sábado, 17 de octubre de 2009

El Salitre de las botas de Pockollock. Capítulo XVII.

Capítulo XVII. La expedición Griffith. Segunda parte. El naturista Zelinsky, el teniente Blázquez y sus 2.500 "lemures".

Griffith sabía que necesitaría ayuda para su plan que pasaba por completar con éxito la misión encomendada, por lo que solicitó la colaboración de su íntimo amigo Percival Lawrence Zelinsky, antiguo compañero de Griffith durante los "strange days" al servicio del Obispo de Vichi sur l´aprês.
P. L. Zelinsky era un conocido y reputado naturista que estuvo durante un tiempo en boca de toda la comunidad científica cuando se demostró su disparatada, en primera instancia, Teoría del Aprovisionamiento del Canario "Lancashire", en la que exponía que "todo canario "Lancashire" sumergido en un fluido viscoso durante unos segundos experimenta una sensación de agobio inversamente proporcional al tiempo de inmersión". Cuando t >100 segundos, el canario fenece y con ello desaparece el "agobio" que era el término que se empleaba entonces para definir a nuestro actual stress. La aplicación en humanos para el tratamiento de esta enfermedad si bien no dio los resultados que se esperaban y produjo algunos casos del "síndrome de Zelinsky" ("ahogamiento común"), fue sin duda el punto de partida sin el que ahora no conoceríamos y disfrutaríamos de la extendida parafilia de la excitación sexual por ahogamiento.

Por supuesto, la primera idea que Zelinsky propuso a Griffith fue la de sumergir a los 2.000 elefantes rojos abisinios en un fluido viscoso durante un tiempo t > 100, pero Randall descartó la propuesta. "Percival, necesito un remedio para la urticaria de la flor de la nieve de las minas de lignito. Sin esto, la expedición está condenada al fracaso.". Zelinsky aceptó encantado el reto y se unió a la misión que Konsultas había encargado a Griffith.

Una tórrida tarde de Diciembre de 1902 partía hacia las minas de lignito la "expedición Griffith" encabezada por Randall W. Griffith que contaba con la supervisión científica del naturista P.L. Zelinsky y el apoyo del II Batallón Expedicionario Imperial "Lemur", (conocidos como los "lemures"), de S.M. la Reina Josephine de Anjou al mando del teniente Virgil Blázquez, héroe de la lucha contra los independentistas bogoteños, donde perdió las dos piernas que ahora lucía fabricadas en madera de boj, la más dura de las maderas conocidas.

El teniente Virgil Blázquez.

El teniente Blázquez apenas había dispuesto de 2 semanas para entrenar a un primer grupo de 7.830 hombres que formaban el cuerpo expedicionario "Griffith".
Sus "lemures" fueron especialmente entrenados en la lucha contra arcabuces así como en el combate en el cuerpo a cuerpo en proporción 290 contra uno. Una proporción que se demostró excesiva y que produjo aprisionamientos entre los atacantes,- que en ocasiones resultaron ser mortales-, con lo que se redujo finalmente el contingente a 2.430 hombres, cifra ideal según la teoría clásica de la Guerra de Xan Ho Quiu cuyo primer principio dice que "90 hombres contra 1 han de ser siempre suficientes para ganar cualquier batalla. Si no, es que algo se ha hecho mal".

Se sumaron a los 2.430 "lemures" un grupo de 70 prostitutas del Siam para calmar las calenturas que el prolongado viaje iba a provocar y que ya en otras expediciones había provocado ataques feroces de sodomías varoniles que impedían, a posteriori, trotar a caballo con la naturalidad y elegancia que se esperaba de todo soldado imperial.

Oficiales "lemures"

Virgil Blázquez realizó también las pertinentes modificaciones en el uniforme y armamento de los soldados que trató de adaptar a las condiciones del área de exploración pese a que la información de la que se disponía sobre esa zona era escasa y contradictoria.
Sustituyó el casco prusiano habitual por un gorro de tres picos de tafetán en color malva drapeado con perlas negras y ribeteado en oro y grana. ("Esto ha de impresionar a esos salvajes"). El uniforme se componía de mocasín de piel vuelta marrón, calcetín de lana beige hasta la rodilla, bermudas azules con bolsillos laterales y posteriores, ("nunca frontales y siempre cerrados por remaches de titanio"), camisa de gasa persa y dibujo cachemira, cinturón de cuero negro, polainas, zuecos, dos tipos de mantilla ("Semana Santa y Corpus Christi"), redecilla para el pelo, cuchillo, machete, cantimplora, brújula, Biblia ortodoxa, pareo, cubre bermuda de cuero repujado estilo "gaucho", guantes, pistola "derringer", y la joya de la armería del Ejército Imperial: el fusil de asalto "Jwighttenttongnenshiawn". Un arma capaz de dar en el blanco a más de 300 metros que incluía un cargador de 10 postas y que era la envidia de cualquier soldado del mundo debido, sobre todo, al intenso color rojo en el que su cañón estaba cromado.

Fusil "Jwighttenttongnenshiawn". Museo de Ulan Bator.

"Buena suerte mes amis...", susurró el Primer Ministro Konsultas mientras deglutía con afán un pavo trufado.

Capítulo XVIII. La expedición Griffith. Tercera parte. Llegada a las minas de lignito.

2 comentarios:

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Me parto. La cara del teniente Blázquez es para llevar el la cartera. Y qué podemos decir del armamento..
Muy bueno.
Saludos.

Insanus dijo...

jajjajj. Visualicé con horror esos "feroces ataques de sodomía". Y lo del origen de la parafilia que acabó con el lider de INXS (¿cómo pudo morir así? Él, que tuvo a Kylie Minogue en su cama), brillante.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails