miércoles, 25 de enero de 2012

Pirateo y Yo.

***Advertencia: Este post me ha quedado un poco largo. Si pasan del asunto del pirateo, sáltenselo y vayan directos a la canción del final, que mola mazo y no tiene la culpa de las parrafadas del autor.***

Me es imposible militar incondicionalmente en ninguno de los dos bandos que se han creado alrededor del submundo del pirateo. Yo descargo películas, series de tv y música desde páginas como la desaparecida megaupload, desde foros, desde webs de enlaces (con y sin banners publicitarios) e incluso lo hago vía emule, aunque ya suene como algo demodé. Lo hago y me quedo tan ancho. Claro, me quedo tan ancho si no lo pienso demasiado, puesto que si me paro a darle vueltas al hecho de que yo he visto, -por ilustrar este asunto con un ejemplo-, las seis temporadas completas de Dexter, disfrutando como un enano y, a cambio, no he contribuído absolutamente en nada a que los responsables de esta serie de televisión vean reconocido su esfuerzo creativo e interpretativo en forma de dollars pues.., me siento regular. Esto es así.

Para ahogar este gritito de mi conciencia busco en los recovecos de mi inventiva autojustificatoria y comienzo a argumentar: que si el cine y los cds son muy caros (hostias.., ¡el mismo argumento con el que los críos justifican el botellón!), que si la calidad de las copias que exhiben en las salas son malas (y voy y me bajo dvdscreeners), que si la distribución de según qué tipo de cine (sobre todo en provincias) es pésima o nula (esto es cierto, pero luego resulta que me bajo El Topo), que si compartir archivos (bonito eufemismo en muchos casos) no es pirateo (y comienza entonces lo de las analogías absurdo-reduccionistas de cuando grabábamos discos en casettes, como si fuera algo comparable), que si yo tengo derecho a acceder a todo el Arte Audiovisual que el mundo contemporáneo pueda ofrecerme, que no hay alternativas razonables de pago, que si los gestores de derechos de copia son unos mafiosos mientras que yo soy un honrado ciudadano que pago mis impuestos y etc, etc, etc. Pfff.., no sé, ¿pamplinas?.


No lo tengo claro. Pero tampoco me culpo por mi timoratez porque, como le decía el otro día a mi amigo Pepe Cahiers, este de la piratería es un debate muy viciado en un mundo muy gris en donde suelo escuchar solamente voces de blancos o negros. Percibo mucha hipocresía, demagogia y medias verdades en los cantos de las sirenas que me llegan desde ambas orillas. Ni la piratería es la razón única de la crisis de la industria audiovisual clásica (una industria que cuenta de su lado con todo el aparato publicitario de los medios y que tiene tanto poder que consigue que incluso yo baje la guardia y pague por ver mierdas como Misión Imposible 4), ni las páginas de enlaces o de almacenaje de archivos son la Reserva Intelectual de Occidente. O sea, ni los creadores de las webs de descargas son los adalides de la Defensa de la Libertad del siglo XXI, ni los creadores de contenidos de las grandes casas discográficas o grandes productoras de cine son los únicos en el mundo que lo están pasando mal (después de muchos años pasándolo muy bien). Ambas partes deberían replantearse sus histéricas e inamovibles posiciones y reconocer su mutua dependencia repetando los derechos del "contrario".

Para ello yo solamente veo un camino: ceder terreno, como en los problemas de pareja. Los unos se relajan con lo de los incomprensibles derechos de copia de las obras "clásicas" (¿15 años no les parecen suficiente?) y los otros dejan de ensañarse con lo de reventar estrenos cinematográficos o discográficos. Es decir, yo no te pirateo El Origen del Planeta de los Simios pero no me toques los cojones porque comparta El Planeta de los Simios. Lo que sí deberían hacer ambas partes es meter mucha más caña a los principales beneficiados de todo esto: los tipos de las compañías proveedoras de servicios de internet que se están forrando y descojonando con estas luchas mientras se llenan los bolsillos con el cinefanatismo de los frikis y con la inevitable estupidez de la muchachada que le reza a las redes sociales. Nos tienen bien cogidos por los huevos.

Dicho esto, también tengo claro que todos debemos estar vigilantes y protestones para que la represión contra internet no se vaya de madre. Hay que quejarse cuando nos sucedan cosas como la que ya conté aquí, con el fin de evitar que nos tengamos que enfrentar a un futuro distópico en el que nos puedan cerrar nuestro blog por ilustrar alguna de nuestras amateurs pero entrañables reseñas cinematográficas con un inocente fotograma de una película con copyright.

Tengo que confesar que mi indignación por el cierre de megaupload ha sido muy escasa y no precisamente por el efecto de la campaña que los medios (los mismos medios que parasitan para sus programas de saldo muchos vídeos que colgamos los simples mortales en youtube y los mismos medios que, emulando al Pravda, han tenido la desfachatez de proclamar una falacia vergonzosa sobre la recaudación en taquilla del fin de semana siguiente al cierre de megaupload) han orquestado contra el orondo cuerpo de su creador (que a lo mejor era un cretino, pero qué narices me importa a mí eso), sino porque yo sé, al igual que muchos de ustedes, qué es lo que se podía encontrar en megaupload. Y sí, de acuerdo, reconozco que yo también me he preguntado: "¿no tiene el FBI nada mejor que hacer que cerrar megaupload y detener a cuatro frikis en Nueva Zelanda?, ¿las redes pederastas no les parece un objetivo como más prioritario?".

En fin, el caso es que creo que me cabrearé mucho más el día que nos cierren un foro sin publicidad ni ánimo de lucro como pueda ser el ejemplar divxclasico.com, uno de los pocos sitios en los que un cinéfilo como yo puede encontrar un peliculón como, por ejemplo, El árbol de los zuecos (Ermanno Olmi, 1978) gracias al innegable amor desinteresado hacia el Séptimo Arte que demuestran los posteadores de una página como ésa. Si ese día llega, comenzaré a acojonarme y a encabronarme a partes iguales porque será la prueba irrefutable de que lo que están combatiendo no es la piratería sino la Cultura.

Eso sí, lo que no entiendo es por qué debería pagar por ver una película española. ¿No la he pagado ya vía impuestos? (toma chascarrillo).

Una antepenúltima cosa, coincido absolutamente con lo que dijo aquí Pepe Cahiers: los bloggers como él , como yo mismo y como todos los que me leen somos acojonantes porque contribuimos a propagar la cultura por el universo. Y la cultura es la más noble virtud que atesora la Humanidad y, posiblemente, su única esperanza de salvación frente a la barbarie de los totalitarios que quieren que sigamos oyendo la misa en latín, para que no nos enteremos de nada. Internet es la intelectualización libertaria de la masa, que somos nosotros y nosotros somos cojonudos aunque trabajemos haciendo fotocopias. Internet es la Imprenta, el Renacimiento y la Enciclopedia. Pero para cumplir con esta sagrada misión no necesitamos ni los últimos estrenos de Hollywood ni el último disco de Pablo Alborán. Y es que algunos amigos no son sino el enemigo en casa.

Una penúltima cosa. Lean también este post de Angel y este otro de Dvd porque son amigos míos y porque complementan con sus visceras mis adormiladas neuronas.

Y aquí viene la última cosa de hoy: no puedo cerrar este post sin rendir un homenaje al porno de Internet, responsable de los mejores momentos que yo he vivido delante de la pantalla de un ordenador. El día que se metan con mis húngaras favoritas.., ¡entonces sí que me echo al monte con el trabuco!. Y esto va por vosotros meapilas católicos, musulmanes y demás fauna del estilo.

Pffff, vaya ladrillo que he soltado. ¿Qué tal un poco de pirateo?. Disfruten de Diesel Smoke, Dangerous Curves, un temazo del último disco de The Little Willies.

26 comentarios:

kurtinaitis dijo...

buenísmo post, en contenido e ilustraciones

David dijo...

Pienso de forma muy-muy parecida a lo que expones aquí.

charlie furilo dijo...

Reverencia, Lombri, que diría Tripi. Un post enorme que refleja punto por punto y coma por coma mis pensamientos sobre todo este embrollo. Pues eso que somos cojonudos!!

No los conocía, pero temazo!!!!

Angel dijo...

me cagontodo!!! ahora mi post ha quedado como una mierda al lado del suyo!!!

amigo lo suscribo todo y hubiera quedado mas ameno con algunas piratas mas entre los párrafos...

Podría plantearse como posible solución al problema un tope de beneficios (lo de como asegurar la transparencia ya sería otra cosa) es decir, según presupuesto se podría establecer un tope de beneficios y a partir de ahí liberalizar el fondo para todos aquellos que quieran compartirla y que las compañías telefónicas pagaran un canon por el servicio de ADSL o incluso así sería asumible un canon digital, porque ya asumimos que estamos compartiendo, no como ahora que se asumía aunque no lo hicieramos.
Con la literatura haría algo parecido, aunque aquí como en la música habría que subir los porcentajes que los creadores se llevan, que sencillamente es ridículo.

Y si, yo también he pasado grandes momentos ante el ordenador mirando porno...yo aprendí allí lo que era descargar...

David Amorós dijo...

Pues yo hace unos días, en algunos cometarios expuse mi opinión y es, diría 100% como la tuya. Entiendo que no hay nada blanco ni negro, que hay que buscar un equilibrio, me cae tan mal la gran productora como el niñato que cree que lo puede consumir todo por derechos adquiridos y sin pagar ni un duro y creo que se ha de buscar el equilibrio. Y como tu, sobretodo, pienso que si no me puedo descargar estrenos o cosas editadas en dvd las compro, pero me cago en todo si vuelvo a pasar de las 25 películas mudas editadas en dvd a las miles que hay por la red. Ahí estaría el drama. Un abrazo.

MrMierdas dijo...

Joder macho, aquí no puedo ni meter caña, está clarísimo no?

En mi caso, lo de propagar "Mierda" en la red como se definiría... No encuentro mi sitio!

Vaya temaaaaaaaaaaaaaaaaaaazo!

charlie furilo dijo...

Se me olvidaba, Lombri, ¡No te olvides de las checas!! Menudas jacas!!

Cinemagnific dijo...

"Yo no te pirateo El Origen del Planeta de los Simios pero no me toques los cojones porque comparta El Planeta de los Simios". Lo comparto y creo que la frase resume muy bien lo que pienso yo también.

Y es que es verdad que no es normal que "Ávatar" o "Lobezno" estuviesen gratis en la web antes del estreno, pero tampoco es normal que pretendan que se siga pagando por ver las pelis de, por ejemplo, Billy Wilder o Kurosawa, que ya están bien muertos (con perdón), o incluso por ver pelis que ya tienen 10 años desde su estreno (hay bibliotecas para los ciudadanos y allí está desde "El Quijote" hasta por ejemplo un libro reciente como "La carretera"... ¿Por qué no vamos a poder compartir ciertas obras que ya han "cumplido su cupo comercial"?).

Tampoco es normal, por otra parte, que, por ejemplo, la primera temporada de "Perdidos" o de "Los Soprano" siga valiendo 50 o 45 euros cuando se acercan a los 10 años de existencia. La industria también abusa, y por eso creo yo también que cuando piden solidaridad la gente ya les tiene tanta manía que pasan de ella y hasta la denigran. El capitalismo se ha vuelto demasiado agresivo: los usuarios también.

Yo creo que al final se irá cediendo terreno, como dices. La industria tiene muchas armas, pero los "usuarios" saben saltarse todos los cortafuegos tarde o temprano.

Kinezoe dijo...

Grosso modo estoy bastante de acuerdo, Mister. Pero si en realidad todos sabemos lo que está bien y lo que está mal (mira cómo reculan algunos, jeje...). Otra cosa es que empecemos con el pamplineo y las justificaciones tontas... Yo ya solté el mío en el blog de DVD. Y vuelvo a repetir que es siempre por la avaricia de unos cuantos por los que se acaba jodiendo todo, hablando mal y pronto. El ansia (tanto del corsario como del consumidor)...

Supongo que la medida disuasoria funcionará un tiempo. Después se olvidará todo y volveremos a la situación anterior (hasta que alguien se pase otra vez de listo y le metan mano). Esto es cíclico. Porque tampoco creo que esté iniciándose ahora mismo una cruzada en toda regla (no interesa)...

Cojonudo el post. Sobre todo la música (la gachises tampoco están mal); parece country como el de antaño. Apúntate una ;)

fiona dijo...

Es usted un sabio Lombri. Qué pena que Rajoy no lo llamara para ofrecerle el Ministerio de Cultura. No cambiaría ni las comas y la canción, TEMAZO.

1besico!

redrum dijo...

Bueno ojo, que eso de "yo divulgo, promuevo la cultura, y como no me pagan me reservo el derecho de piratear" es algo un pelín falaz.

Más de acuerdo estoy con usted en que las pérdidas que alega la industria deben referirse en tanto a taquillas y no tanto a venta de DVDs, por lo que no veo tan punible esos foros sobre cine clásico, etc.

Para mí son dos los problemas importantes que ha traído la pirateria: la banalización de la cultura y la falta de entendimiento entre bandos.

Por un lado es obvio que si ni industria ni usuario han inventado internet, ninguno quiera acercar posturas.

Por otro, Megavideo y otros tantos, así como el poder ver gratis cantidad ingente de cine hace que nos creamos que es fácil o barato hacerlo, y nos demos el lujo de verlo en pésima calidad en la pantalla del PC, a trozos o como nos dé la gana, como si los rodajes fueran un Tea party o algo así.

Ya se sabe, todo cantante tiene mansión en Miami.

Un saludo!

PEPE CAHIERS dijo...

Aunque sea un tópico, en el término medio se encuentra el equilibrio y su entrada es realmente imparcial y describe a la perfección lo que debería ser la lógica. En el fondo lo que nos vuelve locos es algo gratis, pagaríamos lo que sea por conseguir algo gratis. Si, es una contrariedad pero es verdad.

Javier Simpson dijo...

Creo que una de las claves es lo que dices: ceder terreno, pero hay quien parece no querer porque le va su dinerito en ello.

Sólo una cosa: grabar en su momento un casette de música sí que se correspondería a lo que hoy es copiar unas pelis en un DVD. “El delito” es el mismo, de haberlo, sólo que de aquellas, cuando se grababan los casettes, no había un perjuicio grave, y ahora con Internet sí. O sea, es una cuestión más económica que una cuestión moral, aunque ahora se trate de concienciar por algunas administraciones de que hacer eso es reprobable, demonizándolo moralmente. Eso sí es cinismo interesado. Aquí manda más el dinero que el ciudadano y sus derechos, que ahora parece que se los quieren quitar casi todos, o tenernos atemorizados con sus amenazas de cortarnos el ADSL o cerrarnos nuestra web si no cumplimos con la propiedad intelectual. Pero es lo que dices, ni blanco ni negro. Supongo que habrá una solución, pero con todo lo que se tiene escrito y opinado, esa solución parece difícil de encontrar. ¿No será que quieren ganar unos (la industria cultural) pasando por encima de otros (los ciudadanos) y hasta que no lo consigan, con el apoyo de los gobiernos, no pararán?

Un saludo, Lombreeze. Interesantes reflexiones. Hasta otra.


Hostia que aún pasa el Madrid jaja

Santiago Bullard dijo...

Hay una cosa que decía Sabina, respecto al tema de la piratería, y es que a él le parecía mucho más pirata el dueño de una multinacional (que es, como sabrás, el que al final sale ganando con la producción de discos o películas) que el sujeto que vende discos "pirateados" en una manta sobre la vereda para dar de comer a su familia. Tiene un punto, definitivamente. Entre el post de Dvd y el tuyo, me han dejado un par de cosas que pensar al respecto de todo este rollo. No pensaba comentarlo, pero ahora creo que lo voy a hacer.

miquel zueras dijo...

Buena forma de ver este problema sin el blanco ni el negro. Yo me descargo sobre todo series y es que no puede ser que la TV siga como hace treinta años atrás, emitiendo series como y cuando les da la gana y soportando interrupciones publicitárias. Hoy en día hay un espectador más exigente que decide cuando ver su serie favorita sin esperar a la semana siguiente. Además ¿qué daño hago a la industris descargando "La dama del lago" de 1947? Saludos. Borgo.

Jeune Albert dijo...

Después de leer bastantes cosas sobre el tema, creo que como en muchos temas el árbol no nos deja ver el bosque. El gran problema no son los derechos de autor, sino el modelo del negocio cultural en el siglo XXI. A mí entender hay un detalle sobre el que no se ha incidido lo suficiente:
“Había millones de personas que habían pagado a Megaupload para tener cuenta Premium.”
Tengo que decir que en mi inocente relación con el mundo del pirateo y las descargas (muy puntual y prácticamente basada en el p2p), pensaba que nadie pagaba por tener una cuenta Premium. ¿Para qué?, si esperando un poco más podías obtener lo mismo y sin pagar.
Luego no es cierto que existiera un pirateo salvaje. La existencia de clientes que pagaban a una empresa legalmente establecida para acceder a contenidos de una forma más rápida y prácticamente ilimitada hace suponer que hasta los piratas más piratas hacían una valoración del coste-precio/beneficio de la oferta en internet.
¿Qué les impide al grupo de las grandes majors americanas de cine y televisión hacer un superportal de descargas en streaming y descarga de archivos de todos sus catálogos desde el inicio del cinematógrafo al último capitulo de la serie de moda que se emitió ayer?
“Megaupload” demostraba que técnicamente no hay ningún impedimento, su problema era que no era la propietaria legal de los productos que vendía. Para las majors no existe ni ese problema. Generalmente la gente quiere hacer las cosas bien, y está dispuesta a pagar un precio razonable por lo que demanda. ¿No estaría la gente dispuesta a pagar una tarifa plana vamos a poner de 100 euros anuales que diera derecho a bucear ilimitadamente en ese megacatálogo? Por poner un ejemplo, actualmente no se puede comprar legalmente el DVD de “El pequeño salvaje” de Truffaut sencillamente porque no está editado en español (al menos no lo estaba hasta hace poco) ¿Cuántos millones de clientes contratarían ese servicio? Lo bueno es que ya existe; se llama Netflix, el TiVo, o Youzee, pero la clave está en el catálogo. Amplio pero limitado en el mejor de los casos, así que el negocio no acaba de despegar. ¿Quizás tenga algo que ver que los estudios de cine pertenecen a conglomerados industriales que también son propietarios de las salas de cine y de las cadenas de distribución y de TV?
Al final, el negocio impulsado por el propio devenir de los tiempos cambiará y más pronto que tarde recordaremos estos tiempos como la época de la reconversión industrial cultural.

"biscohy" Verificación de la palabra dijo...

¿Y de dónde sacas la música?

Dr. Quatermass dijo...

Pues yo estoy como tu, pirateo y valoro más que los estrenos, el poder acceder a cosas que de otra manera no podría nunca llegar a ver, eso es lo que más me dolería )¿dolerà? perder. Yo creo que de Megaupload me he bajado algun disco pero pelis solo por p2p, y sí, ese discurso y esos blogueros de parrafadas donde solo critican las maniobras de la industria y denuncian el apocalipsis censor sin aportar nada más pues me tocan los cojones, la verdad. Algo habrá que pagar, que producir una peli o serie vale un pastizal...

Y dicho esto, lo de las húngaras (o las checas casi mejor) eso si sería una tragedia :)

Mr. Lombreeze dijo...

Bueno, veo un altísimo grado de sensatez en los comentarios y comentaristas de este blog. No me esperaba menos de los gusanos, claro. Como en líneas generales estamos todos bastante de acuerdo voy a añadir solamente unas pocas reflexiones respondiendo a algunas de las vuestras.

* En el nombre de la libertad y de la divulgación cultural no se justifica el pirateo, cierto, pero ¿qué pasa cuándo te llaman "pirata" por subir al youtube un vídeo de 5 minutos de una película de 1925?. Pues que el término "pirata" se desvirtúa y lo desvirtúan los que quieren acabar con ello.

* No todos los artistas tienen mansiones en Miami, pero resulta que los que dan la cara y tienen la desfachatez de abroncarnos en los medios a los usuarios por piratear sus obras, sí que tienen una mansión en Miami y otra en Sotogrande. Alguien debería estudiar eso del márketing antipirata.

*La visión de Sabina es un enfoque romántico que es un eufemismo para "tontorrón". ¿Quién narices tiene nada en contra del negrito de los cds?..., pero detrás del negrito de los cds está la mafia, cojones. Los Cds y Dvds pirata que venden en el top manta siempre me han provocado antipatía. Los vendedores no.

*Lo del tope de beneficios suena a intervención estatal y eso, eso.., ¡¡¡eso es COMUNISMO!!!, jajjaja.

*El capitalismo siempre ha sido agresivo y siempre lo será, por definición. Pero, como decía Bruce Willis en la Jungla4, el capitalismo.., ¡el sistema somos nosotros!. Por eso el capitalismo se ha instalado y puede que conquistado ya también Internet que tiene páginas que son como La2 y mierdas de redes sociales que son como Tele5.

* "Pagaríamos lo que sea por ver algo gratis..". Me encanta.

De todas formas, como se dice por aquí, "entre todos la mataron y ella solita se murió...".
Como comenté en otro blog, desde el primer día que pagamos por una cuenta premium para descargar más y más y más, y desde el momento en el que el primer webmaster puso un banner para sacarse unas perricas de su web o foro de enlaces, comenzamos a cagarla. Ya se lo dijo Spencer Tracy a Burt Lancaster en "Vencedores o Vencidos".

Gracias a todos por el esfuerzo en comentar un tema tan y tan y tan trillado.

dvd dijo...

A mí me da pena Julio Iglesias... y Alejandro Sanz... y Lady GaGa... y Madonna... y Beyoncé Knowles... y Kanye West... y Paul McCartney... y Raphael... y David Bisbal... y Bustamante... e Isabel Pantoja... y Robbie Williams... y Coldplay... Pobrecicos, hagamos una colecta para que no pasen frío...

Mr. Lombreeze dijo...

@biscochy, pues la saco de aquí: http://1.bp.blogspot.com/-MkfBKKX6ITs/TyLOtzARGRI/AAAAAAAADWs/AyuuN1_KvNA/s1600/IMAG0553.jpg

Mr. Lombreeze dijo...

@dvd, a mí también me dan mucha pena. Y por el culo, también me dan por el culo cuando nos lloran gimoteando que el pirateo los va a matar. Aunque mañana mismo chaparan todo el Internet, así a lo bruto, la Cultura se abriría camino igualmente, como la Vida en Jurassic Park.
Godard dijo "los autores no tenemos derechos sino deberes", pero claro, es que Godard es Godard...


Y dale con las checas, ¿pero habéis estado en Hungría?, eso no es ni medio normal...

lughnasad dijo...

Te iba a contestar, pero me estaba saliendo un comentario tan kilométrico, que me lo voy a guardar para publicar en Zentolos.
En lo básico estamos de acuerdo. Yo también soy de la postura de grises y no de blancos y negros.
Cuando publique el post, pasaré por aquí para decírtelo...
Esto sí es hacer spam de forma educada, ¿te has dado cuenta?
Por cierto, el porno también está tocado del ala, desde la infinidad de películas que había en megavideo, hasta el canal específico megaporn...o eso me han dicho.

Mr. Lombreeze dijo...

@lughna, me pasó lo mismo contestando a PEPE C. Me estaba quedando un comentario tan largo que pensé: "pues por un poco más me salé un post".
Aquí promocionamos a los nuevos talentos gratis, no se preocupe usted.

El Brahma dijo...

Gusanos todos,

me encantan sus reflexiones a 256 tonos de gris, sus tono jocoso-festivos y frases ingeniosas a más no poder. De verdad que yo también he pensado así o cosas muy parecidas.
Pero yo era un paranoico y los años (Ay, los años!) me han vuelto dos paranoicos y lo que veo detrás de esa lucha contra la piratería, la persecución de pederastas y la vigilancia constante de lo que escribimos en Internet, con la cantinela del antiterrorismo, no es más que afán de control. Primero el miedo: "pobres niños, cómo abusan de ellos esos pervertidos!!" (como si media humanidad no estuviéramos abusando de miles de niños condenados a trabajar jornadas interminables o a luchar en guerras por diamantes o petróleo...) y luego la solución calmante: "no se preocupen que nosotros estamos aquí para vigilar y meterlos a todos en vereda".
Al final a los que nos van a meter en vereda va a ser a toditos nosotros.
Yo me pregunto ¿no hay una ley que protege el correo como algo sagrado e inviolable?¿Cómo es que a google se le permite leer nuestros correos, aunque sea con máquinas?
Saludos Mr. Lombreeze y muchas, muchas gracias por ser usted tan majo y compartirlo con los demás
Salud y pesetas!!

Mr. Lombreeze dijo...

El Brahma, Como la ironía escrita es muy difícil de pillar, no sé si darte las gracias o mandarte a tomar por el culo. Volveré a contactar contigo cuando me suba el nivel de paranoia. De todas formas, estamos de acuerdo en lo de que "debemos estar vigilantes y protestones para que la represión contra internet no se vaya de madre". Yo lo estoy, espero que eso te deje más tranquilo aunque pienses que soy un timorato. No sé si el email debería ser inviolable, de lo que estoy seguro es que los niños sí debieran serlo. Esta última jocosidad te la dedico, cachondo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails