domingo, 13 de octubre de 2013

Fotografiando hadas (1997). Ver para creer.

Albert Camus nos cuenta muy bien, en su magistral novela "La peste", cómo la visión de un niño muriendo torturado por una enfermedad cruel vuelve ateo al creyente más pintado. Pero, ¿se puede desandar el camino?, ¿cómo es posible volver a creer?... Muy "fácil": con una señal tan clara como la de una víctima inocente moribunda pero de signo contrario.

Ciencia contra Religión. El Bien contra el Mal. 

El mundo está lleno de santotomases que estamos empecinados en tocar las heridas del Cristo porque si no, no quermos subir al Cielo (porque no existe). ¿Puede la Ciencia traernos el más allá un poco más para acá?. ¿Eres de los que ven Señales?. De todo esto y algo más, trata la película "Fotografiando hadas", ópera prima de Nick Willing.

Fotografiando hadas nos cuenta la historia del reputado fotógrafo Nick Castle quien, tras una experiencia personal traumática, siente que Dios le ha abandonado y comienza a dedicarse a desenmascarar a los farsantes que aparentan ser los nuevos profetas de la Ciencia al servicio de lo paranormal. O sea, a toda esa panda de animistas y sociedades espiristas que tanto auge tuvieron en la Inglaterra de comienzos del XX, donde se sitúa la acción de la película.

Mr. Castle, experto en técnicas fotográficas, desvela los trucos de los tramposos que intentan camelar al respetable con supuestas fotografías de seres que no podemos ver con nuestros ojos pero que conviven con nosotros en el mundo físico. Otro truco de feria para ganar adeptos en unos tiempos, ya entonces, en los que la Razón y la Ciencia creaban, a todo ritmo, más y más ateos y descreídos.


Pero un día Nick recibe la visita de Mrs. Beatrice Templeton... 

Mrs Templeton le muestra la foto de una de sus hijas sosteniendo en sus manos un hada. La fotografía es primeramente recibida con incredulidad. Sin embargo, Nick no puede concluir que sea un montaje y, empujado por la curiosidad o, mejor dicho, por la angustia existencialista del ateo, decide trasladarse al pueblecito donde vive la familia Templeton con el fin de aclarar el misterio.  Nick quiere ver para creer y de paso quitarse la agonía ésa de Sartre.

Nick (Toby Stephens) representa al científico incrédulo que necesita pruebas para creer antes de que le llegue la hora de irse al otro barrio (como nos pasa a todos los ateos) y el Reverendo Templeton (Ben Kingsley) encarna a la Religión o, lo que es lo mismo, a todos ésos que solamente necesitan su fe para creer. ¿Y las pruebas?: ni las necesitan, ni las quieren. Atentos a esta escena, resume todo lo anteriormente dicho:


La historia del film está ligeramente basada en la novela homónima de Steven Szylagi y Nick Willing lo dirige con gracia, al estilo del cine británico, ese cine que no es ni europeo ni americano y que tan buenos resultados da en muchas ocasiones porque aúna lo mejor de los dos mundos. 

No es una obra maestra pero se deja ver con cariño y ofrece momentos hermosos y románticos. Además, termina con la Séptima Sinfonía de Beethoven.

Hay que destacar la interesante y hermosíííííííííííísima banda sonora de Simon Boswell que incluye un hermosísimo vals que se convierte en el leitmotiv del film. Escuchen esta preciosidad y disfruten de la película:

10 comentarios:

JLO dijo...

buen guión, aún para un ateo...

y el viejo Ben 8acá no tan viejo), es garantía de algo decente... salu2

dvd dijo...

Una película que yo no sé si es muy buena o muy mala, pero que a mí me gusta mucho. Es... eso, inglesa. Tengo que comentarla en breve...

Angel dijo...

Ohhh
ha tocado usted una de mis debilidades...preciosa película sin duda...hace mucho que la vi y creo que debería revisarla...
sino me equivoco se hizo otra versión de la misma historia que protagonizó Harvey Keitel

fiona dijo...

El "problema" de tener que ver para creer es que nunca sabrás si de verdad has visto algo o si es tu necesidad de verlo...

Me la apunto.

1besico!

Joe Mismo dijo...

Yo me he quedado en lo de que el cielo no existe, y como soy un tocaboulins de mucho cuidado, te recomiendo una serie de vídeos,en el cual unos científicos tratan de demostrar que las teorías del programa Ancient Aliens son pura fantasía. Hasta ahí todo perfecto: desmontan a Von Daniken, a Tsoukalos, me encantan sus peinados son tan susto que me he llevao, y todas las teorías una tras otra. Pero en el último vídeo... http://www.youtube.com/watch?v=dz6N7Bim2RY ¡Oh Dios mío que placer de ver gente que tiene la cabeza peor que yo!...Por lo tanto, según estos científicos, no sólo existe el cielo sino que además nos petan el kk cada vez que pueden, y en sentido literal.

Por cierto, buen artículo que se me olvidaba.

Mr. Lombreeze dijo...

Cualquier científico que pierda el tiempo intentando demostrar algún fenómeno del que no existe evidencia no merece tal calificativo. Bueno sí, se merece un calificativo: científico "majadero". No se puede probar un negativo. Eso lo sabemos todos los ateos de bien.

Mr. Lombreeze dijo...

Es que "Fotografiando hadas" responde al perfil de película "bu bodita" y por ello todos los cinéfilos de bien la adoramos.

Marcos Callau dijo...

Atractivo el tema de la película, Mr. Lombreeze. Mágico. Me gustaría verla. Saludos.

David dijo...

Esta entrada "me suena"..mmm.. Esta la vi hace ya unos añitos. Curiosa. No me dejó mal sabor. ¿No saló otra parecida por esas mismas fechas? Esa otra no la vi...
Un saludito.

David dijo...

Ah! Sí. En la otra salía Harvey Keitel, como dice Angel. ¿La has visto? ¿Qué tal estaba? ¿iba también en plan "místico" como se ponía esta al final o era más "racional"?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails