jueves, 3 de octubre de 2013

Clásicos Imprescindibles. Vidas Borrascosas (Peyton Place, 1957. Mark Robson). Sorprendente melodrama hollywoodiense.

El mismo año que la periodista francesa Françoise Giroud acuñaba el término nouvelle vague, se estrenaban películas como El Puente sobre el Río Kwai, El Tren de las 3.10 a Yuma, Tú y Yo, Duelo de Titanes, Testigo de Cargo y, entre otras muchas otras, la película que hoy recomendamos, Vidas Borrascosas (Peyton Place), ejemplos, todas ellas, de radicalismo en los códigos de cine de género hollywoodiense.


Los vientos nouvellevaguistas, neorrealistas o bergmanianos quitaron el polvo, sin lugar a dudas, a todo el mobiliario decimonónico-tiránico de los grandes estudios pero es de justicia reconocer que el cine de Hollywood de los años 50 tuvo que morir por el mismo motivo por el que apuñalaron a Julio César: ya no era posible superar la perfección técnica que había alcanzado toda esa maravillosa pléyade de asalariados hollywoodienses.

Muchos dicen que Peyton Place es el pistoletazo de salida del culebrón tal y como lo entendemos hoy (la película degeneró en un serial televisivo decano del género). Basada en el bestseller homónimo de 1956, la trama se puede resumir con una frase que luego ha resultado ser el leitmotiv de muchas películas posteriores: nada es lo que aparenta en una pequeña ciudad de provincias... O de cómo el intento de guardar las apariencias a toda costa le puede amargar la vida al más castizo.

Miren esta foto.


Si rascan un poco sobre ella encontrarán, bajo tan hermosa superficie, incestos, violaciones, madres solteras, madres castradoras, represión sexual, alcagüetas, envidias, etc, etc, etc. Pero también hallarán cosas hermosas bajo la luz de la ciencia y la cultura, que es la única luz capaz de proyectar claridad sobre esos oscuros rincones del alma humana que se oscurecen, todavía más, en los rincones de nuestras naciones (ya saben: pueblerinos, provincianos, nacionalistas y demás endogamias sociales).

No se pierdan Vidas Borrascosas porque es un melodrama magnífico en el que brillan los personajes que personifican la Razón: el director del instituto y el médico. Sorprendentemente (para bien) no hay ningún cura dando la murga. Además, es una película muy, muy, muy feminista y muy bien dirigida (con un millón de planos americanos, como DiosHollywood mandaba) por Mark Robson (director responsable de, al menos, otra obra maestra: Más dura será la Caída).

Cuando la vean, o revisionen, acuérdense de un servidor mientras escuchan el impresionante speech final del Dr. Swain (Lloyd Nolan), un personaje del que se van a enamorar. Disfrútenlo. 


Entrada dedicada a David "Night" Safari.

8 comentarios:

David dijo...

Gracias por la dedicatoria.
Además, de todas las películas que mencionas en tu entrada, esta es la única que no he visto (y añado que la versión clásica de Yuma creo que la vi por ti)...
Y aunque conozco la peli, no la tenía apuntada en lista (corrijo mi error). "Más dura será la caída" me parece que está bien. De ahí a obra maestra...
Es curioso porque el tema (como bien dices es "típico") me ha recordado a una novela que acabo e leer y me ha encantado (pero que también me dejó como mal cuerpo en su lectura). Una vacante imprevista de J.K Rowling. Jopé... Lo mismo. Violaciones, adicciones, violencia doméstica, bullying, automutilaciones, hipocresía, infidelidades en un pueblecito muy mono... Pero me ha gustado la novela, sí.
No sé cuándo, pero ya caerá esta peli.
Buenos días , aunque lluvioso por aquí (como le he dicho a Marcos Callau). Y pasa buen finde.

dvd dijo...

Yo mantengo la descabellada teoría de que todo (absolutamente todo!!) el sostén del universo de David Lynch se encuentra en esta película, pero sobre todo en el serial, auténtico germen de Twin Peaks. Robson es un estupendo director que tuvo que lidiar con algunos de los peores guiones de Hollywood hasta que la Republic le dio el diamante escrito por Carl Foreman que fue EL ÍDOLO DE BARRO. Aun así, es uno de esos eternos e inexplicables segundones del cine clásico americano. Tiene algunas joyas estupendas y tú me has despertado algunos recuerdos que creía olvidados. Tomaré nota para un futuro no muy lejano...

miquel zueras dijo...

Un desmadrado melodrama que -cosa rara- no está dirigido por Douglas Sirk.
Recuerdo de niño la serie de televisión con doblaje hispano. Lo mejor era el personaje de ese gran actor que era Dan Duryea.
Saludos. Borgo.

el convincente gon dijo...

Por si a alguien le interesa, la novela en el que está basada la peli es muy fácil de encontrar en librerías de segunda mano, al menos en Madrid.

Marcos Callau dijo...

No la he visto. Lo único borrascoso que he visto, han sido las cumbres. Anotamos recomendación. Resulta apetecible. Saludos y felices fiestas (intenta no ser devorado por la marea humana que arrasa nuestra ciudad)

PD: Me encanta lo de Dean Martin y Frank Sinatra que hay a la derecha de tu blog.

Abrazos.

Mara Miniver dijo...

Con lo que a mí me gusta un melodrama y esta no la he visto... De borrascosas no salgo de las cumbres. Apuntada queda. Un abrazo.

abril en paris dijo...

Le tengo ganas a éste drama, me encantan los de Douglas Sirk, su colorido, ese escenario idílico donde se cuecen todas las intrigas y pasiones..y éste parece tener todos los ingredientes.
La intro es estupenda.

Saludos y felices fiestas

Mr. Lombreeze dijo...

Ninguno de los que no la hayan visto se va a arrepentir de hacerme caso. Palabrita de misterlombriz.

Sobre lo de Twin Peaks no puedo opinar. No vi ni un sólo capítulo de tan célebre y celebrada serie de tv.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails