viernes, 28 de octubre de 2011

Dejar atrás el pasado. El sobreviviente.

Play


El sobreviviente, un poema de Javier Sicilia (Ciudad de México, 1956), escritor mexicano al que los asesinos del crimen organizado le mataron un hijo. Un poema que hoy quiero dedicar a todos los sobrevientes, familiares y amigos, de todos las víctimas de nuestro crimen organizado patrio, las víctimas de los asesinos etarras.

Estimados sobrevivientes, va por ustedes. Vais a tener que tragaros unos cuantos sapos de amargo sabor y pestilente hedor. Que vuestro sacrificio no sea en vano. Recibid, al menos, el agradecimiento del resto de sobrevivientes. Recibid, al menos, mi agradecimiento en forma de poema mexicano robado al ciberespacio.

Toda ausencia es atroz
y, sin embargo, habita como un hueco que viene de los muertos,
de las blancas raíces del pasado.
¿Hacia dónde volverse?;
¿hacia Dios, el ausente del mundo de los hombres?;
¿hacia ellos, que lo han interpretado hasta vaciarlo?
¿Hacia dónde volverse que no revele el hueco,
el vacío insondable de la ausencia?

Hacia ellos, los muertos, que guardan la memoria
y saben que no estamos contentos en un mundo interpretado.
Mas las sombras, las sombras que la interpretación provoca
y nos separa de ellos,
las sombras con su viento todo lleno de la abierta ventana hacia el espacio,
las sombras donde no hay anunciación
trabajan nuestro hueco.
¿Será que ya no hay nada atrás de ellas,
o el oscuro dolor por nuestros muertos
–como el amanecer que empieza a medianoche,
a la hora más oscura de la noche–
anuncia su retorno en el sigilo?

¿No es tiempo de encontrarlos nuevamente
donde nada parece retenerlos,
así el roshi descubre el todo en el vacío que no contiene nada?
Tal vez sí, porque sus voces vienen de lo oscuro,
de su vacío vienen
como un rumor de río en un riachuelo,
como un dulce reclamo imperceptible,
como una tenue estrella entre las sombras
vienen sus voces, vienen desde lejos.
Óyelas, corazón, como sólo los monjes sabían escucharlas
atendiendo en el rezo su incesante llamado
con los pies en la tierra.

Así los escuchaban,
escuchando el arriba y el abajo,
preservando en sus tumbas el suelo que habitaron con nosotros.
No es así que tú puedes escucharlos en el espacio en sombras de un mundo interpretado.
Pero escucha la queja de lo Abierto,
el mensaje incesante, esa advertencia que viene desde lejos,
ese rumor tan suave que casi nadie escucha
y llega a ti de todas las iglesias,
como si en esas piedras, que guardan la memoria de los muertos,
habitara la llama de su estar con nosotros,
de su sola presencia en la resurrección
y descorriera un poco nuestras sombras.

Porque es difícil vivir en un mundo sin ellos,
difícil no sentir a nuestros muertos alimentando las obras de los hombres;
difícil no seguir sus costumbres, que apenas conocimos;
difícil habitar en las sombras
como un alucinado que repentinamente recobra la memoria
para luego volver a su intemperie;
difícil ver aquello que los hacía nuestros flotar en el espacio y diluirse.

Estar vivo es penoso,
y nosotros, nosotros, que los necesitamos con sus graves secretos,
nosotros, que sabemos que no podrán volver a un mundo interpretado,
a veces escuchamos, como un ligero viento, ascender de las sombras
la música primera
que forzando la nada trajo a Eurídice al mundo;
una nota tan tenue, tan pura como el Cirio
que promete su vuelta en medio de las sobras
y nos trae el consuelo.

10 comentarios:

David dijo...

Vaya. El vídeo es tuyo. Podías haber dicho de qué película..
No puedo con el poema. Siento mucho lo que le pasó al poeta, pero esto no es como la Elegía a Ramón Sijé (igual tendrías que analizarlo, como hicieron en clase con el de Miguel Hernández cuando era niño).
No dudo en absoluto del dolor del autor, pero no sé por qué narices me he acordado de un diálogo bastante "crudo" de Ibsen con los poemas que dedicaría un padre a la muerte de su hija en "El Pato salvaje" (no me hagas caso; me acabo de levantar).
Y... ¿has leído esto ? Creo que te gustará.
Buenos días.

Tripi dijo...

Se me atraganta la poesía, querido Lombri, pero me ha entrado mejor con Pavarotti de fondo. Empiezo a pillarle el tranquillo a eso de la ópera.

Saludos, Jefe, que folles mucho este finde.

Mr. Lombreeze dijo...

@David, ¿no conoces la peli?, y tú eres el que ganaba los concursos de Crowley?, jajajajjaja
La película es "Omagh" (la acaba de enlazar hace pocos días Isabel en su blog Pelicuario) y, como te puedes imaginar, va sobre el famoso atentado del IRA auténtico cuando se separó del IRA que se había "rendido". Está bastante bien. El proceso de paz de Euskadi y de Iralanda parecen, a veces calcados.

No, efectivamente no es como la Elegía de Hernández que rima mucho más. Pero Javier Sicilia también es un gran tipo: http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_por_la_Paz_con_Justicia_y_Dignidad

No me gusta Ibsen.

Efectivamente, me gusta bastante el texto que has enlazado. Si tenemos que tragarnos sapos, al menos que nos dejen cagarnos en la puta madre que parió a los que nos hicieron tragarlos.

Mr. Lombreeze dijo...

@Tripi, este fin de semana-puente lo voy a pasar en casa de MrMierdas y allí está absolutamente prohibido follar.

"Qué haré sin Euridice?" canta el desolado Orfeo/Pavarotti. Tripi, el próximo martes vuelve Pavarotti al blog, ya verás que vozarrón!!!.
Es falso que la poesía no te guste. Sé que escribes poemas, aunque en el Pato los llaméis Minirrelatos.

Marcos Callau dijo...

Has elegido un gran poema Mr. Lombreeze! La música no se queda atrás, desde luego. Saludos!

David dijo...

Ja,ja...
Eres un cabrito.
Ojalá venga por aquí tu hermano "desatado", le tengas que borrar, y luego te lo hagan pagar como es debido...

Bueno, ahora en serio. No he visto la de Omagh (apunto; pero tengo ya tantas... pufff...si haces un post de esos sobre la peli, que a veces me convencen para verlas).

He visto lo de Javier Sicilia. Pues sí. Pero como a lo mejor diría tu hermano...hasta que no nos toca..

Ibsen es la hostia! El pato salvaje es una obra impresionante. Y Un enemigo del pueblo es tremenda.
Lo del texto ya me lo imaginaba.
Pasa buen fin de semana.

miquel zueras dijo...

Un poema que te deja sobrecogido, no hay resentimiento, solo la enorme sensación de ausencia que dejan las víctimas.
Es verdad, "Duelo de titanes", me despistó el blanco y negro de la foto; gran película.
Te deseo también buen fin de semana, lástima que en Mr.Mierda´s House se imponga la ley seca. Saludos. Borgo.

Mr. Lombreeze dijo...

@borgo, has expresado perfectamente lo que tranmite, también para mí, el poema.
Ah, sí, que la peli es en color, claro!.

Bigmouth dijo...

Y aquí me tiene, tieso como una estaca tras leer el sobreviviente.
Que barbaridad de majestuosidad.
Un abrazo.

Mr. Lombreeze dijo...

Verdad que sí, Bigmouth?. Tremendo.
Nos leemos.
La última estrofa es... pffff....

Estar vivo es penoso,
y nosotros, nosotros, que los necesitamos con sus graves secretos,
nosotros, que sabemos que no podrán volver a un mundo interpretado,
a veces escuchamos, como un ligero viento, ascender de las sombras
la música primera
que forzando la nada trajo a Eurídice al mundo;
una nota tan tenue, tan pura como el Cirio
que promete su vuelta en medio de las sobras
y nos trae el consuelo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails