miércoles, 26 de septiembre de 2012

Stake Land (2010, Jim Mickle). El Pueblo contra los Vampiros.

¿Se acuerdan de Monsters?. Una película estupenda. Bueno, pues Stake Land va del mismo palo estilístico, aunque esta vez el palo está algo más afilado...


Tras esta peripatética introducción, vamos con la recomendación de Stake Land, una road movie en la que salen vampiros (¿o son zombies?, no sé). Una película que tiene un 5,8 en el filmaffinity y en la que actúa Kelly McGillis (aunque cueste reconocerla) haciendo de monja. Así y todo, yo la recomiendo.

Resulta que el planeta está bien jo**do. Todo está lleno de vampiros (o zombies, no sé). Los USA están siendo devastados por una epidemia de bichos asesinos (vampiros o zombies, no sé) sedientos de sangre. La familia del joven Martin (el narrador de la historia) es atacada por un feroz monstruo de colmillos afilados (vampiro o zombie, no sé). Todos mueren excepto Martin que salva el pellejo gracias a la ayuda de Míster, un solitario y experimentado cazador de vampiros (o de zombies, no sé) más duro que el acero. Míster acoge bajo su protección al joven huérfano y lo convierte en su discípulo con el fin de enseñarle el arte del que es maestro: clavar estacas en vampiros (o zombies, no sé). El plan es el siguiente: viajar siempre hacia el norte, hacia Canadá, hacia Nuevo Edén y, de paso, matar por el camino al mayor número de bestias posible. Comienza la road movie.

Pero Stake Land es muchas cosas además de una road movie


Es una pelicula de vampiros (o de zombies, no sé), es una historia de enseñanza-aprendizaje con maestro-discípulo, es una meditativa contemplación de la devastación, es una crítica a la cobardía de los poderosos y, también, es un canto a los cojonazos del Pueblo que, como decía Tom Joad, "sobrevive a todo" porque "le hace frente a todo". O sea, Stake Land es lo que siempre han sido las buenas películas de serie B, las de toda la vida, las de bajos presupuestos, buenísimas intenciones, actores mediocres pero solventes, muchísimo ingenio, FX de un nivel decente y moraleja que advierte de los peligros de tal o cual mal de la sociedad. Stake Land nos alerta de la amenaza de las sectas religiosas y su perversa habilidad para aprovecharse de las desgracias ajenas, sembrar el terror y ganar adeptos para su, casi siempre, apocalíptica causa. Ya saben, en tiempos de crisis los buitres sobrevuelan más bajo que de costumbre.

El director y guionista Jim Mickle aporta una meláncolica mirada de poeta proletario a este mundo post apocalíptico en el que el Pueblo tiene que combatir en dos frentes: contra los demonios con colmillos, que personificin la idea del mal irracional (el de los monstruos de la naturaleza) pero también tienen que hacerlo contra los demonios de su propia especie encarnados en los integristas religiosos de la "Hermandad" que personifican el más peligroso mal de todos, el que se sustenta en ideologías excluyentes. El mérito de Mickle es el mismo que encontré en Monsters, consigue crear una atmósfera en la que se muestra la belleza que sobrevive en medio de la desolación. Este señor tiene talento.

Ah, y salen vampiros ¿o son zombies?, no sé. Antes los vampiros eran listos y los zombies eran tontos, pero desde la saga Crepúsculo ya no sé qué pensar. 

Stake Land, a good movie.

12 comentarios:

David Amorós dijo...

Pues yo la vi en un festival de Sitges y me pareció distraída pero poco más. Más bien prescindible y algo trillada. Pero como digo, entretenida. Si que estoy de acuerdo contigo en destacar la presencia de Kelly McGillis, que aunque sea de monja y muy madura, tiene una belleza natural difícil de obviar. Un abrazo.

fiona dijo...

Joder, lombriii, es que no es lo mismo que la peli sea de vampiros o de zombies...no puedes concretar más? jajajajaj

Me la apunto al final de mi gran lista porque esta no es imprescindible, pero prométeme que luego voy a poder dormir.

1besico!

charlie furilo dijo...

Ni puta idea. No había oido hablar de ella en mi vida, pero si va de vampiros (o zombies), y además tiene un transfondo social, político, religiosos o lo que sea, me la apunto. Me encanta ese género.

dvd dijo...

A mí MONSTERS me aburrió. A Kelly Mc Gillis (por si le interesa, no sé) la puede usted ver en THE INNKEEPERS, de la que hablaré dentro de poco; es decir: que se ha reciclado en una bizarra Scream Queen sexagenaria... Ésta la veré en cuanto pueda, pero ya cansa un poco lo de las metáforas antiglobalización y eso... Para terminar ¿qué conclusión sacó usted ayer del "estado de sitio" del Parlamento?...

Mr. Lombreeze dijo...

@Charlie, imagínate lo que me puse a babear cuando la cosa empezó a ir del asunto ese de los integrismos religiosos...

@David Amorós, puede que en un marco como el de un Festival como el de Sitges esta película esté "condenada" a la Segunda División. Lo entiendo. Pero en un sofá de domingo por la tarde yo creo que se eleva por encima de la media. Es un poco como ver al Barsa jugar en la Champions y luego a los demás equipos en otras competiciones, por mucho oficio que le pongan los otros.., pues eso, que el Barsa es el Barsa... y eso lo reconocemos incluso los merengues (no fanáticos) como yo.

@fiona, tú, por si acaso, en el caso de que llegues a verla, hazlo un día en el que tengas compañía masculina (o femenina, depende de lo borracha que vayas), así tendrás a alguien a quien abrazarte.

Mr. Lombreeze dijo...

@dvd, todavía tengo pendiente ver a la McGillis en Top Gun, voy con un poco de retraso con su filmografía. A mí no me cansan las metáforas de la serie B (ésta no creo yo que vaya de la antiglobalización, pero es igual), también es porque no veo mucha serie B de terror (es que luego mi mujer sueña cosas malas).

Pues sobre lo del Parlamento no puedo opinar todavía. Ese día despidieron a mi jefe, que llevaba de 18 años en la empresa, porque la multinacional dijo que su puesto "estaba amortizado". Mi jefe era un jefe perfecto, era sabio, justo, generoso, gracioso y era un amigo y un maestro. Así que por la tarde me fui a tomar cañas con él y no tuve más amor para nadie más. Hoy están ampliando el despacho del gerente porque nadie hablará de nosotros cuando hayamos muerto.

De todas formas, sobre lo del Parlamento me atrevo a opinar que no deba haber paz para los malvados pero vamos, como escribió Arturo González, "tenemos que infiltrar en el sistema agentes secretos de nuestra democracia".
De todas formas, yo, en general, soy poco de manifas, soy más de ir a votar y de leer blogs como el mío y como el suyo, los blos que culturizan, desembrutecen y hacen que la gente que nos lee se conviertan en mejores personas. Consiguen que no soñemos con tener una terraza más grande sino con navegar por los canales de Brujas aunque sea comiendo un bocadillo de chorizo. Así son nuestros blogs, blogs de pueblo, no de masa.

Santiago Bullard dijo...

Yo la que quiero ver es la de Lincoln cazando vampiros. Sobre todo, me da curiosidad ver cómo es cuando un político hace algo al fin... (claro, pura ficción).

dvd dijo...

Jajajajaja!!... Me has alegrado la mañana, compadre...

C. Noodles dijo...

Yo estoy de los zombies hasta las narices. No me gustan ni un pelo, ya aburren. Y eso que hay películas que estan francamente muy bien, como la de Fresnadillo y su "28 semanas después", que por cierto que si la cruzamos con "The road" nos puede salir este "Stake Land".

Bueno a lo que voy, si que me gustó, me parece muy entretenida, y una sorpresa dentro de este género tan trillado.

La McGillis, mejor que no salga, jaja, se nos cae ese mito erótico de nuestra juventud!

Saludos

Mr. Lombreeze dijo...

@Santiago. JAJAJJAJJAA. Grande Santi, grande.

Mr. Lombreeze dijo...

@C. Noodles, ayúdame!!! los bichos de la peli qué son?, zombies o vampiros?.
Coincido con tu valoración sobre la película. ¿Y la narración en off?, joder, por momentos parace Malick!!!.
Los violadores de la "Hermandad" seguían considerando a McGillis un objeto de deseo. Debían tener clavada la espinita de Top Gun.

C. Noodles dijo...

Ja,ja,ja.

Creo que son ambos. Una mezcla rara de narices!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails