sábado, 8 de agosto de 2009

El Salitre de las botas de Pockollock. Capítulo VII.

Capítulo VII. El primer intento de representar "Il mio poleo" de Vinelli.

La historia de Massimo emocionó profundamente a Krucenku, quien también padecía una evidente ginecomastia desde hacía solamente 36 años. Y rápidamente contactó con el conde de Lanzattini a quien visitó en su castillo de las montañas de Rutterford. Niccola Krucenku expuso al conde su intención de adaptar al teatro su relato "Massimo e la buonna gente", pero enseguida fue interrumpido por una sorpredente propuesta que Lanzattini le lanzó: el estreno mundial de "Il mio poleo" del fallecido Vinelli. El conde entregó una copia de la ópera al atribulado Krucencku, se despidió cortesmente y se retiró a sus aposentos.

El conde de Lanzatini.

Sin reponerse del todo de la reacción de Lanzattini, Krucenku leyó, durante el camino de regreso, toda la obra de Vinelli, pero aunque la historia de amor entre el cretense Androstos y la reina de los Malakeos le subyugó desde el principio, la novedosa música de Vinelli, (recordemos que con esta obra prácticamente inventó el "neomusicalismo europeo"), le desconcertó. Sus nociones básicas de la técnica vocal y musical no le permitían discernir con claridad si se encontraba ante la obra maestra de un visionario o el fruto de los desvaríos de un loco. Lo que no nos extraña en absoluto si contextualizamos la composición. Y es que había que ser muy valiente para componer, a principios del XIX, un aria para soprano en Mi bemol menor dominante como "Ma dove sei tu, mia soppera" en la que Prifrigia acusa falsamente a su criada Pomplona de robar enseres de palacio.

Krucenku consultó con su amigo John S. Telliot al que impactó de tal manera el trabajo de Vinelli que respondió con una frase que es, todavía hoy día, más conocida que el propio maestro Telliot: "Niccola, querido, nunca un pollo estuvo tan cerca de la Gloria". Solamente 6 meses más tarde Krucenku, Lanzattini y Telliot comenzaban los primeros ensayos de "Il mio poelo" de Giulio Vinelli. Uno de los primeros seleccionados para formar parte de uno de los 52 coros mixtos que la obra requería, fue el entonces desconocido y más tarde primera figura del bel canto Vladimir Kolenko.

John S. Telliot.

El trabajo que esperaba a todo el equipo de trabajadores y artistas del montanje pronto se demostró ser casi suprahumano. Superado el obstáculo principal de la obtención de 26 campanas de Iglesia donadas por el Obispo de Vichi sur l´aprês a cambio del coro infantil de la obra, ( las notas del propio Vinelli dejaban como opcional la inclusión de este coro, que era silente), que, según contrato firmado entre la compañía de Krucenku y el obispado, "no fa de componere de infantes velludos ni mal parecidos y nunca maglioris di 12 anni, prestando servicios personales a su Santidad el Obispo debiendo yacer con él e dormire al estilo "lammo di penne" si fuera menester.", el siguiente reto fue conseguir una soprano capaz de interpretar el papel de Prifrigia. Krucenku, Telliot y Lanzattini sabían que solamente había en todo el mundo una artista capaz de llegar a los tonos tan altos que la obra exigía: la soprano eslovaca Olga Papalodopoudus.

El Obispo pedófilo de Vichy sur l´aprês.

Visto hoy resulta sorprendente como un hombre que fue capaz de conseguir 26 campanas de Iglesia, 1.300 cantantes para los 52 coros mixtos, el gran Krucenku, un artista que tenía un prestigio como ningún otro colega en el mundo del Teatro y de la Ópera, que poseía las más grandes mamas que jamás ningún otro director escénico había tenido ni tendría, finalmente resultó derrotado, -cual Androstos ante Prifrigia-, ante el divismo de la mejor prima donna de todos los tiempos. El motivo del fatal desencuentro sigue siendo, hoy día, una de las anécdotas más célebres de la Historia del s. XIX: "Los bombones de la Papa".

Próxima entrega: Capítulo VIII. Perimoncellotes: Los bombones de "la Papa".

3 comentarios:

Soundtrack dijo...

Esta bien, Lombreeze... deberías plantearte seriamente incluir una cronología de los hechos o un arbol genealógico, para poder seguir bien este ritmo... :P

Mr. Lombreeze dijo...

soundtrack, tomo nota de su petición y le prometo que si saco tiempo, lo haré.
No voy a ser yo menos que Tolkien, Pasternak o García Márquez...

Insanus dijo...

También ha sido buena idea enlazar a anteriores entregas.

Pues quedamos a la espera del próximo capítulo, ;).

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails