martes, 3 de enero de 2012

Carlos (2010, Olivier Assayas). Las aventuras y desventuras de un terrorista internacional que se creía revolucionario.

Yo nací en los 70, una década durante la que todavía respiraban unos cuantos dictadores fascitas y/o comunistas en la civilizada Europa. Y también fue la década prodigiosa de los movimientos terroristas internacionales que se autoproclamaban marxistas, antiimperialistas, anticolonialistas, antisionistas, panarabeislamistas, maoístas y etc, etc. Un cóctel bastante indigesto y caótico que tenía como referencia de lucha armada conflictos como los de Vietnam o Chile en los que los débiles plantaban cara al Imperio USA, ése que intentaba oprimir a los pueblos del Tercer Mundo (según unos) o atajar todas las intentonas comunisto-revolucionarias que se expandieron por el planeta durante aquellos años (según otros).

Total que en los 70 jóvenes marxistas de nacionalidad venezolana o japonesa o alemana o sabediosdequé rincón del planeta hacían cosas como pedirles a sus camaradas vasco-etarras (por poner un ejemplo de la película que recomendamos hoy) que, por favor, pusieran una bomba, si no era mucho pedir, a los capitalistas de Radio Libre Europa de Munich para que sus imperialistas emisiones de radio dejaran de molestar a los felices rumanos de Ceaucescu que vivían en su idílico paraíso comunista. Eran como el reverso tenebroso de United Colors of Benetton. Para ello necesitaban el dinero que les prestaban países amigos como la URSS o la RDA a traves de su tristemente famosa Stasi y unos cuantos colegas musulmanes o árabes de Argelia, Libia, Irak, Siria, Yemen, Sudán y demás ejemplos de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Y todo con el fin de liberar al pueblo palestino, of course, que sigue siendo la causa más noble a la que puede apuntarse, todavía hoy, nuestra progresía burguesa de iPods, iPads, iPhones e iDiotas que miran en internet cómo colocarse correctamente una kufiyya. En fin, Marxismo&Islam vs. Capitalismo: el gran combate de la segunda mitad del siglo XX.

El que caso es que un acomodado matrimonio de abogados venezolanos y marxistas, los Ramírez, tuvieron tres hijos varones a los que llamaron, Vladimir, Ilich y Lenin (en serio). Menos mal que no tuvieron un cuarto que, de ser niña, estaba destinada a llamarse "PlazaRoja" (esto es un chiste de mi cosecha). Al joven Ilich le pasó algo parecido a lo que le sucedió a Johannes (el loco de Ordet) o a nuestro Quijote: de tanto leer libros rojos acabó chalado y se convirtió en un terrorista internacional que mataba a unos pocos con el fin de liberar a otros muchos de la opresión de esos pocos. Para ello utlizaba las armas fabricadas por esos pocos que compraba con el dinero del petróleo que esos muchos le vendían a esos pocos a los que Ilich Ramírez quería matar. No sé si me explico. Buen material para una película.

Sea.

Carlos es un biopic no autorizado dirigido por el realizador francés Olivier Assayas. Al ser una biografía desautorizada por el auténtico Carlos (que está pudriéndose actualmente en una cárcel francesa) la película tiene más credibilidad que las memorias de este fulano. Carlos es un excelente film episódico que sirve para el lucimiento actoral absoluto de su protagonista, Edgar Ramírez, un actor venezolano a quien, además de verle el pene una o dos veces (estamos hablando de cine europeo, o sea que tienen que salir penes porque somos más modernos que los yankis), le podrán escuchar hablando en español, alemán, inglés y árabe. La verdad es que Edgar Ramírez está estupendo en este thriller político que hoy les recomendamos.

Carlos es una película que posee una gran virtud: desmitifica, sin miramientos, la todavía hoy admirada por muchos (Hugo Chávez y demás "revolucionarios" del estilo) mediática figura de un asesino al que sus papás llamaron Ilich pero al que la clandestinidad rebautizó como "Carlos, el Chacal", el hijo bastardo del Mayo del 68 que pensaba que tenía una pistola en medio de sus dos cojonazos de machote latino-revolucionario.

Existen dos versiones disponibles para disfrutar de este pedacito de Historia de finales del siglo XX. El formato original de mini serie de TV de tres capítulos (duración: cinco horas y media) y el formato película para cine que dura unas dos horas y media. Yo les recomiendo que se vean, con tiempo, los 330 apasionantes minutos de Carlos, una película que ha batido todos los récords mundiales de cigarrillos fumados por escena en toda la Historia del Cine.

10 comentarios:

Rick dijo...

Es una miniserie magnífica. Te recomiendo que veas, si no lo has hecho ya, "El abogado del terror". Un documental sobre Jacques Vergès, un abogado de interesante y misteriosa vida que defendió a angelitos como Carlos, Magdalena Kopp, Anis Naccache,o el teniente nazi Klaus Barbie. Todo un repaso al terrorismo de la segunda mitad del S.XX.

MrMierdas dijo...

Excelente!!! Se fuma algo en esta miniserie no? Joder, vaya manera de fumar macho...

dvd dijo...

Magnífica. Como te dije, voy por partes, y me queda la última. Es una película tan inteligente que no sabes si está de parte de un bando o de otro, tiene esa cualidad de dejar que las cosas vayan sucediendo con naturalidad y que sea el espectador el que se forme su propia idea al respecto. De lo mejor que he visto últimamente...

Ferre dijo...

Además, Assayas cuida muchísimo el estilo del film, heredero del de esos tubulentos años 70 que refleja (y que tan bien mostró Spielberg en esa maravilla que es "Munich").

¡Decididamente, menuda panda de "grillaos"!

Ah, y os aconsejo, aunque sea sólo por completismo cinematográfico, R.A.F. Facción del Ejército Rojo (Der Baader Meinhof Komplex, 2008, Uli Edel), otro grupo que los que vivimos aquellos convulsos años (aunque fuéramos niños o adolescentes) conocíamos porque copaban numerosas noticias en los telediarios junto con "nuestra" ETA, las Brigadas Rojas italianas y demás fauna.

Saludos y feliz año nuevo a todos,

Ferre

Mr. Lombreeze dijo...

@MrM, desde luego macho, qué pasada, ¿significará algo tanto cigarrillo?.
Existe otra versión "Carlos, el cuñao" en la que se cambian los cigarrillos por pacharán.

@dvd, de lo mejorcito del año también para mí, sin ninguna duda. Aunque yo tampoco dudo que la intención de Assayas era más la de desmitificar la figura de este tarado pese a que la exposición de los hechos aparente ser objetiva. Ésa es, al menos, mi impresión. En cualquier caso, una peli recomendabilísima.

@Rick, sí, sí que vi el documental que nos recomiendas y coincido contigo en que es un estupendo complemento a esta película de Assayas.

Mr. Lombreeze dijo...

Jeje, desde luego que sí Ferre, ¡grillaos perdidos!.
¿Eran valientes o locos?, ¿proletarios revolucionarios con conciencia de clase o jovenzanos burgueses aburridos jugando con pistolas y manipulados por Estados antioccidentales?...
He visto la de "R.A.F..." Me gusta menos que este Carlos, pero la verdad es que la recomiendo también, al menos, a todos los cinéfilos especialmente interesados en esa parte de la Historia del siglo XX: la del nacimiento del terrorismo internacional o guerra de guerrillas contra el Imperialismo neocolonialista... Feliz año nuevo. Espero leerte, tanto aquí como en tu blog, más a menudo durante este 2012.

Javier Simpson dijo...

Todo un personaje este Carlos; lo cierto es que resulta bastante cinematográfico. Creo que se hicieron varias pelis, además de la serie que citas, sobre el personaje. Me apunto ésta.

Buena entrada, Lombreeze

David Amorós dijo...

Yo la vi version larga y me pareció una película apasionante, que pese a su duración no decae. En cuanto al chiste de tu cosecha, snif... Bueno, un abrazo.

Möbius el Crononauta dijo...

El periodista que le apodó Chacal le hizo una campaña publicitaria que ni la cocacola.

En fin, no he visto la peli aún. Tampoco me corre mucha prisa, la verdad.

saludos

Mr. Lombreeze dijo...

@Moebius, pues no la veas si estás intentando dejar de fumar. Pero si quieres ver buen cine, no te la pierdas!

@David Amorós, no seas duro con tu crítica del chiste, que era malo adrede. Gran miniserie, I agree

@Javier Simpson, la verdad es que no conozco ninguna peli más sobre este tipejo, pero con esta miniserie me he quedado empachado de su biografía para una larga temporada. No te va a decepcionar.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails