miércoles, 24 de agosto de 2011

Música de Cine. El Capitán América. El Primer Vengador.

Bueno, sentado en butaca VIP, con buena compañía y armado de un cubo de palomitas, El Capitán América: el Primer Vengador se digiere bastante bien e incluso, por momentos, con agrado. Una de sus mayores virtudes es el haber evitado caer en el mayor error con el que suelen empozoñar los americanos sus blockbusters: supeditar la historia a los FX. No es el caso de este primer vengador americano cuyo personaje es presentado a la audiencia no friki (que es la mayoría) correctamente y con una cuidada ambientación, pero sin olvidar a los marvelfanáticos, a los que nos dedican unos cuantos guiños comiqueros.

La película cuenta muchas cosas en dos horas y no lo hace mal del todo. Sale Stan Lee y hay que quedarse hasta el final de los créditos para ver el anticipo de lo próximo de Marvel que, en este caso, es la peli de Los Vengadores que veremos el año que viene. Hasta aquí, todo ok.

Uno de los villanos más carismáticos de la Historia del Cómic es, sin duda, el Cráneo Rojo, que es algo así como el exponente histriónico de un ficticio (aunque basado en hechos reales) nazismo místico-científico pasado de rosca, que ya es decir. Suponemos que como buen nazi y como buen alemán, el Cráneo Rojo será admirador del maestro Richard Wagner (1813-1883). Recordemos que este genial compositor sajón nunca fue nazi pese a que compartía con el nacionalsocialismo algunas ideas antisemitas y el delirio ése del nacionalismo pangermánico. Pero Wagner no fue nazi por una poderosa razón: se murió antes de que el nazismo comenzara a existir.

La banda sonora de Alan Silvestri nace muerta de lo convencional que es, así que vamos a escuchar hoy música wagneriana. Concretamente un pasaje del final de la Tetralogía de El Anillo del Nibelungo, cuya trama bebe de las fuentes de diversas epopeyas nórdicas del siglo XIII, lo mismo que las historias de Frodos, Mordors y demás bichos de Tolkien.

En el cuartel general de HYDRA, la fanática organización terrorista que lidera el pirado de Cráneo Rojo, suena, durante un momento de la película (la eclosión del delirio del mad doctor), una de las más excelsas páginas musicales que creó el genio de Leipzig y que ha entrado en la Historia de la Música Clásica por la puerta grande: La Marcha Fúnebre de Sigfrido (perdón por el spoiler operístico).

En el Acto III de El Ocaso de los Dioses (cuarta y última parte de la Tetralogía en el sentido cronológico de la historia aunque fue la que primero compuso Wagner en 1869) asistimos a la muerte de Sigfrido de manos del vengativo Hagen y, a continuación, al posterior cortejo fúnebre, pira funeraria y todas esas cosas que hacían los escandinavos con sus muertos. Wagner lo hizo sonar así de solemne. Antentos, abróchense los cinturones que lo que viene a continuación es tremendo y sobrecogedor, aunque ya conocido por todo melómano-cinéfilo que se precie y que alucinó, en su día, la primera vez que vio Excalibur (John Boorman, 1981).

9 comentarios:

El Chus dijo...

Siempre me rio mucho cuando recuerdo aquella famosa frase de Woody Allen: "Cada vez que escucho a Wagner siento unas ganas irrefrenables de invadir Polonia..."

Ferre dijo...

El Anillo es una de las cumbres culturales de la humanidad. Todas y cada una de sus horas. Y la parejita Alberich/Hagen una de las más malvadas que pueden verse en un escenario (es una pena que Alberich no se hubiera casado con Lady Macbeth para haberse convertido en "el trío de la muerte").

Nunca tuve aprecio por el Capitán América. Puede que fuera por su excesivo componente proselitista, pero en cuanto los señores Mark Waid y Ed Brubaker cogieron las riendas de su colección hace ya la mar de años, consiguieron que fuera una de mis lecturas comiqueras más gratificantes. De lo que se deduce que nunca hay que decir aquello de "de esta agua no beberé".

Saludos,

Ferre

PD1: Hoy me voy a arriesgar con "Super 8". Peores cosas se pueden hacer en este mundo :-)

PD2: Sólo soporté 45 minutos de "Confessions"... y ya me llegaron. Coñazo (tonto) considerable.

Marcos Callau dijo...

Una pena lo de la banda sonora porque Alan Silvestri lo suele hacer muy bien. "El padre de la novia" es una de mis bandas sonoras preferidas. Abrazos.

miquel zueras dijo...

Hubiesen hecho mejor poniendo de banda sonora esta pieza de Wagner. Silvestri se ha adormecido y ya no es el mismo de sus colaboraciones con Zemeckis.
Por cierto que me tragué la crítica excelsa de "Super 8" escrita por un crítico que ponía a parir en los 80 todas esas películas en las que se basa. Salí del cine echando pestes y juramentos. No hay nada como 20 años encima para que los críticos alaben cualquier película. Borgo.

Mr. Lombreeze dijo...

Jajaja, joder Chus es que esa sentencia alleniana es beborable. A mí, sin embargo, lo que me sucede cuando escucho a Wagner es que me entran ganas de matar orcos.

Ferre, pues en mi cocorota el Capi siempre fue la personificación del héroe antifascista, lo de América era el apellido que yo idenficaba con Mundo Libre. Cosas de la propaganda yanki, claro. Y si la causa es la Libertad, pues viva el proselitismo. Por eso siempre ha sido uno de mis súper héroes favoritos. Y cuando se rebela contra el gobierno USA y derrota a Iron Man.., pfff, los pelos como escarpias!.
Feel free de ver Super 8, of course, pero luego no me vengas a llorar.
Yo quise cortar Confessions +/- a esa altura de la peli, pero mi señora me dijo "vamos a ver cómo acaba, al menos hasta que en la calle deje de hacer 38 grados". Y, en fin, qué chorradica...
Del Anillo.., qué vamos a añadir. Si acaso mi recomendación para iniciarse en ese universo de este magnífico disco: The Ring Without Words, en el que se demuestra el poderío musical de este ciclo de óperas incluso despojadas de la parte cantada. http://www.amazon.com/Wagner-Ring-Without-Words-Richard/dp/B000003CUJ

Marcos, tengo que revisarla, no recuerdo esa banda sonora, pero ésta del Capi te aseguro que no vale un pimiento, aunque no digo que sea mala, sino excesivamente convencional, no ayuda a crear "marca" Capi, como le pasó a Superman, Batman o Spiderman.

Mr. Lombreeze dijo...

Borgo, es que hay mucho vintage fashion victim. Como bien dices, ahora resulta que todo lo viejo tiene encanto, solamente por ser viejo. Pues no, ni siquiera el cine. Lo mismo pasa con el cine clásico. Hay pelis en blanco y negro que en su día fueron un fracaso comercial pero que hoy.., siguen siendo un horror, jajajaja. Pero vaya, que ya digo que no estoy tan en contra de Super 8 por ese intento de amortización de la nostalgia (que emplean tantos guionistas en pelis y series de tv) como por lo que es su principal defecto: un guión horroroso.

MonSeñor Gusano dijo...

Ayer vi la peli del capi. Perfecta. No es exactamente igual al cómic...pero está bastante bien contada.
Un saludo. Y menos para volver joder.....

David dijo...

A mí esta me gustó bastante (la vi hace unos meses; preparándome para la de Los Vengadores). En realidad, toda la parte de cuando ya es el Capi y se dedica a dar hostias, me sobra un poco. Pero el tema de cómo se convierte en el capi me gustó mucho... y una frase me ganó totalmente: No quiero que sea un supersoldado, quiero que sea una buena persona (snif!!)
El tío este tiene una peli que me gusta mucho, Octubre no sé qué...de cómo unos chavales construyen un cohete, basada en hechos reales, como suelen decir. una peli muy maja esa (más que esta).
De todas formas, para ser una peli de tíos disfrazados, se ve hasta con agrado por momentos, como dices.

David dijo...

Suena genial, sí. Y qué listo fue Boorman (esa peli, salvo algunas cosas, gana con los años comparada con otras versiones artúricas posteriores).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails