domingo, 1 de mayo de 2011

1 de Mayo de 2011.

Hoy es el Día Internacional de los Trabajadores.


Kenichi Uchino murió de un ataque al corazón a la edad de 30 años una mañana de Febrero de 2002. Cayó extenuado tras trabajar un cuarto turno "voluntario" de horas extras. Sucedió hace muy poco aquí, en el Primer Mundo, muy cerquita de Tokio, Japón. No es un caso aislado en el país del sol naciente. Los japoneses tienen una palabra para este fenómeno: Karoshi.


También es hoy, primer domingo de Mayo, el Día de la Madre. En la foto superior, la madre de Chun Tae-il llora sujetando el retrato de su hijo muerto, un joven coreano de 22 años que en 1970 se inmoló quemándose a lo bonzo en su puesto de trabajo al grito de "los trabajadores no somos máquinas". Protestaba así contra las inhumanas condiciones de trabajo de las empresas textiles del tristemente célebre Mercado de la Paz de Seúl, Corea del Sur. Un país que dicen que también pertenece al Primer Mundo.


El periodista y escritor norteamericano Upton Sinclair (autor de Oil!) publicó en 1906 la crudísima y estupendísima novela que hoy recomendamos: La Jungla. Dos años antes se había infiltrado en el sórdido mundo de los trabajadores de la industria cárnica de Chicago. Pasó siete semanas conviviendo con ellos y su novela conmocionó a la opinión pública de los USA. A algunos lectores les conmocionó el saber que los dedos de los trabajadores saltaban por los aires, arrancados por las máquinas de despiece de ganado, cada dos por tres. A otros les conmocionó el que la sangre de los trabajadores, que corría literalmente por el suelo de las industras, se mezclaba, a menudo, con los alimentos que luego se llevaban a la boca.

Sinclair denunciaba, además, la práctica sistemática de contratación de mano de obra cada vez más y más barata que los empresarios de la industria de los mataderos y empaquetadores de carne llevaban a cabo buscando candidatos en los países europeos más desfavorecidos a los que enviaban a sus agentes cada vez que sus trabajadores amenzaban con una huelga. Cuando los alemanes protestaron contrataron irlandeses. Luego vinieron bohemios, polacos, lituanos, eslovacos...


Así que.., Acthung Baby!!!. No estamos tan lejos de la barbarie de lo peor del sistema capitalista. Entre las condiciones del esclavo africano de las plantaciones de algodón americanas y las del ocioso oficinista/operario de una planta de una multinacional sita en Europa o Norteamérica (cuyas máximas quejas se refieren a asuntos como la mala calidad del café de la cafetera, el excesivo roce que los bordes de las nuevas mesas de la oficina produce en las camisas o el espéctaculo indecente que supone el ver la "hucha" del trasero de un trabajador de planta cuando se agachan a coger algo; tres ejemplos reales que conozco de primera mano), tienen que situarse las justas reivindicaciones de un movimiento obrero que tendrá razón de existir mientras exista la mano de obra. Es impepinable. Anarquista o Aburguesado, dependerá de las circunstancias, pero siempre en movimiento.

De las condiciones de trabajo de los trabajadores del Tercer Mundo ya hablaremos otro día...









Entrada dedicada a la fábrica en la que trabajo haciendo tareas de oficinista aburguesado. Un lugar en el que yo y mis 300 compañeros desarrollamos nuestra labor en unas condiciones ejemplares (y esto lo digo completamente en serio).

18 comentarios:

Isabel dijo...

Te envidio Lombri, si haces este pequeño homenaje es que tienes mucha suerte con tu trabajo y más en estos tiempos que corren. Yo también tengo suerte de tenerlo pero no me atrevería a tanto, ;)
Muy buen post. Saludos!

MonSeñor Gusano dijo...

Lo de la "hucha" trae tela....jajajaja. Yo ni me lo creía. Bueno, felicidades mama. Y lo del día del trabajador...no es por nada, pero mi máxima aspiración es esta vida, es no serlo. Mejor dicho no tener que serlo. Ahora mirare las loterías... nunca se sabe.

Marcos Callau dijo...

Una entrada diferente y original para un día tan señalado en uno y otro aspecto. Buena aclaración al final. Abrazos.

redrum dijo...

Amen, caballero! Y eso que tampoco puedo quejarme de mi empleo. Pero el monstruo capitalista tiene unas cloacas amplísimas.

1 saludos!

David dijo...

Mr.Lombreeze... y no digo más.

Kinezoe dijo...

Aquí también tenemos algunos motivos para quejarnos ─casi CINCO millones de motivos; en algunos casos auténticos dramones, para una familia que no tiene cómo alimentar a su prole─, más allá de esas pequeñas nimiedades que mencionas. Pero la sociedad se volvió demasiado acomodaticia. Las revoluciones son cosa del pasado. Mientras podamos seguir consumiendo ─unos más, otros menos─ poco importa todo. Me gustó ese punto de vista que nos has ofrecido, pero considero que sin irnos a los extremos aún queda mucho por mejorar también aquí. Es por ello que preferiría felicitar a las MADRES en el día de hoy.

Lo de "La Jungla" me trajo a la mente un relato de Bukowski, cuyo título ahora mismo no recuerdo, que estaba bastante bien. Anotada queda la recomendación.

Saludos, Mr. Lombreeze.


PD: Nunca me gustó hablar ni de política, ni de fútbol, ni de religión (por no incomodar a nadie). Diría muchas cosas pero traicionaría mis principios. Prefiero no hacerlo. Y menos aun fuera de mi casa. Aunque me sienta tan cómodo como me siento aquí, en "De Gusanos y Lombrices"... ;-)

MrMierdas dijo...

A mí, tampoco me gusta hablar de política, de religión ni de fútbol...

Solamente me cago en Stalin, en el islam y en el Madrid...Sólo eso!

Acojonante post!

Mr. Lombreeze dijo...

Kine, claro que estás en tu casa. Habla y deja de hablar lo que te dé la gana. Faltaría más.
El movimiento obrero no es un movimiento político, es un movimiento de justicia y solidaridad. Siempre ha sido así y así tiene que seguir siendo.

No caigo en lo de Bukowski...

Marcos, la "aclaración" era necesaria. No todas las reivindicaciones tienen por qué venir de resentidos y explotados.

Isabel, mi empresa es parte de una multinacional de más de 50.000 personas y se vive de lujo en lo que a derechos laborales se refiere. Las "cloacas" que dice redrum no están siempre bajo el suelo de las, muchas veces, injustamente vilipendiadas "multinacionales sin corazón que exprimen al proletario". Hay josdeputa sueltos por todas partes: en empresas grandes y pequeñas.

Gracias por vuestros piropos, camaradas!!!

Santiago Bullard dijo...

Yo es que quisiera tener unas rentas millonarias, un amiguete en el congreso o un Mecenas que me mande a vivir de vacaciones pagadas. Aunque me gusta mi trabajo, incondicionado y poco rendidor tal vez, pero interesante, hay que moverse mucho.

Saludos

David dijo...

A lo que se refiere Kine con Bukowski sea probablemente a alguno de sus relatos en los que hablaba de su trabajo en un matadero cargando reses o algo parecido. Lo leí hace muchos años (y su versión en cómic también).

lunes dijo...

Madre mía¡¡ ojalá algún día se pueda oir algo parecido a su post en boca de los señores que hablan en los discursos del 1 de mayo. Pero a esos niveles dicen "alcanzar políticas libertarias progresistas " o "emanciparnos a una crisis creada por el sistema financiero". En fin, que con su permiso...utilizaré su post para explicar a mis compañeros algunas cosas. Saludo.

Kinezoe dijo...

David tenía razón: "Kid Stardust en el matadero" era el relato al que me refería. De cuando Hank (antiguo boxeador) descubre lo que es un trabajo verdaderamente duro de narices...

Feliz semana. De feria, de trabajo, de ambas cosas o ninguna ;-)

Míchel dijo...

¿Y sabes lo peor de todo? Pues lo ciegos que estamos todos con respecto a esto: invernaderos de tomates en Almería sin ir más lejos es un ejemplo cercano de esclavismo patrio.
En Mallorca existe una marca de zapatos muuuuuuuy conocida que vende el Mediterráneo como forma de vida y filosofía; lo que combina muy bien con no fabricar ni un sólo par de zapatos en España y hacerlo en India, China o Marruecos (!!!!). Por no hablar de "Just do it"... podríamos estar así hasta mañana.
El único que puede dignificar ahora el trabajo es el cliente. Las compras son ahora más soberanas que los votos.
Espero ansioso el post sobre condiciones laborales en el tercer mundo (y en el segundo también).
Un saludo.

Tripi dijo...

Muy buen post. Muy, muy bueno. Lo vi ayer, pero estaba demasiado borracho para comentarlo. Hoy, completamente sobrio, tampoco sé qué decir.

Bravo.

Saludos, Lombri.

Ps.- Lo de el día de la madre, en cambio, me parece una patraña concebida por los grandes centros comerciales.

Soundtrack dijo...

Buenas, oficinista aburguesado... Lo malo de ir consiguiendo derechos es que los que van quedando por conseguir son, digamoslo así, mucho mas frívolos. Es por eso que no soportan una comparación simplemente echando un vistazo alrededor. Aunque no por ello hay que dejar de quejarse, cierto.
La verdad es que tenía pensado un comentario más largo, pero tengo sueño y mañana madrugo, que algunos tenemos que purgar las cafeteras para cuando lleguen los de tu turno ;)

Mr. Lombreeze dijo...

lunes, te van a decir que mi post es demagogo y naíf!!!. Allá tú amigo mío.

Míchel, acabo de quemar mis Camper. Ya sabes que estamos de acuerdo en eso: el consumidor del 1er Mundo tiene ahora un poder nada despreciable. El problema es intentar librarse de manipulaciones, pero bueno, en eso intentamos estar todos.

Tripi, recuerdas esta canción?: "Mami te traigo flores, flores de las mejores, mami de mis amores". Pues eso. Oye, que en los centros comerciales trabaja mucha gente, déjales que se inventen días consumistas. Nuestras madres contentas y ellos contentos. Nadie pierde, no? (nuestro bolsillo un poco, pero nada grave).

Soundtrack, el café de las cafeteras es malísimo!!!, haz algo inmediatamente. Exijo implantación de máquinas de Nesspresso ya!

Míchel dijo...

No quemes tanto que te quedarás sin zapatos:
NIKE, Reebook, Adidas, ...

Lughnasad dijo...

Interesante punto de vista.
Ya sabes que estamos de acuerdo en las responsabilidades que tenemos como ciudadanos consumistas. Ayer viendo La hora 11, una tipa decía que podemos votar de muchas maneras y una de ellas es, precisamente esa, eligiendo qué quiero comprar.
En cuanto a condiciones laborales, mi padre las ha sufrido de todos los colores y sabores: turnos de once horas, horas extras a 3€, 15 días de vaciones anuales, cobrar en negro...
Yo tengo más suerte, mis condiciones laborales son excelentes si no fuera por la maldita precariedad laboral.
Saludos

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails