lunes, 10 de septiembre de 2012

El Cine que ya no se hace: Niebla en el Pasado (1942, Mervyn LeRoy). Apoteosis del melodrama romántico.

"Demasiados directores hacen hoy día películas enigmáticas u ofensivas para los espectadores. Parece que equiparan desconcierto con arte". Mervyn LeRoy.


Recuerdo que Carlos Pumares se cabreó mucho cuando Mervin LeRoy murió y el telediario dijo "ha muerto Mervyn LeRoy, el productor de El Mago de Oz". Toma ya. Mervin LeRoy que prácticamente inventó el género de gángsters y que había dirigido películas como Soy un Fugitivo (nuestra recomendación aquí), Hampa Dorada, El Puente de Waterloo, Madame Curie, Treinta Segundos sobre Tokio, Quo Vadis, etc, etc, era "el productor de El Mago de Oz". En fin, para intentar luchar contra el (inevitable) reduccionismo televiviso, hoy vengo a recomendarles otra gran película de Mervyn LeRoy: Niebla en el Pasado, un antídoto contra el cinismo que parece invadir nuestra sociedad de una manera, para mí, alarmante. Y es que todos sabemos lo primero que va a pensar un cínico al que se le presenta el siguiente argumento de una de las películas más difíciles de resumir de la Historia del Cine: 

"John Smith" (Ronald Colman) es el nuevo nombre asignado a un veterano de la WWI que es internado en un sanatorio mental tras quedar amnésico a causa de la explosión de una bomba. El día que se firma el armisticio, aprovechando el bullicio general por la alegría del fin de la guerra, Smith huye y llega a un pueblo cercano. Allí se encuentra con una actriz de una compañía de variedades, la maravillosa Paula (Greer Garson). Paula simpatiza con el desconcertado e inofensivo "Smithy" y, convencida de que la vuelta al manicomio no le va a ayudar a recuperarse, decide ocultarle en un apartado rincón de la campiña. Se enamoran, se casan y tienen un hijo. Son pobres y felices. Smithy tiene que viajar a Liverpool para una entrevista de trabajo. Abandona a su mujer y a su hijo recién nacido solamente por unas pocas horas. Pero en Liverpol es atropellado por un coche, pierde el conocimiento y cuando despierta es Charles Reiner, un rico heredero que no recuerda nada desde aquella lejana trinchera en Francia en la que una bomba le dejó amnésico hace tres años... 


Tremendo culebrón. ¿Creen que les  he contado muchas cosas sobre esta historia de almas perdidas en busca de su media naranja?. Pues no les he contado prácticamente nada de todo lo que van a poder disfrutar si deciden ver esta estupenda película de 1942 de más de dos horas de duración que, en realidad, pasan volando gracias a una gran adaptación del libro de James Hilton en el que se basa la película. Y es que, pese a tener que sacrificar algunas partes de la novela, obligando a la narración a experimentar algunas transiciones algo bruscas (yo creo que inevitablemente o nos iríamos a una película de cuatro horas), el acierto del guión es uno de los grandes cuatro pilares de la película (de toda película, claro). Los otros tres son, obviamente, su director y sus dos actores principales (acabo de inventar la pólvora). 

Cualquiera de los elogios que dediquemos a la infravaloradísima actriz Greer Garson se va a quedar corto, así que me los voy a ahorrar. Definitivamente, se puede asegurar que 1942 fue su año glorioso. Participó en dos películas maravillosas (y de mucho éxito tanto de crítica como de público) por las que estuvo nominada al Oscar a la Mejor Actriz. Una fue esta Niebla en el Pasado y la otra, por la que finalmente se llevó el premio a casa, fue la mítica La Señora Miniver. Todas las virtudes que viven en el alma de un ser humano de noble corazón las encontrarán reflejadas, a lo largo de la historia, en el rostro de Greer Garson quien, además y para sorpresa de muchos, demostró que era una actriz como la copa de un pino que podía lucir tan sexy como cualquiera al marcarse este bailecito en mini kilt cantando con acento escocés "She is ma Daisy"


Estas cosas solamente las sabían hacer las actrices manufacturadas por los grandes estudios.

Ronald Colman tenía 50 años cuando hizo esta película y su personaje se promete con una jovencita de 18... Pero bueno, pese a que puede que Colman estuviera algo mayor para el papel, es innegable que él y su bigotillo lo bordaron. Van a ver a Colman mostrando convincentemente tres estados de ánimo a lo largo de la película: el sufrimiento que le produce la angustia de saberse un amnésico internado en un psiquiátrico, la alegría plena de vivir con la mujer a la que ama y la melancolía inexplicable de un caballero de clase alta que siente que algo falta en su vida. De verdad que Ronald Colman está magistral en este papel que es toda una lección de interpretación llena de matices de emotividad contenida. 

Y rematando la faena, encontramos la dirección de Mervyn LeRoy, un productor y director que fue la personificación de los ideales creativos que reinaron durante la edad de oro de los grandes estudios de Hollywood. Un tipo que cosechó éxito tras éxito durante los 30 y los 40. Niebla en el Pasado está rodada con una sensibilidad y una meticulosidad tan exquisitas que LeRoy logra un malabarismo creativo: un melodrama sin drama habitado por personajes creíbles cuyas desdichas les van a martirizar hasta el The End (happy or unhappy?, tendrán que verla). 


Mervyn LeRoy es uno de mis grandes directores (insisto, vean Soy un Fugitivo cuanto antes). Se paseó por casi todos los géneros, fue un director que servía para un roto y para un descosido y su objetivo artístico estaba en las antípodas del cine de autor, porque LeRoy lo "único" que quería era entretener al público. Esto, para muchos cinéfilos, sigue siendo un estigma al que llaman "ausencia de personalidad creativa". Pero yo solamente puedo decir que estoy muy agradecido al hecho de que Mervyn LeRoy hiciera lo que hizo como lo hizo gracias a que su inspiración artística consistió en pensar en el disfrute de los demás. En el mío también

Otra cosita más, la música del gran Herbert Stothart, uno de los reyes de los soundtracks hollywoodienes de los años 30 y 40, está presente durante casi toda la película. No la van a escuchar porque la van a sentir. 

Niebla en el Pasado, conjunción astral cinematográfica que no deberían perderse.

18 comentarios:

fiona dijo...

Joder, pero culebrón...el argumento me ha dejado en tensión, que fueeerte, pero yo, que creo en el destino, digo que tendrá final feliz.

Quiero verla YA!!! Voy a ir al videoclub de mi casa y mañana que en Murcia (qué hermosa eres) es fiesta, me la zampo.

1besico!

Jeremy Fox dijo...

No suelo comentar, aunque te leo puntualmente, pero como aquí hablas de varias de mis debilidades pues no me queda más remedio que decir que estoy totalmente de acuerdo en todo.

Además, la he vuelto a ver hace solo dos semanas y sigue siendo igual de maravillosa que cuando la vi hace muchos años.

No digo qué escena es, pero te diré que una de las sorpresas cinematográficas más grandes y más emotivas que he tenido sucede en esta película.

Como ya lo has dicho tú, no insisto, pero los actores, el guión, la dirección... madre mía qué película!!!

Un abrazo desde Moonfleet.

Kinezoe dijo...

Es curioso, pero a este director lo voy conociendo gracias a recomendaciones de amigos, nunca le presté la atención debida, y eso que empecé hace tiempo con uno de sus grandes títulos: "Hampa dorada"... La última suya que vi fue "El puente de Waterloo", una maravilla. No he visto este título pero intentaré poner remedio en breve. Eso sí, disfruté tanto tu reseña que casi casi creo haberla visto ya. Estoy un poco confuso, como Ronald Colman, jeje... :P De Greer Garson qué te voy a contar, que me encantó en "La señora Miniver" muy por encima de lo que me gustó aquella peli... Ni aunque se pretendiera podría hacerse ya este tipo de cine. Nos faltan demasiados ingredientes.

Saludos.

David dijo...

Yo esta no la he visto (y ni la conocía). Pero no sabes cómo me has picado. Por otra parte, "Soy un fugitivo" está esperando en mi lista desde hace años. Y veo el comentario que te hice en esa entrada...Sigo sin haberla visto... y recuerdo que hace también nada le hablé a mi hijo otra vez de esta peli.
Voy a tener que ver las dos (a ver si es verdad).
Gracias por la recomendación.

miquel zueras dijo...

Me encanta "Soy un fugitivo" con el gran Paul Muni y una brevísima aparición de Marc Lawrence, uno de mis hampones preferidos del cine. Saludos. Borgo.

Mr. Lombreeze dijo...

@fiona, así me gusta: que tengas fe y que la disfrutes. El destino, however, puede ser muy puñetero...

@Jeremy Fox, hello my friend!!!, así que tengo que recurrir a peliculones como éste y a maestros como LeRoy para que te manifiestes, eh?, pues tomo nota!. Qué bueno es saber de ti, muchas gracias por dedicar tiempo a leer esta cosa gusana, jejejeje. Por favor, ¡¡¡comparte con nosotros esa escena!!!. De esta película es bueno hasta el doblaje al castellano. Otro abrazo para toda la familia de contrabandistas.

Mr. Lombreeze dijo...

@Kine, es que LeRoy es uno de los grandes olvidados porque ningún moderno lo ha reivindicado. Es labor de dinosaurios como yo, jejeje. Bueno, creo recordar que Kaurismaki alabó El Puente de Waterloo, una película tristísima, por cierto. LeRoy es uno de los grandes del cine de género. Sí, puede ser que alguno de los ingredientes de la fórmula magistral que conocían esos pioneros se haya perdido para siempre. No pasa nada, siempre hay buen cine. Disfrutemos también del cine de aquellos años. Niebla en el Pasado es un ejemplo maravilloso.

Mr. Lombreeze dijo...

@David, pues espero que te gusten ambas dos y que, de paso, te sirvan para conocer (si no la conoces ya) la filmografía de este grandísimo y, para mí, injustamente olvidado, gran director clásico. Yo creo que estas pelis son de las "nuestras", you know what I mean.

Mr. Lombreeze dijo...

@miquel, Soy un Fugitivo era una de las pelis favoritas de Buñuel...

fiona dijo...

La vi ayer tarde, Lombri...y se agotaban los minutos y el destino parecía estar en mi contra...ainsss, jajaja

Muchas gracias por la recomendación. Muy chula. Ya tengo también en el ordenador la de Soy un fugitivo. Este finde me pongo con ella.

1besico!

abril en paris dijo...

Yo tambien soy de las que no la he visto y he sido seducida por tu crónica para apuntarla y ponerla en los primeros puestos de mis lista de pendientes.
Me gustó mucho El puente de Waterloo pero lloré como una tonta, a moco tendido..
a ver si en ésta además de sufrir sonreimos.
Ella siempre será La Sra. Minniver.

Saluditos

Mr. Lombreeze dijo...

@abril en paris, a ver quién es el/la guap@ que no llora viendo "El puente de Waterloo"... Pues ojo con esta peli... Espero que te guste.

Mr. Lombreeze dijo...

@fiona, jajajja, bueno, como sé que tu estilo no es dorar pildoras a nadie, estoy seguro de que te ha gustado de verdad. Y me alegro. Es una preciosidad de película.

Jeremy Fox dijo...

Jeje, es que soy un tipo algo vago para manifestarme, la verdad.

La escena que mencionaba antes (spoiler free) es la primera aparición de la secretaria de Charles Rainier. Inesperada y brutal por todo lo que ese momento significa. Ese momento me rompe y no lo puedo evitar.

Lloraría si no estuviese ahora mismo rodeado de informáticos (eso le quita cierta emotividad al momento, como puedes imaginar).

Un abrazo

Mr. Lombreeze dijo...

@Jeremy, pfff, snif, snif, es que es tremenda. Malditos informáticos...

Mara Miniver dijo...


Has hecho bien en recordarme esta entrada. Intento estar al día, pero algunas se me pasan.

Qué te voy a decir yo de Greer Garson. Creo que está bastante olvidada, a pesar de ser buena actriz y de haber estado nominada bastantes veces a las estatuillas más codiciadas. Del gran Melvin me quedan por ver muchas películas (me apunto "Soy un fugitivo", no la he visto), pero es otro cuyo nombre no suena lo suficiente. A lo mejor porque –como dices– entretiene de lo lindo. "Niebla en el pasado" es un culebrón que te crees y que saboreas, "El puente de Waterloo" una maravilla, los romanos pocas veces se han lucido tanto como en "Quo Vadis"... El círculo se cierra con otro grande a la que hay gente que llama "director sin estilo", el magnífico Wyler. Para qué querrá uno estilo si puede dirigir cosas como "La calumnia", "Los mejores años de nuestra vida" o "Ben Hur". Con "La señora Miniver" la Garson al menos pasó a la posteridad.
Por cierto, cuando se retiró se dedicó a obras benéficas. Yo siempre he creído que debía ser una buenaza y por eso se le daban muy bien esos papeles tan generosos. En "Niebla en el pasado" el personaje de Paula es todo bondad.

No te doy más la brasa, Lombreeze. Buena entrada.

Un abrazo

Mr. Lombreeze dijo...

@Mara, es imposible llegar a leer todos los posts de todos los amiguetes blogueros. Pero bueno, es que me hacía ilusión que leyeras éste. Gracias por tu comentario. Es injusto relegar a la segunda división cinéfila a los buenos directores, aunque su política no fuera la de cine de autor sino la de cine de grandes estudios. Wyler, como bien apuntas, es otro buen ejemplo de esta injusticia. Puede que fuera un trabajo más en equipo, pero ¿qué tiene eso de malo?. A fin de cuentas, no existe ninguna película sin trabajo de equipo. El Cine no es Literatura ni Música, no puede existir con la sola labor de un genio creador solitario.

maddie0147 dijo...

Hi, Nice post thanks for sharing. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back.

Thanks!

Madison
maddie0147@gmail.com

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails