Bienvenidos a De Gusanos y Lombrices. Sé Bienvenido... si vienes de buenas, claro.

lunes, 31 de agosto de 2009

60 años de "El tercer hombre". Mi película favorita (1 de 3).

Bueno, algún día me tocaba hablar de esta Obra Maestra. Y que mejor momento que este año 2009 en el que se cumplen 60 años del estreno de "El tercer hombre", dirigida por el británico Carol Reed en 1949, perdón, Sir Carol Reed (1906-1976).
No soy el primero en otorgar un galardón prestigiosísimo a más no poder como el que hoy le damos a esta película, esto es, MEJOR PELÍCULA GUSANA DE LA HISTORIA DEL CINE. Hace 10 años fue elegida como la mejor aportación británica a la Historia del Cine. La aparición de Harry Lime (Orson Welles) está considerada como la mejor presentación de un personaje de todos los tiempos cinematográficos. Gran Premio del Festival de Cannes, Óscar a la mejor fotografía en b/n (Robert Krasker) y blablabla. Pero claro, es que cualquiera puede percibir que estamos a punto de ver algo realmente grandioso y excepcional cuando una película comienza así:



La banda sonora de la película, en la que se escucha un único instrumento muy típico del folklore austríaco , la cítara, fue compuesta por el músico, también vienés, Anton Karas (1906-1985), al que Sir Reed conoció en la entonces semidestruída Viena post-nazi, durante una fiesta de bienvenida en Octubre de 1948, mientras preparaba el rodaje de la película.
Anton Karas, que no era compositor sino músico ambulante y virtuoso de la cítara, aceptó a regañadientes la propuesta del fascinado director británico, motivado, sobre todo, por el interesante sueldo que le ofreció Reed. Karas trabajó durante 3 meses en el que se convirtió a la postre en uno de los mejores scores de todos los tiempos y que le dio fama mundial, llevándole incluso a ofrecer conciertos para las mísmisimas Familias Reales Británica, Sueca, Holandesa, el emperador Hirohito e incluso le tocó la cítara a Pío XII (todavía estamos hablando del instrumento folklórico).

Trece años después del estreno de la película, uno de sus productores, el mítico David O. Selznick escribía al director King Vidor: "Vas a alucinar cuando te diga que los beneficios por los royalties de la música de Karas ascienden, hasta el momento, a más de 100.000 US$".
La lista de versiones del celebérrimo "Tema de Harry Lime" es larguísma. Como curiosidad, voy a destacar una: El tema de "El tercer hombre" suena cuando el tren de la línea Yamanote de la Japan Rail llega a a la estación Ebisu, en Tokio. Por eso en Japón se le conoce como el "tema de Ebisu".
Con todos Uds. la escena de la aparición de Harry Lime:



Los pelos como escarpias tengo ya.

El guión es obra del gran escritor británico Graham Greene (1904-1991), el rey de los conflictos morales y espirituales, quien posteriormente publicaría una novela corta basada en la historia de la película donde, más literariamente, la ciudad dividida es más una metáfora del alma dividida de los protagonistas. Greene recibió el encargo expreso de crear un thriller ambientado en la Viena de postguerra, en 1947, y se fue para la capital austriaca en busca de inspiración. Así creó un excelente guión plagado de citas memorables, casi todas en boca del cínico, maquiavélico y manipulador personaje de Harry Lime. Aunque, como es bien sabido, la que es sin duda la más famosa de ellas:

"En Italia, en 30 años de dominación de los Borgia hubo guerras, terror, sangre y muerte, pero surgieron Miguel Angel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento. En Suiza hubo amor y fraternidad, 500 años de democracia y paz y ¿que tenemos?... El reloj de cuco."

no salió de la pluma de Greene sino de la cabezota de Orson Welles.

El encargo le llegó a Greene del otro productor de la cinta, el británico Alexander Korda. Greene, Korda y Reed ya habían colaborado anteriormente en "El ídolo caído" (1948). Dicen que la razón por la que Korda pidió a Greene que situara la acción en Viena fue algo más prosaica de lo que podríamos imaginar: La London Films tenía cierta cantidad de fondos en Austria para cuyo cambio monetario necesitaba la aprobación del Gobierno y Banco Central austriacos. Una película en Viena facilitaría la cosa. El primer párrafo que Greene entregó a Reed decía así:

“Había dado mi último adiós a Harry hacía una semana cuando depositaron su ataúd en la helada tierra de febrero, de manera que no me lo creí cuando le vi pasar por el Strand, sin un gesto de reconocimiento, entre una multitud de desconocidos”.

Era una peregrina idea del escritor que había cruzado su mente hacía un tiempo y que ahora retomaba con este nuevo encargo. A Carol Reed le encantó esta protohistoria de "vuelta del mundo de los muertos" y envió a Greene a Viena a documentarse. Nuestro amigo Graham quedó muy impresionado por el triste panorama que la antigua ciudad imperial, la ciudad de Mozart y de Strauss, ahora en ruinas le mostraba. Algún tiempo después se le unirían Korda y Reed de quien Greene comentó una vez: "Carol detesta irse a la cama antes de las 4 de la mañana". Tras numerosas reuniones y revisiones con los productores Selznick y Korda, finalmente el guión definitivo vio la luz en Agosto de 1948.

La historia que nos cuenta "El tercer hombre" es la siguiente:

Un escritor norteamericano de novelas baratas del Oeste, (o como les molaría a los modernos, de género "pulp"), Holly Martins (Joseph Cotten), recibe una oferta de trabajo de un amigo de la infancia, Harry Lime (Orson Welles), residente en la Viena de 1947 controlada por las fuerzas Aliadas que ocupan la ciudad tras la WWII. A su llegada a la capital austriaca, Holly Martins recibe la noticia de que su amigo Harry ha fallecido. Esa misma mañana acude atónito a su entierro. Allí se fija en una bella mujer, Anna (Alida Valli), pero no se da cuenta de que él mismo está siendo observado por el Mayor Calloway, oficial de la policía militar británica, (Trevor Howard) quien parece estar interesado en certificar personalmente la muerte de Harry Lime.
Calloway interroga a Lime y le cuenta que su amigo estaba involucrado en negocios poco claros relacionados con el mercado negro, recomendándole que se vuelva cuanto antes a su país.
Holly, pese a las advertencias de Calloway no puede creer las acusaciones que sobre su amigo está vertiendo la policía millitar británica, por lo que decide contactar con un amigo vienés de Harry, el barón Kurtz, para intentar saber la verdad. Kurtz le relata como él mismo y otro amigo común, Popescu, recogieron a Harry, ya muerto, tras ser atropellado por un vehiculo. Kurtz consuela a Harry diciéndole que en esos días, todos están en mayor o menor medida involucrados en el mercado negro vienés. Su amigo era un buen hombre y las acusaciones de la policía son injustas.
Holly vuelve al apartamento de Harry siguiendo con su desasogante investigación. Es allí donde el portero del edificio le corrobora el relato de Kurtz: Él mismo vio como el cuerpo de Harry era recogido por tres hombres.
Un momento. ¿Tres hombres?.., Kurtz, Popescu. ¿Quién es el tercer hombre?.

Con este planteamiento inicial, preludio de una intriga que transcurre a caballo entre el thriller y el cine negro, arranca la sensacional película "El tercer hombre", mi película favorita. Aunque todavía no la he visto 50 veces, como sí lo ha hecho Roger Ebert.

Continuará.

6 comentarios:

Lucifer, Becario del Mal dijo...

Nada que añadir, obra maestra. Practicamente el origen del cine moderno con complegidades morales. (aunque no conozco mucho esa época, creo que no hay nada parecido en años)
Saludos!

Alejandro Candela Rodríguez dijo...

Aún intento aprenderme la canción con la guitara...

Por cierto, sé que no viene a cuento, pero...
http://www.elpais.com/articulo/economia/Disney/compra/Marvel/2800/millones/elpepueco/20090831elpepueco_7/Tes

¡Saludos!

Mr. Lombreeze dijo...

Lucifer, amén hermano.

Alejandro, no despesperes. Luego te aprendes la de "Paris,Texas" y lo bordas.
Por cierto, gracias por la primicia, off-topic, pero vaya bombazo!

Insanus dijo...

Sí, es muy buena, pero prefiero Sed de mal.

Aún así, apasionante 1ª entrega.

Dr. Quatermass dijo...

MEJOR PELÍCULA GUSANA DE LA HISTORIA DEL CINE, eso son palabras mayores.

Me declaro igualmente fan, la escena final huyendo por las calles y las alcantarillas es inmejorable, con una fotografía que no se si se hace pero debería estudiarse en las escuelas de cine.

Saludos!

redrum dijo...

Inapelable, sin duda. No es mi film favorito, pero desde luego una de las cimas del cine.

Waiting a las otras partes, caballero!!!

1 saludo!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails