martes, 17 de noviembre de 2009

Jan Europa.

Hola amiguitos, hoy me siento nostálgico, sí, hoy también. Recientemente he podido echar un vistazo a uno de esos cómics (antes tebeos) de los que disfrutaba en la infancia. Sobre todo en fechas señaladas, que siempre salía algún especial o un extra. .
Estoy hablando de los especiales de Mortadelo, o el Súper DDT. Pues bien, estos cómics eran un compendio de muchas historietas troceadas y otras tantas cortas. Aparte de los típicos personajes de Bruguera.

Yo nunca me preocupé de todo lo que ofrecía. Eso sí, las seis u ocho hojas de Mortadelo y Filemón que salían al principio me gustaban y alguna cosa más, claro. Lo que me reventaba eran las aventuras que decíamos de "mayores" que venían de otro número y no acababan. Es que pasaba esas hojas sin ni siquiera hojearlas. Eran las Novelas Gráficas Ilustradas, tan de moda hoy en día. Aventuras del Teniente Blueberry, trocitos de Asterix... en fin, me disgustaba el asunto. Era como ver un trozo de capítulo de cualquiera de las series que echan en la tele. No sabías de donde venía ni cómo acababa.

Pero mira por donde, había una de estas series que me gustaba. Debió suceder que me compraron algunos números seguidos y la cosa cambió. Mirábamos cómo un soldado de la Primera Guerra Mundial era mortalmente herido y gracias a la magia se volvía inmortal. Y así, investigando y haciendo de medio detective iba luchando contra el mal. Y siempre del lado del bien. Ya que parece que el conflicto entre el bien y el mal siempre perdura.
Ya sabréis muchos de quien estoy hablando: de Jan Europa.

Creado por el inicialmente publicista Edmond, (Edmundo Fernández Ripoll), metido a dibujante y guionista para la Editorial Bruguera para la que escribió sus primeros guiones en el año 1966.
Se molestó en dotar a este personaje de una personalidad y de unas cualidades que no se habían dado antes en ningún otro. Lo primero, que era español. En la primera aventura, transcurre la acción en las Islas Canarias. Jan Europa era todo un caballero y un adelantado a su tiempo. No fumaba, no bebía, evitaba la violencia... Sí amiguitos, un modernillo. Un prohombre de los pies a la cabeza. Y todo esto publicado allá por los años 80.

Tengo vagos recuerdos de este personaje, pero realmente era de los pocos que me hacían bastante gracia. Ahora mismo estoy intentando leerlo de nuevo, ya que parece ser que se editaron 10 números completos y parte de otros 2, que no se concluyeron. No lo sé con certeza, pero bueno, hasta 14 números he podido ver según otras fuentes en la red.

Espero que esto os haga echar la mirada atrás varios años, y recordar algunas de las cosas que os hacían gracia y que, por lo que sea, olvidasteis y lo peor de todo, ya no le echasteis cuenta ninguna.
Bueno, pensad en ello.

Y para que veáis que también podemos estar con lo moderno..., aquí tenéis cómo piensan los listos que serán los cómics del futuro. Yo no me lo creo.





Un saludo.

7 comentarios:

Javi, también conocido como "el pulgas" dijo...

yo nunca he sido muy de cómic. Eso si, tenía unos 20 superhumores!!

Las historias largas de mortadelo y filemón, lo mejor.

dvd dijo...

Vaya, lo tenía en un recóndito lugar de la memoria infantil... Ahora todo me ha venido de repente, Jan Europa, cagonlaleche... Qué tiempos...

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Pues una compra obligada para estas Navidades, que tengo muy buenos recuerdos de Jan de mi niñez.
Saludos

MonSeñor Gusano dijo...

Y del vídeo? Que os parece el nuevo formato de cómic del futuro?

dvd dijo...

Pero eso no es un cómic... es un power point de lujo...

Angel "Verbal" Kint dijo...

Me sumo a la respuesta de dvd, es un power point o un flash de lujo...yo creo que para los comics de consumo rápido sería una buena opción.

Envite dijo...

Pues resulta que acabo de comprármelo, reeditado por Glénat. Saldrá en tres tomos (tengo el primero, que llega hasta «Gigantes y Enanos»).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails