miércoles, 17 de septiembre de 2008

Vete a la mierda Philip Glass. Los paisajes del río y la madre que te parió. El tormento y el éxtasis.

Llevo muchos años odiando a este tío. Demasiados. Aunque comparte con el gran Copland el ser estadounidense descendiente de judíos lituanos, ahí terminan sus semejanzas con el Maestro Aaron.
La música de Glass es sosa y repetitiva. Sus orquestaciones son sosas y sin complicaciones. Sus melodías son sosas y minimalistas. Sus innumerables apegios son sosos y repetitivos también. O sea, es un soseras de mucho cuidado. Pese a lo cual se ha ganado nombre y fama entre un círculo de seguidores del minimalismo mal entendido. También ha metido la cabeza en varias películas componiendo sus bandas sonoras y destrozando, ya de paso, la poca o mucha coherencia narrativa que pudieran tener. Porque Philip Glass es el máximo exponente de "yo vengo a hablar de mi libro", es decir, yo compongo siempre lo mismo y me da igual que me llamen para hacer un western, (ya lo dudo), o una ópera o lo que sea, que yo te voy a meter un rollo patatero escalas parriba escalas pabajo que vas a alucinar. Como no suena clásico o antiguo pero es audible, a muchos les confunde y se creen que su música es moderna como nuestra propia existencia y hermosamente sencilla como el tallo de una margarita. Pero no, porque moderno es Shostakovich y sencillo es un Arvo Pärt o un Erik Satie.
Este fraude con patas crea obras como churros. Tan prolífico es que algunos dudan de que todas sus piezas sean compuestas por él mismo y no por seguidores, (o "negros" o como los querais llamar), que repiten hasta la saciedad sus cansinas estructuras musicales.
En fin, que es un tío que se define a sí mismo como "judíotaoístahindubudista",
(en serio). Yo lo defino como un fraude y un jeta. Algo parecido a otro de su cuerda, el insoportable Michael Nyman. Otro que tal baila.
Bien. Permanecer orbitando paralelo al universo de Glass-cataplás, (como lo voy a llamar a partir de ahora), es relativamente sencillo para mí. No me apasiona el budismo como a él, no vivimos en barrios vecinos y no solemos encontrarnos en las manifestaciones en defensa de la independencia del Tibet. De vez en cuando me molesta escucharlo en los scores de algunas películas que veo empezar pero no acabar ("Las horas"), aunque también me trago enteritos algunos films adornados con su música ("El Ilusionista", "El sueño de Cassandra", "Diario de un escándalo"). Casi siempre la caga como ya he dicho antes, y sus notas y proto-melodías no suelen quedar muy bien con las imágenes que estoy viendo. Pero vaya, que no es mayor problema. Vivimos ignorándonos. Aunque yo le odio más a él que él a mí.

Más hete aquí que el pasado domingo 14 de septiembre se nos acabó la Expo de la Siempre Heróica e Inmortal Ciudad Zaragoza, mi ciudad. Los organizadores encargaron al maestro de los fuegos artificiales Christophe Berhoneau y su Groupe F, un espectáculo pirotécnico de despedida y cierre de este gran evento que tantas cosas hermosas ha dejado y va a dejar a nuestra ciudad.
Hasta aquí la cosa prometía bastante y las cifras y datos que nos iban adelantando los medios me pusieron bastante cachondo, la verdad sea dicha. Seis toneladas de pólvora permanecían apostadas a lo largo de una larga franja en la orilla del río Ebro, el río de los íberos.
"Demasiada pólvora en manos de un gabacho en este año del bicentenario de los Sitios de 1808", pensé. Pero esta vez las intenciones del hijo de la Francia eran menos sangrientas según contaban.
"A cada cual le vence su pasión" dijo el poeta Virgilio y a mí también. Así que feliz y contento me dirigí a las orillas de nuestro río dispuesto a disfrutar del espectáculo de luz y color y también del olor a pólvora.
Pero los crueles dioses nunca, nunca-nunca, tendrán compasión de los pobrecitos ateos y me tenían preparada una terrible sorpresa. La música que acompañaba a los fuegos era del inefable Philip Glass.
El resultado fue el previsible: los hermosos fuegos artificiales volaban por el aire iluminando las oscuras, pero repletas de gente, orillas del Ebro en una dirección. Y la música, (por llamarla de alguna manera), de Mr. Glass iba por otra. Unos nos cantaban, nos mostraban y nos gritaban las cosas buenas que la pólvora nos da y el otro se dedicó a, escala parriba-escala pabajo, amargarnos el espectáculo con su infumable música incidental para el espectáculo "Los paisajes del río".
La cosa duró unos 40 minutos. Yo aguanté 20. Mientras huía del lugar me reconfortó y también, en cierta medida, me consoló sentir que no estaba solo. No me acompañó casi nadie en mi alejamiento presuroso, pero pude sentir un colectivo sentimiento que venía a ser algo así como: "pero qué coñazo de música, madre mía. No le va nada al asunto".
Así que, Glass-cataplás.., te has pasado macho. Vete a la mierda. De verdad te lo digo. Venir a mi ciudad a joderme unos fuegos tan bonitos...
Juzgad vosotros mismos. Que luego me dicen que soy un exagerado.

17 comentarios:

Soundtrack dijo...

Vaya, muy duras sus palabras Mr. Lombreeze, pero a pesar de ello no voy a desautorizarlas...

Aunque lo triste es que no lo hago porque no recuerdo haber oído nada de Philip Glass, y si lo he oído no lo asumo como tal. Con decirte que ni ví la traca final de la Expo... ni siquiera por la tele, vamos...

Señor... cuanta falta de cultura moderna empiezo a notarme.... :)

Mr. Lombreeze dijo...

soundtrack, he puesto un vídeo para que juzgues por ti mismo. Espero tus comentarios.

MonSeñor Gusano dijo...

Hola amiguitos, pues yo si que vi por la tele la clausura, Mr. Lombreeeze, la música fué una puta mierda. Jajajaja estabamos descojonados, ya que parecia que lo hacían cuatro anormales sin conocimiento alguno de música. Y la plamplinas esa berreando....jajajaja. Otro ridiculo expantoso que hemos perpretado los baturros.

lunes dijo...

Verdad pero como superpuños infinitos espacio temporales. PlexiGlass cataplás.

Jorge dijo...

Hola soy Philip Glass-cataplas, Mr Lombreeze quiere que le haga uns tonada "pal" timbre de su casa???
Jajajajaja, las imagenes son muy fuertes que descojone...

Mr. Lombreeze dijo...

Si quierés la música de Glass-cataplás en tu móvil manda "joputa" al 666 666 666

Pepe dijo...

Me encantaría discrepar, Philip Glass es un compositor fabuloso, ¿que se repite en exceso?, yo prefiero decir que tiene su 'sonido particular', que es lo que distingue a los grandes. Para momento plasta de la expo el concierto de Bob Dylan, Dioooos, aún estoy dormido con el plasta ese, ahí tienes a un auténtico soso.

Con todos mis respetos.
Saludos.

alexr1d2 dijo...

¿Dylan soso? yo ya lo he leído todo JAJAJAJAJAJAJA!!!!
Philip Glass no le llega ni a los talones cuando Dylan se despliega tocando tan sólo la armónica.
Lo que pasa que hay mucha envidia mal contenida.

Salu2!!!!!!

VETAKASKALAGLASS dijo...

no conocía a este compositor, mi experiencia fue la de un televidente que empezó a ver el espectáculo, y, de verdad, pensé que al que tocaba el piano/teclado le había dado un apretón fluvi-diarréico, y el que ocupaba su puesto era un impostor, pues aquello no había por dónde cogerlo, un desafine de alucine, un horror, me uno, A LA MIERDAAA

Mr. Lombreeze dijo...

pepe, Y a mí me encanta que Ud. discrepe. Muchas gracias por discrepar. Bueno, probablemente no vamos a concencernos el uno al otro sobre la música de Glass. Solamente le diré que en mis oídos queda en tierra de nadie. No tiene la frescura de la música popular ni la profundidad de la música clásica, pero sobre todo es aburridísima y casi nunca cumple cuando se trata de música incidental. Quedaba decente en Koyaanisqatsi, hace 25 años, cuando a muchos les pareció novedosa. Si le va ese rollo, permítame recomendarle (si es que no la conoce ya), la música de Arvo Part y Henrik Gorecki.
En cuanto a Dylan.., pues es que a mí tampoco me gusta, la verdad.

fariseín dijo...

Gracias Mr. Lombreeze! (o Gran Fariseo, como yo le considero).
No se imagina la alegría que me he llevado al leer el repaso que le ha pegado al "compositor" en cuestión.
Llevo despotricando contra él (sin olvidar al que le encargó el trabajito)desde que la traca final puso fin a aquel suplicio, que tuve la suerte de ver y la mala suerte de escuchar. (Por qué no me llevaría el walkman que me regaló mi Mamá para la comunión!?)
Gracias y muerte al "arte" gafapastoso!!!!!!

Atentamente: El Fariseín

Mr. Lombreeze dijo...

fariseín, no me esperaba menos de un músico con una exquisita sensibilidad musical como la tuya. Fijate si no podían haber puesto la de "El nadador", más agua que lleva esa canción...
Las gafas siempre modelo Shostakovich. Clarísimo lo tengo...

Pepe dijo...

Ha pasado tiempo desde que 'defendí' a Philip Glass, pero es que reconozco que no me acordaba de cual era el nombre de esta página, que ahora he vuelto a encontrar de casualidad.

Gracias por tu respuesta, Lombreeze, a pesar de todo compartimos gustos, y no sólo respecto a Dylan (al que también he de reconocer como un gran músico, pero que a mí no me gusta nada), sino también en cuanto a Gorecki y Part.

Por cierto, supongo que algunos acabaran de tirarme piedras si digo que mi músico favorito siempre ha sido... Mike Oldfield.

Saludos.

N-Man dijo...

Sé que la apreciación musical en alguien neófito (como es mi caso) normalmente será subjetiva, pero creo que tus palabras por mucho expresaron algo que venía pensando desde hace mucho tiempo, llegué a este blog por casualidad pero con este post me basta para convertirme en seguidor, crítica con fundamento siempre será bienvenida y más si el sentimiento de disgusto hacia dicho "compositor" es compartido, saludos

Mr. Lombreeze dijo...

N-Man, siempre será Ud. bien recibido, en las ocasiones en las que estemos de acuerdo y en las que no.
¿Cuándo hablamos de la fuente de Duchamp? ;-)
Gracias por comentar.

N-Man dijo...

Después de leer muchos posts de su blog, hasta ahora, y por difícil que parezca creerlo, no encontré un tema en el cual discernir de sus opiniones, parece ser que nuestra visión de las cosas es similar a pesar de que no creo tener la misma agudeza que usted para tratar todos los temas que aquí expone; en lo que a la fuente de Duchamp se refiere, es y será una fuente inagotable de inspiración para confirmar mi visión pesimista y poca confianza en el juicio común, fue tanto mi asombro al descubrir que la catalogaron como "La obra de arte de mayor influencia de todos los tiempos" que decidí ponerla de imagen y esperar que algún día pueda ver algo más en esa foto que un simple y mediocre retrete, o yo soy un imbécil por no apreciarlo o el mundo se ha vuelto loco, porque yo solía pensar que arte era algo muy diferente a un escusado en una foto color sepia; pero bueno, creo que es el mismo efecto que lo que sucede con Glass, ante el desconocimiento aparece el conformismo en lo más patético solo por resultar "irreverente" (me viene a la mente la 4:33 de John Cage jeje). Espero continúe la comunicación y mando un afectuoso saludo esperando su respuesta.

Mr. Lombreeze dijo...

No se desanime Ud., el urinario de Duchamp es una boutade que los siglos enterrarán en el olvido.
Muchas artes plásticas, ante el empuje de lo audiovisual, encontraron refugio entre los elitistas y snobs, y ahí siguen.

Por aquí nos vamos leyendo, my friend.Siempre será bien recibido. Hasta cuando nos ponga a parir (que algún día tocará...)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails