miércoles, 9 de abril de 2008

Vidas rebeldes. La Movida madrileña goes to Monaco.

San Bob Dylan, patrón de los incoherentes.

Definición 1: Dice la wikipedia: "La Movida madrileña fue un movimiento contracultural surgido durante los primeros años de la Transición de la España postfranquista."
Definición 2: Leemos en los medios: "El Consejo de Europa insta al Principado de Mónaco a mejorar sus sistemas contra la financiación del terrorismo. Mónaco debe reforzar su dispositivo en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, según un informe difundido por el Consejo de Europa cuando la polémica entre Alemania y Liechtenstein por un fraude fiscal millonario vinculado al secreto bancario del Principado que ha enturbiado los ánimos entre ambos Estados está en pleno apogeo. Por otra parte, los autores del informe sobre Mónaco apuntan a "debilidades" en cuando a la cooperación internacional, especialmente en materia de ayuda judicial mutua y colaboración con las autoridades de control extranjeras. Por ello, el comité recomienda a Mónaco que "acelere" el proceso de firma y ratificación del Convenio europeo de extradición."
A priori parecen dos mundos con pocas probabilidades de colisión o encontronazo, es más, dos mundos situados en Universos paralelos. Y efectivamente, para lelos está pensado el baile de la rosa y la bufonada, (aunque al menos los bufones tenían las pelotas de reírse de cortesanos y reyes en sus narices), de la troupe de Almodóvar en el principado chanchullero de Mónaco. Revisemos el numerito de esta gente:

A mí me ha dado vergüenza y un poco de pena este asunto, y eso que no soy un admirador de esa época que siempre me ha parecido demasiado naif para mi gusto ("en la playa estoy tumbao, maripili está a mi lao", "quiero ser un bote de Colón, salir anunciado por la televisión", "Gran Ganga, Gran Ganga, soy de Teherán" ), y que pocas genialidades nos ha dejado, pero supongo, (y espero), que muchos de los integrantes y seguidores de aquella movida ochentera habrán tenido mi misma sensación. Y es que si uno va de rebelde por la vida y esto le ayuda a forrarse, creo que no es mucho pedir que sea un poco coherente con ese espíritu hasta que se vaya a la tumba e intente no traicionarlo. A casi nadie le gusta vivir en la marginalidad toda su vida y a todos nos encantan los áticos en el centro de las ciudades, porque no es que seamos hippies ni nada de eso, pero de ahí a babearles a los últimos aristócratas aburridos, va un mundo. Y es que eso es lo que ha pasado, y no al revés como se piensan algunos o dan a entender titulares del estilo "Mónaco homenajea a la Movida".
Nuestro admiradísimo y amado Leonard Bernstein invitó a los Panteras Negras a un cócktail en su dúplex neoyorkino de Park Avenue junto con la élite intelectual de esa ciudad. El cabronazo y cachondo Tom Wolfe, que consiguió ser invitado a esa party, lo describió así en su ensayo "Radical Chic" ("La izquierda exquisita"), y de paso inventó el "Nuevo periodismo" en 1970:
«Deliciosos. Bocaditos de roquefort rebozados con nuez molida. Muy sabroso. Muy ingenioso. El contraste entre la sequedad de la nuez molida y el sabor del queso es lo que produce este efecto tan delicioso, tan sutil. ¿Imagináis lo que comen los Panteras Negras aquí como aperitivo? A los Panteras les gustan los bocaditos de roquefort rebozados con nuez molida y las puntas de espárragos con mayonesa y las albondiguillas au Coq Hardí, todo lo cual les es ofrecido en este preciso instante, en bandejas de plata labrada, por camareras de uniformes negros y delantales blancos planchados a mano ».
Wolfe defendía que el sentimiento de culpa por ser ricos y famosos llevaba a estos aristócratas intelectuales neoyorkinos a intentar redimirse por medio de eventos de este estilo. Y yo estoy de acuerdo, y hasta me parece bueno el intento de esta gente, pero, (y es aquí donde me alejo de Tom Wolfe y cargo las tintas contra los invitados y no contra los invitadores): ¿por qué narices aceptaron los Panteras Negras la invitación del bienintencionado y en mi opinión, ingenuo Bernstein?, ¿por qué lo ha hecho la troupe almodovariana?, ¿por qué han ido a entretener a esa panda de impresentables en su rancio festejo?.
Y ¿por qué coño cantó el judío Bob Dylan para el Papa?.

9 comentarios:

MonSeñor Gusano dijo...

SEÑOR LOMBRIZ.....EXCELENTE ENTRADA.
CRITICA, EDUCATIVA Y ALECCIONADORA, POR SU
POQUITO DE HISTORIA CURIOSA....ME HA
ENCANTADO.

Jorge dijo...

A M E N !!!!!!!!! GRANDE MARCUS, para variar...odio la movida madrileña y aqui en Madrid creo que aún la odian más, de verdad.
Es como si yo pusiera nombre a mis excesos de los 22 a los 26 intentando hacer creer que mis "juergas" son mas "IN" que las tuyas, montones de gente que no pertenecían a la MOVIDA? también se pinchaban heroina, se liaban con gayers y bebian como cosacos solo que no hacian canciones estupidas,cortos estupidos y no vestian tan mal... de los Grimaldi ya sabes mi opinión... y como es un blog serio me la ahorraré.
Creo que en monaco debería mandar el gran Sam ‘Ace’ Rothstein, por lo menos ese tenia gracia y todos sabian que era un mafioso no?

Mr. Lombreeze dijo...

No estoy muy seguro yo de que dejen entrar judíos en Móncaco...
De la movida sobresaliente para Radio Futura y poco más, la verdad...

lunes dijo...

Qué pedazo de post mr. lombreeze. Proclamo 1)monarquía = anacronismo s.XX 2)Movida = etiqueta comercial y punto 3)Oyendo a San Bob, Bene se tocaba los huevos y se chupaba un dedo ¿qué lectura teológica tiene ésto?

Mr. Lombreeze dijo...

jajaja, no es Benedictus, que es el polaco Juan Pablo, (a Bene no le gusta Bob, lo ha proclamado a los medios), pero está claro en la foto que sí que se tocaba el zarrio mientras se chupaba el dedo. De lo cual deducimos que los papas nunca superan la fase oral freudiana.

lunes dijo...

Muy bueno. Deducción acertadísima y gracias por la aclaración papal.

lunes dijo...

Ah¡ Mi hipótesis para la pregunta final es que ZIMMER MAN es un super hombre judeogermánico muy rozao de todo, que ni temía a ese mindundi ni preguntó el origen de los $$$$ que se llevaría junto al sombrero. PD : ¿De éste no hay comic, Monseñor?.

MonSeñor Gusano dijo...

Pues no tiene que ver, pero Existe un Zimmerman, que pinta unas portadas muy chulas. Recuerdo ahora mismo unas de Mike Zeck, pintadas por el tal Zimmerman, para Punisher.
Pero la entrada religiosa me impone respeto.

Mr. Lombreeze dijo...

Yo me quedo con Fred Zinnemann.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails