martes, 27 de diciembre de 2011

Mis chalados favoritos. 50 Años de... Adiós a Céline. El Indignado n. 1 del siglo XX.

"La chusma acabará con todo". Céline parafraseando a F. Nietzsche.

Céline (1894-1961) se ha quedado este año sin homenaje en su patria, la Francia. La razón de que el país chovinista por excelencia no aproveche la efeméride del 50 aniversario del fallecimiento de Céline para restregarnos al resto del mundo que los gabachos la tienen más gorda que nadie con otro ejemplo de su brillante literatura, es que la figura de Céline, el creador de una de las más estupendísimas novelas del siglo XX, sigue levantando ampollas. Sus diatribas antisemitas, su racismo y su claroscuro pasado colaboracionista le siguen pasando factura diez lustros después de su fallecimiento. Ahí va esa perla:

"Personalmente encuentro a Hitler o a Mussolini, admirablemente magnánimos, infinitamente más a mi gusto, destacados pacifistas, en una palabra, dignos de 250 premios Nobel".

Todos los antisemitas del mundo están vetados en DG&L
y no ensucian nuestro blog si no es para que nos desquitemos poniéndolos a parir. Una de las poquísimas excepciones a esta regla es el escritor Céline, autor de la que es, para mí, una de las mejores novelas de todos los tiempos: Viaje al fin de la noche (1932), o el imprescindible, agresivo, descarnado, desilusionado y autobiográfico cabreo nihilista de un ex combatiente de la Primera Guerra Mundial.

"¿cuántas cartas de insultos recibo al día? Siete u ocho...¿y cartas de admiración inmensa?... casi otras tantas... ¿acaso he pedido algo? ¡de ningún modo! ¡nunca!... anarquista soy, he sido, sigo siendo, ¡y me traen sin cuidado las opiniones!"

Céline tenía motivos para preguntarse el por qué de tanto interés por su figura y tanta controversia por las opiniones que había escrito un tipo como él: un viejo cojo que ejercía de médico rural para gente sin recursos en un pueblucho a las afueras de París, ¿acaso no opinaban muchos otros igual que él?. Pero el interés por Céline no era, ni es, gratuito, caprichoso o morboso, sino vital. Los que admiramos las dos primeras novelas de Céline (Viaje al fin de la noche y Muerte a crédito) sentimos la natural pulsión a admirar a su autor y recibimos, sin embargo, un jarro de agua fría en forma de una biografía, la suya, que puede, a primera vista, resultar nauseabunda. Y en esa tesitura seguimos. Gajes del oficio de genio creador. A los bloggers de medio pelo, como yo, no nos pasan estas cosas.

Voy a usar un truco para poder digerir a Céline. Lili, su compañera durante los últimos quince años de vida, declaró que Céline era antisemita porque era pacifista, o sea, era de la opinión de que los judíos fomentaban las guerras para enriquecerse. Lili juró que cuando su marido se enteró de lo de los campos de exterminio nazis se sintió realmente conmovido. Este truco que me saco de la manga me permite abrir una pequeña brecha por la que hoy se cuela en nuestro blog uno de los más controvertidos escritores del siglo XX: el tipo que odiaba a una Humanidad que le dio unas cuantas razones para hacerlo en forma de trincheras de la Primera Guerra Mundial: Louis Ferdinand Auguste Destouches, alias "Céline".

¡Maldito seas Céline!, tú que perdiste la fe en la Humanidad y que abominaste por igual de ricos y pobres, de hombres y mujeres, de franceses y extranjeros europeos, americanos o africanos. Tu falta de fe te llevó a escribir algunas de las páginas más brillantes de la literatura universal y, a cambio, cargas sobre tus espaldas con esa maldición que te persigue todavía hoy, 50 años después de tu muerte.

Nosotros queremos recordar tu nombre, oscuro y deslenguado Céline, porque nosotros somos, al fin de al cabo, solamente hombres y "los hombres se aferran a sus cochinos recuerdos, a todas sus desgracias y no se les puede sacar de ahí".

13 comentarios:

miquel zueras dijo...

Disfruté mucho leyendo "Larga jornada hacia la noche" bebiendo a sorbos un pastis. Céline fue el más destacado de los escritores franceses colaboracionistas como Drieu La Rochelle y Maurice Sachs, éste muy curioso: estafador profesional que vendía informes falsos a la Gestapo hasta que descubrieron sus pirulas y terminó en un campo de concentración. Saludos. Borgo.

fiona dijo...

Ufff, a mí en casos así me cuesta no ser subjetiva. No he leído nada suyo pero tampoco sé si me apetece por muy bueno que sea.

Y eso que la palabra chusma me encanta desde que se la oí al loro de Aladdin...jajaja

1besico!

pd. Ya he visto Blue Valentine...joder, pensaba que iba a ser final feliz. Me gustó, aunque ella terminó cayéndome bastante mal.

David dijo...

Pues como ya te he dicho alguna vez, no he leído nada suyo..pero estoy un poco como Fiona. Prefiero leer antes a Tolstoi (de quien no he leído nada tampoco todavía) que tiene otra visión más...pues eso.
El truco que usas no sé si me acaba de convencer (pero si a ti te vale; pues nada)...
Miquel menciona arriba a uno, Pierre La Drochelle de quien tengo un libro... que tampoco he leído.

A mí me gusta Lindbergh... Había un documental buenísimo que dieron en la dos (lo tenía en vídeo y se perdió)...Pues bien... había un momento "genial" cuando sale su viuda diciendo que Charles decía que los judíos esto y lo otro... y luego, "cándidamente" soltaba: "yo le decía, tienes razón... pero no puedes decirlo" (ja,ja)..
Lo mejor es la cita de Billy Wilder cuando viajó con él en avión, algo como: "¿qué pasaría si se estrellase el avión? ¿Te gustaría que los titulares dijeran: Charles Lindbergh encontrado muerto al lado de su amigo judío?
Me encantaría ser antisemita y poder leer a Céline tranquilamente...pero con el nombre que me han puesto (ja,ja)

Javier Simpson dijo...

Cojonuda entrada, Lombreeze.
A mí también me pareció una novela magistral, pero como dices: Céline tiene demasiados claroscuros que tienen que ve con su vida y su ideología. Tal vez estaba equivocado sin saberlo, quién sabe. Es un autor maldito y eso va en su contra. Si alguien supiera algo sobre su vida lo normal es que se echara para atrás y rehuyera su lectura, una pena porque para mí Viaje al fin de la noche son palabras mayores; novela que influyó en la generación beat norteamericana.

Un saludo

redrum dijo...

Joder, segunda vez que me la nombran hoy... tendré que leer la novela.

Un saludo!

PEPE CAHIERS dijo...

Esa frase sobre los judíos y Hitler puede pesar como una losa sobre cualquiera que la pronuncie, aunque demuestre su brillantez en otras materias.

MonSeñor Gusano dijo...

Pues tira la dualidad, un cabrón como la copa de un pino, pero oye también tenia sus cosas buenas. Ni todos los malos son del todo malos, ni los buenos lo son al 100%
Ya lo sabéis.

dvd dijo...

Si un libro no te hace pensar, si no te hace agitarte febrilmente en tu confortable sillón, si no te hace sudar como si bailaras con el diablo, si no te indigna hasta la náusea... puede que ni siquiera sea un libro, sino un peso muerto para rellenar estanterías.
Había una frase de Cèline que lograba todo esto cada vez que la leía y que venía a decir: "La raza, eso que tú llamas así, es solamente esa gran pandilla de gente mísera como yo, legañosos, pulgosos, ateridos, que han acabado aquí perseguidos por el hambre, la peste, los tumores y el frío, llegados tras ser vencidos de los demás rincones del mundo. No podían ir más lejos por el mar. Pues eso es nuestra nación y esos son nuestros compatriotas."

Santiago Bullard dijo...

Céline... pocos han escupido verdades con tan buena puntería. Algunos lo miran mal y todo por sus malas compañías, pero el tipo era un genio indiscutible.

Ah, y Dvd: Olé.

Bigmouth dijo...

Usted hoy estaba en barna con su familia?

Mr. Lombreeze dijo...

fiona, lo del libro de Céline, pues tú misma, pero es buenísimo.
En lo de Blue Valentine coincides con mi señora, la prota nos cayó a todos fatal. Yo no dejaría nunca a un tío tan guapetón como Ryan Gosling que además me canta tocando el ukelele "You always hurt the ones you love", una escena de la peli que es maravillosa.

David, tienes que leer este libro hombre, es uno de los pilares de la literatura del s. XX.

Javier Simpon, totalmente de acuerdo. Yo encadené, durante mi juventud, la "trilogía" del buen lector modernete: Viaje al fin de la noche, En el Camino y El Guardián entre el Centeno. Y tras leerme estos tres libros seguidos, durante mucho tiempo, el resto de las novelas que elegía me parecían todas un coñazo o intrascendentes. Menos mal que al poco tiempo me tropecé con La Peste y Crónicas Marcianas... En fin, que soy muy convencional también en esto de la lectura.

redrum, Yes, you must.

Mr. Lombreeze dijo...

dvd, ahí le has dado. Con esa frase de Céline abría yo, hace poco, la semana patriotera gusana:
http://gusanoylombriz.blogspot.com/2011/11/frases-de-cine-la-patria-mi-patria.html

Santiago B. es uno de mis grandes. Y solamente he leído dos novelas suyas.

Bigmouth, te respondo un poco tarde, pero te respondo. No he vuelto a pisar Barna desde el año del Forum... No tengo familia allí. Supongo que ya me toca volver a esa bella ciudad que frecuenté bastante en los 90. Entiendo que hay, al menos, un ser humano en barna, muy atractivo, que parece físicamente a mí, no?.

Javier Simpson dijo...

Joer, sí, Crónicas marcianas de Ray Bradbury, qué maravilla!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails