lunes, 17 de febrero de 2014

Philomena (2014, Stephen Frears). El Papa Francisco no ve películas.

Cuando Stephen Frears comentó a noséquién periodista que recomendaba al Papa Francisco que viera la película que nosotros les recomendamos hoy, un portavoz vaticano respondió que “el Papa no ve películas”. Parece ser que el portavoz se olvidó de leer un libro titulado “El Jesuita” en el que el entonces cardenal Jorge Bergoglio declaraba que su película favorita era El Festín de Babette. O quizás es que el Papa ya no ve películas desde que es Papa. Que también puede ser.


Lo curioso de los católicos es que no dejan abortar a las casquivanas pero tampoco les dejan quedarse con el fruto de su pecado (donde pecado = coito fuera del matrimonio) cuando así lo desean, las muy putas. Es decir, el catolicismo, como el resto de las religiones machistas (casi todas) se preocupa, principalmente, por castigar doblemente a la pecadora: una vez por su pecado y otra por su desfachatez. Ah sí, también se preocupa por recaudar divisas terrenales (dólares o euros a ser posible) para llenar sus arcas que ya no yacen enterradas en polvorientos y estériles desiertos palestinos sino en cuentas suizas.

El caso de Philomena Lee es otro caso más de una tradición católica del siglo XX: robar niños a los pobres para vendérselos a los ricos. Es el reverso tenebroso del concepto de la redistribución de la riqueza que tenemos los socialdemócratas. Cuba, Argentina o España son los casos más tristemente célebres que han ido saliendo a la luz en los últimos años. Y, con Philomena, el estupendo y todoterreno director Stephen Frears se une a la denuncia de esta trama criminal internacional (ahora con base de operaciones en Irlanda) personalizando el drama en la figura de una de sus protagonistas. Una mujer que, curiosamente, es una ferviente católica. Mujer con clítoris, eso sí. Y es en ese punto tan concreto en su anatomía (y, al mismo tiempo, tan amenazante para los católicos) donde comienza su odisea.


Philomena es un gran melodrama narrado en un tono tragicómico (porque la Vida es tragicomedia) que rota alrededor del recurso cervantino de colegas a la fuerza (cínivo vs. Bonachona) y que evidencia algo que los gusanos ya sabemos y que les venimos repitiendo hace mucho tiempo parafraseando a Steven Pinker: la mayoría de los humanos llevamos dentro un ángel bondadoso y somos seres maravillosamente extraordinarios. Algunos demasiado bondadosos, como Philomena Lee, y otros, como el periodista Martin Sixmith o yo mismo, un poco menos porque una cosa es comportarse como un ángel con los otros ángeles y, otra, muy diferente ¡y muy cristiana!, perdonar a tu enemigo (no lo olviden: éste es el único mensaje original del cristianismo).

No es mi estilo, así que espero que todas esas malvadas monjas y todos esos malvados curas que se aliaron con los poderosos para robar l@s hij@s de l@s parias de la Tierra, acaben pudriéndose en el infierno.

Hasta que ese momento llegue, no se pierdan Philomena. Una de las denuncias sociales más amables y emotivas de los últimos años.

Dice la tradición que a la Madre de Dios también le mataron al Hijo. 
Y John Tavener (1944-2013) creyó que su lamento sonaría, más o menos así en su 
Lamento de la Madre de Dios al pie de la Cruz (1944):


10 comentarios:

redrum dijo...

Tan amable que ni hace falta verla! :D

Mister Lombreeze dijo...

redrum, en este tipo de cine está el interés cinéfilo y el histórico. Hacer falta no hace falta ver ninguna película, al menos para sobrevivir en el planeta.

David dijo...

Jajaja (esto es por los dos comentarios que me preceden).
Apunto. Frears me suele gustar...

JLO dijo...

¿hace falta que el boludo del Papa vea una película? y bue, así estamos ja... salu2...

meneillos dijo...

Después de verla


te dan ganas de salir y quemar conventos!

Anónimo dijo...

Mi estimado amigo, sabiendo de tu amplio conocimiento cinematográfico, doy por seguro que la película será excepcional y desde luego la intentaré ver lo antes posible.
Dicho esto, como fan tuyo que soy he apreciado tu desprecio absoluto a todo lo relacionado con el catolicismo, muy respetable desde luego. Aunque tengo la sensación de que en ocasiones magnificas el poder real de la iglesia y le otorgas una influencia muy superior a la que tiene. Desde luego respeto y comparto muchas de las cosas que dices y desde luego condeno las barbáries que cometieron y mas en el tema de los niños robados. Me sorprende que esa crítica no la extiendas a otros ambitos, sin ir mas lejos en China roban 70.000 niños al año, auspiciado por un regimen supuestamente comunista, aunque todos sepamos que es una farsa, o de casos similares que se dieron en la antigüa Urss, tambien paladines del "por y para el pueblo". En ocasiones creo que uno pierde algo de objetividad que no de razón, cuando solo mira hacía un lado. No te quito razón en nada, solo te pido que mires un poco mas allá.

Mister Lombreeze dijo...

Estimado amigo Anónimo, tú crees que viene a cuento hablar de los robos de niños en países comunistas en una recomendación de "Philomena"?.
Y del Coltán asesino del Congo?
Es cierto que la Iglesia Católica no tiene influencia en Israel o en los USA pero sí la tiene, y mucha, en los países católicos. Último ejemplo: ley del aborto en España.

Gracias por seguir el blog!. Espero que te guste la película.

Anónimo dijo...

Estimado amigo.
Me temo que sí viene a cuento que hable de ello, ya que creo que salvo una pequeña referencia al director de la película, se habla poco de la película donde no se alude a la interpretación de sus protagonistas, ni de su fotografía, ni banda sonora, ni efectos técnicos. En cambio si que se opina sobre la trama y se generaliza a mi juicio sobre el "catolicismo" en general de una forma algo banal a mi juicio, ya que el catolicismo es mucho mas que monjas perversas, curas pedófilos y fachas en general. En esa perversa iglesia existe gente generosa y entregada como en cualquier otro grupo, y generalizar, muchas veces resulta injusto. En todo caso te felicito por tu blog que salvo pequeñas discrepancias, me parece genial.

Mister Lombreeze dijo...

Estimado amigo Anónimo D.
A veces la Vida me inspira Películas y otras las Películas me inspiran Vida, por eso a veces hablo de la Vida y otras veces de las Películas. Y no siempre en una combinación equilibrada.
Las Iglesias han generado muchas cosas hermosas, ¿quién lo discute?. Entre ellas la música que incluye el post y que deberías escuchar.
Pero el mérito es, casi siempre, de las personas que las conforman pese a sí mismas...

DIEGO dijo...

JEJEJE. ESO ES MUY CIERTO

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails