lunes, 15 de noviembre de 2010

Un Poema de Charles Bukowski.

La próxima vez que escuches a Borodin
recuerda que no era más que un químico
que componía música como pasatiempo
Su casa estaba llena de gente:
estudiantes, artistas, borrachos, vagabundos,
a los que nunca supo decir no.
La próxima vez que escuches a Borodin
recuerda que su mujer utilizaba sus composiciones
para alfombrar las cajas de los gatos
o cubrir jarras de leche agria;
ella sufría de asma e insomnio
y le daba huevos cocidos para comer
y cuando él queria cubrirse la cabeza
para aislarse del ruido
ella solamente le permitía hacerlo con una sábana
Además casi siempre había alguien en su cama
(dormían separados, cuando conseguían dormir...)
y debido a que todos los sillones solían estar ocupados
él a menudo dormía en la escalera
envuelto en una vieja manta
Ella le decía cuándo cortarse las uñas
le decía si podía cantar o silbar
o si ponía mucho limón en el té
o lo apretaba demasiado con la cucharilla
La Sinfonía n.2, El príncipe Igor, En las Estepas del Asia Central,
Él solamente podía dormir
si se cubría los ojos con un trozo de tela oscura
En 1887 asisitió a un baile en la Academia Médica
vestido con un traje festivo tradicional
parecía, por fin, excepcionalmente animado
y cuando cayó al suelo
todos pensaron que estaba bromeando.
La próxima vez que escuches a Borodin
recuerda...


Charles Bukowski (Traducción de Mr. Lombreeze. Special Thanks to lafcadio).

9 comentarios:

Crowley dijo...

La melancolía le embarga a uno al leer ese poema de Bukowsky mientras suena la música de fondo.
Qué triste lo que cuenta de Barodín y qué gran personaje de Bukowsky puede ser.
Un saludo

lunes dijo...

Que recuerdos más amargos me trae este Borodin. Que bonito poema y traduccion.

dvd dijo...

El príncipe Igor es una barbaridad sónica... Los pelos como escarpias cada vez que lo escucho... De Bukowski no comento nada, que estoy resfriado...

Mr. Lombreeze dijo...

Es que lo oriental tuvo mucho tirón en la música de finales del XIX y comienzos del XX.

lunes, "amargos"???, no me digas eso...

La melodía de este nocturno y la archiconocida de las danzas polovtsianas de El principe Igor conocieron exitosas adaptaciones líricas en los años 50: And this is my beloved y Strangers in paradise respectivamente.

David dijo...

Qué post tan bonito.

Kinezoe dijo...

Deliciosamente amarga.

lafcadio dijo...

el gran Chinaski, inspiración permanente en mis algaradas del curso 92-93; incluso conservo una cassette en la que él mismo recita sus poemas!

Insanus dijo...

Así, sí, así sí me entra un poquito la poesía. La otra noche en Nostromo salió un viejo loco que tenía su puntillo también, muy naiff, muy teatral, muy original, Jesús Lizano.
Pinchad aquí

Mr. Lombreeze dijo...

@Insanus, este señor es una mezcla entre Gloria Fuertes y Tolstoi.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails