domingo, 16 de enero de 2011

El Papa Benedicto XVI y los niños muertos de Rückert y Mahler.

"El purgatorio no es un elemento de las entrañas de la Tierra, no es un fuego exterior, sino interno. Es el fuego que purifica las almas en el camino de la plena unión con Dios". Benedicto XVI ante 9.000 personas en 12 de Enero del año del Señor 2011 después de que Cristo fue crucificado, muerto, sepultado y resurrecto al tercer día.

La Religión es el reverso tenebroso de la Razón. Es por ello que cuando a los religiosos de hoy día les da por simular que razonan y que se cuestionan los conceptos que se inventaron otros religiosos de, por ejemplo, el siglo VI (por citar algún siglo en el que no pasó absolutamente nada interesante) sueltan unas paridas delirantes del calibre de la frasecita que encabeza este post.

En ella el Papa dice cosas como "fuego interior", "almas" o "Dios" que son conceptos que no significan nada o, lo que es peor, que significan una cosa diferente para cada uno de nosotros. Y las dice para definir otro delirio: el Purgatorio. Un sitio que para mí siempre ha sido, -y siempre será-, el lugar al que van a jugar los niñitos muertos sin bautizar. A mí esta definición, que me descubrieron las monjas josefinas de mis parvulitos y que luego fue ratificada por mis padres, me parecía mucho más romántica y hermosa. Más lírica.

Los niños muertos no bautizados ya no irán al purgatorio porque ese "elemento" se va llenar de putas con fuego uterino que no saben controlar sus calenturas y que se ponen a abortar sin ton ni son. Si los niños muertos no bautizados ya no van al purgatorio, ¿dónde van los niños muertos no bautizados?, ¿cuántos de los dos millones de niños muertos en las guerras de los últimos 10 años estaban bautizados?. Esos niños que mató el fuego exterior del Purgatorio que les cierra ahora las puertas por cambio de negocio.

El Papa ya no es lírico, es metafísico, y no le escribe poemas a los niños muertos del Purgatorio. Ahora le canta al fuego interno de William Hurt y Kathleen Turner. El Papa vive en el Vaticano, que dicen que es la casa de Dios. Pero esto también depende del cristal con que se mire. Si miramos con el cristal del poeta alemán Friedrich Rückert (1788 - 1866) “Una casa de Dios es el estomago vacío del pobre, y quien lo llena, llena también la voluntad de Dios”, el Vaticano está tan lejos de la casa de Dios como los niños muertos no bautizados lo están ahora del purgatorio.

Pero el poeta Friedrich Rückert, que no tenía enchufe con Dios, sí les dedicó a sus dos hijos, muertos por la escarlatina, 425 poemas. Y Gustav Mahler pusó música a cinco de estos poemas en 1904. Cuatro años antes de que María, su hijita de 4 años, muriera también de escarlatina.

Cuando tu madre
viene hacia la puerta,
y giro la cabeza,
para observarla,
mi mirada no cae
primero hacia su rostro,
sino sobre el lugar,
cerca del umbral,
donde tu pequeña carita
solía estar,
cuando tú, radiante de alegría,
entrabas, también,
tan normal, mi hijita.

Cuando tu madre
viene hacia la puerta
a la luz de la vela,
me parece como si
estuvieras entrando,
fugazmente tras ella,
como solías hacer, a la habitación.

Oh tú, trocito de tu padre,
¡ay, tan pronto,
mi alegría, tan pronto extinguida!


14 comentarios:

miquel zueras dijo...

Me gusta más lo que decía Orson Welles del purgatorio: "Es el lugar más interesante ya que luego te encontrarás con un cambio". Curioso lo de esta religión que tiene un Cielo, un Infierno, un Purgatorio para los "preventivos" y algo llamado Limbo para los que no saben que hacer con ellos. Borgo.

MonSeñor Gusano dijo...

Yo como Monseñor os digo: Ni cielo, ni infierno, ni purgatorio, ni limbo,,,,ni na. El muerto, muerto se queda. Dentro de unos cientos de años, sera otra milonga. O mejor, no habra religión. Seremos nutrientes para la tierra o alguna otra cosa más natural... Así es el clero amiguitos. Una contradicción.

David dijo...

Gracias por el detalle de la columna. Jo! El Elijah con las gafas me recuerda a su ¿kevin? de Sin City. Aunque en esta peli su personaje es tan diferente.
El post está bien (sin más... no vas a convencer al ya convencido)
En mi blog te he dicho que sólo he leído uno de Verne (El Maestro Zacarías creo que era)...pero adaptaciones a cómic o pelis basadas en sus obras he visto mogollón, y Miguel Strogoff era de mis favoritas (lo de que le dejaran ciego y el tío ahí! luchando hasta el final) Buenísimo.
Bueno. Un saludito.

PEPE CAHIERS dijo...

Con todo el respeto del mundo a los creyentes, esto para mi no significa nada, absolutamente nada.
Una pregunta para los que creen en la vida eterna: ¿Qué se hace normalmente en el cielo durante toda la eternidad?. No se, ¿juegan al tute, tocan el arpa subidos en una nube, alaban a Dios a todas horas?, y otra cosa ¿somos invisibles o tenemos cuerpo? y si es esto último, ¿somos viejos, jovenes o con la edad con que morimos?. No se, pero para vender este producto deberían especificarnos los detalles, asi no hay quien compre con garantías.

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Como angel caido, doy fe que aqui se està mucho mejor. Arriba solo hay pelotas y cantos de alabanza a un ser que no sabe vivir sin aduladores, trompetas y fanfàrrias, pero que hace milenios que no mueve un dedo, ni milagros ni plagas nu nada. El infierno de verdad es esta muerte total del espiritu

videodromo dijo...

Ya lo decía Marx, la religión es el opio del pueblo. Yo por eso me di al costo y a la maría, a ver si acababa por verla, pero no lo coseguí. Eso sí ahora sólo me quedan tres neuronas. A mi lo que me flipa del Papa es que se supone que oye voces que le dicen lo que debe decir al pueblo y todos tienen que hacer. Si acudiera a mi consulta le catalogaría de esquizo a la mínima.

Santiago Bullard dijo...

Probablemente sea la mejor definición de "Purgatorio" que he leído en mi vida: "el lugar al que van a jugar los niñitos muertos sin bautizar". Pero claro, de Ratzinger (otros le llaman Rat Singer o Darth Sitheous) no podemos esperar mucho calibre poético, ¿no?

Lughnasad dijo...

El problema no es la Religión, si no la religión. Creo que el ser humano en un ser religioso, desde que hay registros, siempre aparecen motivos religiosos o de culto, creo que es algo sustancial al ser humano, y lo dice un ateo convencido.
El problema es la religión que intenta alienar, prometer cosas intangibles, para que aquí en la tierra estés calladito, obedezcas y serás recompensado más adelante, o si no lo haces, castigado en un infierno imperecedero. Patrañas, que ni siquiera resultan poéticas como otras visiones religiosas de otras culturas, que al menos cuentas leyendas hermosas.
De Ratzinger me abstengo de comentar, que se me sube la bilirrubina.
Por cierto, desgarradora poesía, casi me hace llorar.
Saludos, me ha gustado esta entrada.

Mr. Lombreeze dijo...

Exacto Pepe, "no significa nada". Bien dicho.

videdordomo, pues ya tienes más neuronas que el Papa. No está mal.

Gracias Santiago, la verdad es que el post no es tanto uno de esos en los que me meto con las religiones como una de esas magdalenas de proust que nos tragamos en los periódicos. "Al purgatorio van los niños muertos no bautizados...", me decían y yo, ya de chiquitín, me conmovía profundamente. Si le ponemos música de Mahler... En fin.
La muerte de un niño, qué puede haber más terrible, verdad?. Y más triste y sinsentido. Ya nos lo dijo Camus.

Mr. Lombreeze dijo...

Eso es Lughna, es que ya no se molestan ni en ser líricos, ni en engatusarnos con cuentos hermosos como hacían antes... La poesía es devastadora, tanto más cuando conoces las circunstanacias en las que fue escrita.

Mr. Lombreeze dijo...

Nunca he soportado el afán que tienen las religiones con identificar el infierno con nuestro hermoso planeta.
Lo dijo Nietzsche: "Amad la Tierra". Y punto!.

MrMierdas dijo...

A very good!

FERNANDO VALLARINO dijo...

Excelente post.

Mr. Lombreeze dijo...

Muchas Gracias FERNANDO.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails