viernes, 3 de diciembre de 2010

El arte de la orquestación. Mussorgski y Ravel.

Dice la RAE que orquestar es "instrumentar una composición musical para orquesta". Etimológicamente el término griego "orquesta" significa "lugar para danzar", aunque hoy la cosa se ha quedado en un grupo de músicos tocando juntos en el mismo lugar (y a ser posible a la vez). Un lugar en el que habitualmente ya no danza nadie (incluso está mal visto subir a danzar al lugar en medio de una interpretación de la Sinfónica de Chicago). Pero, ¿cuántos músicos e instrumentos hacen falta para crear una orquesta?. Depende del tipo de orquesta, pero la que más nos gusta a todos los gusanos es la Orquesta Sinfónica o Filarmónica, (ya que en la actualidad ambos terminos son equivalentes). O sea, esos pedazo de orquestas que incluyen a todas las familias de instrumentos musicales y que, por tanto, van a crear colores y sensaciones en mayor número e intensidad que cualquier otra orquesta más chiquitita aunque igualmente digna.

Fue a comienzos del s. XVIII cuando los entendidos en estas materias se pusieron más o menos de acuerdo y convinieron en que una formación orquestal debía de tener, para merecer tal nombre, al menos las siguientes secciones: Cuerdas (violines, violas, violonchelos y contrabajos), Maderas (oboes, fagotes...), Metales (trompetas, trompas..) y Percusión (timbales, cajas...).

Cada período y estilo musical fue, a lo largo de los años, variando la composición de las orquestas (orquesta clásica, orquesta romántica, orquesta moderna ...), añadiendo o quitando número y tipos de instrumentos por familia.

Un ejemplo: La orquesta de Mozart (1756-1791) incluía en su sección de Metales: dos trompetas, una trompa y un trombón. La de Wagner (1813-1883) ya tenía tres trompetas, cuatro trompas, tres trombones y una tuba. Dicho de otra manera, si Beethoven (1770-1827) componía para orquestas de 80 profesores, Richard Strauss (1864-1949) necesitó en ocasiones más de 150. Pero vaya, que lo normal es que sean unos 100 los músicos que forman una Orquesta Sinfónica.

Obviamente cuanto mayor sea el conocimiento del compositor de las cualidades y posibilidades sonoras de un mayor número de instrumentos musicales, mayor será la probabilidad de que el músico cree, para nuestro deleite, una obra repleta de colores musicales para que pueda sonar a todo volumen, que es lo que, sobre todo, nos gusta a nosotros.
No muchos de los grandes compositores se han dedicado a contar sus secretos de orquestación. Los más famosos tratados de este arte son los de Berlioz y Rimsky-Korsakov, dos grandes maestros insuperables en el manejo de la orquesta y sus colores.

Vamos a escuchar un ejemplo ilustrativo a la par que curioso de lo que es orquestar una obra musical.

El compositor ruso Modest Mussorgski (1839-1881 una de las cimas del nacionalismo ruso) compuso en 1874 una suite compuesta por 15 piezas titulada Cuadros de una exposición. Una sensacional obra ejemplo de música programática donde, tal y como describe su título, Mussorgski quiso plasmar musicalmente las impresiones que los cuadros de una exposición de Viktor Hartmann le habían causado. Una preciosidad que el ruso dejó escrita para versión piano. Ésta es la parte de la obra titulada El Viejo Castillo en su hermosísima y melancólica versión original para piano:

Casi 50 años después, el gran compositor francés Maurice Ravel (1875-1937) decidió orquestar la obra de Mussorgski utilizando los colores de la música impresionista francesa. El resultado, esta maravilla en la que me gustaría hacer notar la inclusión de un recién llegado a las Orquestas Sinfónicas de aquellos días: el saxofón, un instrumento inventado hacia 1844.

7 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Lo has explicado estupendamente, casi no hacía falta le comprobación visula y auditiva por medio de los videos aunque ha sido un placer disfrutar de ellos. Mi orquesta preferida, aunque supongo que ya lo imaginarás, es la Big Band... por ejemplo la formación que exponía en sus conciertos Glenn Miller. Pero, claro está, esta orquesta solo nos vale para ese tipo de música, (swing, jazz...) no puede expresar mucho más. Lo que pasa que a mí es la música que más me gusta, claro jeje. Un abrazo.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Un lujo de temas, siempre tengo un 'cuadro' o una 'promenade' por por el MP3, la gran puerta de Kiev y la del Monte Pelado son de lujo.
En efecto el desarrollo de la orquesta es clave para entender los cambios en la música del siglo XIX, junto con una pequeña liberalizacion de la forma que empezaba a estar un poco encorsetada. Destacaría también algunas cosas de Grieg y Prokofiev en este campo, mutatis mutandi.

redrum dijo...

En mi infinita ignorancia aluciné el día que vi dentro de la orquesta a un hombre con un "tambor de una lavadora"... finalmente lo usó para simular el sonido del viento.

¿Para eso estudiar solfeo?

Saint-Saëns metió, si no me equivoco, dos pianos para El carnaval de los animales, sin que fuera un concierto para piano.

1 saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

jajaja, composiciones con máquina de viento?, pues ahora mismo solamente me viene a la cabeza la Sinfonía Alpina de Strauss. Era ésa?.
Saint Saens metió hasta un órgano en una sinfonía. A ese hombre le cabía todo.

Sí roboto Lucífer, y luego llegaron las vanguardias serialistas y se cargaron las orquestas sinfónicas. A ver quién era el guapo que componía con la técnica serial para 100 tíos... Imposible.

Bueno Marcos, viento metal puro y duro. No está nada mal. Mestizaje!
http://www.youtube.com/watch?v=J0odN0NSrIs

David dijo...

Creía que ibas a poner una comparando a Mussorgski con las que le hizo Korsakov...
Muy interesantes las dos.
Mi orquesta favorita es la de los FAB4, que de funcionar con la básica de una "orquesta rock" pasaron a recurrir a lo que les hiciera falta, sinfónica incluída.
Me voy a ver lo de Woody.

lafcadio dijo...

yo de crío estuve mucho tiempo convencido de que Rimski Korsakov era el mejor compositor de todos los tiempos -por Sherezade y porque tenía el mejor nombre ("Rimski Korsakov"... es que es acojonante)

Mr. Lombreeze dijo...

Tan acojonante como su barba. El gran Nikolai ni siquiera era músico profesional, era marinero y además dicen que sinestésico. Lafcadio, tú de crío eras más sabio que ahora, así que a lo mejor Rimsky Korsakov sí que es el mejor compositor ever. Desde luego lo del nombre más acojonante no hay quien se lo quite.
También es un músico que, como todos sabemos, apoya a IU.
http://www.youtube.com/watch?v=4NLzKApZkss

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails