jueves, 15 de diciembre de 2011

Imposible ser más moderno: Franz Liszt (1811-1876). Feliz 200 Aniversario.

Es bastante conocida la anécdota que nos cuenta que Franz Liszt no fue admitido en el Conservatorio de París por ser húngaro. Es decir, Liszt fue rechazado por no ser francés pese a sí ser un genio de la Música. Lo irónico del asunto es que el director de esa institución era, por aquel entonces, Luigi Cherubini, un compositor tan italiano como su nombre indica. Así que Liszt fue, en cierta medida, una víctima del rechazo irracional al extranjero que todavía padecemos hoy día. Un adelantado este gran compositor húngaro también para lo malo. Y, desde luego, muy adelantado para lo bueno. Ejemplos: se amancebó con condesas y princesas, inventó el recital de piano tal y como lo conocemos hoy día (destacando el papel protagonista del intérprete), apoyó y promocionó a multitud de jóvenes compositores y, resumiendo, revolucionó la técnica pianística (inspirado por el genial violinista Niccolo Paganini) con su virtuosismo como intérprete con el que, ya desde niño, dejaba boquiabiertos a todos sus auditorios.


Franz Liszt es uno de los músicos más modernos que han pisado jamás nuestro planeta. Le puso nombre al "poema sinfónico" que había esbozado Hector Berlioz con su Sifonía Fantástica (la primer gran "revelacion" para Liszt) dándole entidad propia como género musical independiente. Abrió las puertas al cromatismo (que llegaría a su apoteosis con la música de su yerno Richard Wagner) con sus nuevas armonías de sorprendentes acordes. Fue uno de los más profundos experimentadores que la Música Clásica ha conocido y es, probablemente, el último gran revolucionario de la música comprensible para los melómanos aficionados.

En 1853 Franz Liszt terminó su famosa Sonata en Si menor que dedicó a Clara Schumann quien, tras escucharla interpretada a manos de su ferviente admirador, Johannes Brahms, escribió en su diario: "Cuánto ruido sin razón. Todo esta enredado sin una idea clara. Ni siquiera se puede encontrar un encadenamiento armónico claro. Al escucharla me siento muy infeliz". Agradecida que era la mujer.
Sin embargo, Richard Strauss opinaba de esta obra (representativa de otro revolucionario concepto lisztiano: la "variación temática") lo siguiente: "Si Liszt sólo hubiera escrito esta Sonata en Si menor, gigantesca obra salida de una sola célula, ella habría bastado para demostrar la fuerza de su espíritu.". Demasiado moderna para Clarita.

En este 2011 se cumple el 200 aniversario del nacimiento de Franz Liszt y, aunque ha fallecido recientemente el cutre director Ken Russell, no os voy a recomendar una aberración cinematográfica que Russell tituló Lisztomania (1975) porque nosotros, que somos más carcas, os recomendamos Sueño de amor (Charles Vidor, 1960), donde se nos cuenta los amoríos de Liszt (Dirk Bogarde) con la princesa rusa Carolina Sayn-Wittgenstein, de una manera empalagosamente romántica. La peli no es gran cosa; sólo para incondicionales.

Para ilustrar musicalmente el post de hoy ni voy a insertar el celebérrimo nocturno Sueño de amor (1850), ni la Sonata en Si menor (que es algo heavy para los no melómanos), ni su colorista y folclórica Rapsodia Húngara n.2 (1853). Casi mejor algo más intimista. De su ciclo de Seis Consolaciones (1850), la maravillosa Consolación n. 3, una auténtica exquisitez para el paladar de cualquier ser humano que posea una sensibilidad artística superior a la de los artrópodos. Liszt decía que sus Consolaciones eran "miniaturas sin pretensiones". Como tiene que ser.

13 comentarios:

Tripi dijo...

¿Que no lo admitieron por no ser francés? manda huevos. Tendría que ser al revés: darte puerta por ser gabacho. Es más, que yo recuerde -y eso que como sabes, querido Lombri, soy un erúdito en música clásica- no hay un puto músico francés que valga la pena, ni tan siquiera de los contemporáneos (quitando a Manu Chao).

Preciosa la melodía ésta del consolador nº 3.

Saludos, boss.

fiona dijo...

Me gustan mucho los conciertos y las piezas de piano...preciosa...aunque el nombre de Consolación...hummm, jajaja.

Esas escuelas deberían aceptar a la gente por su talento y no por su nacionalidad, qué gentuza.

1besico!

miquel zueras dijo...

Cuando mi hermano preparaba la carrera de piano le traía de cabeza la Rapsodia húngara-2. Decía que era dificilísima. Hay una escena de "¿Quién mató a Roger Rabbit?" en que la interpreta el Pato Lucas.
Veré esa versión con Dirk Bogarde, siempre me ha gustado ese actor y no soy gay, como diría el ex novio de Falete, ja,ja. Saludos. Borgo.

Cinemagnific dijo...

Estoy en desacuerdo con el primer comentario. ¿Y Mathieu Chedid, por ejemplo? Es un grande... ¿Y Serge Gainsbourg?

redrum dijo...

Me faltan palabras para su exquisito gusto, Mr.Lombreeze... Yo llegué a Liszt a través de las adaptaciones que de los lieder de Schubert hizo el buen hombre, que son una delicia.

Un saludo!

David dijo...

Ja,ja... Mañana leo y escucho la entrada. Hoy sólo quería decir... Una cabecera buenísima!!

David dijo...

Agradecida que era la mujer y demasiado moderna para Clarita. Ja,ja,ja..
Clara! Yo estoy contigo... que no tengo 27 minutos para ponerme con los vídeos que enlaza este hombre.... Y además la foto del vídeo de Elsa no es que me haga muy feliz.
La peli de Russell no la he visto (y no pensaba) y la de Vidor tampoco (y tampoco pensaba).
La pieza que has puesto...muy bonita.

Dr. Quatermass dijo...

Gracias muchas, ya ni se acuerda pero una vez me dijo que me haría un post sobre Liszt, very interesting y preciosos el sueño y la consolación (onanista?), la sonata ciertamente indigesta

Saludines

Mr. Lombreeze dijo...

@redrum, muchas gracias, si no conocías las 6 Consolaciones espero que te gusten (seguro que sí). A mí también me faltan palabras para describir el estado de éxtasis al que llego cada vez que escucho las transcripciones para piano que hizo de Liszt de las sinfonías de sus admirados Berlioz y Beethoven.

@David, gracias! sabía que la cabecera te iba a gustar. Y casi no se le nota el montaje, no?, jajjaja.

Mr. Lombreeze dijo...

@miquel, atento a las pintas de Bogarde haciendo de Liszt:

http://www.youtube.com/watch?v=eR4n2khf3KA

El director de la peli Sueño de Amor, el también húngaro Charles Vidor, era un tipo muy melómano, realizó también un biopic sobre Chopin: "Canción inolvidable" con Cornel Wide haciendo de Federico. También lucía bonitas pinas
El pobre Charles se murió a mitad del rodaje de Sueño de Amor y George Cukor tuvo que terminar la película.

Mr. Lombreeze dijo...

Dooooooooc, hostias macho, cómo te gusta hacerme quedar mal. Te juro por lo más sagrado que a última hora, justo antes de publicar el post borré la parte en la que te lo dedicaba poque pensé "ni se acordará, ni me lee ya...".
PUES SÍ, EL POST TE LO DEDICO,
qué cojones.

Mr. Lombreeze dijo...

@Tripi, hay unos cuantos grandísimos compositores franceses en la historia de la música clásica: Lully, Rameau, Bizet, Gounod, Offenbach, Saint-Saëns, Debussy, Ravel, etc, etc, etc. La verdad es que los gabachos en ese aspecto no pueden quejarse.
Tripi, ya sé que tu consolación es una miniatura sin pretensiones, pero no pasa nada, no todos podéis tener una consolación de mi tamaño.

@fiona, cada uno se consuela con lo que puede.

Sgt.Crap dijo...

Qué maravilla.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails