero, era habitualmente tan buenazas, que no se le notaba su maldad jeje. Si la he visto la tengo muy olvidada así que me pondré a ello. Un abrazo Mr. Lombreeze!

Tripi dijo...

El problema es que a James Stewart, en las pelis españolas, le han metido una voz en el doblaje que parece la de Zerolo, y a mí nunca me resulta creíble como tipo duro.

La cagaron con el Stewart, y bien cagada.

Saludos, perraco.

David dijo...

Sí. Lo de "haciendo de malo" es verdad (aunque en otras de la saga Mann tampoco es que sea George Bailey; movido siempre por unas ansías de venganza que, jodeeer!). Pero en esta, recuerdo que a veces hasta el malo te caía más "simpático" que James en ocasiones. Y Janet Leigh con pelo corto.
Tripi, hostia... pues a verla en vose, y asunto arreglado. El fraseo de James, la manera en la que "cortaba" las frases con sus pausas es genial. Mi actor favorito del sonoro.

Tripi dijo...

David, HHHHHostia, jajajajajaja¡¡¡

¿No es Vosé el cantante ése de Bandido? prefiero a los Barón Rojo.

Jeune Albert dijo...

Maravillosa película. Ya la puse como uno de mis 10 westerns preferidos. Y muy demostrativa del talento del único actor que ha podido competir con Cary Grant de tú a tú e incluso superarle en ocasiones.

En todas los westerns con Mann el personaje de Stewart tiene un lado oscuro, de fanatismo irracional con un cierto componente vengativo o al menos atormentado. Y casi no hace falta oirle hablar, con verle la cara vemos reflejada la tensión interior, además, como todos los grandes su expresión corporal lo expresa perfectamente. No tiene nada que ver con la de, por ejemplo" El invisible Harvey".

A mi estas películas de Mann/Stewart me parecen la inspiración de algunos aspectos clave del spaghetti western, o de las pelis de Eastwood, no sé qué os parece a vosotros.

David dijo...

Lo de la inspiración, no sé. A mí las de Mann/Stewart me gustan mucho más, eso sí. Y coincido al completo con tu estupendo comentario, Jeune Albert.
PD: Desde luego, Tripi... qué poco en serio me tomas (ja,ja)

Mr. Lombreeze dijo...

Yo creo que en esta película se expresa perfectamente (gracias al guión pero, sobre todo, a la magistral interpretación de uno de los Top 5 actores ever) una moraleja con la que estoy absolutamente de acuerdo: el hombre bueno, por mucho que se empeñe en ser malo, siempre es bueno, no importa lo puñetera y cuesta arriba que se le haya puesto la Vida. El lado oscuro existe en él, sin duda como dice muy bien Jeune Albert, pero ese lado no triunfará.
Es uno de los héroes - anithéroes mejor compensados del western.

Sí, yo creo que ésta es la que siempre decía Pumares. No estoy seguro del todo, pero creo que era esta Colorado Jim.

David, es que Colorado Jim cae peor que el malo porque es un malo contranatura, por lo que va revolucionado y se fanatiza por momentos. El auténtico, malo, el bándido y espléndido también Robert Ryan, es sibilino y seductor.

A mí, sin embargo, me gusta el doblaje clásico de casi todas las películas de Jimmy Stewart.

Kinezoe dijo...

Sobre James Stewart decía nuestro Dino que hay una estatua en el Museo de Cera de Hollywood que habla mejor que él... Coincido en gustos con Mr. L: me gusta el doblaje clásico de Jimmy.

Por cierto, esta de "Colorado Jim" hace lustros que no la veo.

Buen finde.

Möbius el Crononauta dijo...

Esta de Mann y Stewart la tengo pendiente. A ver si lo arreglamos. Por lo que cuentas, desde luego merece la pena.

Saludos

Mr. Lombreeze dijo...

Jejeje, muy bueno Kine, no conocía el comentario de Dean Martin. Y algo de razón sí que tenía...

Yes, la merece. Es una película estupendísima, amibo Crononauta.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails