viernes, 23 de septiembre de 2011

El Árbol de la Vida (Terrence Malick, 2011).

Lo único que la da sentido a la Vida es la Muerte que es, precisamente, el contrasentido de la Vida. Como decía Clint el mundo se divide en dos tipos de personas: los que creen que la Vida es un punto y aparte, y los que creemos que es un punto y final (luego están los indecisos que son los de los puntos suspensivos). Albert Camus ya nos contó en su magistral novela La Peste (1947) que el motivo más "poderoso" para no creer en el "Todopoderoso" es la visión de la agonía de un niño. El niño de Camus tenía una muerte larga y dolorosa. Se hinchaba como un globo y fallecía entre terribles sufrimientos ante las impotentes miradas de médicos, enfermeras y demás desafortunados testigos. El sacerdote de la novela quedaba tan impresionado ante el sufrimiento de ese inocente que, carente de argumentos que justificaran semejante crueldad, perdía, irremediablemente, la razón y terminaba tirando por la calle de enmedio. Pobrecito, perdió su inocencia muy adulto, mejor le hubiera ido si la hubiera perdido cuando tocaba, de jovencito.

Los griegos decían que los dioses jugaban con los desdichados humanos. Einstein decía que Dios no jugaba a los dados. Bohr le replicó a Einstein que él no era quién para decirle a Dios a qué tenía que jugar. Hawking les replicó a ambos que Dios, a veces, echaba los dados allí donde no pueden ser vistos. Un cura "muy moderno" que yo conocí me preguntó si yo estaba completamente seguro de si el meteorito que acabó con los dinosaurios no fue, en realidad, un gigantesco dado lanzado por Dios... Y, finalmente, Homer Simpson puso a todos en su sitio cuando afirmó que Dios era su personaje de ficción favorito.

Y tras esta introducción, nada gratuita, Let´s talk about The Tree of Life...
Ya he visto El Árbol de la Vida y, para el que esto escribe, no es una película complicada, incomprensbile o críptica, aunque es evidente que está más abierta a múltiples interpretaciones que la mayoría de las películas que vemos habitualmente. Con todos sus defectos, que los tiene, sigue siendo una película hermosa, evocadora, sincera, accesible, rebosante de sensibilidad (y de música clásica) y, sobre todo, made by and for estetas.
¿Demasiado contemplativa?, puede ser... ¿Demasiado ambiciosa?. Sin duda.

Por otra parte, tampoco me ha parecido que sea una película que se aleje tan drásticamente, como algunos dicen, de la narrativa tradicional a la que estamos acostumbrados.

Lo que sí me pregunto es: ¿Qué tiene de complicado El Árbol de la Vida?. Vale, a lo mejor con un poco de ayuda y algo de formación se entiende mejor pero.., vaya, que tampoco es para tanto. Esta película es básicamente una concatenación de recuerdos autobiográficos de Terrence Malick. "El Árbol de la Vida" es, según el Génesis, el árbol de la inmortalidad del Jardín del Edén. A Terrence Malick se le murió un hermanito a los 19 años de edad. Ahora se acuerda de él y hace una película para compartir con nosotros esas experiencias infantiles que revive hoy con ojos de adulto. ¿Cómo no preguntarse por el sentido de la vida ante la muerte "prematura" de un ser querido?, ¿y cómo no tener en cuenta todo lo que ahora sabemos sobre el origen del universo o sobre el origen y el impepinable fin de nuestro planeta para respondernos a esa pregunta?.

Cierto es que los talibanes, los ultraortodoxos judíos o los fanáticos cristianos no necesitan estos conocimientos porque tienen su fe pero ¡nosotros somos seres racionales! (y supuestamente algo ilustrados). Lo tenemos más difícil que ellos y que nuestros antepasados porque no podemos obviar esos hechos demostrados si queremos atacar la cuestión. La pregunta es "¿queremos?", porque hay mucha gente que ni lo quiere ni necesita la respuesta para encontrarle sentido al arte de vivir. Muchos de los decepcionados con este último trabajo de Malick pertenecerán, seguramente, al materialismo militante. Entiendo su decepción. Yo estuve cerca de sentir lo mismo.
La película también ha decepcionado a aquellos que iban a ver "la última de Brad Pitt", pero de esto han tenido la culpa, como casi siempre, los publicistas del estudio con sus tráilers manipulados y sus sinopsis que no significan nada ("Un padre autoritario blablabla..."). Muchos espectadores no sabían dónde se metían y yo no puedo reprocharles el que se hayan cabreado por recibir un producto que no querían comprar.

Aunque confieso que no llego a entender cómo alguien puede aburrirse con los 30 primeros minutos de esta película, pero... ¡si es como un documental de la 2!. Si esos minutos son una preciosidad aunque no sepas nada de cómo se formó el Universo y nuestro planeta o de cómo comenzó la vida en él.
Y tras estos polémicos minutos, ¿qué tenemos?, pues algo no muy alejado de una trama clásica, aunque narrada, eso sí, de una manera no lineal. Pero miradas y narraciones similares ya las hemos visto antes en múltiples ocasiones (me permito recomendarles, p.e. El Largo Día Acaba de la que hablábamos aquí y Killer of Sheep que reseñaremos próximamente en nuestro blog cuando dediquemos una semana al cine gafapasta).
Yo soy ateo, muy ateo, por eso intento disfrutar y sacar el máximo jugo posible a la Vida (todo el jugo que mi sueldo me permite), pero si mañana se muere mi hermano (todo el mundo a tocar madera) es muy posible que me pase los próximos cuarenta años soñando con reecontrarme con él en "otro lugar". ¿Y qué tendría eso de malo?.
Una cosa más. En mi sueños siempre suena música clásica y mi madre puede volar y hacer otras muchas maravillas que nunca hizo ni hará. Me compadezco de aquellos humanos que, pasados sus treinta añazos, no vayan encontrando por la vida madalenas de Proust por todas partes, algo que le sucede al personaje de Sean Penn al encontrarse con ese árbol en mitad de su particular jungla de asfalto.

Moraleja: me ha gustado El Árbol de la Vida. Ahora bien, me encantaría preguntarle a su director, Terrence Malick, de dónde le viene esa obsesión suya por filmar siempre las nucas de los personajes de sus películas...

En fin. ¿La Vida es un milagro o una puta casualidad?. Lo primero es más poético. Si lo retorcemos nos encontramos con el misticismo y la trascendencia (yo creo que Malick no lo ha retorcido demasiado). Lo segundo es más realista. Quédense con, como dijo el maestro Allen, whatever it works para ustedes.Mi profesor de 2º Curso de E.G.B. nos recomendó que fuéramos al cine a ver 2001, Una Odisea del Espacio. Toma ya. Yo le hice caso y pedí a mi hermana E. que me llevara a verla. Por supuesto no entendimos absolutamente nada, pero curiosamente ambos salimos con la impresión de que la película era hermosa. Se ha comparado a la película de Malick con la de Kubrick. Yo no les encuentro demasiados paralelismos y opino que Mr. Kubrick le da 100 vueltas a Malick en este particular combate. Quizás sea esa sensación de haber visto algo hermoso que no has terminado de comprender lo que más acerque ambos trabajos. Bueno, eso y Douglas Trumbull, claro está, quien vuelve a demostrarnos para qué sirven los FX en el cine.
Pero Kubrick nos preguntó qué pintamos nosotros en el Universo y Malick nos ha preguntado qué pinta su universo entre nosotros.

En cuanto a lo de emplear tanta música clásica... ¡Es que los melómanos somos muy cansinos!. Mi mujer reconoció muchos de los cortes clásicos de la película de Malick y experimentó una madalena de Proust en primera persona cuando, durante una determinada escena de El Árbol de la Vida exclamó: "¡¡¡Tú me ponías esa música para dormir cuando éramos novios!!!". Se refería a esta música que, curiosamente, aparece muy brevemente en la película, pero parece ser que lo hace durante un tiempo suficiente como para permitir la evocación de bellos recuerdos que parecían enterrados para siempre:
Epílogo. Una vez, cuando yo era chiquitín, mi padre me soltó una hostia de tal magnitud que me dejó bailando una semana. Yo le odié por ello durante un tiempo. Es el único bofetón suyo que recuerdo haber recibido. El motivo: el pequeño misterlombreeze le había dado una patada a la puerta del baño. No sé qué cabreo tonto pillé y le hice una agujero bastante hermoso que todavía hoy, casi 30 años después, puede contemplarse en un modesto piso del barrio de las Delicias de Zaragoza. Siempre que veo ese agujero recuerdo lo injusto que fui con mi padre. Porque yo me merecía, no ya la hostia que me dio, sino 17 más como ésa. Cuando voy a visitar a mis padres, meto, a veces, mi mano en ese agujero y claro..., me entran ganas de llorar porque ahora caigo en la cuenta de que seguramente mi padre, que no ha jugado nunca a los dados, sabía cuánto le iba a costar reunir la pasta necesaria para arreglar o cambiar la puta puerta. Casi 30 años... Por eso no seré tan cretino como para recordar a mi padre por la hostia que me dio y siempre lo recordaré por las canciones que me cantó.

24 comentarios:

David dijo...

No sé la peli, pero la entrada es bonita.
Y lo de "Tú me ponías esa música para dormir..." me ha encantado.
No he escuchado todos los cortes, pero bueno, el lunes me voy a ver la peli. Ya te contaré...
PD: Yo también soy muy ateo...creo que la vida es una "milagrosa" casualidad.
Tu padre no te tenía que haber pegado aquella hostia (ni 17 más)... Pero bueno, puede entenderse que te la diera.

Santiago Bullard dijo...

A mí esta me la han recomendado mucho. Ni idea, porque no la he visto, pero igual le tengo expectativas.

Tripi dijo...

No sabía que Clint Eastwood dijera esas cosas tan filosóficas sobre la vida y la muerte...

El post no me ha matado porque para mi gusto tiene demasiada sustancia, pero el epílogo es para hacerte un monumento. Chapeau, Lombri.

Un abrazo gris, Jefe.

miquel zueras dijo...

Me gustó "El árbol de la vida", descubrí tarde a Malick con "La delgada línea roja" a los cinco minutos de empezar esa película supe que había que "dejarse llevar" por ese director y quedé fascinado pero ésta es más redonda, me identifiqué con el duro personaje del padre porque tengo un hijo de esa misma edad (aunque no le he pegado nunca) y ya tengo la banda sonora de Desplat que ya me llamó la atención en "El discurso del rey".
Siempre me ha gustado mucho esa escena de la magdalena, hablé de ella en un cómic que publicaré en mi blog.
Hablando de blogs he puesto un comentario en tu entrada sobre los premios hablando de como me líe entre uno y otro. Lo que tengo claro es que eras de los primeros en que pensé para incluir en mi lista y ahora me parece que ha quedado "coja".
Saludos, Borgo.

redrum dijo...

Que El arbol de la vida es magistral lo demuestran entradas como esta, donde a uno le lleva a evocar descontroladamente su pasado.

Bravo, Mr.Lombreeze!

David dijo...

Después de leer la reseña de Scotty (más en la línea de tu hermano)... he decidido que la veo hoy. Luego te cuento.

PEPE CAHIERS dijo...

Lo que tenemos los ateos es que, si la vida nos golpea con demasiada intensidad, podemos tener fantasías relacionadas con la fe. ¿Quién no ha suplicado una oración en un momento de desesperación? Yo lo hice una vez, eso si, lo malo o bueno de casi todos los ateos es que al final se vuelven a quedar con la puta realidad.

Emilio Luna dijo...

Es la dicotomía que se presenta. Si tuviera que inclinarme iría a la de obra maestra. Pero por deslices me quedo en un notable alto. Le pierde la forma a Malick. Eso sí el mensaje central es maravilloso. No es mi preferida de Malick pero si una cinta notable.

Un abrazo.

Emilio
El Antepenúltimo Mohicano.

fiona dijo...

No sé si terminaré viendo la peli y si me gustará o no, lo que tengo claro es que dudo que supere lo bueno que es tu post...acojonante.

1besico!

daniel dijo...

Hola, ha sido un gustazo encontrar tu blog, es muy bueno, y esta reseña sobre El arbol de la vida tan bien lo es, aunque discrepo un poco. Ami si me parece magistral, un trabajo fascinante, medio incompresivo tal vez, pero igual da para muchas interpretaciones. Con todo, yo la he disfrutado y creo que en parte tu tambien. Nos seguimos. Un saludo.

dvd dijo...

... no sé... ya contaré... muy entusiasmados os veo a todos... ya contaré, ya...

David Amorós dijo...

Ya sabes mi opinión y no voy a repetirme, aunque a grandes rasgos coincido contigo. Luego tu crítica y tus reflexiones son hermosas por sinceras y a mí, me conmueven más que la película porque me las creo y allí me parece todo demasiado artificioso (aunque creo que prefiero a Bradd Pit que a ti...). Un abrazo.

Luis Cifer dijo...

Al final va a resultar que los que vacilan de ateos también tenéis un corazoncito.... qué majos!.
Lo que quieras, pero a mí esta peli se me hizo pesada y dispersa. Las imágenes son bellísimos, la música también, pero no hay historia ni nada que contar. ME ha gustado más tu interpretación y tu anécdota de la puerta que la peli en sí.

Un saludo.

David dijo...

A ver...
No voy a decir que no puedo comentar esta película...me está costando, aún no he acabado...
Y más allá de la coña... en el blog de tu hermano no sé quién decía que tenía estética de anuncio de champú... mi mujer (que no lee ningún tipo de blogs) ha dicho lo mismo. Además de que con tres cuartos de hora menos, hubiera sido curiosa (yo casi diría que con una hora menos). Tiene una fotografía muy bonita, solían decir de cierto tipo de pelis que...
En fin... ¿era en el de Redrum...? Espera.
"El film de Malick es el mejor del año, de manera incontestable, y puede que el mejor de lo que llevamos de siglo,"
Ni de coña (al menos, para mí).
Como le he dicho a Scotty por mail, ayer vi una de Fuller, Verboten, que también usaba música clásica, hablaba de cosas "profundas" y era más entretenida.
Lo que me parece ridículo es el rollo de si es incomprensible o no se entiende. Se entiende demasiado bien, es muy sencillita...sigue siendo cine narrativo, de hecho... y yo no veo aquí más innovación que en La multitud de Vidor o Amanecer de Murnau.
Había pensado hasta dedicarle una entrada y volver a poner en marcha Safari, pero bah! ya habéis hablado todos de ella y para lo que iba a decir...

Mr. Lombreeze dijo...

Ostras, 14 comentarios...


David, pues ésa es una de las virtudes de la película, su poder evocador. Hay un bombardeo de imágenes y música que posiblemente despertarán en ti algún recuerdo dormido. Cierto es que hay tantas que puede que algunas otras te despierten otro tipo de sentimientos e incluso bostezos.
David, mil novecientos setenta y pico.., recuerda, los pediatras fumaban en las consultas de los niños que teníamos asma y los padres daban hostias. No se puede ser tan moñas como para traumatizarse por eso porque la Vida te las va a dar más gordas. La peli de Malick también habla de ello. Somos hijos de nuestro tiempo, con sus ventajas y sus inconvenientes. No creo que la única generación de buenos padres de los últimos 10.000 años sea la de la supernanny.

Mr. Lombreeze dijo...

TRIPI, bueno Clint o, mejor dicho, su personaje de los spaguetti western solamente decía lo de "el mundo se divide en dos" y luego proseguía más o menos así "los que tienen un revólver y los que no lo tienen. Y yo tengo un revólver." Eso ya te cuadra más, no?.
Que no hay tanta chicha ni en este post ni en la peli de Malick... Hay la misma que en el mismo último párrafo que te ha gustado. Todos nos hemos hecho las preguntas que se hace Malick, solamente que las hemos adornado menos que él.

redrum, bueno, demuestra la que es su principal virtud; su gran poder evocador. Yo evoco mentalmente mi pasado de forma parecida a Malick, aunque con menos nucas

Amigos míos, me tengo que ir a desayunar mi tradicional chocolate con churros de celebración otoñal, volveré y seguiremos con Malick.

David dijo...

"Hay un bombardeo de imágenes y música que posiblemente despertarán en ti algún recuerdo dormido."
No... Porque no me identifico con los personajes de la película... Y mira que mi padre también era autoritario (pero de otra manera; más de aquí)...
Es que la visión de Malick... Una cosa en la que me fijé es en lo bonita que es la casa cuando les comunican que ha muerto el hijo (qué ventanales; qué luminosidad!)
La otra en la que viven y que al final abandonan también estaba muy bien (aunque no tuvieran jardinero como los vecinos)... ¿Vas pillando a donde voy?
Ni siquiera había un recuerdo "imaginario-ficticio" con el que podía identificarme porque lo había visto en otras pelis o tebeos (ahí faltaba un niño con gorro vaquero, Terrence!!)...
Conozco a un tipo (del que era amigo de crío) que le disparó también por accidente a su hermano menor (que era mucho más majo) con una escopeta de balines en el dedo.
No me acordé ni de él, al ver la peli. A posteriori. Es que el personaje del crío que es Sean Penn hace cosas que me parecen bastante gilipollas... Y sobre el momento masturbatorio...
Que no, que no... Que la peli tiene planos muy bonitos y algunas imágenes muy bonitas, música muy bonita, y escenas que están bien (la del chaval diciéndole "Cállate" (eso venía en el subtítulo, aunque yo entendí Be quiet! en la comida a Brad Pitt, me gustó).
Pero no hace falta ver cinco veces esta película para saber de lo que habla. ¿De la vida? Como todas. Incluso las más banales y comerciales te dan otros aspectos de la vida. Que Malick tiene pretensiones de autor y nos quiere hablar de sus recuerdos y su visión de la vida. Vale. Pero que su manera de hacer cine no tiene por qué ser la que vale (tampoco la convencional-narrativa a la que estamos acostumbrados; pero esa funciona a ciertos niveles, que en esta fallan).
Pero como sé que al menos el hombre lo intenta, acepto su rollo (hasta cierto punto). Vamos, que le daría un 5'5 a la peli (y como me comentaba un amigo ayer: "le darías un cuatro y medio, pero a un tío que lo intenta y pretende hacer algo, le das un punto más").
Pero como hace tiempo que pienso que una película (y otras cosas) no se pueden valorar con estrellas, puntos y demás historias... lo que puedo decir (qué menuda chapa estoy soltando)... es que a mí no me convenció...se me hizo larga y aburrida por momentos... y no comparto-ni me deslumbra su "discurso". Por DIOS!! El inicio con las ideas del camino de la naturaleza y el divino... Eso son las ideas del personaje de la mujer, lo sé.. Pero aparte de ser una soberana gilipollez las cosas que suelta, al ser voz en off parece que es el discurso que plantea el director-guionista. Puedes pensar que no, que luego te mostrará que esas ideas de la mujer son equivocadas. pero no!... la peli toma el camino de lo divino y te das cuenta de que sí, de que hay un camino divino. Aprovecha el chocolate... Yo no sigo con Malick, que no merece tanto rollo (con el suyo ya tuve bastante. Ya puedes perdonar este).
Un saludo.

Soundtrack dijo...

Inmenso el post, Lombreeze, joer...

La verdad es que la película, ni la he visto ni entra dentro de lo que espero ver de aquí a... digamos... cuatro o cinco años. Pero lo que has escrito me ha impactado. El momento proust de la música para dormir, esa introducción que casi es más larga que el apartado dedicado a la propia película... Y sobre todo, ese epílogo que me ha hecho preguntarme, una vez más, si mis hijos me recordarán como un buen padre...

Me has quitado la líbido para todo el fin de semana, oye.. ;)

Soundtrack dijo...

De hecho, con tu permiso,voy a compartir una magdalena de mi Dama. Cada vez que vemos esta secuencia, me dice "cariño, esta es la música con la que me duermes cada noche...".

Que romántica...

http://youtu.be/DSX2HCfrEK8

Möbius el Crononauta dijo...

No sé cuando la veré, porque con Terence siempre me tomo mi tiempo, así que no será en cine, pero bueno, si tiene algo de enjundia como dices supongo que la disfrutaré.

Y desde Malick nunca será Kubrik. Es bueno, pero no tanto. Aún hay clases.

Möbius el Crononauta dijo...

Me faltó un *luego*

Mr. Lombreeze dijo...

miquel, que ya te he dicho que mi blog es como el cine de Malick, flota por encima del bien y del mal y de los premios de Cannes ;)

Bastante de acuerdo con lo que dices Emilio. No soy fan de Malick, soy fan de "Días del Cielo". Por cierto, me ha hecho muchísima gracia lo de "antepenúltimo".

daniel, sin duda que disfruté viendo una gran parte de la película, aunque me desconcertaron algunas imágenes innecesarias como esos campos de girasoles y esas máscaras flotando en el mar que no sé a cuento de qué vienen. Gracias por tus palabras.

David Amorós, Brad Pitt es más guapo que yo, pero mi señor es más guapa que la Angelina con lo que se restablece el equilibrio del Cosmos...

Jajajaja, Luis, no seas cabron**o, no te burles de las debilidades de los ateítos como yo. Yo tengo un corazoncito en el fondo de mi corazonazo al que le gustaría creer y que todavía se emociona viendo al angel Cassiel de Wim Wenders...

Mr. Lombreeze dijo...

David, no sé, parece que buscas más la identificación que la evocación en este film, pero obviamente estamos hablando de conceptos tan subjetivos... En mi caso, mis recuerdos de mi infancia son mucho más luminososo que mi propia infancia y las habitaciones del piso interior de mis padres también brillan más si las miro con los ojos de los años 70 u 80 que cuando las miro los domingos cuando voy a comer con ellos. Yo recuerdo a mi madre cuando me compraba madelamanes como recompensa por no llorar si me pinchaba el médico y recuerdo que era tan guapa y olía tan bien... Hemos sido 6 hermanos y un abuelo viviendo en un piso de 70 m2, tú crees que mi casa se parecía a la de la peli?. No me hace falta. Yo no veo tanto mensaje divino en la peli, al menos yo no percibí un mensaje de Malick que me dijera "cree en Dios maño" sino otro que me decía "es tan curioso observar cómo reconforta al ser humano la ida de Dios y del Más Allá..".

Soundtrack, eso que dices tú sí que es una pregunta trascendental, pero de verdad "¿Me recordarán mis hijos como un buen padre?". Acojonante. Eso deberíamos preguntarnos todos en lugar de "de dónde venimos a donde vamos" y demás pajas mentales. Me alegro de haberte tocado la fibra, my friend.
Para recuperar la líbido puedes recurrir a la mi foto en pelotas del post anterior.

Anónimo dijo...

Howdу juѕt ωаnted to giνe уou
a quick heаds up anԁ lеt уou know a few of the pictuгes arеn't loading correctly. I'm nοt
sure ωhy but I thinκ its a linking issue.
Ι've tried it in two different web browsers and both show the same outcome.

My web site planetside 2

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails