jueves, 15 de julio de 2010

Momentos Mágicos del Cine. El Tigre de Esnapur y La Tumba India (1959).

A continuación, uno de mis traumas infantiles favoritos:

Dos clásicos de Fritz Lang nos dejaron, grabadas para siempre en nuestras retinas y cerebelos, un buen puñado de inolvidables escenas. Dos películas que vimos, embobados, un sábado de alguna tarde de verano de Primera Sesión. Para mí son dos perlas de Herr Lang que deberían de ser obligatoriamente visionadas por cada nueva generación de humanos con el fin de que los cachorros nos salgan lo menos tontos posible y nos paguen, agradecidos, las pensiones.
Además, son dos de los más efectivos antídotos que se han filmado jamás contra el cine pedante de look de gafa de pasta y temática de aburguesada angustia existencial.

Dos joyas del género de Aventuras, subgénero aventuras épicas y exóticas en la India: El Tigre de Esnapur (1º Parte) y La Tumba India (2ª Parte), forman el díptico dirigido por Fritz Lang en 1959 basado en la novela homónima de Thea von Harbou, esposa de Lang hasta el día en que la muy loca se afilió al partido nazi alemán. Ella había sido, hasta entonces, la autora de los guiones de la gloriosa etapa muda del maestro alemán.

Queridos amigos, esta escena que viene ahora, era, para un chaval de aquel entonces, tremenda. El famoso baile de la cobra que interpretó la guapísima actriz norteamericana Debra Paget (Sheeta) era muy, muy fuerte. No sé lo que simboliza la cobra, pero me lo imagino.

Además del calentón que me provocó en aquel entonces, (y también ahora), recuerdo que despertó en mí una gran simpatía por el maharajá Chandra, quien, sin pensárselo dos veces, acababa machacando la cabeza de la cobra (la religión) que quería asesinar a la bella carne de la bailarina (la vida). O eso interpreté yo.

F**k the priests and mueve tus caderas como tú sabes, Sheeta.

12 comentarios:

David dijo...

Pues no sé... La primera escena me suena, pero no la ubico (es decir, igual vi la peli pero no me impactó tanto como a ti).
Con la segunda tengo una anécdota más graciosa. No he visto la peli, pero en un blog de cine clásico en inglés que ahora no recuerdo comentaban esta misma escena del baile de la cobra. Pinché para verla...
y no sé cómo pero Youtube la había "censurado" (como que era para mayores o alguna chorrada parecida). La encontré en otro vídeo de youtube que otro había colgado. Pero me pareció la hostia! que alguien considerara esto de esa forma.
En fin... No he visto estas dos de Lang...como sueles decir tú, Mr. Lombreeze... a la saca.
Un saludo.

lafcadio dijo...

a ver si los de Zara ponen de moda algún traje de baño como el que lleva la Sheeta esta

Mr. Lombreeze dijo...

50 años después, esta escena sigue siendo muy hot.

Marcos Callau dijo...

Tienes razón en lo de hot, Lombreeze. No las he visto asíq eu ya me veo buscándolas. Yo, que soy un adicto al cine de Lang...es imperdonable.

PEPE CAHIERS dijo...

¡Qué bueno era Lang!. Capaz de ofrecernos una producción al estilo de la metro, pero de nacionalidad alemana.

MonSeñor Gusano dijo...

Jodo, como está la chavala del 2º video. Gracias a dios no vi la peli de joven, aun estaria palote. Si es que no me lo puedo creer...y los años que tendrá ahora la moza. Asombrado me he quedado que hace tanto tiempo hubiera chavalas asi de buenorras. Excelentes videos, sobre todo el 2º,,,,,y la culebra que cutre.

lunes dijo...

Gracias por recordarme esta película. Lo de los leprosos también se me grabó en la cabeza a mí para siempre, y eso que sólo la he visto una vez en TVE hace muchísimos años. Aprovecho : otra escena de la que querría saber el nombre del film, es la de una española en blanco y negro en la que ante la mirada de su madre, un niño sale despedido del columpio matándose. El que le empujaba cada vez más era su padre desoyendo las advertencias de la mujer.

Mr. Lombreeze dijo...

lunes, bienvenido y bienamado, te echábamos de menos.

jo, pues no caigo qué peli me dices.

Waldemar Daninsky dijo...

Desde luego, Lang es un director perfectamente comparable, en variedad de temas y en calidad, con Howard Hawks, John Huston o Stanley Kubrick aunque, injustamente, mucho menos famoso que éstos.
Este díptico es memorable por varios motivos: es su única incursión en el género de aventuras en lugares exóticos, es de las pocas que filmó en color y forma, con "Los crímenes del Dr. Mabuse", su testamento cinematográfico.
Yo tendría catorce o quince años cuando vi ambas películas en sendas noches de sábado allá por la prehistoria (años 70); y ya en épocas más recientes he ido viendo "Metrópolis", "Los nibelungos", "El vampiro de Düsseldorf", "La mujer del cuadro" y otras.

Mr. Lombreeze dijo...

Hola Mr. Daninsky. Yo reconozco que me gusta mucho más el Lang de la primera etapa alemana que el posterior de los USA.
Y es más, reconozco que tardé mucho en enterarme, cuando ya me creía un cinéfilo, que estas dos exóticas pelis eran de Lang lo que me sorprendió mucho.
Gracias a la Primera Sesión y al Sábado Cine yo creo que nuestra generación es menos paleta que lo que nos correspondía.

Anónimo dijo...

Las vi de pequeño, y la escena del mago con las espadas clavadas en la cesta me dejo alucinado. De mayor busqué como loco de que películas se trataba,hasta escribí a Televisión española, que obviamente no contestaron.
Investigando bastante por Internet, ya que sólo recordaba fragmentos, me enteré de los títulos, y pude conseguirlas. Son geniales, una aventura increible, nada amable con los protagonistas, que fue lo que me impactó de niño.

Mr. Lombreeze dijo...

@Anónimo, es que son dos películas idóneas para cimentar la cinefilia juvenil. A mí me pasó algo parecido durante años, tenía las escenas de los leprosos y la de la bailarina maciza grabadas en la memoria y no sabía nada más de estas películas, bueno, es que no sabía ni quién era Fritz Lang. Y cuando de jovencito empecé con mi cinefilia en serio y me metí un ciclo Fritz Lang, de repente, ¡milagro!, aparecieron de la "nada". Maravillosas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails