lunes, 30 de enero de 2012

Clásicos Imprescindibles (de Cine): Noche en la Ciudad (Jules Dassin, 1950). Cine negro-negrísimo.

“It’s a wonderful situation because you’ve got it all, but you can’t put the fight on because you don’t have the money and there isn’t a man in all London who’ll let you have a shilling. You’ve got it all, but you’re a dead man Harry Fabian; a dead man.”

Cuando cae la noche.., en los pueblos las personas y las bestias duermen por igual pero en las ciudades los gatos se vuelven pardos y la gente de bien se encierra en sus casas para que la chusma tome las calles y digieran su ración diaria de asfalto. Esto ha sido, es y siempre será así. Era válido en mis tiempos de camarero en los que, cuando volvías a casa a las tantas de la madrugada, solamente te cruzabas por la calle con otros camareros, con putas, basureros, traficantes y demás escoria por el estilo. También estaban los secretas, claro, pero la policía, por la noche, solamente se dedica a proteger a la gente de bien que, por una u otra razón, tiene la necesidad forzosa de transitar las aceras nocturnas. A los otros, a los animales oscuros, que nos cuide Rita, o mejor, que se cuiden ellos solitos. Esto ha sido, es y siempre será así.

También en 1950 cuando el director norteamericano Jules Dassin realizó una de las más negras películas del cine negro: Noche en la ciudad o, como dice su título original, La Noche y la Ciudad, o la historia de un tipo que prefiere llegar a ser el Rey de la Noche a quedarse en un simple plebeyo diurno.


Harry Fabian (Richard Widmark) es un embaucador, un trilero, que "trabaja" como gancho de un night club de alterne londinense. Siempre rodeado de la fauna nocturna más selecta (traficantes, prostitutas, corredores de apuestas, falsificadores, estafadores, etc) y siempre soñando con llegar a ser, algún día, el puto amo de la noche. Tiene una novia buena y tontita (Gene Tierney) a la que chulea inmisericordemente. Un día, mejor dicho, una noche cree encontrar la oportunidad perfecta (otra más) para conseguir el negocio de su vida y salir del agujero al que no cree pertenecer. Para conseguir su objetivo, -su obsesión-, trazará un plan en el que utilizará sus innatas dotes de seductor manipulando a toda una serie de personajes nocturnos y peligrosos...

Noche en la Ciudad es más negra que el más negro de los agujeros negros que Stephen Hawkins pueda imaginar. Es una Noche que, al igual que los monstruos galácticos del físico, engulle, implacable, toda la luz que intenta alumbrar la oscuridad de las sórdidas calles londinenses. La historia cuenta con un guión ejemplar y posee un montaje y una planificación de escenas que rozan el magisterio.

Las escenas de interiores, con unos techos tan bajos como la catadura moral de sus protagonistas, resultan asfixiantes contribuyendo a crear un ambiente en el que el protagonista está prisionero y del que intentará huír, en todos los sentidos, desesperadamentes. Pero en Noche en la Ciudad destaca, por encima del resto de aspectos técnicos, la impresionante y expresionista fotografía en b/n de Max Green (nacido Mutz Greenbaum) que no nos deja ver la luz del día hasta el expiatorio final de la película. Y es que la luz del sol ahuyenta a los demonios de la oscuridad.


Richard Widmark protagoniza la que es, para mí, su mejor actuación y está secundado por unos cuantos buenos actores de reparto destacando dos de los que hacen de malos: Francis L. Sullivan y Herbert Lom. Los personajes buenos son tontorrones y están torpemente dibujados pero no es por culpa del guionista ni de la impecable realización de Jules Dassin sino que es culpa la buena gente que nunca ha sabido qué hacer cuando cae la noche en la ciudad...

No se pierdan este clasicazo imprescindible. Van a disfrutar como enanos. Por cierto, existen dos versiones de esta película: la "británica" (más larga y, quizás por ello, algo más coherente) y la "norteamericana", cada una de ellas adaptada a su correspondiente mercado. Estas dos versiones poseen notables diferencias, la más destacada es la de su banda sonora. Franz Waxman se encargó del score de la versión USA (empleando una gran y melodramática orquesta) y Benjamin Frankel de la correspondiente para el estreno en UK. Vean las dos (si es que consiguen la british) y decidan cuál es su favorita. A mí me hubiera gustado la versión larga UK con la música de Waxman y el final USA.

12 comentarios:

fiona dijo...

Me gusta el cine negro, me gusta la noche, me gusta la chusma y me gustan tus recomendaciones, así que para la saca.

Mi padre cada vez que le pregunto por alguna de estas pelis (que muchas las tiene él de toda la vida) me dice, "y eso?", jajja.

1besico!

Kinezoe dijo...

...como la copa de un pino, Mister.

La reseñé hace tiempo (a mi estilo) en mi blog. Para mí, una de las cumbres del género pese a no ser tan arquetípica: ni femme fatale, ni humo de cigarrillos, ni disparos y, sin embargo, no se echa en falta nada... ¿Por qué? Porque es negra como boca de lobo.

Muy buena reseña, amigo. Me encantó tu párrafo introductorio.

Un abrazo.

PD: Me salió "dedam" (sospechosamente parecido a "dead man") en la verificación de la palabra. ¿Casualidad?...

David Amorós dijo...

Pues no la he visto. La anoto. En este tipo de cine me fío mucho de ti (lo que se entiende que en otros no, ja,ja). Un abrazo.

Mr. Lombreeze dijo...

@fiona, pareces una canción de Manu Chao. Eres sabia. Tu padre también. La próxima vez que te preguntes le respondes "eso tiene un nombre: MrLombreeze, el cinéfilo sabio" jajaja.

@Kine, eso que apuntas es una de las claves para que esta película siga estando también en mi particular Top 10 del film noir. No sé si has visto las dos versiones. Si no es así, verlas seguidas es un ejercicio bastante entretenido.
Tengo un amigo taxista que siempre hace el turno de noche. Se está volviendo majara y me cuenta cosas que parecen increíbles. Él dice que desde el domingo noche al miércoles noche la fauna es una cosa indescriptible. Los Jueves, Viernes y Sábado la cosa se vuelve más normalita.
¿Casualidad?.., no lo creo.

@David Amorós. Alguien tiene que guiarte por el laberíntico submundo del cine clásico. Lo mismo que haces tú conmigo por el tortuoso camino del cine contemporáneo... Jajaja. Te gustará. Un abrazo.

David dijo...

M***da. Se me ha borrado el comentario.
Nada. Que la cabecera es bonita, pero no entiendo por qué os unís a la campaña antitabaco (aunque yo no fumo).
Y la peli me gustó (pero tampoco me apasionó). La vi no hace mucho.

Mr. Lombreeze dijo...

Explicame lo del tabaco, que no lo pillo.

fiona dijo...

Yo creo que piensa que f***ar es fumar, en vez de follar.

Aquí, metiéndome en todo.

Mr. Lombreeze dijo...

Aaaaaaaaah, jajajajaja. Vale, vale. Jo, qué cortico soy. Jajajaja. Muy bueno.

David dijo...

Hombre...tanto como "piensa"... Está claro qué pensaba que era follar, pero he intentado hacer un chiste que fiona no ha pillado porque me toma por pacato y Mr.Lombreeze tampoco porque no ha estado tan rápido como suele ser habitual en él.

fiona dijo...

jajajajaj, noooo, no creo que seas pacato, pensaba que era una broma entre vosotros, pero cuando Lombri te dijo que no había pillado lo del tabaco pensé...pues eso, pensé de más.

1besico!

David dijo...

Vale, fiona. Cómo no iba a pensar en follar, si mi mujer dice que es lo único en lo que pienso.

Kinezoe dijo...

Jajajaja... ¡Qué bueno!...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails