domingo, 24 de marzo de 2013

Grandes "franciscos": Los franciscanos ustacha croatas de la WWII.

El franciscano Petar "Pero" Brzica sigue ostentando un récord mundial que va a ser muy difícil de batir: en 1942 este teniente de los Ustacha (el sanguinario movimiento ultranacionalista católico croata), guardián del campo de concentración de Jasenovac, ganó el concurso de rebanamiento de cuello de prisioneros serbio-ortodoxos con la única ayuda de su inseparable "srbosjek". 


Recibió como premio un reloj de oro y una cena en la que se sirvió cerdo asado regado con abundante vino. La plusmarca no era para menos: 1.360 degollados. Y eso que los guardias del campo trabajaban como titanes; en agosto de ese mismo año habían conseguido matar a martillazos a 3.000 serbios. 

Hala venga, no se me estremezcan tanto.., no sean tan moñas.., total.., ¡¡¡qué son 1.360 muertos!!! del total de los 600.000 seres humanos ejecutados con extrema crueldad... 


Image

... en Jasenovac durante los cuatro años que el campo permaneció operativo (1941-1945). 

Nos podemos imaginar el infierno que significó Jasenovac si atendemos al horror que mostró, tras conocer las barbaridades que en él se cometían, el general nazi Edmund Glaise von Horstenau. Y ojo, porque conseguir horrorizar a un nazi tiene mucho mérito. La indignación de von Horstenau por las carnicerías cometidas a manos (literalmente hablando porque "en Jasenovac se asesinaba con golpe de maza en la nuca, con cuchillo, con toda clase de objetos contundentes, por ahogamiento, hambre, quema de personas vivas y ahogamientos en piletas de cal viva") de los católicos croatas del régimen de Ante Pavelic, provocó sus reiteradas quejas a la cúpula nazi en Alemania. El resultado: le relegaron de su puesto de Plenipotenciario General en el Estado Independiente de Croacia, uno de los peores sitios en los que un serbio ortodoxo, un judío, un gitano o un comunista podían tener la desgracia de vivir durante la WWII. 

El núcleo de ese infierno croata fue el campo de Jasenovac dirigido por... ¡¡¡TACHÁN!!!: Miroslav Filipovic ("Padre Satán"), capellán militar de la orden franciscana quien, para alegría de todos nosotros, los gusanos, sería finalmente colgado del cuello hasta morir (vestido de franciscano pese a haber sido expulsado de la orden en 1942) una bella mañana belgradense de 1946. 

¿Sigo?. 

Bah, estoy hastiado de recordarles y hablarles de estas cosas, de verdad se lo digo... 

Voy a hacer por primera vez lo que nunca había hecho en este blog en los cinco años que llevo publicando entradas: dejar un post a medias. Les juro que me han fallado las fuerzas. 

Les remito a la wikipedia o, todavía mejor, a las bibliotecas públicas sin fondos de nuestro país para que aprendan algo más acerca de las evidentísimas implicaciones del Vaticano en el Holocausto que se cometió en nuestra Europa solamente hace setenta años,  o sea, cinco años después del genocidio de 300.000 españoles que el nacionalcatolismo de los franquistas llevó a cabo en nuestro país. 

Pero los católicos parecen incapaces de tomar de su propia medicina porque lo del acto de contrición, eso que tanto predican, les suena a chino cuando de lavar su propia ropa sucia se trata. No se preocupen, dentro de 125 años el papa "Francisco III" (que seguro que es un papa con cara de buena gente que habla de los pobres y tal) pedirá perdón por la implicación de la Iglesia católica en el Holocausto (recuerden que la Iglesia ya pidió perdón por su "insensibilidad"... bonito eufemismo). Y listo. Que siga la estafa otros 2000 años más. Y ustedes que se la tamborreen bien. 

Feliz Semana Santa, Francisco and friends. No olviden rezarle al beato Aloysius Stepinac, Cardenal Arzopispo de Zagreb, condenado en 1946 a 16 años de cárcel por crímenes de guerra.

Vete a la mierda, hijodeputa.

11 comentarios:

ricard dijo...

Yo sabía que los franciscanos predicaban el amor a los animales, pero desconocía que -para compensar, supongo- practicasen el odio hacia sus semejantes. En fin...

Tarquin Winot dijo...

Algo había oido de Janesovac, pero no con este detalle. La verdad es que con tanto horror y tanto franciscano suelto, no me extraña que claudicaras, amigo Lombreeze. Yo, no habría tenido tanto aguante.

David dijo...

Joder...pues yo, al contrario que Tarquin, no había oído hablar, pero casi me pasa como a ti que has dejado la entrada a medias y me da que voy a pasar de ir a ver el enlace.

PEPE CAHIERS dijo...

Si, es mejor no continuar, con unas cuanta líneas queda todo suficientemente explicado. Tiempo es lo que se necesita, una y otra vez, para devanarnos el cerebro intentando encontrar como puede anidar esa podredumbre en el alma humana. Asquerosamente terrible.

El Bueno de Cuttlas dijo...

El pie de foto tiene más razón que un santo, desde luego. Los Balcanes tienen un buen surtido de personajes de esta calaña, pero cuando además se les une el lado ultra-místico la combinación es ya la bomba. Aquí en España tuvimos también algo parecido en cuanto a ideología, un nacionalista ultra católico y racista llamado Sabino Arana, fundado del PNV. Probablemente uno de los movimientos más retrógrados de nuestra historia reciente, digno precursor de los nazis. Pureza racial, pureza lingüística y absoluto desprecio por los castellanos. Todo un hijo de la gran, vamos.

Deles caña ilustrada a esos tarados mentales, señor Lombri

Mr. Lombreeze dijo...

La moraleja de la historia y de la Historia es que solamente hace 70 años sucedió que la Iglesia tuvo la oportunidad de estar a la altura de las terribles circunstancias. Y no lo estuvo, aunque sí lo estuvieran, afortunadamente, algunos de sus integrantes. O sea, los crimenes de la Iglesia Católica no son crímenes de siglos lejanos, oscuros e inquisitorios, son crímenes de hace poquísimo.

miquel zueras dijo...

Pues no me sorprende nada pues la cara de ese franciscano es de lo más inquietante. Ese campo compartió con la Brigada Totemkompf (al mando del hijoputa de Dirlewanger)la triste hazaña de acongojar a los nazis con sus salvajadas. Saludos y que pases unas buenas vacaciones (¿en Salou?) Borgo.

Mr. Lombreeze dijo...

@miquel, Salou???, usted me ofende, yo soy de Cambrils!!!. Jajaja. Pero no, la Semana Santa la paso en el Bajo Aragón, como Dios manda.
Es que Dios suena siempre a medievo y en aquella época tenían un gusto insano por las vísceras.

Anónimo dijo...

Pues eso, que 1360 guarruzos menos no son tanto. Pocos son.

VEC

Anónimo dijo...

Bueno,por lo que escribes lombriz supongo que que para ti fue un gran hito de la historia la masacre de Paracuellos,al fin y al cabo eran solo curas fascistas.Y también supongo que te parecería bien la política de tu amado Stalin para con los disidentes del paraíso comunista.Cuanto memo.

Mister Lombreeze dijo...

Tu suposición es errónea, Anónimo belicoso.
Eso sí, es mejor ser memo que asesino.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails