jueves, 16 de diciembre de 2010

200 años del nacimiento de Robert Schumann.

Play

Madre mía, qué bonito.

Decía el insigne oftalmólogo juedoateo Judah Rosenthal (Martin Landau) en una de las más bergmanianas películas de Woody Allen (Delitos y Faltas, 1989) que Schumann era un cursi y que prefería a Schubert de todas - todas. Bueno, Rosenthal era un burgués infame y cobarde, sin duda, pero respetamos sus gustos musicales.

Sin embargo hoy queremos llevar la contraria a muchos de los males de nuestra sociedad actual que personifica Judah Rosenthal, y traemos la deliciosísima música de Robert Schumann (1810-1856). Por eso y porque queremos recordar el 200 aniversario de su nacimiento.

Schumann estaba llamado a convertirse en un virtuoso del piano pero su afán perfeccionista le llevó a malograr la musculatura de su mano. La causa: un maléfico artefacto que inventó el propio compositor (con el fin de fortalecer los dedos anular y corazón) le dejó lisiado para siempre, con lo que sus sueños de concertista se desvanecieron. Una pena, pero gracias a que se perdió un solista del piano se ganó un notable compositor del que, siguiendo nuestras preferencias, traemos hoy un fragmento de su obra sinfónica.

Dicen de Schumann que no sabía orquestar, que lo suyo era el piano y los lieder, y que sus composiciones orquestales son desordenadas y tienden a la reiteración de los temas que más gustan al compositor (como si eso fuera algo malo). Bueno, eso dicen los expertos, que son de traca y que no respetan nada, porque resulta que, si les hacemos caso, en la Historia de la Música Clásica prácticamente no sabe orquestar ni componer casi nadie.

Yo les traigo hoy la Romanza de la Sinfonía n. 4 en re menor, op. 120 (1851) de Schumann para que se deleiten con la belleza de una de las páginas musicales que más me cautivaron en mi época protomelómana y que sigo, todavía hoy, encontrando deliciosa, especialmente en el momento en que se escucha el provenzal y melancólico solo del violín principal.

Unas notas que fluyen como las aguas del Rhein a las que se arrojó el desquiciado Schumann una fría mañana de febrero de 1854...

Ánimo, que son solamente 4 minutitos.

9 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Precioso, Mr. Lombreeze. Y muy interesante. Desconocía cómo llegó a quedar lisiado para tocar el piano. Un saludo.

Anónimo dijo...

A mi me contaron que lo de la mano era para tocar con la facilidad de Listz? que tenía un peazo raqueta que abarcaba mas teclas q los demás. Y que murió de sífilis.... Pero vamos, que oigo el video y me da igual

Mr. Lombreeze dijo...

Marcos, Schumann es para poetas. Todos le debían de envidiar mucho porque se casó con una tía buena. A mí me pasa lo mismo, y eso que no sé tocar el piano.

Jajaja, amigo Anónimo, ha dado usted en el clavo, en el core gusano.
Que el texto introductorio de los posts de música clásica que están muy bien y todo eso..., pero que todo pasa a segundo plano escuchando la música de los vídeos.
Sí, Schumann sobrevivió 2 años más a ese intento de suicidio en el río y sí, algunos dicen que murió de sífilis. "Pero vamos, que oigo el vídeo y me da igual"
Bravo!.

Mr. Lombreeze dijo...

De todas formas donde no llegaba la raqueta de Liszt llegaba la nariz de Mozart, quien le ganó una apuesta Haydn empleando su napia para tocar una nota de una composición a la que en teoría no se podía llegar a tiempo por tener, en el momento de su ejecución, las dos manos en sendos extremos del teclado del piano.

David dijo...

Mr. Lombreeze
Lo primero... Ya podéis volver a lo de que se abra una ventana para dejar comentarios, que este modelo es un coñazo. Rompe siempre los vídeos cuando estás escuchándolos si quieres dejar comentarios. No sé por qué lo habéis cambiado. Mira que alguna vez he pensando en decirte que le dijeras a tu hermano que os imitara en los comentarios y vas tú ahora y le imitas a él. En fin...

Lo segundo. Infame, cobarde y cómplice de asesinato. Una gran peli.
Lo tercero.
Eso de "escuchando los vídeos da igual".
Nanay...Eso vale para anónimo, pero no para ti.
Lo justo sería colocar un añadido en el post dando las gracias a anónimo y explicando cual Sherlock Holmes los verdaderos motivos de su muerte.
Por último. Los expertos son de traca, sí.

Mr. Lombreeze dijo...

Lo de la ventana, concedido.

Los verdaderos motivos de la muerte de Schumann no los sé ni yo, ni nadie. Murió 2 años después del intento de suicido, como ya he dicho. Acabó loco como una cabra. Una de las teorías es que murió de sífilis.

Pero vamos, que oigo el vídeo y me da igual.

Insanus dijo...

Haré lo de siempre, le daré al play mientras me doy un paseo por aquí.

lafcadio dijo...

preciosa la parte del violín; pero soy incapaz de quitarle a Schumann la etiqueta de infeliz tristón que le puse hace 20 años

Mr. Lombreeze dijo...

lafcadio, tú eres capaz de eso y de mucho más. Un infeliz tristón no se tira al río.
Era un machote, se casó con Clara a la que pretendían todos los músicos de la época.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails