lunes, 26 de marzo de 2012

Canciones de Cine. El Havre (2011). Aki Kaurismäki nunca defrauda. Siempre genial.

I love Aki Kaurismäki. Lo admiro más a él que a la mayoría de los directores a los que él dice admirar porque estos últimos suelen ser mucho más aburridos que el maestro finlandés. Y es que Kaurismäki puede que sea el poeta del eterno retorno al desencanto (puede) pero sus versos cinematográficos siempre contienen dos indispensables ingredientes que no son, en absoluto, secretos: el humor y la música.


Por eso Kaurismäki es un maestro. Sus películas podrían titularse
"Qué feo es vivir" o "Qué triste es vivir" o "Qué gris es vivir" o "Qué jodido es vivir" o etc, etc, pero, en cualquier caso, siempre llevarían el subtítulo de "pero hay que vivir". Y esa es la puñetera realidad. Además, no puedo considerar pesimista a alguien que incluye el rockandroll en las bandas sonoras de sus películas por mucho que su tragicómica mirada, su cali-gélida mirada, parezca estar siempre obsesionada con los desheredados, los desfavorecidos, los desafortunados y, también, con los desaliñados.

Casi todas las películas de Kaurismäki incluyen una escena en la que los protagonistas bien asisten a un concierto de rock, bien escuchan esta música en la radio o en un jukebox de algún bar, así que, como diría Santos Trinidad, ¡¡¡rockandroll!!!, un género musical que no entiende de edades, nacionalidades o altura. Compruébenlo por boca de la estupendísima voz de una pequeña figura del rock francés: Little Bob que aperece en El Havre, la última película de Aki Kaurismäki, parodiando los conciertos solidarios. Se parece a mi abuela, pero qué marcha y qué voz tiene el tío.



A Kaurismäki siempre se le acusa de quedarse en esteta del inframundo que es como acusar a una mujer arrabalera de ser hermosa, pero una mujer puede ser muy hermosa aunque sea una camarera de la más cutre taberna portuaria de los más bajos fondos de la más triste y fría de las ciudades del norte de Europa (una zona del mundo triste y fría por definición). ¿Les parece poco?. No diga cine de autor, diga Kaurismäki.

Dicho esto en su "defensa", no me voy a enrollar más hablando del cine de mi amado Kaurismäki del que ya recomendamos en nuestro blog dos de sus grandes películas: La Vida de Bohemia y Contraté un Asesino a Sueldo. Su último trabajo se titula El Havre y es un cuento en el que sale un policía con pinta de malo sentado en un bar con una piña.


El Havre es, también, un canto a la civilizada desobediencia civil que no a la de estos de analfabetos rompe-cristales-de-McDonalds que, básicamente, son idiotas y no saben hacer otra cosa. Pero Kaurismäki no es idiota y los personajes de sus películas tampoco. El protagonista de El Havre es un lúcido, pobre, viejo, pícaro y optimista limpiabotas llamado Marcel Marx (André Wilms), un personaje que ya aparecía en La Vida de Bohemia, con 20 años menos, intentando triunfar como escritor en el bohemio París (ya veis cómo acaban los cuentos de Kaurismäki: más o menos como la vida misma, con desencanto).


El caso es que Marcel Marx es un tipo muy pobre que se encuentra con un joven africano (un inmigrante ilegal al que busca la policía) que es muy, muy, muy pobre y Marcel Marx, héroe gusano, hace lo que hay que hacer en estos casos: le da al joven su propio bocadillo. Porque el no haber triunfado en la vida no te convierte, obligatoriamente, en un cínico y resentido hjodeputa insolidario. No se pierdan El Havre. Es una película maravillosa y es, por ahora, la última perla del personal, lacónico, socarrón, silencioso, incorruptible e inconfundible universo kaurismäkiano.


Una de mis canciones favoritísimas ever es Things Will Turn Out Right (1965), en la versión de The Renegades, un grupo inglés que desarrolló gran parte de su carrera musical en tierras finlandesas. No sé nada más de ellos pero qué bien suena este temazo que me grabó en una cinta de cassette un amiguete que pinchaba discos en un garito cuando ambos lucíamos en nuestras testas unos cuidados y relucientes tupés. Things Will Turn Out Right:



Akis Kaurismäki ha recuperado a The Renegades para mi castigada memoria al incluír en los créditos finales de El Havre uno de sus temas más exitosos: Matelot (1965).

Tres temazos en un solo post. Qué más se puede pedir... Bueno, si acaso, un vinito, ¿no?. A la salud de Akis Kaurismäki, de parte de uno de sus incondicionales fans.

9 comentarios:

Luis Cifer dijo...

pues totalmente de acuerdo, no puedo añadir nada más-

David dijo...

A mí la peli me gustó (pero tengo un par de amigos a los que no; básicamente no aceptan eso de que como es un "cuento", "todo vale").
A Little Bob no lo conocía y después de ver la peli, busqué en casa varios temas. Suena muy bien. Y el concierto (aunque sea playback, también).
A estos The Renegades no los conocía. También suenan bien.
Tengo que ver las otras dos que mencionas. He visto sólo la de la chica de la fábrica de cerillas (que no me terminó de convencer del todo) y la de Un hombre sin pasado (que me gustó muchísimo; más que esta).
Buenos días.
PD: Y mira, esta sí es en directo y el título de la canción me gusta un montón:
aquí

Alvaro dijo...

Aki Kaurismäki un Grande. No vi su última película pero ya tengo ganas de verla, voy a tratar de conseguirla. En cuanto a la banda sonora es muy buena. No conocía a Little Bob (es excelente!).
Mr. Lombreeze su blog siempre es interesante, entretenido y con nivel, muchas gracias!

PD:Bellísima y conmovedora es la imagen del violinista en el tejado. Parecería como que siempre corremos el riesgo de volver a perder nustros Derechos. Siempre alerta y en equilibrio.

Mara dijo...

La banda sonora está muy, pero que muy bien escogida. A juego con esa "belleza" tan sui generis del finés.

Posdata: Little Bob es un tío? de verdad?

David Amorós dijo...

Pues en este caso también coincidimos. Soy muy fan de Kaurismaki. Tu que eres tan poco fan de "Ordet", ¿no te parece que en el final ésta última película suya se cachondea de la de Dreyer? Un abrazo.

Mr. Lombreeze dijo...

@Luis Cifer, Amén hermano.

@David, al que no le gusten los cuentos,que no mire. Si en un cuento no vale todo.., ¡apaga y vámonos!.
Yo tampoco conocía a The Renegades,como no guardo la casette no sé si esa es la versión que me grabó mi colega,igual es esta otra que encontré en youtube de The Shamrocks,

http://www.youtube.com/watch?v=aa0I9sLEAGw

que tampocosé quiénes son, pero el caso es que Things Will Turn Out Tomorrow es unacanción que me gustaba mucho y que tenía olvidada. El Little Bob es tremendomacho, yo no sabía quién era antes de ver la peli, pensaba que era un actory que era una coña lo del concierto, pero el youtube se encargó de iluminarme(one more time).

Mr. Lombreeze dijo...

@David Amorós, JAJAJJAJA, ES VERDAD!!!, JAJAJJAJA.
No te confíes, el viernes pienso arremeter contra una peli que te gustó mucho...

Mr. Lombreeze dijo...

@Alvaro, gracias por tus palabras. DecíaTevye, el prota de El violinista, que los judíos sin sus tradiciones estabanperdidos. Pues lo mismo nos pasará a los obreros sin nuestros derechos.

@Mara, desde luego. Jajajaja, sí,es un tío. Y parece que casado a tenor de lo que se ve en la película.Yo no lo conocía antes de El Havre y durante la peli pensé que era un freakque había metido Kaurismäki para reírse de los conciertos solidadrios.Life is stranger than fiction...

David Amorós dijo...

En fin, tienes derecho a equivocarte... algunas veces...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails