lunes, 6 de octubre de 2008

La vida de bohemia (1992). El eterno y sobrio desencanto de Aki Kaurismäki.

"La voz del pueblo es la voz de Dios". Rodolfo, pintor albanés.
"Y de qué vivo?.., vivo...". Puccini, "La Bohéme"


"La Boheme" es una hermosísima ópera del gran compositor italiano Giacomo Puccini (1858-1924), basada, al igual que la película que hoy nos visita, en el libro del escritor francés Henri Murguer "Escenas de la vida de bohemia".
Ay, los bohemios, qué tribu.., los hijos bastardos del Arte, el quiero-y-no-puedo de la Creación. Indispensable grupo de aspecto algo patético que nos hace la vida un poco más agradable.
Si el Antoine Doinel de Truffaut es el profeta de los bohemios, la capital mundial de la bohemia internacional es, sin duda, el barrio parisino de Montmartre. Allí se conocen nuestros tres protagonistas, Rodolfo, el pintor albanés, Schaunard, el músico, y Marcel, el escritor teatral. Tres representantes de tres artes que se nos mueren poco a poco, como sus estómagos, algo faltos de comida y algo menos faltos de vino barato.
Bohemio, con la mirada de un loco risueño y último bastión del artista comprometido que no se vende a los intereses mercantiles ni se mueve por las modas de turno (así les luce el pelo).
Tres amantes del cuadro de Kasemir Malevich "Negro sobre fondo blanco" y de la música de Schoenberg, Webern y Berg. Con eso está todo dicho.


El argumento de "Escenas de la vida de bohemia" os debería ser bien conocido a poco que hayais llegado a terminar el BUP. Si no es así, os vais a la wikipedia a que os lo cuenten, (ojo con el final).

Rodada en poético y nostálgico blanco y negro por el irregular, interesante, siempre desencantado y a veces difícilmente digerible director finlandés Aki Kaurismäki, (Otro gran nombre. Ya hemos hablado en nuestro blog de ese gran país que es Finlandia.), "La vida de bohemia" es una tragicómica película que os recomendamos que veias sin falta para que no caigais en la tentación de dejaros seducir por el mundo de la farándula y demás pendoneo, pues no es oro todo lo que reluce. Seguid sentados en la oficina con aire acondicionado, que se vive tan ricamente.

Creo que es la mejor película para iniciarse en el universo Kaurismäki, donde el tiempo pasa despacico-despacico, los actores muestran una inexpresividad total y la sobriedad de trama, interpretación, puesta en escena y demás, puede llegar en algunos casos a ser agobiantes. Así lo ven los genios de "La hora Chanante".

Cachondeo del bueno aparte, Kaurismäki (1957-) es un tipo diferente, es verdad. Pero me cae bien y tiene pinta de loco. Protesta mucho. Ganó el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes en 2002 por su película "El hombre sin pasado", que también estuvo nominada al Oscar a la mejor película extranjera en 2003. Aki Kaurismäki no fue a la gala porque los USA estaban a tope con las guerras en aquel tiempo. Así es él. Además de estas dos pelis, de la filmografía de Kaurismäki os recomiendo también "Leningrad Cowboys go America". Ya hablaré otro día de estas dos últimas.

"La vida de Bohemia" es una película para los amantes de Bresson, (Kaurismäki homenajea su "Pickpocket" en este film), Buñuel (la escena de la trucha de dos cabezas) y demás directores del estilo. Un humor socarrón con "el final más triste desde El puente de Waterloo", según palabras del propio director.
Pero con una primera parte divertidísima, -añado yo-, parodiando el melodrama original de Murguer.
Sin que sirva de precedente, recomiendo videarla, como curiosidad, también con las voces del doblaje al castellano, que son bien cachondas. Louis Malle y Samuel Fuller hacen sendos cameos en la peli.

Y con música de Chaikovski, Mozart, Toshitake Shinohara y otros. No sé qué más se puede pedir a una película.

Valoración: Muy Buena. Y desde luego, infinitamente mejor que "Pink Flamingos".

6 comentarios:

redrum dijo...

Con que sea la mitad de buena que la ópera, me conformo.

No se me enfade, Mr. Lombreeze, que la tengo en la lista de las que veo por devoción, y no por obligación ;)

El pueblo quiere sangre y vísceras, así que me toca cumplir.

¿Sale Montmartre, director raruno y usted la recomienda? Visionado seguro.

¡1 saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

Hombre, la ópera de Puccini es tremendísima. No me atrevo a compararla...

je, je, no me enfado en absoluto. Cuando leí su propuesta
http://lacallemorgue.blogspot.com/2008/09/la-recomendacin-del-lector.html
estaba redactando esta entrada y me hizo gracia la posibilidad de que coincidieran más o menos en el tiempo nuestras dos reseñas. A ver qué resultaba de eso...
La peli está muy majica, yo creo que merece la pena.

Si yo le entiendo, "La voz del pueblo es la voz de Dios", ya lo dice Rodolfo.
Otra cosa es que javier chacón sea la voz del pueblo... je, je ;-)

redrum dijo...

Uf, mejor que no coincidan, es un combate que tengo perdido ;)

Jajajaja! Dicho así, suena mal, pero tanto por los comentarios como por las referencias de mis allegados, sé que quieren que me trague la mierda de Waters, así que Javier sería el eco de la voz del pueblo.

En cuanto le pegue un ojo al film, me paso de nuevo por este post, ya sea para decirle cuánta razón tiene, o que es mucho mejor Magnolia.

¡1 saludo!

Soundtrack dijo...

Yo sigo prefiriendo la de Los albóndigas en remojo...

Mr. Lombreeze dijo...

soundtrack, te conozco, y si haces el pequeño esfuerzo de ver la escena que he puesto (que no la has visto), ya solamente ese trocito te va a gustar más que los albóndigas. No te digo nada si la ves entera.

lafcadio dijo...

La versión española de la bohemia extrema la tenemos en Pedro Luis de Gálvez, personaje que inspiró la novela "Las máscaras del héroe", que le encanta a don Arturo P-R.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails