miércoles, 11 de mayo de 2011

George Osborne no es el inventor del Día del No.

El Día del No no lo ha inventado el ministro de Finanzas británico George Osborne, quien parece querer decir no a un nuevo rescate griego. Porque el Día del No es una fiesta que se celebra cada 28 de Octubre en Grecia conmemorando la heróica resistencia del ejército griego que plantó cara a las fuerzas del Eje durante la WWII con un par de leonidas bien puestas.


Debido a la feroz resistencia de los griegos, Hitler tuvo que acudir a ayudar a las tropas invasoras italianas incapaces, pese a su superioridad numérica, de derrotar a las griegas. El Führer necesitaba cubrir ese flanco antes de atacar a la Unión Soviética y decidió invadir Grecia y ayudar a su aliado Mussolini pese a que la mayoría de su Estado Mayor era de la opinión contraria. Esas semanas que perdieron los nazis en la tozuda y heroica Grecia resultarían, a la postre, decisivas en la campaña rusa que terminó con la derrota de las tropas alemanas y, en opinión de muchos, supuso el fin del poderío militar del III Reich y casi, casi, el final de la WWII en suelo europeo.

Los alemanes quedaron muy impresionados.

"Hay que decir, por respeto a la verdad histórica, que de entre todos nuestros enemigos, sólo los griegos han combatido con tanto coraje y desprecio hacia la muerte.", lo dijo Hitler.

"Prohíbo a la prensa subestimar a Grecia, difamarla... El Führer admira la valentía de los griegos.". Goebbels.

Lo mismo que los Aliados.

"No diremos que los griegos combaten como héroes, sino que los héroes combaten como los griegos.", Churchill.

"Todos los pueblos libres están muy impresionados por el coraje y la tenacidad de la nación griega", Roosevelt.

Hace 1 año la UE acudió al rescate de Grecia con 20.000 millones de euros. Los griegos nos la metieron doblada a todos falseando las cifras de su déficit presupuestario y perdieron credibilidad, con lo que ningún inversor quería comprarles deuda pública. Casi se dan un trompazo de aúpa porque el Estado se quedó al borde de la bancarrota, y ahora parece que se repite la historia (pero es que la Historia siempre se repite) y a Mr. Osborne el asunto no le hace gracia.

Soltar los dineros pica, a mí el primero, y es tentador el que afloren sentimientos poco solidarios. Pero recordemos hoy a los 435.000 griegos que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Sí, claro que no fueron los únicos, pero oye...

"no lo olvidaremos jamás".

Lo dijo Stalin.

11 comentarios:

Santiago Bullard dijo...

No en vano nacieron Héctor, Eneas y toda esa gente de los poemas de Homero por esos pagos. Oye, es que esta historia es brutal! No había escuchado hablar de la resistencia griega en la WWII, realmente impresionante. Tiene esa poética del "No pasarán" de los republicanos en Madrid, creo yo.

Eduardo dijo...

Pues toda la razón. Me tienen hasta el haba los europeos del centro y norte. Porque si alguien es europeo aquí, somos los del sur, que llevamos el peso de la civilización occidental durante casi 5000 años, manteniendo a los parásitos germanicos y eslavos con nuestras migajas. Ellos llevan menos de 200 años inventando y trabajando un poco y se quejan, se niegan a "mantenernos".
Cuando vivían en un pantano, ya navegábamos el mundo, esculpíamos como dioses. teníamos matemáticas, ciencia, escritura, dinero, y educación.
Así que menos humos. Como decía Unamuno en una frase mal interpretada ya es hora de que inventen ellos.

El Chus dijo...

A mi los griegos me encantan. si hay que subvencionar griegos, se subvencionan... Digo.

David dijo...

La de Churchill está bien. Grecia, Islandia, el corralito de Argentina...
No sé. ¿Tienen que fastidiarse los habitantes por las cagadas de...?
Vamos, que los gobiernos no pierden tiempo en ayudar a los países ricos o a la banca. En fin.. Se sale del tema y no tengo ganas de discutir. Buenos días.

Santiago Bullard dijo...

Lo que es la diferencia horaria... yo por estos lares tendría que decir "buenas noches", que son las dos a.m.

Tripi dijo...

Y no hay que olvidar que inventaron eso de darse por culo...

Saludos, Lombri.

Ps.- Veo que ya te has recuperado de tu borrachera de setenta y dos horas.

Möbius el Crononauta dijo...

No fueron los griegos, fueron los gobernantes, banqueros y demás, que esos sólo tienen una única nacionalidad...

eduardo dijo...

Complejo tema, como suele ser habitual con casi todo.

Un dato: Al mismo tiempo que el fantasma de la quiebra de Grecia recorría Europa y que las sacrosantas agencias de calificación rebajaban la nota de su deuda hasta las cloacas, el estado griego, ayer, emitía letras a seis meses (más deuda) por valor de 1.500 millones de euros y la demanda triplicó la oferta, acabándose los bonos en un santiamén. ¿Cómo es esto posible? ¿Quién es tan "gilipollas" de comprar deuda de un país en banca rota? Desde luego ninguno de los que andamos por aquí. Seguramente más bien algunos muy cercanos a los que califican a Grecia, que ven un negociete muy rentable.

Posibles "salidas":

La más razonable parece que sería que Europa acudiese solidariamente al rescate de Grecia. Con eso es seguro que, al menos durante un tiempo, las finanzas del estado tendrán un respiro y por tanto también los griegos, que dispondrán de algo de liquidez para mantener su economía. Pero, ¿a qué bolsillo irá a parar el dinero del rescate? No al de los griegos desde luego, que lo único que conseguirán es no tener que dedicar todo su dinero a pagar deuda en lugar de a poder vivir. Irá precisamente a engordar las cajas fuertes de los que les han comprado la deuda, con tipos de interés de hasta el 24%. Es decir, se engordará a los gordos. Por cierto, ¿alguien sabe si la usura sigue siendo un pecado?

Otra posibilidad es no aucdir al rescate y dejar que Grecia quiebre. Algunos en el norte de Europa dicen defender esto. Curiosamente son los mismos que han comprado y siguen comprando la deuda griega, así que si se hacen caso a sí mismos van a perder mucha pasta. Sería bonito, la verdad, aunque en realidad ellos no son los que perderían, sino el último eslabón de la cadena, es decir, el ahorrador alemán, por ejemplo. Pero, ¿y qué pasa con los griegos? La ruina, claro, no más crédito y una deuda de la leche, así que prácticamente todos los recursos que generan se irían a pagar ésta. Debacle social, pobreza, etc. etc. etc.

Tercera posibilidad: el modelo Islandés, decidir no pagar la deuda. Las consecuencias de algo así solo están empezando a ser exploradas por allá arriba, y no es una alternativa que se considere ni por estados, ni por el sistema financiero, ni por la prensa, ni por nadie: ¡joder, eso es una puesta en cuestión de las reglas del juego, brrrrrr!. Siendo muy simplista, porque mi mente no da para más, imagino que básicamente consiste en que decides no pagar deuda y por tanto sabes que no vas a tener más crédito (entre otras muchas presiones, imagino), así que te tienes que acostumbrar a vivir con lo que buenamente puedes generar de forma interna. Un auténtico pecado para la ideología del crecimiento ilimitado, quizá un retorno a lo posible, seguro una reducción de niveles de vida soportados en ruinas ajenas.
A este respecto y volviendo al ejemplo islandés, me llena de perplejidad cómo desde casi todos los ámbitos se recurre a la "inmoralidad que supone decidr no pagar algo que has pedido y te has gastado". Sin entrar en las profundidades de que la deuda islandesa fue principalmente generada por bancos privados y asumida por el estado "para salvar la economía del país" (¿os suena?), me llama poderosamente la atención que un criterio aplicado a las quiebras de la empresa privada (concurso de acreedores lo llaman por aquí), es decir, que ese dinero perdido no se tiene que devolver, no se aplique igualmente a los estados.

Yo no tengo ni idea de cuál es la mejor salida, o la menos mala, la verdad. Pero creo que esta solo puede nacer del pueblo griego, de esos que hoy andan movilizándose en la calle en una nueva convocatoria de huelga general. Ojalá sea así.

Tripi dijo...

Sr. Eduardo: acaba Vd. de hacer un comentario cojonudo. Olé sus huevos.

Marcos Callau dijo...

Hay que ver lo que se aprende en este blog. Bueno, por aquí seguiremos...trasteando, como dice aquel. Saludos.

Mr. Lombreeze dijo...

Parece ser que "jamás" es demasiado tiempo.

Con la que ha caído y lo que sabemos de esta crisis, acusar a un país, a Grecia, de falsear cuentas y rasgarse las vestidurar por ello apelando a morales, éticas y buenas prácticas con el fin de llegar a la deseada conclusión de "os merecéis lo que os está pasando" es de un cinismo vergonzante. Europa no es una gran familia?. El Mercado no es Uno y Trino a lo largo del worldwide?, pues tendrá que ser para lo bueno y para lo malo, digo yo. A mí esas familias que no invitan a la boda de la niña al primo pobre porque no va a pagarse ni el cubierto con el regalo, ME DAN POR EL SACO.

Eduardo, chapó, cojones. Mediterranean power.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails