domingo, 22 de agosto de 2010

Las Aventuras de Gottfried Rinkley, el inventor del siglo XX. Capítulo IV

Capítulo IV. La infancia de Gottfried Rinkley. El vuelo de cometa estilo Rinkley.

Según Nuño Álvarez de Arístegui, biógrafo oficial de Gottfried Rinkley, el pasatiempo favorito de nuestro protagonista durante su infancia fue el vuelo de cometas. Una afición que, si bien no continuó en sus años mozos, tuvo una vital importancia en el desarrollo del temperamento y, por ende, de los sucesos que en el futuro acontecerían al Gottfried adulto.

A los 7 años Gottfried sentíase frustrado por su miserable peluca confeccionada de pelarzas de cebolla. Peluca que remendaba con amor su querida madre. Gottfried Rinkley pasaba las horas muertas de su escaso tiempo libre frente al escaparate de la tienda de pelucas de Riewenstrasse, "Pelucas Bertorelli". Su sueño era colocar sobre su calva cabezota una peluca estilo "infante de Prusia" que lucía en todo su esplendor en la esquina derecha de dicho escaparate. Pero un muro de 5.000 ducados separaba a Rinkley de sus ensoñaciones.
Decidióse entonces a buscar un trabajo complementario al de sepulturero.

La ocasión de un dinero extra se le presentó de manos del Archiduque de Lowesville, quien demandaba un joven que sacara a pasear sus perros. Recibió a Gottfried, en el palacio del archiduque, el chamberlain mayor, quien explicó a Gottfried que si bien su amo, el archiduque, odiaba a los perros, adoraba sacarlos a pasear, mas no tenía tiempo para ello y necesitaba un lacayo que cumpliese con esa misión.
"Y bien, ¿dónde están los perros?", "No hay perros, ¿no os acabo de decir que los odia?. Seguidme". Y condujo a Gottfried a un edificio anexo al principal. "Aquí tenéis todo lo que os puedo proveer para pasear perros. Buena suerte.".

Gottfried se encontró ante un desordenado montón de enseres inútiles, viejas telas y maderas carcomidas. Usando su ingenio, recordó el antiguo pasatiempo chino del vuelo de cometas y no se lo pensó dos veces. Recortó las siluetas de varias razas perrunas y salió a hacerlas volar aquella misma tarde. Fue entonces cuando se dio cuenta del inmenso placer que ese pasatiempo le ofrecía.

En su primer paseo se cruzó inesperadamente con el Archiduque de Lowesville quien le preguntó: "Joven muchacho, ¿se puede saber qué estáis haciendo?". "Pasear vuestros perros sire" contestó Rinkley. Una sonrisa de satisfacción asomó en el rostro del viejo Archiduque quien arrojó sobre el de Gottfried una moneda de 5 ducados de plata abriendo, en la ceja del joven, una herida que inmediatamente sangró de manera aparatosa. "Ja ja ja", rió Lowesville, "esta juventud...". Y encargó a su chamberlain mayor que pagara con 5 ducados de plata cada paseo canino de Gottfried.
Cuando éste se lo comunicó a Rinkley, el joven respondió: "¿os importaría entregarme la paga en mano?, los honorarios del médico que me cosió la brecha de mi ceja ascendieron a 25 ducados.".

El archiduque fue la envidia de todos sus vecinos quienes no tardaron en imitarle y contratar lacayos paseaperros. Este hecho fue decisivo para la popularización de las cometas en Europa central. Es por ello que hoy existe una modalidad de competición de vuelo de cometa bautizada como "vuelo al estilo Rinkley" o "doggy style".

6 comentarios:

David dijo...

¡Claro! De aquí sacaron la idea esa de pasear al perro inexistente en la peli esa de Clint Eastwood... Les vamos a meter una querella criminal que no veas.
¡Qué puntería tenía el archiduque!
En fin... "Let's go fly a kite, Up to the highest heigh..."
Feliz domingo.

MrMierdas dijo...

jajajajajajaja...esto se pone cada vez mejor.A mí las pelucas, el monedazo y lo de doggy style...me han llegado al corazón...jajajajaja...tiembla Pockollock!

Insanus dijo...

Ahora ya sé el origen del auge de las cometas en Europa, XDD. ¿Quién dijo que la anti-historia era una lata?

Estoy deseando ver al chaval con su primera peluca!

lunes dijo...

Una vez leidos los cuatro capítulos y después de reirme mucho con algunas de sus frases, sólo me queda felicitarle y asombrarme de nuevo por su facilidad para construir relatos de este calibre. Este Rinkley promete muchísimo. Muy bien Lombreeze.

Mr. Lombreeze dijo...

Insanus, lo de la peluca le va a costar al mozo.

lunes, ya sabes cuanto me alegra que disfrutes con estos ejemplos de escritura automática o todo lo que mi cabeza da de sí sin reflexionar.

Insanus, lunes, quiero, muy en serio, daros las gracias por vuestra incondicionalidad hacia Pockollock y Rinkley.

De Rinkley llevo por ahora 17 capítulos escritos como un médium poseído. No corrijo nada de lo primero que escribo, salvo la ortografía y puntuación para hacerlo inteligible claro.

lunes dijo...

Olé sus huevos y bésese usted mismo sus neuronas de mi parte. Si ésto está tal cual le sale sin añadidos, le comunico mi decisión (consensuada con mi cerebro y mis gónadas masculinas)de subirle al peldaño inmediatamente inferior al que habita por ejemplo Borges. Flipo con vos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails