lunes, 27 de abril de 2009

Viva la Francia (de Kieslowski)

La Asamblea Nacional de la Francia de 1789 decidió que había que cortar la cabeza de unos pocos ricos para salvar a miles de pobres. 220 años después dicen que hay que cortar la cabeza a unos cuantos miles de pobres para salvar a unos pocos ricos.
Teníamos a la Francia como modelo de progresismo y reivindicacionismo europeo. Los gabachos se echan a la calle casi por cualquier cosa. Y bien que hacen.
Por eso nos ha sorprendido un poco que sea precisamente la Francia el país que esté en estos días encabezando la lucha anti P2P, (que todavía está por ver si es sinónimo o no de piratería), en nuestro Viejo Mundo.
Además lo hace en contra de lo que opina el Parlamento Europeo, que no es que diga tampoco que el emule mola ni nada de eso, pero sí que viene a decir que los usuarios no tenemos la culpa de todo.

Dejamos para otro día el debate sobre si el intercambio de archivos audiovisuales en internet es o no un delito, aunque ya os adelanto que mi opinión es que no todo lo que se descarga a día de hoy se compraría en tiendas en caso de que se cerrara el grifo, porque el sueldo es el que es y no da para más. Y 30 euros al mes no dan para muchos Cds y Dvds, pero sí para una línea ADSL decentilla.

Claro, pero es que en Francia está Sarkozy, que es un poco bananero, y el espíritu revolucionario de alguien que quita importancia histórica al Mayo del 68 debe de estar bajo mínimos. Una pena.
Que haya tenido que ser nuestra admirada Francia la que se metiera en estos jardines nos ha dolido un poco más. Pero bueno.

Puede que también el polaco director Krzysztof Kieslowski (1941-1996) se hubiera sentido algo decepcionado con el país al que dedicó su estupenda trilogía de películas, colores y lemas. Quién sabe.
El caso es que hoy me he acordado de estas tres películas que tanto me gustaron y alegraron allá por mitad de los 90.
Otro día hablamos más sobre Rojo - Fraternidad, Azul - Libertad y Blanco - Igualdad, (que es mi favorita aunque digan los críticos que es la menos buena) y hasta sobre el Verde - Pistacho si hace falta.
Para las bandas sonoras de las tres películas contó el director con la colaboración del músico polaco Zbigniew Preisner.
Vamos a recordar hoy su trabajo para "Rojo" que, inspirado en el ritmo del "Bolero" de Ravel, nos sigue pareciendo un score muy hermoso.

Disfruten de la música de Preisner y del perfil de la actriz parisina Irene Jacob, una de las 7 supervivientes del naufragio del ferry.

Total, para qué nos vamos a descargar el disco si tenemos la tecnología streaming del youtube...

3 comentarios:

redrum dijo...

Leñe, pues el arranque me ha recordado mogollón al Preludio a la sieta de un fauno, pero después es Boleril ajandredpercen.

Por cierto, hoy Sarko y su apósito se han paseado por El Prado, supongo que sin pagar entrada... estos usuarios... Leñe, no, que esas obras no tienen derechos de autor, ¿no?

¡1 saludo!

Mr. Lombreeze dijo...

redrum, cómo vas de trilogía de Kieslovski?. Éstas te gustan fijo.
Pues sí, anda que no es listo el Preisner éste, pero bueno, la música le quedó majica.

Como decía la canción: "creo en vos, arquitecto e ingeniero...", es que en estos gremios hay menos jetas y no les va tanto vivir del cuento.

Dr. Quatermass dijo...

Buenas, curiosa analogía, bueno como todo lo que se publica por aquí ;-)

Sobre Kieslowsky creo que la trilogía fue de más menos claramente, pero "Red" me parece una gran película.

Un saludo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails