lunes, 11 de febrero de 2013

THE MASTER (2012, Paul Thomas Anderson). Mi primera Obra Maestra de 2013.

¡Ay!, la Realidad en el cine de ficción... hermosa quimera. Si Hollywood representa el entretenido realismo romántico de evasión, Eisenstein el realismo socialista de propaganda, Ozu el equilibrado y monótono realismo clásico, Buñuel el onírico surrealismo, Renoir el ñoño realismo poético burgués, Dreyer el nauseabundo realismo luterano, los neorrealistas el realismo naturalista urbano post apocalíptico, Azcona y Berlanga el realismo crítico patrio, Amélie el tontorrón realismo mágico de los mundos de yuppi y Kubrick consiguió lo imposible con su realismo abstracto interestelar, ahora resulta que Paul Thomas Anderson ha rodado dos películas magistrales que son dos cimas de otro tipo de realismo: el hiperrealismo. Porque este rostro es un rostro hiperrealista, o sea, un rostro excesivo.


Ah sí, las películas a las que me estoy refiriendo son Pozos de Ambición (2007) y su último y magnífico trabajo: The Master. Una película con una potencia visual deslumbrante, una película hipnótica, como Pozos de Ambición, pero, a la vez, decepcionante para los fans del Anderson más magnoliano entre los que no me incluyo. A mí es que me va más este otro de ahora, el que mezcla la épica y los universos antagónicos en colisión en lugar de esos multiversos paralelos jipis de su más admirada y célebre película.

The Master es el reverso tenebroso de El Quijote porque The Master es, como ya digo, la explosión resultante de la enésima revisión de la colisión más revolucionaria de la Historia de la Narrativa, la del místico contra el borracho, la de el Más Allá contra el Más Acá. Y es una revisión tenebrosa porque en la destilación se ha eliminado cualquier rastro de humor y se han invertido los papeles: el místico es un gordo terrenal y el borracho es un famélico alucinado.

Freddie Quell (Joaquin Phoenix, ¡Oscar para este señor ya!) es un ex combatiente de la Guerra del Pacífico. Es un obseso sexual, alcohólico y violento cuyos traumas le han deformado de tal manera que es incapaz de encajar en ningún puzzle de la nueva sociedad post WWII. Su existencia se cruza con la de Lancaster Dood (Philip Seymour Hoffman), un místico que se cree científico y que lidera una secta que se autodenomina La Causa. Entre estos dos personajes surge una insólita amistad. Es la atracción mutua de los sociópatas. El místico acoge bajo su protección al borracho al que invita a integrarse en esa "gran familia" que es La Causa y uno de sus objetivos será conseguir regenerar, mediante esperpénticas terapias pseudocientíficas, a Freddie, quien, a ojos del resto de la familia, no es sino un despojo irrecuperable. Pero el proyecto personal del Maestro tropezará con la obstinación del borracho porque ya sabemos todos que los borrachos siempre dicen la verdad y los borrachos desesperados siempre la buscan.


Todo en The Master es intrigante. Es una película oscura pese a estar maravillosamente fotografiada con unos brillantes colores saturadísimos. Es románticamente nihilista. Es claustrofóbica en los espacios abiertos. Tras verla, creo que la gran mayoría de nosotros nos preguntamos: "¿de qué va esta película?". Yo la he visto dos veces y aquí les dejo mi conclusión: The Master es una película que trata sobre la incansable, insoportable, inevitable, frustrante y extenuante búsqueda de respuestas a las preguntas que atormentan al ser humano. Es la angustia existencialista del quiero creer y no puedo.  Es una súplica al chamán para que nos muestre el milagro que ahuyentará nuestros males, nuestra tristeza, nuestra soledad, nuestra desolación, o sea, nuestro dolor.

La posible mala noticia pudiera ser el que The Master es la misma película que Pozos de Ambición (lo mismo que Django Desencadenado es la misma película que Malditos Bastardos) lo que, para algunos, puede significar un cierto agotamiento de su director. A mí no me importa. Por mi parte puede tirarse los próximos 150 años rehaciendo, una y otra vez, la misma historia.

La banda sonora es MAGNÍFICA (aunque plagie a un porrón de compositores del siglo XX), otra vez obra del guitarrista de Radiohead (un grupo que me da pampurria, por cierto), Jonny Greenwood (¡Oscar para este señor ya!. Ah, no, que no está nominado).

27 comentarios:

Luis Cifer dijo...

no te falta un ápice de razón en la mayoría de tus apreciaciones, pero yo soy de los que se aburrieron con esta película, tiene mucho potencial y unos grandes actores pero no me llegó. Me parece que deja demasiadas cosas en el aire y se le va la mano con la duración.

Yo creo que el film es como un dibujo del test de Roscharch, unos verán una obra maestra y otros un ladrillo.

David Amorós dijo...

Yo tengo la sensación de que la película quiere tratar los temas que tu citas pero que de alguna manera se le escapan entre tanto guión incoherente y esquivo, entre tanto querer romper la narración convencional a bae de repeticiones y de rupturas. La verdad es que en su primera mitad me interesa mucho pero luego no puedo evitar esa sensación de que la película se pierde en su propio ego y que es el espectador el que decide si como tu le busca igualmente las explicaciones filosóficas o como yo, cree que estas se han perdido por el camino. En cualquier caso yo entiendo ambos lados y algún día la volveré a ver, no sea que me haya equivocado de bando. En una cosa sí discrepo bastante Mr. Lombreeze, Joaquim Phoneix, que me encanta, está muy sobreactuado en la mayoría de la película y solo sublime muy puntualmente.
Un abrazo.

Angel dijo...

La verdad es que mientras la veía no lograba empatizar con nadie de la historia, me resultaban tan desagradables casi todos, que estaba preguntandome qué coño me mantenía allí en la butaca y seguramente era la narración, la historia y en el fondo esos cabrones extraños llenos de contradicciones que al final llegas a querer, o a querer matar...
Aunque eso si, mi personaje favorito es el de Amy Adams como mujer cruel y dominadora...qué se peude decir de esa escena de masturbación tan poco sexy y sin embargo tan morbosa...
La mayoría de personajes en el cine de Anderson son unos profundos disfuncionales incapaz de sentir o sintiendo de maneras extrañas...narrando unas sociedades o microsociedades enfermas, necesitadas y en el fondo lamentables

Caroline Blacksmith Bay dijo...

Tu entusiasmo es contgioso, más cuando ese entusiasmo está fundado no en humos de opio sino en analisis objetivo.
Habrá que verla
Un beso

Cinemagnific dijo...

A mi me ha gustado mucho, pero reconozco que tengo que verla de nuevo porque tiene taaaaaaaaaantos matices. Pero me parece muy muy buena (también es que adoro a Thomas Anderson).

David dijo...

No la he visto. Ni "Pozos de ambición". Iba a ir con un amigo la semana pasada, pero no pudo ser. Ya caerá...
Punch-Drunk Love (joder! qué peñazo)

El Bueno de Cuttlas dijo...

Tengo muchas ganas de ver el nuevo trabajo de Anderson. El hombre se toma su tiempo entre película y película pero siempre ofrece historias completamente fuera del circuito comercial al uso. A por ella.

Saludos gusanos

redrum dijo...

La fotografía es una pasada, con esos primeros planazos... pero es eso, es una peli agotadora.

¿Y de Amy Adams qué?

Alvaro dijo...

Muy buena película inquietante y agresiva. La depresión como trasfondo en una sociedad de postguerra.Los personajes por momentos parecen más que personas bicharracos desagradables que esconden sus verdaderos deseos, reprimiéndolos o falseándolos. O por el contrario mostrándolos con su brutal crudeza en el personaje de Joaquín Phoenix (fantástico). Posiblemente la guerra dejó mucha muerte locura y temor en la cabeza de la gente, en este contexto observamos como las personas necesitan creer en algo o en alguien... y si la tónica viene de confusión, traumas, baches, pobreza cultural, obviamente que la salida espiritual va a estar ausente. Creo que la gente quiere elaborar, crecer salir adelante y tener una buena vida pero ahí están los "maestros" como arañas acechándo en sus telas (psicópatas o sociópatas de turno y esto es válido en todas las épocas).A través del film asistimos a sesiones bizarras pseudo científicas y espirituales que no conducen hacia nada bueno y sacuden como una coctelera la pobre cabeza enferma de la gente (manipulación).Por consiguiente se va construyendo un dogma cada vez más insano hermético y lejos muy lejos de la empatía y de los valores más nobles de los seres humanos. Esta película en cuanto a su temática me trae el recuerdo de aquella excelente pelicula que una vez comentamos:"El fuego y la palabra".
El personaje de "Doris" que canta (ja! creo que el director le hizo un homenaje a Doris Day) me pareció el más luminoso y esperanzador de todos ellos. De este director me gustó mucho también:"Boogie Nights" (aquí también los personajes se mueven en el mundo muy lejos de lo espiritual y al igual que en "The Master" los presenta enfrentados con su soledad existencial y fundamentalmente con un gran vacío interno que los va devorando como un agujero negro, quizá producto de la fuerte frustración en la que están inmersos. Está espectacular el elenco y me dio mucha alegria ver a Laura Dern que hacía tiempo no la veía aparecer. Un fuerte abrazo

dvd dijo...

Es una película acojonante, mayúscula... Ahora mismo la estoy digeriendo y me supera cuando intento encontrarle lazos de conexión. Estoy de acuerdo contigo en lo de MAGNOLIA, que me parece más un ensayo "a lo Altman", una especie de borrador para lo que este señor estaba cocinando. Lo vuelvo a repetir por 4598ª vez: el mejor director de cine vivo...

abril en paris dijo...

Tengo mucho interés en verla. Lo que te he leido (porque he pasado de puntillas por el "spoiler") me ha parecido muy bien escrito, apuntas bien, creo. Lo digo para no ser exagerada con los adjetivos (jeje)
Nos leemos.

Saludos

Mr. Lombreeze dijo...

@Luis Cifer, mejor no reproduzco aquí lo que le pareció esta película a mi esposa... Si te refieres a que deja muchas cosas flotando en el aire (para que el espectador las recoja y las interprete) estoy de acuerdo. Si te refieres a que las olvida, menos. Pero entiendo que es una película con un estilo y un ritmo que roza la gafapastada. Visualmente me parece asombrosa. Yo no la veo tan abstracta e interpretable como un test de R. aunque tu conclusión final de que es una película que polariza a la audiencia la comparto.

Mr. Lombreeze dijo...

@David Amorós, Joaquin Phoenix está tan hiperactuado (por evitar el tono peyorativo de "sobreactuado") como lo estuvo Daniel Day Lewis en Pozos de Ambición. Y así es como tienen que estar porque actúan en unas películas hiperrealistas donde todo es un exceso. Esa extrema delgadez y las muecas de su rostro: es una caricatura siniestra con patas. A mí me parece una labor actoral encomiable. El mismo Daniel Day Lewis sí que estaba sobreactuado (haciendo casi lo mismo) en Gangs of NY porque el resto de la película no tenía ese tono. Yo no creo que The Master te obligue a transitar por un camino narrativo demasiado tortuoso aunque, desde luego, sí muy oscuro así que te invito a que vuelvas a verla y... ¡¡¡te pases al lado oscuro!!!.
Es muy curioso que las dos últimas películas de Anderson me apasionen y sus tres trabajos anteriores me importen un comino.

Mr. Lombreeze dijo...

@Angel, yo sí empaticé con el personaje de Phoenix porque es un deshecho humano que mantiene la esperanza aunquea sea en forma de la llegada de un mesías que le salve. Y eso, a mis ojos, le hace merecedor de mi compasion. El resto de imbéciles que conforman la secta me parecen unos tipos despreciables; son embaucadores y/o fanáticos. Los dos protagonistas de la película son dos sociópatas de cuidado. Anderson los mira con un gigantesco microscopio y nos los muestra en pantalla lo mismo que cuando vemos los microbios hiperaumentados. Es una extraña distorsión la del gigantismo.
Por cierto, más que masturbarle, le ordeña.

Mr. Lombreeze dijo...

@Caroline, a mí es que las drogas me sientan fatal y además son muy caras. Yo prefiero la cerveza y los torreznos, explosivo cóctel alucinógeno. Espero que te guste la película. Es también, además de todo lo que he dicho, una película muy lírica. Eso sí, mis análisis no son nunca objetivos. Son como dios manda: subjetivísimos ;))).

Mr. Lombreeze dijo...

@Cinemagnific, yo solamente adoro Pozos de Ambición y The Master pero las tres pelis anteriores de P. T. Anderson no me interesaron demasiado. Así que se puede decir que soy medio fan suyo. Si The Master ya te gusta muuuuuuucho, yo creo que cuantas más veces las vuelvas a ver, más te va a gustar. Para mí, la banda sonora tiene un peso importante en el esplendor final de la película.

Mr. Lombreeze dijo...

@redrum, ¿ verdad que sí?, es como si Sergio Leone se hubiera dado un paseo por el Museo dOrsay. No es agotadora para mí pero entiendo que a los pobres mortales os pueda pasar factura. Yo me cansé más viendo la peli ésa de Warhol en la que sale su amante durmiendo durante 8 horas.
Amy Adams está muy bien pero creo que los otros dos monstruos, la fotografía y la música me lo eclipsan todo.

@Alvaro, coincido plenamente con todo lo que has comentado. Es muy interesante la parte del desenterramiento del segundo libro del Maestro y su lanzamiento editorial, cuando una de sus más devotas fieles (Laura Dern precisamente) comienza a cuestionar esta "segunda entrega" de los pensamienos del líder de la secta y encuentra contradicciones con lo escrito anteriormente. La violenta reacción del Maestro lo dice todo. La última escena con el Maestro cantándole a Joaquin Phoenix y esa lagrimilla... es tremenda. Efectivamente, el planteamiento es similar, en cierta forma, al de El Fuego y la Palabra. Otro abrazo para usted, amigo.

@Cuttlas, que usted la disfrute!. Un saludo del Maestro Gusano... jajajaja.

@David, ya digo que a mí todo lo anterior a Pozos de Ambición de Anderson me deja frío. Si acaso Boogie Nights. Deja todo lo que tengas pendiente y ponte a ver estas dos películas. Mejor en una sesión doble. Al finalizar comprueba que no te hayan crecido unas gafas de pasta alrededor de los ojos!!!. La banda sonora de ambas películas sí que es de Master!!!.

Mr. Lombreeze dijo...

@dvd, a mí ya se me saltaron las lágrimas nada más comenzar la película cuadno contemplé el plano ése de Joaquin Phoenix borracho en lo alto del "mástil". No sé si Anderson es el mejor director de cine vivo (es que está por ahí Gaspar Noé y ni Manolia, ni Boogie Nights ni la otra que no sé cómo se escribe, me entusiasman) pero lo que sí sé es que Anderson ha realizado dos de las más deslumbrantes películas del siglo XXI. Dos representantes de la Gesamtkunstwerk wagneriana. Yo es que no le puedo pedir más al Cine.
De todas formas, yo creo que el mejor director vivo SOY YO, como ya demostré aquí. Pásese a firmar, desaborío.

@abril en Paris, bueno, creo no espoilear mucho el argumento y, en cualquier caso, esta película es toda una experiencia que escede a cualquier sinópsis que puedas leer. De todas formas, me parece bien que andes con cuidado. Ojalá la disfrutes tanto como yo.

dvd dijo...

Es verdad, no tengo perdón... Pero tampoco es justo que usted tenga al actor principal con un contrato en exclusiva, como Ford con Wayne o Lazaga con Landa... No sé si será el mejor director, pero sí el que más amigos tiene; y ya lo dijo ese filósofo llamado Terence Hill: "Quien tiene un amigo..." Un abrazo, maestro...

David dijo...

La vi ayer pero no te dije. Bonita cabecera. Pero la peli esta ya la usaste para tan señalado día, así que a sorprendernos con otra cosa como supongo que harás...

Javier Simpson dijo...

¿Hola, Lombreeze. Lo de nauseabundo luteranismo lo dices como buen católico, o como mal agnóstico (o malo agnóstico. La verdad es que no sé cómo se dice mejor) ;-P?
Apoyo tu candidatura de Joaquín. Un actor magistral, de los mejores actuales. Anderson suele elegir bien sus actores.
Si esta peli es una versión parecida a Pozos de ambición me la apunto sin duda. Pozos es una locura magistral. Durísima. Day-Lewis se sale y se anda sin contemplaciones, un loco ambicioso que se deja arrastrar por su naturaleza (¿o no puede hacer otra cosa, aunque lo desearía? Ahí tengo mis dudas).
Un saludo, Lombreeze. Magnífica entrada.

David Mariné dijo...

deseo y mucho ver esta película y más después de leer tu entrada.
abrazo.

C. Noodles dijo...

Bueno por fin encuentro algo de apoyo para esta magistral película.
Creo que las expectativas que se crearon, las críticas en los diferentes festivales y el nombre de Anderson, no le han hecho bien.

Yo no soy un fan del director, me gustan sus películas pero no las considero tan maravillosas como se promulga a los cuatro vientos. Ah, eso sí, con esta me he rendido. Por ahora la mejor película del año con el permiso de Tarantino.
Excepcional muestra del mejor cine, que bebe de los clásicos y de la imaginación de su director. Espléndida.
Y apoyo a Joaquin Phoenix, un gran actor que aquí lo borda. Yo no le ví sobreactuado.
Joder un peliculón!

Mr. Lombreeze dijo...

@Javier Simpson, lo digo como ateo militante. Los luteranos son incluso más crueles que los católicos. Si eres fan de Pozos de Ambición, ya estás tardando en ver The Master. Phoenix también es bueno "eligiendo" directores y proyectos.

@David Mariné, ¿y la música?, ¿la has podido escuchar?, ¿qué te parece?. The Master es una película de obligado visionado para los poetas.

Mr. Lombreeze dijo...

@C. Noodles. Yo en eso de les espectativas juego con ventaja; me la pelan ellas y los festivales de cine, así que suelo enfrentarme a las películas lo mismo que frente al mundo: desnudo. De esta película incluso me importa un pepino si tiene algo que ver con la Cienciología, como he leído por ahí.
Completamente de acuerdo con tu comentario y, una vez más, proclamo: la banda sonora es magistral. A mí de Anderson solamente me gusta (y mucho, muchísimo) Pozos de Ambición. Phoenix no sobreactúa, hiperactúa. Que no es lo mismo.

manipulador de alimentos dijo...

Gran película 'The Master', la mejor del año, cine y conocimiento, sobre la naturaleza de la locura, la amistad, de la relación maestro y discípulo, sobre la vida misma. Interpretaciones geniales... y un barco que se dirige a China. a solas, para uno mismo. Un saludo!!!

Mr. Lombreeze dijo...

@manipulador, no llegué a verla en 2012 pero de haberlo hecho probablemente también hubiera ocupado el n.1 de mi ranking particular.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails