domingo, 14 de noviembre de 2010

Las Aventuras de Gottfried Rinkley, el inventor del siglo XX. Capítulo XV.

Capítulo XV. De cómo Gottfried Rinkley inventó la bicicleta en Hoetlinden (Flandes).

Gottfried Rinkley malvivía arruinado en las apestosas calles de Hoetlinden y sobrevivía gracias a la caridad de las Hermanas Teresianas quienes le proporcionaban una comida caliente al mes, un arenque al día, un catre cada noche y una ducha fría de vinagre cada 10 días. La otrora resplandeciente peluca de armiño que Gottfried había comprado en la isla de Sumatra, lucía ahora deshilachada y le daba un aspecto de monstruo cavernícola.

La garganta de Gottfried estaba abrasada por la sed de venganza y por la otra, por la sed de agua, cuyo frescor solamente aliviaba su sufrimiento levemente, una vez al día, el agua de la fuente del Hospital de las teresianas que era el único agua salubre de uso público en Hoetlinden. Noche tras noche, acurrucado en el catre de una fría celda del Hospital - Convento - Casa Cuartel teresiano, Gottfried se exprimía la cabeza pensando en cómo llegar hasta Timbrisi para poder asesinar a Piero Piccolino.

Se conservan algunos bocetos de varios artilugios ideados por Gottfried Rinkley que demuestran sus dotes de visionario adelantado a su tiempo. Al pie de uno de ellos se puede leer: "Nuestros descendientes verán los días en los que humanos viajaremos en carruajes tirados por bestias que a su vez manejerán las riendas de carros que serán propulsados por seres inferiores a velocidades que hoy no podemos ni imaginar". Es éste que se conserva en el Museo Estatal Privado de Pittsburgh (click para ampliar imagen):


Pero todos sus proyectos requerían una inversión económica del todo imposible para Rinkley.

Lo que viene a continuación es la única fuente de la que disponemos que relata cómo Gottfried Rinkley inventó la bicicleta. Son unas páginas del diario de Sor Angela Löhmstronh, madre teresiana, que escribió lo que Gottfried Rinkley le confesó en persona momentos antes de abandonar Hoetlinden camino de Timbrisi.

"Me despedí del joven Rinkley haciéndole entrega de una peluca confeccionada por las hermanas con lana húmeda del relleno de viejos colchones procedentes de nuestras colonias africanas de leprosos. Gottfried nos regaló, a cambio, los restos de su peluca de armiño. Al verlo montar en el extraño artefacto que había construído no pude evitar preguntarle acerca de aquella cosa.

- Gottfried, hijo mío, ¿qué es eso sobre lo que vas montado? - Una bicicleta madre. - ¿Una bicicleta?, ¿de dónde la has sacado? - Es un regalo de la virgen madre. O sea, de la Virgen Madre, madre. - Gottfried.., ¡no blasfemes hijodelagranputa!, te vas a condenar. ¿Así nos agradeces nuestra generosidad para contigo?. - Os juro madre que es cierto lo que os estoy diciendo.

Vi en sus ojos un brillo de sinceridad absoluta. No pude dejar de creerlo. Incluso lo juró por el Altísimo, tras lo que tuve que arrearle un buen mandoble con una cacerola causándole una profunda herida que reabrió una vieja cicatriz de sus tiempos de cometero. Sangró profusamente. Limpióse la sangre con la peluca de lana y me propinó un generoso puñetazo provocándome una grave contusión que me tiene postrada en mi celda esperando la inminente muerte. Mientras me encontraba en el suelo, aturdida, oí sus palabras que me decían: - Maldita loca lunática. Esperad un momento, no os desmayéis todavía que os voy a contar una historia que de seguro os interesará, vieja chiflada...

Introdujo en mi boca toda la lana húmeda empapada en su sangre y esto fue lo que me contó:"

Continuará...

9 comentarios:

MonSeñor Gusano dijo...

Como nos dejas así de intrigados? No tienes corazón. Que violenta la monja......

David dijo...

Si Gottfried no sabía castellano, ese dibujo es apócrifo. Aunque ahora no recuerdo si lo sabía.
De todas formas... un visionario.

lunes dijo...

Sencillamente maravilloso. Un gran capítulo. Vale la pena aumentar el dibujo. Yo he pensado lo mismo que David por lo del español ¿Lo inventó Rinkley?.¿Los artrópodos serían arañas?. Grandes dudas que tal vez se resuelvan en capítulos posteriores...

Lughnasad dijo...

Así me gusta desarrollando el arte del cliffhnager. Nos tiene sobre ascuas, rediós.

Lughnasad dijo...

Ah, se me olvidó. Estoy de acuerdo con lo del castellano en el dibujo, deberá corregirlo en la edición impresa. Sus fieles seguidores no se lo perdonarán.

Mr. Lombreeze dijo...

Estimados amigos analfabetos. Os recuerdo que Gottfried Rinkley nació en Presbistoffen, ciudad del condado de Ihulhoenstein que fue parte de la corona española entre 1610 y 1687.
El castellano fue idioma de obligatorio conocimiento, junto al prusiano, durante casi 100 años porque así lo ordenó el Duque de Arganzuela, primer gobernador del condado de Ihulhoenstein.
Flandes también formó parte de la corona española y el castellano fue el idioma que empleó Rinkley para entenderse con las hermanas teresianas.

Pero vamos, que esto es de 7º de EGB...

Lughnasad dijo...

¡Ouch! ¡Pillados!
Es usted un crack

David dijo...

Es que siempre suspendía Historia.

Insanus dijo...

Por Dios, el dibujito me ha hecho escupir café. No es la primera vez que mancho de fluidos el tft con estas entregas seriadas: risas de las que empiezan con un "prfff" ya van unas cuantas.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails