lunes, 4 de marzo de 2013

El Cinéfilo Bien Temperado. DIAMOND FLASH (2012, Carlos Vermut). La segunda OBRA MAESTRA de este año.

La vida no es fácil para los seres hipersensibles... Nos atormentan preguntas como ésta: ¿De qué cojones están hablando estos tipos mientras esperan a Frank Miller?.


Cuando yo era chiquitín, mi cinefilia orbitaba alrededor de dos géneros clásicos: el bélico y el western. Dos géneros repletos de modelos a seguir y de historias maniqueas, como dios manda, de buenos y malos heterosexuales, de cosas que están bien y están mal, sin matices. Custer bueno vs. indios malos. Y punto. Son películas con héroes sin sombras a los que nadie hace sombra. Luego están sus novias que los quieren mucho, luego están los malos a los que nadie quiere y luego están los secundarios feuchos que hacen de bufones. Pero, para los hipersensibles como yo, existía una categoría extra: los "invisibles". Los personajes secun-secun-secundarios.

Ejemplo clarísimo: tú veías a ese soldado alemán haciendo guardia nocturna en noséqué fortaleza mirando despistadamente al infinito y, de repente ¡zas!, llegaba el comando americano y le rebanaba el cuello. Y el joven alemán se desangraba en silencio. Y yo pensaba: "¿estará recordando el amor de su madre en esos últimos segundos de vida?.., ¿estaba soñando con su novia justo en el momento en el que el afilado cuchillo le segó la yugular?"... Pero el héroe saltaba sobre su cadáver y salvaba al mundo y a nadie le importaban ya las desdichas pretéritas de aquel cuerpo inerte e impecablemente uniformado.

Más tarde, los directores rebeldes hicieron películas donde nos contaban la vida de los indios o de los centinelas alemanes y nos descubrieron que ni todos los indios arrancaban cabelleras ni todos los alemanes eran unos malditos bastardos. Y la cosa se compensó un poco.

Entonces llegó Quentin Tarantino y, en 1994, creó Pulp Fiction, una obra maestra en la que el anecdotario de los secundarios se convirtió en un género cinematográfico con entidad propia inventando un nuevo y extravagante costumbrismo cinematográfico.

Es en este género en el que, en caso de necesidad, podríamos encorsetar la película que recomendamos hoy: Diamond Flash, dirigida en 2012 por Carlos Vermut y realizada en tres meses con un presupuesto de 20.000 euros.


Diamond Flash es magistral por tres razones: porque lo digo yo, porque su originalidad le confiere el derecho a serlo y porque aún costando cuatro pesetas ha conseguido alejarse de la cutrez, del aburrimiento y de la provocación gratuita, que son tres dioses de novatos a los que nunca he rendido culto. Aunque Diamond Flash no sea la película que haya inventado el género de la anécdota de los secundarios del héroe, el guión de Diamond Flash lo ha radicalizado hasta un extremo que yo no había visto nunca.

No quiero contar mucho del argumento de Diamond Flash porque la intriga y el ENTRETENIMENTO que supone el ir encajando las piezas de este rompecabezas son parte importantísima de su atractivo, pero les adelanto que en Diamond Flash los personajes aparecen en pantalla durante un tiempo inversamente proporcional a su teórica importancia jerárquica dentro del género clásico.

Es decir, los personajes son por orden de "importancia": héroe, villano, víctima, esposa del héroe, esbirro del villano, madre de la víctima y secuaces del esbirro del villano. ¿Correcto?. Pues bien, en Diamond Flash la madre de la víctima o los secuaces del villano tienen muchos más minutos de diálogo que el héroe. Otra cosa: el villano se llama Angustias y su esbirro Enriqueta. Y no se descojonen (que esto no es cine almodovariano) porque la presencia de estas dos monstruosas representantes del mal absoluto les va a helar la sangre.


Con 20.000 euros no se puede mover una cámara salvo que la lleves al hombro como si filmaras las vacaciones de Peñíscola y sobreexplotes un recurso que está más visto que el tebeo. Así que los planos fijos parecían cosas convenientes para una película con las limitaciones de medios de Diamond Flash. Carlos Vermut saca ventaja de esta desventaja con un virtuosismo admirable y elige rodar unas larguísimas escenas saturadas de unos diálogos maravillosos. A los actores de Diamond Flash no los conoce ni el tato pero están magníficos, que es de lo que se trata, porque huelen, todos ellos, al aroma ése de la frescura del amateurismo.

La vida personal del súper héroe Diamond Flash no es, ni mucho menos, perfecta pero él tiene igualmente que salvar el mundo lo mismo que Peter Parker tenía que salir a enfrentarse al Duende Verde en ayunas porque su nevera estaba semi vacía y la leche se le había agriado. Nadie nos ha contado nunca qué es lo que lee el Capitán América mientras está cagando o cómo reaccionaría si se quedara sin papel de baño en ese crucial momento y tampoco sabemos cuánto cobran los mercenarios de SPECTRA o si los terroristas de HYDRA lloran de pena cuando les deja la novia. Y ya va siendo hora. Yo tengo curiosidad por saberlo.

No se pierdan Diamond Flash porque es una joya cinematográfica y un motivo de orgullo patrio. Y no se desesperen, que no es tan rara como dicen por ahí. Un poquito de paciencia porque la perseverancia tiene su recompensa.

15 comentarios:

David dijo...

¿De qué hablan?

1 En la peli
- ¿Qué piensas que haremos después de acabar con Kane?

- No lo sé. Ya se le ocurrirá algo a Frank. Robar algún banco...

2. En el rodaje

- El cabrón de Stanley Kramer dio ayer una fiesta y no nos invitó.

- Sí. Estoy hasta los huevos de que hagan solo fiestas para los actores protagonistas. ¿Qué pasa con nosotros? ¿Se creen que porque somos secundarios no podemos disfrutar igual en las fiestas?

3. En ningún lado.

- ¿Por qué seguimos a este tío? Desde el primero de Sin City no ha levantado cabeza.

- Y yo qué sé...porque somos seguidores y cada uno tiene los gustos que tiene. Luego tratamos de justificarlos y decir que esto es maravilloso o genial aunque a otros les parezca una soberana gilipollez...En el fondo, ¿qué más da?

Un saludito.

dvd dijo...

Y además de lo que tú dices, lo que me maravilla es que su soporte de distribución haya sido íntegramente Internet, mandando a la porra a los distribuidores "oficiales" de este país. Y estaba claro que para la supersabia Academia de cine esto no cuenta, y se lo saltan...

PULGACROFT dijo...

Mr. Lombreeze pero que entrada más buena!!! me ha encantado.
A veces los secun-secun-secundarios merecen más metraje que los héroes, qué cierto!! jeje.
Me pongo a buscar pero ya la peli que nos recomiendas.
Saludos principales!

Ana Rozas dijo...

A por ella!!
Saludos.-

C. Noodles dijo...

Lo primero me quedo con tu última frase, ¿rara? de donde sacan esto? Me parece que hay mucho to-ca-pe-lo-tas que no la ha visto.. y ya sabes criticar por criticar.

Diamond Flash es la película más sorprendente de todo el año pasado (yo la vi en el 2012,jajaja).

Creo que el director era dibujante de comics y se nota mucho. Ese aire tan de "tebeo" hace que la película se eleve a lo que es, una magnífica muestra de que en España puede haber talento, aunque quieran que no se sepa.

Cuantos han visto la película... tic, tac, tic, tac...

Es dificil de catalogar en que genero se englobaría. De superheroes? un dramón? hasta me recuerda a un giallo...

Por cierto, para los que tengan (tengamos) hijos, Carlos Vermut, es el creador de Jelly Jamm, esos personajes de colores que aparecen de vez en cuando en nuestras televisiones.

El Bueno de Cuttlas dijo...

La película por el tráiler tiene una atmósfera muy especial que no se suele encontrar en las cintas españolas. Siempre digo que nos faltan películas de género (thrillers, policiacos, suspense, etc).

En el comienzo de "Solo ante el Peligro" uno de los paisanos es el secun-secundario Lee Van Cleef. Que bien podría decirle a su compa algo como "¿A qué no te imaginas que dentro de quince años me iré a Almería a rodar un western con un notas vestido con un poncho?"

¡Saludos gusanos!

abril en paris dijo...

Lee Van Cleef:
Ya te digo tio, voy a acompañar a Lee Marvin en sus tropelias en una de Ford, creo que va de uno que mata a otro y el mérito se lo adjudican a un tercero, el flacucho listillo de Jimmy Stewart..solo ver al Wayne en acción a las ordenes del tuerto..
Oye y ¿ el tema éste no es un poco moñas?

De la peli no tengo ni idea. El trailer es así como acongojante..pero si tu dices que está bien..la anotamos, por si las flys:-P

redrum dijo...

Enter the void me encantó... Tendré que hacerla caso again.

Un saludo!

miquel zueras dijo...

Creo que era en "Austin Powers" donde la película hace un giro para mostrar la vida y los parientes de uno de esos centinelas super-secundarios que se cargan a las primeras de cambio.
¿Ese Carlos Vermut es también el dibujante? Saludos. Borgo.

David Amorós dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo. No la calificaría de obra maestra, que creo que tú mismo sabes que es excesivo, pero es aire fresco en el panorama de nuestro cine y una película a reivindicar y mucho.
El poco presupeusto bien resuelto, ese toque original de secundarios que hacen una trama puzzle, la frescura que citas de los actores (especialmente las mujeres están brillantes) y los diálogos. En fin, que una joya.

Yo la vi en el festival D'A y la vino a presentar Carlos Vermut, así que te voy a explicar una anécdota que conociéndote, aún te va a hacer subir más enteros tu admiración por él. Turno de preguntas posterior a la peli. Primera pregunta. Se levanta un tío con tono trascendente y le dice que el tema maltrato a las mujeres tiene mucha importancia en la peli y si quería remarcarlo y hacer crítica social de un lastre como aquél en el momento actual. Respuesta. No. Yo quería hacer una película sobre un superheroe y una tía que se salva porque se tira un pedo. Lo otro es secundario. Es lo que construí de relleno para terminar por explicar éso.
Ja,ja, te juro que es cierto tal cual. Vaya crack.
Un abrazo.

Mr. Lombreeze dijo...

@redrum, qué bien te iría si siempre me hiceras caso... ya te dije que yo la vi pirata y luego la compré en filmin para contribuir a una buena causa.

@miquel, sí, creo que Mr. Vermut también es dibujante. Incluso de dibujos animados según entiendo de lo que dice Noddles pero no sé mucho más sobre este señor que tiene cara de tío simpático.

@dvd, bueno, yo hubiera preferido que la hubieran estrenado en 53.000 salas en España y que Carlos Vermut se hubiera forrado, pero en fin, es lo que hay. En cuanto a los Goya.., Maribel Verdú se llevó uno por "Blancanieves", no?, pues eso. En fin, gracias por descubrirme esta película.

@PULGACROFT, todas mis entradas son cojonudas, no lo sabías? , jajaja, muchas gracias por el piropo. Espero que te guste la película.

@David, aaaaaaaah, ahora pillo lo del final "Frank Miller" es también el dibujante és que dirigó The Spirit...

@C. Noddles, me encantan los prejuicios, pero la verdad es que se suele acertar un 50% de las veces que te dejas guíar por ellos. A mí esta película me olía, a priori, fatal, pero dvd me convenció para verla.
¡¡¡Hala!!!, lo del giallo... demasiao, jajajaja. Yo lo tengo claro, si hay que adjetivarla: es una película tarantiniana.

@El bueno de Cuttlas, hombre, pues claro, el género es el motor del Cine, siempre lo ha sido y siempre lo será, lo mismo que contar historias en forma de novela será siempre el motor de la Literatura.

madre mía, qué inventiva tenéis para lo de las conversaciones de los secuaces de Frank Miller.

Mr. Lombreeze dijo...

@David Amorós, jajajjaa, joder macho, pues me alegro de que me hayas contado esa anécdota porque no es que me suele importar demasiado el captar correctamente las intenciones del autor, pero sí que reconozco que cuando acierto me da gustirrinín. ¡¡¡Es que yo percibí el "mensaje" de la película tal y como lo resumió su autor!!!. La violencia de género que se muestra en la película es un ejemplo del Mal, pero para mí no era la moraleja de la historia.
Y el detalle del pedo es, precisamente, la sublimación de esa intención suya de poner bajo el microscopio la anécdota de la historia, ¿puede ser que una persona salve su vida por tirarse un pedo?, pues sí, puede ser. Gracias por ejemplificar también tan bien qué es un gafapasta.
En cuanto a la exageración de "obra maestra"... si atendemos a la definición del concepto: "obra maestra, se refiere a la mejor o a la más renombrada producción de un autor, artista...".
Yo no abuso del concepto de "obra maestra", lo que pasa es que hablo, sobre todo, de obras maestras... Lo que yo creo es que se confunde "obra maestra" con "hito".

Por cierto, acabo de publicar otra entrada en la que hablo de otra obra maestra.

Luar na Bailada dijo...

Pues ya tenía ganas de verla, así que cae seguro.

Sobre lo que cuenta del western, es curioso cómo nos marcan las mismas cosas de forma diferente. De pequeño (como todos) veía mucho western, pero me fastidiaba mucho que siempre perdieran los indios y que los matasen de aquella absurda manera: dando y vueltas y más vueltas alrededor de una caravana. Hasta que una vez vi una peli (no recuerdo el nombre ni de coña) en la que ganaban los indios: lloré y lloré de emoción...ante la mirada atónita de mis padres.
En fin cosas de la vida.
Saludos

Luar na Bailada dijo...

POr cierto, no me gusta este sistema de identificarse en los comentarios..

Soy Lugh

Mr. Lombreeze dijo...

@Lughna, eso es porque evolucionaste más rápido y superaste antes lo de los blancos y los negros y comenzaste a apreciar los tonos grises de la vida. Bien hecho. A cada uno nos llega en un momento diferente en nuestras vidas. Claro, yo, en el comienzo de los tiemos, no miraba a los indios con ojos de antropólogo o de historiador, simplemente los veía como representantes ecuestres del mal absoluto, como bárbaros. Pero lo mismo con los pistoleros. Hay una obra maestra titulada, precisamente, El Pistolero que me marcó mucho en este sentido.
Macho, es que lo de los comentarios anónimos empezaba a ser exasperante, sorry my friend. Seas Luar o Lugnah (yo pongo la "h" en "su" sitio), yo te quiero igual. Disfruta de Diamond Flash (no hagas caso a David), es una gran película.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails